sábado, 23 de abril de 2016

San Jorge

Por PABLO ARO GERALDES

La leyenda narra que en tierras de Capadocia (hoy en Turquía) había un Dragón que atacaba constantemente al reino. El pueblo decidió que para evitar las agresiones entregarían cada día a una persona para que sea devorada por el dragón y así eludir daños mayores. Todos los días se hacía un sorteo y el desfavorecido era enviado a la cueva del dragón. Un día del sorteo salió el nombre de la princesa, quien fue voluntariamente, aunque muchos se ofrecieron para ser sacrificados en su lugar. Fue caminando hasta la guarida del dragón y cuando éste la iba a devorar apareció un soldado romano, a quien llamaban Jorge de Capadocia, y la rescató. Jorge mató al Dragón clavándole la espada en el corazón y de la sangre que fluyó nació una rosa.
En 303, Diocleciano emitió un edicto autorizando la persecución sistemática de los cristianos a lo largo y ancho del Imperio Romano. Su césar Galerio fue el responsable de la decisión y continuaría la persecución durante su propio reinado (del 305 al 311). Jorge recibió órdenes de participar en la persecución, pero prefirió dar a conocer su condición de cristiano y criticar la decisión del emperador. La reacción de Diocleciano no tuvo clemencia: ordenó que lo torturasen. Jorge soportó sin demostrar una sola queja, y posteriormente fue decapitado frente a las murallas de Nicomedia (también hoy en Turquía) el 23 de abril del 303. Los testigos de sus sufrimientos convencieron a la emperatriz Alejandra y a una anónima sacerdotisa pagana a convertirse al cristianismo: pasarían a unirse a Jorge en el martirio. Su cuerpo fue devuelto a Lydda (luego Diospolis, actualmente Lod, en Israel, donde nació su madre), para ser enterrado.
Ya mártir, en 494 Jorge de Capadocia fue canonizado por el papa Gelasio I. A San Jorge se le atribuye haber vivido entre el 275 o 280 y el 23 de abril de 303.
Su popularidad en la Edad Media lo llevó a ser uno de los santos más venerados por las diferentes creencias cristianas e incluso —en un fenómeno de sincretismo— en el mundo musulmán y en las religiones afroamericanas. Hoy San Jorge es el patrono de diversas naciones y territorios, entre ellos Inglaterra, Georgia, Etiopía, Lituania, Bulgaria, Portugal y Catalunya. En esta última nación, cada 23 de abril se rememora la bella leyenda con esta costumbre: los hombres le regalan una rosa a sus mujeres, y las mujeres un libro a los hombres. Es el día de Sant Jordi y el día internacional del libro. En España es patrono de Aragón y de las localidades de Cáceres y Alcoy, entre otras. También lo es de Moscú (Rusia) y Génova (Italia).
Además de patrono de este blog, San Jorge apadrina a soldados, agricultores, presos, herreros, artistas de circo, boy scouts, etc.
¿Y el fútbol? La imagen de San Jorge venciendo al Dragón aparece en decenas de clubes alrededor del mundo. Muchos otros llevan su nombre. Este no es más que un repaso por algunas de estas instituciones, a manera de recordación y veneración:


En España la silueta de Jorge resalta en los logos de la Penya Esportiva Sant Jordi (Ibiza-Formentera), el Gazul CD (Alcalá de los Gazules, Andalucía); el ALLE San Jordi FC (Sant Jordi, Catalunya), el CD Jorgense, el CF Sant Jordi (Valencia) y el PE Sant Jordi Atlético.

Italia, país apegadísimo a las tradiciones religiosas, tiene al menos una decena de equipos con el caballero Jorge en sus blasones: USO San Giorgio Cellatica, ASD San Giorgio 2005 Catania, San Giorgio Canavese, USD Palau, Castel San Giorgio, ASC St. Georgen, ASD Virtus Poggio Berni, Unione Sportiva Varzese, Atletico San Giorgio Jonico y PS San Giorgio a Cremano.

El nuevo mapa del centro europeo y los Balcanes también tiene una fuerte presencia de San Jorge en los clubes de fútbol. Así lo testimonian el TJ Veľké Bierovce-Opatovce (Eslovaquia), el OFK Kasindo (Bosnia Hercegovina) y FC Baník Slovinky (también eslovaco).

En el oriente europeo está la veneración original. Aparece en los escudos del FC Sfintul Gheorghe Suruceni (Moldavia) y en los griegos como Neoi Stimagkas y Agios Dimitrios Patron.

