jueves, 30 de marzo de 2017

A 35 años de Malvinas, la historia de Luis Escobedo

A 35 años de la Guerra de Malvinas, el fútbol tiende un vínculo desde la historia de Luis Escobedo (en la izquierda de la foto), quien tuvo que postergar sus sueños deportivos para vestirse con uniforme militar y poner el pecho en un conflicto bélico absurdo y desigual.


Era el momento de las ilusiones. Luego de terminar el servicio militar, a los 19 años Luis Escobedo se preparaba para debutar en la Primera de Los Andes, el club de Lomas de Zamora.

Corría marzo de 1982 y la Argentina vivía un clima de caliente agitación. Escobedo terminó de jugar un partido de Reserva contra San Lorenzo y emprendió el regreso a su casa de Ingeniero Budge pero, sin que pudiera avisar a su familia, se encontró con que pasaba a otra reserva, la del Ejército: un telegrama, un regimiento, un tren con destino incierto, el uniforme otra vez, las armas obsoletas, el frío y un avión que lo depositó en la soledad helada de las Islas Malvinas.

Lo que ocurrió en el Atlántico Sur es harto conocido. “Nadie sabía adónde nos llevaban. El tema fue cuando empezaron los bombardeos y todo lo demás. Recién entonces nos dimos cuenta que estábamos en la guerra, que era cierto, y comenzamos a vivir una experiencia terrible, a convivir con el miedo, el terror y con lo que en realidad iba a suceder más adelante. Allí se terminó nuestra adolescencia”.

La crueldad de los jefes militares argentinos era tan espantosa como la amenaza del armamento británico. Frío, hambre, miedo y lágrimas. Ni una carta de la familia, ni un contacto. Los ocasionales camaradas de armas se volvieron hermanos. Estaban solos, en la infinita intemperie de viento y lluvia. Pero las ganas de vivir, de escapar de aquel infierno gélido lo mantuvo en pie. Y ahí fue protagonista el fútbol, para mantener ardiendo el fuego de la esperanza. Pero el fútbol estaba lejos, muy lejos de esa realidad de espanto y muerte.

Algún receptor que todavía tenía pilas sintonizaba Radio Colonia y de allí surgían los relatos del Mundial España '82. ¿Cómo el mundo podía seguir andando mientras la pesadilla de la guerra los cubría como una noche infinita en ese archipiélago al sur del mundo? ¿La Argentina se había olvidado de ellos? Escobedo no le guarda resentimiento a Gran Bretaña: “Yo nunca le tuve rencor a los ingleses. Estuve prisionero una semana, y los ingleses son profesionales. Ese es su trabajo, nosotros tuvimos un ideal de ir a defender nuestra tierra y ellos el suyo. Nos enfrentamos porque nos mandaron”. Pero sí tiene cuentas pendientes: “Sigo odiando a los militares”, repitió antes del 30° aniversario del desembarco argentino en las islas.

"EL FÚTBOL ME SALVÓ LA VIDA"
El 14 de junio de 1982 los argentinos oían el triste comunicado 163: “El Estado Mayor Conjunto comunica que el comandante de la fuerza de tarea británica, general More, conferenció con el comandante militar de las Malvinas, general de brigada Mario Benjamín Menéndez, hoy, 14 de junio de 1982 a las 16 horas. En estos momentos, en la zona de Puerto Argentino, hay un alto el fuego de hecho, no concertado por ninguna de las dos partes”. Era la rendición. La dura aceptación de que el poderío bélico británico podía pisotear la dignidad y seguir usurpando las islas. Pero era también el fin del horror, de una pesadilla de 74 interminables días. Vencedores o vencidos, héroes o mártires, todos quería regresar al calor del hogar, al añorado abrazo de los seres queridos.

Ocho días después, el 22 de junio, su diario íntimo, húmedo y embarrado, consignaba: “Es de madrugada y no puedo dormir; ya me veo en casa, con mis amigos, mi barrio, viendo rodar la redonda…”. Ahí estaba el balón, esperándolo para continuar la historia. Porque él sí podía retomar sus sueños; los 649 compatriotas que quedaron para siempre bajo el suelo de Malvinas o en lo profundo del mar, no corrieron esa suerte.

Al regresar, Escobedo sufrió tremendas consecuencias psicológicas: se aislaba, no podía relacionarse con la gente, sentía miedo, escapaba. Además, en las islas había padecido el congelamiento de sus piernas. Pero se aferró a la pelota para seguir viviendo. En Los Andes lo apoyaron a escapar de la depresión, ese estado desesperante que ocasionó un número incontable de suicidios entre los excombatientes. Luis estuvo de nuevo de pie y pronto volvió a jugar: “A mí el fútbol me sacó de un lugar del que los demás muchachos no pudieron salir, me salvó la vida”, agradece.

Debutó en Primera, jugó en Colón, Racing de Córdoba, Belgrano, Tigre y Vélez Sarsfield, entre otros. Cuando se retiró, hizo el curso de técnico, integró el Súper 8 para el Fortín y torneos de veteranos para Banfield y Temperley.

Hoy Luis Escobedo tiene una familia, está casado y es padre de Brenda y Alan. Trabaja en la obra social IOMA. Tres décadas después de la guerra, volvió a pisar el suelo argentino de Malvinas para “cerrar esa historia”.

