sábado, 29 de agosto de 2020

El fútbol argentino en los Juegos Olímpicos

La selección argentina de fútbol participó ocho veces en los Juegos Olímpicos. La estadística resume 22 victorias, 6 empates y 7 derrotas, con un saldo de goles de 82 a favor y 33 en contra.
Pero lo más destacado está en los cuatro podios, con dos medallas de oro (Atenas 2004 y Beijing 2008) y dos de plata (Amsterdam 1928 y Atlanta 1996).
Medalla de oro Atenas 2004
Medalla de oro Beijing 2008









Este es el repaso a los 35 partidos que ha jugado desde 1928:

AMSTERDAM 1928 
En la primera salida de Sudamérica el seleccionado causó excelente impresión a fuerza de gol. El Estadio Olímpico fue testigo del poder de gol de los campeones sudamericanos, hasta que chocaron en la final con Uruguay, ganador de la medalla dorada en París 1924. El empate obligó a un segundo partidos tres días después y los orientales se impusieron 2-1. Fue una confirmación del poderío del fútbol rioplatense y los muchachos argentinos regresaron a Buenos Aires con sus medallas de plata.
Domingo Tarasconi (Boca Juniors) fue el goleador del torneo, con 11 tantos. El bronce quedó para Italia.
Los finalistas contra Uruguay
30/5/1928 - Amsterdam: Argentina 11-2 Estados Unidos
2/6/1928 - Amsterdam: Argentina 6-3 Bélgica
6/6/1928 - Amsterdam: Argentina 6-0 Egipto
10/6/1928 - Amsterdam: Argentina 1-1 Uruguay
13/6/1928 - Amsterdam: : Argentina 1-2 Uruguay

El plantel: Ángel Bossio, Fernando Paternoster, Juan Evaristo, Segundo Médici, Ludovico Bidoglio, Luis Monti, Roberto Cherro, Manuel Ferreira, Raimundo Orsi, Domingo Tarascone y Alfredo Carricaberry.


ROMA 1960
Treinta y dos años después de Ámsterdam, la celeste y blanca retornó a la cita olímpica. Con un equipo ajustado a la norma del amateurismo, se convocó a jugadores que no hubieran firmado su primer contrato. No pudo superar la fase de grupos. El entrenador fue Ernesto Duchini. Juan Carlos Oleniak, quien en ese mismo año había debutado en Racing, fue el goleador argentino, con cuatro tantos.
Las medallas quedaron en manos de Yugoslavia, Dinamarca y Hungría.
Victoria argentina ante Túnez
26/8/1960 - Roma: Argentina 2-3 Dinamarca
29/8/1960 - Pescara: Argentina 2-1 Túnez
1/9/1960 - Napoli: Argentina 2-0 Polonia

El plantel: Marwell Periotti, Juan Carlos Staukas, Roberto Blanco, Pedro De Ciancio, José Díaz, Hugo Salvador Ginel, Carlos Salvador Bilardo, Hugo Zarich, Roberto Bonnano,  Mario Desiderio, Juan Carlos Oleniak, Raúl Adolfo Pérez y Alberto Rendo.


TOKIO 1964
Argentina decepcionó y no pasó la primera ronda. Apenas logró un empate con Ghana, por entonces un equipo casi desconocido, perdió con el local Japón y quedó eliminado. La selección estuvo nuevamente dirigida por Ernesto Duchini. Los dos goles que le marcó a Japón, Juan Carlos Domínguez (Villa Dálmine) fue el goleador argentino.
El oro lo ganó Hungría, la plata fue para Checoslovaquia y el bronce para Alemania Democrática.
Escena del inesperado empate con Ghana
12/8/1964 - Yokohama: Argentina 1-1 Ghana
14/8/1964 - Tokio: Japón 3-2 Argentina

El plantel: Agustín Cejas, Andrés Bertolotti, Otte Sesana, Horacio Morales, Miguel Ángel Mori, Roberto Perfumo, Néstor Manfredi, Héctor Ochoa, Antonio Cabrera, Juan Risso, Juan Carlos Domínguez, Ricardo Pérez, Jose Malleo, Carlos Alberto Bulla, José Marín, Juan Carlos Sconfianza, Emilio Pazos, Francisco Brandán y Miguel Ángel Tojo.


