viernes, 19 de septiembre de 2008

Hispanos en el fútbol ruso

Artículo publicado en Fox Sports, en septiembre de 2008.
Por PABLO ARO GERALDES


La caída de la Unión Soviética inició, en 1991, una serie de transformaciones que también abarcaron al fútbol. Rusia, el país más grande de los 15 que conformaban la URSS vivió un traumático viraje desde el comunismo al capitalismo y este proceso tiene un fiel reflejo en varios de los clubes de fútbol.
Primero fue la adaptación al nuevo sistema, después la aparición de millonarios que hicieron sus fortunas con el petróleo, el gas, y algunos negocios que no terminan de estar claros. Seducidos por el balón y su esplendorosa vidriera mediática, varios de estos magnates se volcaron a la compra de clubes que años antes estaban identificados con los organismos del omnipresente Estado.
Los equipos moscovitas eran un espejo del sistema: el CSKA, basado en el club deportivo del Ejército Rojo, estaba patrocinado por el Ministerio de Defensa; el Spartak de Moscú se forjó en las grandes fábricas de acero del barrio de Brezniak y, apoyado por los sindicatos de obreros, pronto se convirtió en el equipo del pueblo. El Lokomotiv representaba a los trabajadores del ferrocarril; el Dínamo fue el equipo de la Policía Política, sustentado por los funcionarios del Ministerio del Exterior. Y el Torpedo nació como club de la fábrica de automóviles ZIS.
La transformación vivida en las últimas dos décadas también tuvo al fútbol como testigo del flujo migratorio. En 1988, Sergei Aleinikov tuvo el permiso para dejar la Unión Soviética e incorporarse a la Juventus de Turín, Oleg Kuznetsov al Rangers de Escocia... De a uno, los mejores futbolistas cruzaron la frontera.
La caída del Muro de Berlín derivó en la disolución de la URSS y la apertura internacional. Hoy no solamente hay jugadores rusos (y de otras naciones ex soviéticas) en toda Europa sino que futbolistas de América Latina, África y Asia empezaron a vestir los colores de los tradicionales clubes moscovitas. Los brasileños son mayoría.
En el último lustro los hispanos empezaron a probar experiencias y se animaron a atravesar el helado invierno ruso, tentados por sumas de dinero que nunca ganarían de este lado del océano. Hoy, once de ellos le ponen calor al fútbol del país más grande del mundo, la Российская футбольная Премьер-Лига (Russian Football Premier League):

COLOMBIA
Juan Carlos Escobar (Krylia Sovetov Samara / Крылья Советов Самара): el volante vallecaucano se dio a conocer con la camiseta vinotinto y oro de Deportes Tolima, en 2003. Participó de la conquista del torneo Finalización 2003. Tras varias participaciones en la Selección, en 2007 atendió el llamado del fútbol ruso junto a Carlos Quintero (regresó a Colombia, donde juega en el Deportivo Pereira) y se puso la camiseta albiazul con el número 6.

ARGENTINA
Cristian Ansaldi (Rubin Kazan / Рубин Казань): este rosarino surgido de las divisiones inferiores de Newell's Old Boy jugó solamente 29 partidos en las canchas argentinas. Como lateral izquierdo y también como volante, el ‘Colo' exhibió la particular característica de ser ambidiestro. A principios de 2008 fue convocado a la Selección Sub 23 y fue comprado por el Rubin Kazan en 8 millones de dólares.

Héctor Bracamonte (FC Moscú / ФК Москва): asomó en Boca Juniors en la temporada 1998/99 pero apenas jugó. Luego pasó por Los Andes (Argentina), Badajoz (España) y en 2002, ya con experiencia goleadora, volvió a Boca, donde marcó 17 tantos en un año. En 2004 se animó a emigrar a Rusia para formar parte del Torpedo Metallurg (rebautizado FC Moscú esa misma temporada). Con cinco temporadas jugadas, es el futbolista favorito de los hinchas del club.

Alejandro Domínguez (Zenit San Petersburgo / Зенит Санкт-Петербург): En 2000 fue una de las más auspiciosas apariciones locales, con la camiseta de Quilmes. En 2001 integró la Selección Sub 20 que se coronó campeona mundial, pero en el partido contra Francia sufrió una grave fractura. Pasó a River Plate, donde jugó hasta 2004. Ese año, el ‘Chori' se fue al Rubin Kazan ruso y pronto se destacó por su técnica, habilidad y velocidad. En 2006 lo eligieron como el mejor extranjero de la liga y en 2007 fichó para el Zenit de San Petersburgo en 7 millones de euros, en lo que en ese momento fue un record para pases internos dentro de Rusia. En su nuevo club todo fue exitoso: este año ganó la Copa UEFA y la Supercopa europea.