Cuando tan alegremente se reparte a cualquier futbolista el mote de "héroe", vale tener presente esta historia.

sábado, 25 de marzo de 2017

Racing: en el este, en el oeste, en el norte y en el sur

Este 3 de septiembre se cumplen 60 años de la inauguración del mayor estadio de la Argentina, el Cilindro de Avellaneda de Racing Club, oficialmente llamado Presidente Juan Domingo Perón. La fecha es una excusa para repasar la difusión de esta institución con nombre inglés pero que llegó hasta la Argentina por medio de una revista francesa. En París se fundó el primer Racing Club del mundo; hoy tiene hermanos por todo el planeta.

Por PABLO ARO GERALDES

La historia de Racing empezó mucho antes de convertirse en La Academia del fútbol argentino, incluso un par de décadas antes de su fundación. Y no fue en Avellaneda, ni en Retiro, ni en ningún otro rincón de la vieja Buenos Aires. Todo empezó en el centro del Bosque de Boulogne, en la elegante París, allá por 1880.

Los franceses fueron unos adelantados en la práctica de los deportes, una pasión que luego los llevó a ser impulsores del movimiento olímpico moderno. Y fue allí, en París, donde un grupo de fanáticos del atletismo decidió formar un club que organizara carreras pedestres para seguir haciendo de manera ordenada lo que ya era su entretenimiento.

Como ya por entonces la influencia británica era marcada, en el momento de elegir un nombre le pusieron uno en inglés: Racing Club, que significa "club de carreras". Sus competencias tenían una particularidad: corrían en pistas similares a las de los hipódromos y los participantes se vestían como jockeys, con botas y todo. Es más, había apuestas, "propietarios" y se inscribían para correr con nombres de caballos. Hasta se daban con la fusta en las pantorrillas cuando se aproximaba el disco de llegada... En realidad se trataba de un espectáculo circense. Pero en 1885 fueron visitados por unos atletas londinenses que les ganaron por una ventaja considerable.

¿Tan buenos eran los británicos? No tanto, pero entre otras virtudes, vestían una ropa más deportiva. Entonces, tocados en su orgullo, cambiaron su nombre por Racing Club de France y se convirtieron en la primera escuela deportiva de Francia y una de las pioneras en el mundo.

Fueron incorporando varias disciplinas y en 1932 empezaron con el fútbol (hoy compite en el Championnat de France Amateurs, que constituye la cuarta división del fútbol galo). Pero ya en el siglo XIX su fama trascendió las fronteras francesas y el modelo deportivo fue imitado por decenas de instituciones por todo el planeta. Muchos de estos clubes también adoptaron el nombre, sobre todo en las colonias y territorios franceses de ultramar.

En la Argentina, el 25 de marzo de 1903 los socios de Barracas al Sur y Colorados Unidos decidieron fusionarse y crear un nuevo club. A la hora de bautizarlo, Germán Vidaillac, de ascendencia francesa, propuso los nombres que aparecieron en una revista de ese país: allí figuraba la final que el año anterior el Excelsior de Roubaix le había ganado al Racing Club de París. El nombre de Excelcior no gustó y se decidieron por Racing Club. Nacía así el primer Racing Foot Ball Club, el primer Racing de Argentina y de América.

La buena fama del prestigioso club francés fue contagiando a hinchas e instituciones europeas y también de los otros cuatro continentes y así llegó á los países francófonos de África, Oceanía, las Antillas y Asia. En Sudamérica, fueron las victorias de La Academia de Avellaneda las encargadas de transmitir la devoción por el nombre Racing, para llevarlo al resto de Argentina y Montevideo.

El Racing Club de París, el primero de todos. En esta foto de la campaña 1986/87 se ve arriba a Olmeta, Francescoli, Tusseau, Umpierrez, Bossis, Mahut, Germain y Leclerc. En el medio : Hauss (manager), Troch (técnico adjunto), Pérard, Debu, Avenet, Fernandez, Le Magueresse, Takac (DT) y Carpentier (kinesiólogo). Abajo: Littbarski, Hageman, Lafargue, Bridier, Ben Mabrouck, Thys y Bureau.

De Francia para todo el mundo, estos son sólo algunos de los Racing que se fundaron por diferentes latitudes, especialmente en Bélgica y España, donde abundan.

Racing Club-Rivière Pilote (Martinica) - Racing Club Aruba (Aruba) - Racing Club Haïtien (Haití) - Racing Club Curaçao (Antillas Holandesas)
Las bellas islas del Caribe fueron destino de los navegantes que llevaron en sus barcos siempre un balón de fútbol. En sentido contrario, quienes surcaron el Mediterráneo fundaron el Racing Club de Beirut, en el Líbano. Mucho más allá, en Nueva Caledonia, reafirman la presencia racinguista dos Racing Club, el de Nouméa y el de Poindimié.