SEÚL 1988
Tras 24 años de ausencia, el conjunto celeste y blanco retornó al fútbol olímpico, esta vez con el aura del campeonato del mundo ganado dos años antes en México. Pero el seleccionado comandado por  Carlos Pachamé sumó una nueva frustración. Carlos Alfaro Moreno (Independiente) anotó tres goles y fue el topscorer de Argentina.
La Unión Soviética logró su segundo oro (el primero en 1956), Brasil se llevó la presea de plata y el bronce quedó para Alemania Federal.
Victoria argentina sobre el anfitrión, en el cierre del Grupo C
18/9/1988 - Daegu: Argentina 1-1 Estados Unidos
20/9/1988 - Daegu: Argentina 1-2 Unión Soviética
22/9/1988 - Busan: Corea del Sur 1-2 Argentina
25/9/1988 - Seúl: Argentina 0-1 Brasil

El plantel: Luis Islas, Hernán Díaz, Néstor Fabbri, Néstor Lorenzo, Mario Lucca, Pedro Monzón, Hugo Pérez, Carlos Alfaro, Jorge Comas, Mauro Airez, Dario Siviski, Rubén Agüero, Claudio Cabrera, Carlos Mayor, Alejandro Ruidiaz y Alejandro Russo.


ATLANTA 1996
Cambios reglamentarios permitieron la inclusión de jugadores profesionales, pero tenían que ser menores 23 años, excepto tres que no tenían límite de edad. El DT Daniel Passarella conformó un equipo verdaderamente competitivo pero no pudo sostener la ventaja en la final y en el último minuto fue derrotado por Nigeria, que logró así la primera medalla de oro para el fútbol africano.
Con seis tantos, Hernán Crespo (River Plate, luego de los JJOO fue transferido al Parma) fue el goleador del torneo junto al brasileño Bebeto. La presea de bronce quedó en poder de Brasil.
Los finalistas contra Nigeria
20/7/1996 - Birmingham: Estados Unidos 1-3 Argentina
22/7/1996 - Washington: Argentina 1-1 Portugal
24/7/1996 - Birmingham: Argentina 1-1 Túnez
27/7/1996 - Birmingham: Argentina 4-0 España
30/7/1996 - Athens: Argentina 2-0 Portugal
3/8/1996 - Athens: Argentina 2-3 Nigeria

El plantel: Carlos Bossio, Roberto Ayala, José Chamot, Javier Zanetti, Matías Almeyda, Roberto Sensini, Claudio López, Diego Simeone, Hernán Crespo, Ariel Ortega, Hugo Morales, Pablo Cavallero, Héctor Pineda, Pablo Paz, Christian Bassedas, Gustavo López, Marcelo Delgado y Marcelo Gallardo.


ATENAS 2004
El entrenador Marcelo Bielsa encaró el torneo olímpico con la seriedad que se merece y preparó a un equipo que fue en busca del máximo objetivo: el oro. Lo logró con un juego de alto nivel, marcando con 17 goles y con el arco invicto. Carlos Tevez señaló el gol de la victoria sobre Paraguay y con sus ocho tantos a lo largo del certamen fue el goleador.
La medalla de plata sigue siendo para Paraguay la única presea de su historia. Italia completó el podio olímpico.
Los campeones, antes de la final con Paraguay
11/8/2004 - Patras: Argentina 6-0 Serbia y Montenegro
14/8/2004 - Patras: Argentina 2-0 Túnez
17/8/2004 - Atenas: Argentina 1-0 Australia
21/8/2004 - Patras: Argentina 4-0 Costa Rica
24/8/2004 - Atenas: Argentina 3-0 Italia
28/8/2004 - Atenas: Argentina 1-0 Paraguay

El plantel: Wilfredo Caballero, Roberto Ayala, Nicolás Burdisso, Fabricio Coloccini, Javier Mascherano, Gabriel Heinze, Javier Saviola, César Delgado, Luciano Figueroa, Carlos Tévez, Kily González, Mauro Rosales, Nicolás Medina, Clemente Rodríguez, Andrés D'Alessandro, Lucho González, Mariano González y Germán Lux.