Los ingleses, creadores del fútbol, llevaron el símbolo de San Jorge a sus colonias. Así el ícono aparece en el escudo del St. George's Colts (Bermuda) o en los de Sunshine George Cross y St. George Saints, ambos de Australia.

En los principales países de Europa se venera al santo caballero con la misma pasión que despierta el deporte rey. Así aparece su figura en los escudos del Saint Georges sur Loire (Francia), el Roman Glass St. George FC (Inglaterra) y el SV Rambin 61 (Alemania).

A través de la región alpina la imagen de San Jorge se refleja en las insignias del FC Stein am Rhein (Suiza), el SCU St. Georgen am Ybbsfeld (Austria) y el NK Šentjur (Eslovenia).


El Saint George FC fue fundado en Addis Abeba por griegos cuando la Italia fascista invadió Etiopía en 1935. Enseguida se convirtió en un símbolo del nacionalismo etíope. Al caer el Eje, no había otros equipos en el país, así que tuvo que jugar en el extranjero hasta que en 1947 comenzó la liga etíope. El equipo aurirojo, al que los etíopes también llaman "Kedus Giorgis", ganó 24 veces la Ethiopian Premier League y 9 copas nacionales.

En la Argentina, el Club Atlético San Jorge es una gran institución de la provincia de Santa Fe que trasciende lo fútbolístico. Pero en este deporte tiene una alegría reciente: en 2009 ascendió por primera vez en su historia al Torneo Argentino B, luego de recorrer todo el país con un equipo netamente local y ganar el ascenso desde el Torneo del Interior. Fue fundado el 23 de junio de 1912.

Entre 2005 y 2007 Inglaterra lució una camiseta Umbro con un diseño especial: sobre su hombro derecho llevaba la cruz de Saint George, la misma que luce su bandera. Esta cruz roja aparece también en muchos clubes europeos como Barcelona, Bologna o Genoa, por nombrar a algunos. La Sampdoria, por ejemplo, además de su escudo lleva una cruz de San Jorge en el medio del pecho.


Durante la temporada 2010 Rusia llevó en su camiseta el escudo nacional en vez del de la Unión Rusa de Fútbol (Российский Футбольный Союз). Lo que destaca es que en medio del águila bicéfala de oro aparece la figura de San Jorge clavándole su lanza al dragón. La representación gráfica más antigua de un jinete con lanza (1390) figura en un sello del príncipe de Moscú, Vasiliy Dmitriyevich. El dragón (o a veces un serpiente) fue añadido durante el mandato de Iván III. San Jorge se convirtió en adelante en el patrono de Moscú y, por extensión, de Rusia.
Otros nombres de San Jorge: Άγιος Γεώργιος (griego), Sanctus Georgius (latín), Saint George (inglés), San Giorgio (italiano), Георгий Победоносец (ruso), Heiligen Georg (alemán), Sfântul Gheorghe (rumano), Svatý Jiří (checo), Свети Георгије (serbio), القديس جرجس (árabe), Święty Jerzy (polaco), Szent György (húngaro), São Jorge (portugués), Sant Jordi (catalán), ゲオルギウス (japonés), 圣乔治 (chino). En Francia se lo conoce como Georges de Lydda.

9 comentarios:

FI dijo...

Me pongo de pie ante esta entrada, fenomenal de principio a fin, además de que me has ayudado involuntariamente porque veo algo similar en clase de Historia.

Saludos.

CALIGULA dijo...

Notable post.

NoTe dijo...

Otra nota que le da calidad a un grandísimo espacio. Saludos!

Jorge Acosta dijo...

IMPRESIONANTE Pablo, un incio del texto muy profundo, y el desenlace final asociado al futbol que estaba esperando a medida que avanzaba en mi lectura, genial.Investigación pura.
Gracias por recordarnos.Jorge

Gama Cero dijo...

Y recorda, Pablo, que el verdadero origen de la camiseta de River Plate tambien encuentra su punto de inspiracion en la bandera de Genova, que no es otra cosa que la cruz de San Jorge...tambien hay claras influencias masonicas.

Anónimo dijo...

Buen post. Según conozco el Inter tiene una camiseta con la forma de la bandera de San Jorge, y la misma está también en el escudo del FC Barcelona, equipos que se acaban de cruzar en la Champions.

Esférico Balón dijo...

Excelente

Anónimo dijo...

Excelente, siempre leo el blog y nunca comento, pero hoy me saco el sombrero y no puedo más que felicitarte. Seguí así.

Kbro dijo...

Excelente el Huesca tambien tenia una camiseta preciosa con la cruz.