Racing Club Boufassam (Camerún) - Racing Athletic Club (Marruecos) - Racing Club de Bobo (Burkina Faso) - Racing Club de Quatre Bornes (Islas Mauricio)
En África el nombre Racing llegó de la mano de los franceses, que introdujeron el fútbol en sus colonias. El Racing Club de Natitingou (Benín), el Racing d'Abidjan (Costa de Marfil), el Racing de Conakry (Malí) o el Racing Club Kouba (Argelia) se suman a los cuatro arriba señalados. Pero ninguno tan auténtico como el Racing Club de Mozambique, filial del de Avellaneda que juega en la segunda división del país africano:


Racing de Santander (España) - Racing Club Warwick (Inglaterra) - Racing Club Montevideo (Uruguay) - Cedial Lido dei Pini Racing (Italia)
En los países campeones del mundo no podían faltar los Racing. En España se cuentan por decenas: Ferrol (Galicia), Betolaza (Euskadi), Cartagena (Murcia), Valverdeño (Extremadura), Fuenlabrada (Madrid), Zamora (Castilla y León), Castellón (Comunidad Valenciana) o Los Molares (Andalucía) son solamente una muestra.

Racing Voetbal Club Hoboken (Bélgica) - Racing FC Union Lëtzebuerg (Luxemburgo) - Racing Club Souburg (Holanda) - Racing Club Lausanne (Suiza)
Los belgas tienen Racing clubes por toda su geografía: Genk, Mechelen, Mol-Wezel, Waregem, Vaux, Montegnee, Lauwe, Emblem, Woluwé, Nieuwenrode, Strijpen, Westmeerbeek, Butsel, sin olvidar al Racing Jet Wavre, el Racing White Bruccels o el Entente Racing Club Amay, entre tantos otros.
El pequeño territorio de Luxemburgo alcanza para que convivan el Racing-Union, el Racing Heiderscheid-Eschdorf y el Racing Troisvierges. En los Países Bajos no hay tantos como entre sus vecinos belgas: el Racing Club Souburg y el Alphense Racing Club son una muestra.
Suiza también tiene sus clubes hermanos, como en Lausanne, Geneve y Zürich.

Racing Club de Strasbourg - Racing Club de Lens - Besançon Racing Club - Racing Club Olympique Agathois
Obviamente, en Francia proliferaron, como estos cuatro ilustrados con sus escudos, o como en Calais o el Flechois.
Lo mismo ocurrió en la Argentina, a partir de los éxitos del Racing Club de Avellaneda. La multiplicación llegó a Córdoba, Reconquista (Santa Fe), Trelew (Chubut), Andalgalá (Catamarca), Eduardo Castex (La Pampa) y varias ciudades bonaerenses como Olavarría, Balcarce, Chacabuco, Colón y Carhué.

Como cantan cada semana los aficionados del Racing Club de Avellaneda, uno de los cinco clubes grandes de la argentina y el único de todos los Racing que llegó a ser campeón mundial (en 1967): "En el este, en el oeste, en el norte y en el sur, brilla la blanca y celeste, La Academia Racing Club...".

miércoles, 22 de marzo de 2017

La máxima goleada de selecciones: 46-0


El 7 de julio de 2015 Vanuatu aplastó los Estados Federados de Micronesia con un impresionante 46-0, por un partido correspondiente a los Pacific Games, que oficiaron como eliminatoria de Oceanía para los Juegos Olímpicos Río 2016.

Este resultado rompió el récord de la victoria más contundente en un partido de selecciones (en este caso Sub-23), superando el 38-0 que Fiji había conseguido, también contra Micronesia, dos días antes.

Stan Foster, DT de Micronesia
El abultado resultado puede encontrar explicación en el amateurismo y la inexperiencia de los chicos de Micronesia. “Eran niños contra hombres”, remarcó Stan Foster, DT de los micronesios, luego de la derrota y recordó que para la mayoría de sus jugadores este torneo significó la primera vez que disputaron partidos en una cancha de once, con las medidas reglamentarias. “Es tan difícil en esta etapa inicial... Esto es el jardín de infantes para nosotros", ejemplificó. "Tenemos que aprender y saber que tenemos que seguir entrenando duro para mejorar", analizó Foster.

El entrenador dio más datos para tomar magnitud de la diferencia de potencial entre los equipos: "La mayoría de estos muchachos nunca ha salido de sus aldeas y mucho menos ha viajado a otra isla. Hace unos días los llevé a Guam y era la primera vez que han subido a un ascensor o usado una escalera mecánica. Ha sido un gran paso para estos chicos".

Vanuatu 46-0 Micronesia
En los tres partidos del grupo, disputados en Port Moresby (Papúa Nueva Guinea), Micronesia sufrió 114 goles: 30-0 con Tahití, 38-0 con Fiji y 46-0 con Vanuatu. "Espero que la FIFA venga a Micronesia para una inspección y podamos afiliarnos a la Confederación Asiática de Fútbol. Si lo hacen, se abrirá la puerta a recibir asistencia técnica y todo lo que vendrá con ello. Será un gran envión”, dijo el entrenador Foster.

La selección de Micronesia había perdido ya sus dos primeros partidos de grupo por 38-0, ante Fiji, y por 30-0, contra Tahití, por lo que recibió 114 tantos en tres encuentros.

Jean Kaltack
El delantero de Vanuatu Jean Kaltack marcó 16 goles en el 46-0, quedó como máximo goleador del torneo y grabó su nombre por haber convertido el máximo número de goles en un partido de selecciones.

Como los Estados Federados de Micronesia no están afiliados a la FIFA, para el máximo organismo del fútbol la mayor goleada registrada sigue siendo el 31-0 de Australia sobre Samoa Estadounidense,  el 11 de abril de 2001 camino al Mundial Japón/Corea del año siguiente. Sí, claro, se tiene en cuenta este 46-0 como partido internacional.