BEIJING 2008
Alfio Basile, DT de la selección, le cedió su lugar para los Juegos Olímpicos a Sergio Batista y se perdió la chance entrar a la historia olímpica con un equipo exquisito, que ganó todos los partidos con categoría y conjugó en la cancha dos talentos de la talla de Lionel Messi y Juan Román Riquelme.
Tres argentinos marcados dos goles: Lionel Messi, Sergio Agüero y Ángel Di María, este último anotó el de la victoria final, sobre Nigeria. El tercer escalón del podio fue para Brasil.
Los campeones, antes de la final con Nigeria
7/8/2008 - Shanghai: Argentina 2-1 Costa de Marfil
10/8/2008 - Shanghai: Argentina 1-0 Australia
13/8/2008 - Beijing: Argentina 2-0 Serbia
16/8/2008 - Shanghai: Argentina 2-1 Holanda
19/8/2008 - Beijing: Argentina 3-0 Brasil
23/8/2008 - Beijing: Argentina 1-0 Nigeria

El plantel: Sergio Romero, Ezequel Garay, Luciano Monzón, Pablo Zabaleta, Fernando Gago, Federico Fazio, José Sosa, Ever Banega, Ezequiel Lavezzi, Juan Román Riquelme, Ángel Di Maria, Nicolás Pareja, Lautaro Acosta, Javier Mascherano, Lionel Messi, Sergio Aguero, Diego Buonanotte, Óscar Ustari y Nicolas Navarro.


RÍO DE JANEIRO 2016
Luego de la renuncia de Gerardo Martino a la conducción de la selección argentina, y con la AFA acéfala, la guía del equipo olímpico recayó en Julio Olarticoechea, quien conducía a selecciones menores y femeninas. A las apuradas tuvo que convocar a un equipo que, en medio de la desorganización reinante, se despidió en primera ronda con una sola victoria.
Argentina, antes de debutar contra Portugal
4/8/2016 - Río de Janeiro: Argentina 0-2 Portugal
7/8/2016 - Río de Janeiro: Argentina 2-1 Argelia
10/8/2016 - Belo Horizonte: Argentina 1-1 Honduras

El plantel: Gerónimo Rulli, José Luis Gómez, Lisandro Magallan, Lautaro Gianetti, Víctor Cuesta, Leandro Vega, Alexis Soto, Santiago Ascacibar, Mauricio Martínez, Lucas Romero, Giovani Lo Celso, Joaquín Arzura, Cristian Pavón, Ángel Correa, Cristian Espinoza, Giovanni Simeone, Jonathan Calleri y Axel Werner.


viernes, 28 de agosto de 2020

El primer Alemania-España

El 12 de mayo de 1935 se enfrentaron por primera vez Alemania y España, los seleccionados con profunda historia futbolística y política.

Hace 85 años, 74 mil germanos abarrotaron las tribunas del Müngersdorfer Stadion, de Köln (Colonia) para ver a la Nationalmannschaft frente al seleccionado de España, que llegaba luego de una gran actuación en la Copa Mundial de 1934 y con estrellas vascas de renombre continental como Jacinto Quincoces, Leonardo Cilaurren, José Muguerza, José Iraragorri, Luis Regueiro o Isidro Lángara.

Los capitanes Quincoces y Gramlich
junto al árbitro Langenus
La gala de lujo tuvo también a un árbitro de renombre: el belga Jan Langenus, el mismo que en 1930 había dirigido en Montevideo la final de la primera Copa del Mundo, entre uruguayos y argentinos.

Las entradas llevaban varios días agotadas y el partido se dio en un clima de "nacionalismo desbordado", como lo describe el diario La Vanguardia. Se concedía una importancia sensacional a esta lucha. Todo el estadio estaba rematado de banderas con la cruz esvástica.

Para entenderlo, hay que retroceder 80 años: se trataba de la Alemania del III Reich contra la II República Española. La Alemania de Adolf Hitler que ya prendía alarmas en Europa vs. la España republicana y democrática que un año después sufriría el estallido de la Guerra Civil.

Entre las autoridades presentes estaba Bernhard Rust, ministro de Educación del III Reich, responsable de las purgas de judíos en la Universidad, junto al alcalde de Colonia, Günter Riesen, quien desplazo a Konrad Adenauer (años después canciller de la República Federal de Alemania). En representación de la visita fue el embajador en Berlín, Francisco Agramonte y Cortijo.

Cuando ingresó la selección española los alemanes hicieron un pasillo con el brazo derecho en alto, el típico saludo nazi.