Leandro Fernández (Dínamo Moscú / Динамо Москва): apareció en la línea defensiva de la Primera de Newell's Old Boys en 2002. Sus buenas actuaciones lo llevaron a la Selección Sub 20 que en 2003 terminó en cuarto lugar en el Mundial de los Emiratos Árabes Unidos. En 2004 el ‘Coti' integró el plantel que fue subcampeón de la Copa América en Perú y luego el que ganó la medalla de oro en los Juegos Olímpicos de Atenas. Tras un torneo en River Plate (2005), se fue al Dínamo de Moscú.

Maximiliano López (FC Moscú / ФК Москва): su aparición como delantero de River Plate fue explosiva. Y tocó el cielo la tarde en la que entró como suplente de Marcelo Salas ante Boca Juniors, en La Bombonera y marcó el gol del 1-0 triunfal. Su fama mediática aumentó junto a las conquistas de los torneos Clausura 2004, 2003 y 2004, y 2005 el Barcelona lo compró en 6 millones de euros para remplazar al lesionado Henrik Larsson. En dos temporadas jugó apenas una veintena de partidos y en 2007 pasó a préstamo al Mallorca. Tras un año de bajo nivel, su pase fue adquirido por el FC Moscú.

Cristian Maidana (Spartak Moscú / Спартак Москва): el mediocampista ofensivo chaqueño debutó en Banfield en la temporada 2006/07 y pronto se ganó un lugar en la formación titular. No marcó goles pero su juego fue clave para la obtención del tercer puesto en el torneo Clausura 2007. A fin del año pasado aceptó el ofrecimiento del Spartak pese a tener una oferta desde el Genoa de Italia.

Guillermo Pereyra (Lokomotiv Moscú / Локомотив Москва): armó una larga trayectoria como volante defensivo de River Plate, donde jugó entre 1998 y 2003. En ese período ganó cuatro títulos locales. Luego actuó cinco temporadas en el Mallorca, en las que pasó el centenar de presencias. Desde este año es el único hispano del Lokomotiv.

Clemente Rodríguez (Spartak Moscú / Спартак Москва): debutó como lateral izquierdo en Boca Juniors a fines de 2000 y empezó a acumular títulos: los torneos Apertura 2000 y 2003; las copas Libertadores 2001 y 2003, año en el que también levantó la Intercontinental. Lleno de victorias se aventuró al fútbol ruso para sumarse, en 2004 al Spartak, junto a Fernando Cavenaghi. Ganó la medalla de oro en Atenas 2004 y volvió a Boca en 2007, donde agregó una nueva Copa Libertadores a su palmarés. La temporada 2007/08 la jugó en el Espanyol de Barcelona y este año regresó a Moscú, ya que el Spartak es el dueño de su pase.

ECUADOR
Christian Noboa (Rubin Kazan / Рубин Казань): volante ofensivo que apareció en el Emelec de Guayaquil en 2004, tres años después se sumó a la aventura del fútbol ruso y lo hizo en el Rubin de Kazan, en la República de Tatarstán. Tiene 23 años.

CHILE
Eduardo Lobos (Krylia Sovetov Samara / Крылья Советов Самара): ser arquero en el país de Lev Yashin no es para cualquiera. Este portero nacido en Curicó hizo su aparición en la Primera división chilena con Colo Colo en 2000, con 19 años y al año siguiente defendió la valla roja en el Campeonato Mundial Sub 20 de Argentina. En 2004 tuvo un paso fugaz por Audax Italiano y finalmente, en 2005 partió hacia las orillas del Volga, para incorporarse al Krylia Sovetov de la ciudad de Samara.

1 comentario:

viejo aron dijo...

jaa buenisimo lo del futbol ruso, jugar alla no debe ser facil, pedir prestada una venda en el vestuario o lo que sea e hace díficil. Y bueno sobre mi coterraneo Lobos (yo también nací en Curicó) te cuento que se mando una buena. En el sudamericano sub 20 que se jugó para ir al mundial de argentina, tuvo que entrar a jugar de delantero. Era el arquero suplente y no habia mas atancantes. Quedaba poco partido y habia que hacerle un gol urgente a bolivia. Como no...el gol del triunfo lo hizo el mismisimo Lobos, y con eso y más fuimos al mundial del 2001.
Bueno eso queria contar.
chau pablo.