Selección de Micronesia que participó en los Pacific Games 2015


Si se habla de récords, vale mencionar también a la mayor goleada en un partido entre clubes (mediante goles en contra por protesta contra el árbitro): el 31 de octubre de 2002 por la THB Champions League de Madagascar, el AS Adema venció 149-0 al SO l'Emyrne Antanarativo. Más allá de este partido tan irregular, el récord anterior se mantuvo durante 117 años: el Arbroath FC, el cual goleó 36-0 al Bon Accord FC el 12 de septiembre de 1885 por la Copa Escocesa 1885/86.

lunes, 13 de marzo de 2017

Mauro Icardi

El delantero del Inter está en un buen momento y va por más. Cómo fue su crecimiento hasta llegar a convertirse en uno de los goleadores del calcio y por qué la hinchada argentina lo pide para que forme parte del equipo nacional.

Artículo publicado en ESPN Magazine, en noviembre de 2015
Por PABLO ARO GERALDES

Después del decepcionante arranque de la Selección Argentina en la eliminatoria para la Copa del Mundo Rusia 2018, cabe volver a preguntarse hasta cuándo el entrenador seguirá prescindiendo del extraordinario goleador que es Mauro Icardi.

El delantero rosarino de 22 años nunca jugó profesionalmente en la Argentina: recién había cumplido 8 cuando se instaló en Quilmes y allí, en las divisiones infantiles, lo vio meter goles y más goles Abian Morano, un agente canario que marcó el nuevo rumbo familiar, la isla de Gran Canaria, España. Corría el año 2001 y se incorporó a las divisiones menores de Unión Deportiva Vecindario mientras su padre seguía con su oficio de carnicero y escapaba de la profunda crisis argentina. A los 14 Mauro partió a Barcelona, donde encararía su formación como cadete en La Masía. “Estar solo no fue fácil, me ayudó mucho toda la gente que trabajaba ahí. Porque aparte de lo futbolístico, me apoyaban mucho con la escuela y diariamente para crecer como persona”, recuerda aquel despegue, que fue hace nada más que ocho años.

Toda pasó muy rápido. Sin lugar en el Barça, apareció el interés de la Sampdoria, que estaba en la Serie B, y por “apenas” 400.000 euros partió hacia Génova para su primera incursión en el calcio. Llegó con el salario más bajo del primer equipo, pero entre 2011 y 2013 fue sumando minutos y goles hasta convertirse en el mejor futbolista joven de la Serie A. Los tantos que marcó con la Samp (le hizo tres a Juventus en dos partidos) despertaron el interés de varios clubes grandes de Italia. Hasta que el Inter desembolsó 13 millones de euros para incorporarlo. El precio fue un premio a la visión de los genoveses, que multiplicaron por 32 el dinero invertido, y a la vez una señal de alarma para los responsables de La Masía catalana, por dejar escapar semejante talento.

El Internazionale le dio un contrato por cinco temporadas y la camiseta número 9, proclamándolo heredero de Diego Milito, el compatriota amado por toda la parcialidad interista. El calcio le sumó potencia física a su talento natural: “En Italia crecí mucho futbolísticamente y aprendí un montón. En España no se trabajaba mucho en el aspecto físico, sino más con la pelota. Y cuando vine acá, fue un cambio brutal: apenas llegué me pusieron a correr, cosa que no estaba acostumbrado a hacer, je... Así crecí mucho físicamente, lo que me ayudó para debutar en la Serie A, afianzarme, y poder hacer lo que hice a partir de la Sampdoria”, detalla. Un detalle que fortalece su vínculo con la institución: se mudó a dos cuadras del estadio Giuseppe Meazza y desde su terraza lo ve cada día.

Su paso firme ante las redes tentó a otros colores además de la celeste y blanca. España e Italia quisieron incorporarlo a sus selecciones, pero él se negó. Cuando Cesare Prandelli intentó ponerle la azzurra camino a Brasil 2014, Icardi aclaró: “por el tema del pasaporte, tengo la posibilidad de jugar en cualquiera de las dos selecciones, la argentina o la italiana, pero siempre que yo me siento argentino y deseo jugar para mi país”. El llamado de Alejandro Sabella no se hizo esperar; lo convocó para las dos últimas fechas de la pasada eliminatoria, en reemplazo del lesionado Lionel Messi, y lo hizo debutar en los últimos 10 minutos ante Uruguay, asegurándose así que ya no pueda defender otra camiseta más que la argentina.

Finalmente, no tuvo lugar entre los 23 que fueron a la Copa del Mundo. Pero a partir de entonces empezó una temporada espectacular con el Inter... Espectacular para él, que terminó capocannoniere con 22 junto a Luca Toni, aunque este último jugó dos partidos más. El estreno del nuevo modelo de camiseta lo tuvo como el jugador que más vendió. Esa número 9 empezó a retribuir con goles el apoyo, pero la relación entre el ídolo y la hinchada sufrió una grieta el 1 de febrero pasado: luego de la derrota 3-1 ante el Sassuolo (gol de Icardi), el delantero se insultó cara a cara con los tifosi después de ofrecerle su casaca a la tribuna como pedido de disculpas por la derrota, pero estos, alterados por la mala campaña del equipo, se la devolvieron de mala manera. Icardi se enfureció y se acercó a insultar a los aficionados hasta que el resto de los jugadores del Inter lo sacó del lugar para llevarlo al vestuario.