Alemania tenía un equipo poderoso y de entrada hizo sentir la presión sobre el arco de Eizaguirre. A los 11 minutos se abrió el marcador, como lo contaba el periódico La Vanguardia: "Bender pasa a Conen, éste lo cruza al ala derecha, al mismo tiempo que avanza sobre nuestra puerta. Lehner centra después de deshacerse de Zabalo. Quincoces falla al intentar el despeje y Conen se hace con la pelota y, sin pararla, envía un impotente tiro cruzado que, después de dar en el larguero, llega hasta la red en forma imparable. El entusiasmo de jugadores y público alemanes se desborda".

Los de rojo no se achicaron y aguantaron los embates germanos. De la misma crónica de La Vanguardia, el relato del empate español, a los 28 minutos: "En los terrenos de nuestra defensa, Iraragorri se hace con el balón y cede a Luis Regueiro. Este, en una de sus clásicas fintas, avanza rápido y cede excelentemente a Vantolrá. El extremo catalán recoge la pelota y, sin pararla, la cede en bien medido centro a Lángara. Cuando éste se dispone a rematar, es cargado violentamente por un defensa alemán, que produce la caída del jugador asturiano. Pero Lángara, en el suelo, en dificilísima posición, lanza un tiro rápido y bien dirigido, que se cuela por entre los palos del marco alemán sin que Buchloh pueda evitarlo".

Isidro Lángara
Sobre el filo del pitazo final del primer tiempo, llegó el segundo gol visitante: "Se inicia la jugada en Lecue, que pasa a Gorostiza; éste, en gran escapada, se interna, y en lugar de enviar un tiro que hubiera sido difícilmente producido, centró la pelota con tiro largo, que recogió Vantolrá de cabeza, para ponerla al alcance de Lángara. La rapidez con la que hicieron esos cambios desconcertó a los zagueros alemanes que se descolocaron y dejaron solo a Lángara, que, a bocajarro, lanzó un enérgico y cruzado disparo fuera del alcance de guardameta alemán".

El público terminó aplaudiendo a los vencedores, a quien la prensa llamaba "los rojos", mucho antes de ser "La Roja".

El Berliner Tageblatt analizó el triunfo de Lángara y sus compañeros: "Los españoles, los cuales no hemos de olvidar que son profesionales, se revelaron como estupendos artistas en el manejo de la pelota, y lucharon con un temperamento del que sólo los meridionales son capaces".

España posando en el Müngersdorfer Stadion
En el sitio valenciano Plaza Deportiva, Álvaro González resumió la suerte que corrieron varios de los protagonistas de aquel primer Alemania-España cuando la sangre corrió por Europa: "El defensa Paul Janes hizo la guerra en la marina nazi, después se ganó la vida como entrenador. Ernst Lehner llegó a ser soldado, aunque se licenció en mitad de la guerra para seguir siendo futbolista. El resto del once siguió jugando durante el conflicto mundial.

De España, Gorostiza, al principio de la Guerra Civil Española estuvo a las órdenes del Gobierno de Euskadi, pero cuando cayó Bilbao, cambió de bando y se unió a los voluntarios requetés carlistas. El autor de los dos goles, Lángara, luchó en el bando republicano y se exilió en Argentina y México. Cilaurren también se exilió en América y llegó a jugar en el River Plate. Muguerza se instaló en México. También a México fue Luis Regueiro, donde su hijo llegó a jugar con la selección. Idéntico caso que el de su compañero Martín Vantolrá, cuyo hijo fue también internacional con la selección azteca y disputó el Mundial del 70".

La historia de los jugadores vascos continuó en el exilio con la Euskal Selekzioa, que recorrió Europa y América denunciando la sangrienta alianza entre Francisco Franco y Adolf Hitler, que antes de que estallara la II Guerra Mundial "ensayaron" un bombardeo aéreo sobre la población civil de Gernika. Aquel equipo se incorporó al campeonato mexicano 1938/39 y recomiendo ver el documental "Euzkadi, un equipo de hermanos", de Enrique Ballesteros, haciendo click aquí.

Alemania: Fritz Buchloh - Paul Janes, Willy Busch - Rudolf Gramlich, Reinhold Münzenberg, Jakob Bender - Ernst Lehner, Karl Hohmann, Edmun Conen, Josef Rasselnberg, Josef Fath.
Entrenador: Otto Nerz

España: Guillermo Eizaguirre - Ramón Zabalo, Jacinto Quincoces - Leonardo Cilaurren, José Muguerza, Simón Lecue - Martín Vantolrá, José Iraragorri, Isidro Lángara, Luis Regueiro, Guillermo Gorostiza.
Entrenador: Amadeo García Salazar

A los 54 minutos España introdujo dos modificaciones: Pedro Regueiro reemplazó a Lecue y Pedro Areso a Quincoces.