La temporada 2014/15 fue espectacular para él, porque el Inter terminó octavo y no clasificó a ninguna copa europea. Espectacular porque selló 27 goles sumando las diferentes competiciones y, sobre todo, porque se consolidó como un centrodelantero letal, rápido para decidir, veloz, muy fuerte en el juego aéreo y con una personalidad inquebrantable. Si realmente su sonada relación amorosa con la modelo Wanda Nara, su pelea con su examigo Maxi López (exesposo de Wanda) y su sobre expuesta vida en los medios no interferían en lo futbolístico, Gerardo Martino pudo haberle dado un boleto para la Copa América, pero tampoco lo llamó.

Él lo toma con una sorprendente serenidad y una madurez poco común a los 22 años. Atributos que se suman a su abanico de recursos con la pelota y que lo llevaron a portar el brazalete de capitán del Inter, el más joven de los últimos 50 años. Claro, en el calcio es toda una tradición que para elevarse al grado de capitano hay que tener sobre el plantel una ascendencia que comúnmente viene de la mano de la veteranía. Evidentemente el entrenador Roberto Mancini supo apreciar sus cualidades sin que interfiriera el ruido mediático.

En el último derby contra el Milan, Mauro lució una cinta que llevó el nombre del argentino récord del fútbol italiano: Javier Zanetti, quien jugó 849 partidos con la camiseta nerazzurra. También, con 614 partidos es el argentino con más juegos en la Serie A y el segundo de la historia del calcio, detrás del prócer Paolo Maldini. Después del triunfo interista Icardi le obsequió ese brazalete al Pupi.

Si Gonzalo Higuaín merma su nivel, a la selección le faltará un delantero de área, un 9, y ante la escasez del puesto ya es muy difícil mirar para otro lado sin que llegue la chance para Mauro Icardi. Antes de la Copa América, Martino dejó un mensaje confuso respecto a él: “Reconozco que no es de mi agrado su exposición mediática, aunque lo extrafutbolístico, igual, no es impedimento para convocarlo. Hay momentos en los que a un futbolista muy famoso le resulta complejo escaparle a esa parte, pero salvo excepciones puntuales, soy de los que piensan que el jugador debe ser noticia por lo que hace dentro del campo”. Entonces, ¿lo llamará?


LA CARRERA DE MAURO ICARDI
Nombre completo: Mauro Emanuel Icardi Rivero
Nació el 19 de febrero de 1993, en Rosario, Argentina.
Posición: centrodelantero.
Trayectoria: Sampdoria (2011/13), Internazionale (desde 2013).
Selección Argentina: 1 partido - 0 gol.
Títulos: -
Distinciones: Capocannoniere de la Serie A 2015 (Internazionale)
En pareja con la modelo Wanda Nara, este año tuvo a Francesca, su primera hija.

sábado, 11 de marzo de 2017

El fútbol en las Islas Cocos

Las islas Cocos (Keeling) son un archipiélago de 27 islas y 2 atolones, situado en medio del océano Índico, a mitad de camino entre Sri Lanka y Australia. Como referencia, está a 2.768 km al noroeste de la ciudad australiana de Perth.

Su vecino más cercano, a 900 km al noreste, es la isla de Navidad. Abarcan un área emergida de apenas 14 km² y su punto más alto está a solo 9 metros sobre el nivel del mar en South Island.
Apenas dos de las 27 islas están habitadas: la isla Home y la isla West. La capital es West Island, aunque la localidad más grande es el pueblo de Bantam, en la Isla Home. En total son unos 600 habitantes.

La Cocos (Keeling) Islands Soccer Federation es la entidad que rige el fútbol en el territorio australiano de las Islas Cocos (Keeling). Administra el fútbol local, arma el seleccionado y junto a la Christmas Island Soccer Federation coorganiza cada año la Inter-Island Cup.

Hay cuatro clubes cocanos: Black Arrows, Black Hawks, Flying Fish e Islanders, pero la información es tan escasa que no hay registro de los campeones.
Selección de las Islas Cocos (Keeling)
Volviendo a los datos geográficos, se trata de un territorio externo de Australia, administrado por el Australian Department of the Environment, Sport, and Territories (Departamento Australiano de Desarrollo, Deporte y Territorios). El Capitán William Keeling descubrió las islas en 1609, pero se mantuvieron deshabitadas hasta el siglo XIX. Desde los años 1820 hasta 1978, los miembros de la familia Clunie-Rose controlaron las islas y la producción de copra a partir de los cocos autóctonos.
Gran Bretaña las anexó en 1857, y en 1955 transfirió su administración a Australia. La población de las dos islas es una mezcla étnica entre europeos (sobre todo en la isla West) y malayos en la isla Home.

Las Islas Cocos tienen una posición estratégica por su proximidad a las principales líneas de navíos del océano Índico y el mar de la China Meridional. El ejército de los Estados Unidos había planeado construir bases aéreas allí, capaces de sustentar bases ocultas de espionaje y vigilancia sobre el Mar de la China del Sur. El World Socialist Web Site argumentó que "una base aérea en Cocos es uno de los pilares fundamentales de la estrategia política de Obama en Asia, facilitando así el control de las líneas marítimas entre los océanos Índico y Pacífico y aumentan así exponencialmente las posibilidades de que las fuerzas estadounidenses ejecutasen un bloqueo contra China". Después de que los planes de construcción de las bases aéreas fuesen desvelados por el Washington Post, el ministro de defensa australiano Stephen Smith sostuvo que el gobierno australiano veía "Cocos como una potencial ubicación estratégica a largo plazo, pero habrá que ver como discurren las cosas".

A la derecha, la ubicación de las Islas Cocos, al sur de Indonesia y al oestes de Australia.
Abajo, la camiseta del seleccionado, confeccionada por Tree Palm.


miércoles, 8 de marzo de 2017

Internacionales más veteranos

Este post surge del excelente trabajo de Neil Morrison, Luca Gandini, Eric Villante y 'Kaizeler', publicado en RSSSF, fundación de la que soy miembro. ¿Quiénes son los jugadores más entrados en años que se pusieron la camiseta de su seleccionado nacional? ¿Y los goleadores?

Barrie Dewsbury, seleccionado de Sark a los 52 años
INTERNACIONALES DE MAYOR EDAD
Jugador - país
edad / fecha de nacimiento / último partido

1 Barrie Dewsbury - Sark
52 años y 11 días / 20-Jun-1951 / 1-Jul-2003 (0-16 vs Groenlandia)
Yórghos Koúdas - Grecia
48 años y 301 días / 23-Nov-1946 / 25-Sep-1995 (0-2 vs Yugoslavia)
Wesley Bogdan - Islas Marianas del Norte
48 años y 243 días / 1-Ago-1958 / 1-Abr-2007 (0-9 vs Guam)
4 MacDonald Taylor Sr. - Islas Vírgenes Estadounidenses
46 años y 217 días / 27-Ago-1957 / 31-Mar-2004 (0-7 vs St Kitts & Nevis)
Kenny Dyer - Montserrat
46 años y 33 días / 7-Sep-1964 / 10-Oct-2010 (0-4 vs St Kitts & Nevis)
Chris Bryan - Turks & Caicos
45 años y 293 días / 17-Nov-1960 / 6-Sep-2006 (2-3 vs Bahamas)
Montgomery Butler - Islas Vírgenes Británicas
45 años y 248 días / 5-Ene-1967 / 9-Sep-2012 (0-7 vs Montserrat)
8 Billy Meredith - Gales
45 años y 229 días / 30-Jul-1874 / 15-Mar-1920 (2-1 vs Inglaterra)
James Slaterry - Turks & Caicos
45 años y 150 días / 24-Sep-1958 / 21-Feb-2004 (0-2 vs Haití)
10 César Cueto - Perú
45 años y 79 días / 6-Jun-1952 / 24-Ago-1997 (1-0 vs Colombia)
11 Vasílis Khadzipanayís* - Grecia
45 años y 49 días / 26-Oct-1954 / 14-Dic-1999 (1-1 vs Ghana)
12 Dady Aristide - Turks & Caicos
44 años y 293 días / 6-Jun-1970 / 26-Mar-2015 (2-6 vs St Kitts & Nevis)

* Vasílis Khadzipanayís (también escrito Hatzipanagís) ostenta el récord del período más largo entre partidos internacionales: su debut con la selección de Grecia fue el 6 de mayo de 1976 (1-0 vs Poland) y su segundo partido lo jugó recién en 1999... ¡23 años después!

Otros reconocidos:
- Faryd Mondragón - Colombia
43 años y 3 días / 21-Jun-1971 / 24-Jun-2014 (4-1 vs Japón)
Roger Milla - Camerún
42 años y 198 días / 20-May-1952 / 4-Dic-1994 (1-1 vs Sudáfrica)
- Aleksandar Đurić - Singapur
42 años y 132 días / 12-Ago-1970 / 22-Dic-2012 (0-1 vs Tailandia)
- Pat Onstad - Canadá
42 años y 131 días / 13-Ene-1968 / 24-May-2010 (0-5 vs Argentina)
- Stanley Matthews - Inglaterra
42 años y 103 días / 1-Feb-1915 / 15-May-1957 (4-1 vs Dinamarca)
Luis Enrique Capurro - Ecuador
41 años y 284 días / 1-May-1961 / 9-Feb-2003 (1-0 vs Estonia)
Cuauhtémoc Blanco - México
41 años y 131 días / 17-Ene-1973 / 28-May-2014 (3-0 vs Israel)
Kalusha Bwalya - Zambia
41 años y 96 días / 16-Ago-1963 / 20-Nov-2004 (0-0 vs Angola)
Dino Zoff - Italia
41 años y 90 días / 28-Feb-1942 / 29-May-1983 (0-2 vs Suecia)
Pat Jennings - Irlanda del Norte
41 años / 12-Jun-1945 / 12-Jun-1986 (0-3 vs Brasil)




Billy Meredith, anotó para la selección de Gales a los 45 años

GOLEADORES INTERNACIONALES DE MAYOR EDAD
Jugador - país
edad / fecha de nacimiento / último gol
Billy Meredith - Gales
45 años y 73 días / 30-Jul-1874 / 11-Oct-1919 (2-1 vs Inglaterra)
Keithtroy Cornelius - Islas Vírgenes Estadounidenses
43 años y 196 días / 3-May-1968 / 15-Nov-2011 (1-6 vs Curaçao)
3 Aleksandar Đurić - Singapur
42 años y 105 días / 12-Ago-1970 / 25-Nov-2012 (3-0 vs Malasia)
4 Roger Milla - Camerún
42 años y 39 días / 20-May-1952 / 28-Jun-1994 (1-6 vs Rusia)
5 Jocelyn Angloma - Guadalupe
41 años y 314 días / 7-Ago-1965 / 17-Jun-2007 (2-1 vs Honduras)
6 Stanley Matthews - Inglaterra
41 años y 247 días / 1-Feb-1915 / 6-Oct-1956 (1-1 vs Irlanda del Norte)
Dwight Ferguson ** - Islas Vírgenes Estadounidenses
41 años y 176 días / 11-Oct-1966 / 26-Mar-2008 (0-10 vs Grenada) 
7 Kalusha Bwalya - Zambia
41 años y 19 días / 16-Ago-1963 / 4-Sep-2004 (1-0 vs Liberia)
8 Fung King-Cheung - Hong Kong
40 años y 100 días / 19-Dic-1907 / 28-Mar-1948 (2-1 vs Vietnam del Sur)
9 Russell Latapy - Trinidad & Tobago
40 años y 74 días / 2-Ago-1968 / 15-Oct-2008 (2-1 vs Estados Unidos)
10 Baqtïyar Bayseyitov - Kazajistán
39 años y 311 días / 27-Ago-1952 / 3-Jul-1992 (1-0 vs Libia)
11 Morten Olsen - Dinamarca
39 años y 308 días / 14-Ago-1949 / 18-Jun-1989 (4-0 vs Brasil)
12 Jari Litmanen - Finlandia
39 años y 270 días / 20-Feb-1971 / 17-Nov-2010 (8-0 vs San Marino)

 ** ¡Dwight Ferguson marcó contra su propio arco!

Otros Reconocidos:
- Hossam Hassan - Egipto
39 años y 177 días / 10-Ago-1966 / 3-Feb-2006 (4-1 vs DR Congo)
Gabriel González - Paraguay
39 años y 168 días / 18-Mar-1961 / 2-Sep-2000 (3-0 vs Venezuela)
- Romário de Souza Faria - Brasil
39 años y 118 días / 29-Ene-1966 / 27-May-2005 (3-0 vs Guatemala)
Ángel Labruna - Argentina
38 años y 282 días / 28-Sep-1918 / 7-Jul-1957 (2-1 vs Brasil)

lunes, 6 de marzo de 2017

Rachid Mekhloufi, héroe de Argelia

Argelia era una colonia francesa del norte de África cuando allí nació Rachid Mekhloufi. En la década del 50 brilló en equipos galos, principalmente en el Saint-Étienne.

Sus grandes actuaciones fueron premiadas con la convocatoria a la Selección Francesa para el Mundial de Suecia 58, en el que los galos, con Raymond Kopa y Just Fontaine llegaban como grandes favoritos junto a Brasil.

Ya entonces, su tierra natal libraba la guerra de independencia, por lo que Mekhloufi entendió que debía aprovechar su fama para llamar la atención sobre la situación de su país. Así, el 11 de abril de 1958, encontrándose concentrado con la selección, desapareció junto a su compañero, Zitouni, considerado el mejor defensor del fútbol francés. Las sospechas saltaron de inmediato: ambos eran argelinos. Dos días después se formaba el equipo del Frente Nacional de Liberación argelino, en el que Mekhloufi y Zitouni eran las principales estrellas.

Francia se interpuso ante la FIFA para que el conjunto no fuera reconocido, pero de todas formas, “Los 11 de la Independencia” (como se los llamó) recorrieron Europa, Asia y África, jugando amistosos y haciendo visible la lucha de Argelia ante Francia. Eran una selección sin país.

Pero el 5 de julio de 1962 los argelinos lograron la independencia después de 132 años de dominio francés. Al año siguiente, el equipo de Mekhloufi se convirtió en la “Selección Nacional de Argelia”.

“Me hubiera encantado jugar la Copa del Mundo, pero no era nada comparado con la independencia de mi país”, reconoció años después. Volvió a jugar en Francia donde al principio fue abucheado, pero reconquistó el cariño del Saint-Etienne con goles. Fue el artífice del ascenso a Primera y en la temporada siguiente fue campeón de Liga, para acrecentar más aun su leyenda.
Mekhloufi... un rebelde con causa.

jueves, 2 de marzo de 2017

David Arellano, hasta el último aliento

En 1927 un cuadro chileno hizo una extensa “jira”, que incluso lo trajo a Europa. Se llevó los aplausos, la experiencia, las enseñanzas de una práctica que estaba en ciernes, pero también el dolor de la pérdida de su líder y fundador. David Arellano, el responsable del luto eterno de Colo Colo, murió en tierras pucelanas cuando recién comenzaba la historia alba, y lo hizo por el fútbol.

Artículo publicado en la revista Panenka, en abril de 2012 
Por PABLO ARO GERALDES
No era él quien había creado esa pirueta, pero nadie la dibujaba mejor. Liviano y de frágil contextura, el chileno David Arellano se acostaba en el aire, de espalda al arco, y voleaba hacia atrás por encima de su alma. Se identificó tanto con este gesto que todos creían que lo había inventado, aunque en el Campeonato Sudamericano de 1916 la prensa argentina ya lo había bautizado como “chilena” después de vérselo a Ramón Unzaga, el futbolista vasco afincado en Talcahuano y nacionalizado chileno.

Había nacido en Santiago, en julio de 1902, y desde niño se enamoró de la pelota. Tanto que en la Escuela Normal ya era irremplazable en el equipo. Enrique Abello era inspector de la Escuela e integraba la Selección Chilena, y lo llevó a Magallanes, su club.

Su carrera fue ascendente. En 1919, con 17 años, Arellano debutó con Magallanes en la primera división. Era un pequeño insider izquierdo, lo que décadas después sería “el 10”. En 1924 le llegó la hora de debutar en el equipo nacional, donde ya jugaba su hermano Francisco, y se destacó en el Sudamericano disputado en Montevideo. Chile perdió los tres partidos y quedó en último lugar: el único gol de su país lo anotó David.

Además era profesor de educación física, en una década en la que la cultura deportiva se expandió definitivamente en toda Sudamérica. Era muy sencillo y respetuoso, parecía tímido. Pero era un visionario; tenía sus ideas bien claras y cuando fue necesario mostró su carácter: se puso al frente de los reclamos de los futbolistas de Magallanes, que demandaban a la dirigencia varias medidas, como que los jugadores quedaran exentos de pagar la cuota social del club, la mejora de las instalaciones que incluyera un servicio de salud, y la provisión de indumentaria deportiva. La prensa los llamó “rebeldes”, esas exigencias eran una osadía para la época.

David sabía de la importancia del deporte, renunció a Magallanes y junto a sus hermanos y un grupo de entusiastas decidió que la mejor manera de expandir las prácticas deportivas era fundar un nuevo club. Fue así que se reunieron en el bar “Quita penas” de Santiago y el 19 de abril de 1925 dieron nacimiento a Colo Colo. Ni sospechaban que, pronto, la flamante institución que honraba en su nombre a un cacique mapuche se convertiría en sinónimo del fútbol chileno.

Siguiendo el espíritu pionero de Arellano, Colo Colo fue el primer equipo de Chile que se aventuró en una gira lejana: Ecuador, Cuba, México y Portugal fueron testigo en 1927 de la calidad del equipo. Después España lo recibió con asombro y admiración. Y fue David quien popularizó la “chilena” en Europa.

Ya en la Madre Patria había vencido al Deportivo Espanyol, con el arquero Ricardo Zamora y todo, una leyenda. En cada presentación despertaba más interés y arrastraba multitudes. Así llegó el 2 de mayo a Valladolid para enfrentar a la Real Unión Deportiva en el campo anexo a la Plaza de Toros...

Como una postal de época, los colocolinos salen portando una bandera española; Arellano, el capitán, encabeza la fila con un ramo de flores. La cordialidad se traslada al juego, pero enseguida los locales se ponen 2-0 con goles de Barbachón y Pipi-Bombo. La reacción no tarda: “como si recién despertase ‘El Indio’, empiezan a atacar con mayores bríos, con más pujanza, con más fiereza. ¡Pero una fiereza limpia, caballerosa! Fiereza del corazón”, rescata la crónica de Raúl Ahumada.

Colo Colo, antes de enfrentar a Real Unión Deportiva de Valladolid.
Subiabre descuenta y el ‘Negro’ González empata. Colo Colo quiere ganar y Arellano se luce. Su hermano ‘Pancho’ tira el centro, David salta a cabecear y choca en el aire con Hornia, el centrehalf. Una rodilla del español impacta en su vientre y él cae exánime. Un murmullo helado atraviesa la cancha. Arellano yace pálido, la camilla que entra, la ambulancia después, el silencio, el juego que se reanuda 11 contra 10... Los chilenos ya no piensan en el partido.

Vuelven al Hotel Inglaterra, donde David agoniza. En la noche, las palabras del médico destrozaron el alma de la delegación: sólo se espera el final, de nada valdría una operación, sería un milagro que se recupere de esa peritonitis traumática. Las horas pasan. Valladolid amanece, pero no despierta. Porque no durmió. Tampoco él, con los ojos entrecerrados y en un solo quejido, pese a los calmantes. No hay consuelo, el compañero, el amigo se está yendo. Todos miran el alba desde los ventanales del hotel, pero sus miradas no están allí; buscan, sin encontrarlos, los picos de la Cordillera en el horizonte, como si la patria fuese una madre que los proteja del dolor. Arellano implora una operación que lo salve. Dos de sus hermanos, también del club, buscan a otro médico.

El sol no salió. Llueve en Valladolid. Arellano despierta y pregunta cuándo lo operan, el doctor contesta con un silencio mortal. Lloran. Tratan de consolarlo, pero David pide un sacerdote para confesarse. Y se va.

Pasaron 85 años, pero en cada grito de gol, en cada alegría por un nuevo campeonato, Colo Colo lleva sobre su corazón el luto perpetuo en memoria del querido David Arellano.
Bellísima imagen. Desconozco el autor. Si lo conoces, avísame para
que le de el crédito que se merece.