Goles: Conen (11'), Lángara (28'), Lángara (45').


martes, 25 de agosto de 2020

Copa Libertadores: unos pocos testigos


La inmensa popularidad de la Copa Libertadores tuvo curiosos momentos en los que las tribunas lucieron casi vacías. El sábado 8 de agosto de 1981 se dio uno de los casos más notables, en el clásico paraguayo: Olimpia y Cerro Porteño ya no tenían posibilidades de acceder a semifinales y jugaron en el estadio Defensores del Chaco prácticamente desierto. Solamente se vendieron 539 boletos aquella tarde, un hecho excepcional, que nunca volvió a repetirse. Esa escasa concurrencia fue testigo de la victoria 3-0 del Ciclón de Barrio Obrero.


Cerro Porteño 1981
Olimpia 1981

Sin embargo, esta baja asistencia registra un antecedente para destacar, ya que se trata de los dos equipos argentinos con más seguidores: como en su estadio Monumental se estaban realizando tareas de remodelación con vistas a la Copa Mundial de 1978, el 18 de mayo de 1977 River Plate recibió a Boca Juniors en la cancha de Huracán. Era el cierre del Grupo 1 y Boca ya tenía su pase a semifinales mientras River ya estaba eliminado, por lo que el derby concitó poco interés en los aficionados: “apenas” unos 5 mil espectadores presenciaron el empate sin goles. En medio de la fría noche de Buenos Aires parecían todavía menos.

La reducida hinchada de River para un Superclásico devaluado.
A lo largo de medio siglo, se dieron otros partidos en los que ya no había nada en juego y no movilizaron al gran público, pero nunca con equipos de tanto arraigo popular como los grandes de Paraguay y Argentina.

domingo, 23 de agosto de 2020

Historial de la Copa de Campeones de Europa / UEFA Champions League


La Liga de Campeones de la UEFA (nombre oficial en inglés: UEFA Champions League; también conocida en España e Hispanoamérica como Copa de Europa o simplemente Champions) es el torneo europeo más importante a nivel de clubes organizado por la Unión de Asociaciones de Fútbol Europeas (UEFA). Fue creada en 1955 bajo la denominación de Copa de Clubes Campeones Europeos (nombre original en francés: Coupe des Clubs Champions Européens), para enfrentar a los campeones de las diferentes ligas nacionales del continente.

Tradicionalmente la Copa era disputada por los campeones de todos los países de la UEFA (aunque hubo algunas excepciones en el primer año o dos, por ejemplo, el representante holandés en el 55/56 no fue campeón Willem II, sino el PSV). Desde la temporada 1991/92 el tradicional formato de "knock-out" fue sustituido por la estructura la liga durante alguna etapa de la competición, con el fin de garantizarle más partidos a los "equipos grandes" y más dinero de la TV a la UEFA.
En 1994/95 se les permitió entrar sólo a los supuestamente "24 mejores" campeones de los países miembro; los demás fueron relegados a la Copa UEFA.

En 1997/98 se les permitió a todos los campeones entrar de nuevo, pero las invitaciones se hicieron también a los subcampeones de los ocho "mejores" países, con 8 equipos cabeza de serie para la fase de liga y los otros teniendo que afrontar varias rondas de clasificación. En 1999/2000, el "mejor" los países pudo introducir hasta 4 equipos y la primera fase de grupos se amplió a 32 clubes; seguida por una segunda fase de grupos de 16 equipos (en 2003/04 esta segunda fase de grupos fue abolida).
Desde 1997/98, los perdedores de la última ronda de clasificación pasan a la Copa UEFA (ahora Europa League). Desde 1999/2000 se modificó y fueron los equipos clasificados en tercer lugar de la de la primera fase de grupos los que pasaron a las últimas rondas de la Copa UEFA.

Este año, ante el parate obligado por la pandemia de covid-19 el calendario tuvo que modificarse y cuartos de final y semifinal se jugaron también a partido único, en el llamado Final 8, en Lisboa, Portugal, donde también se disputó la definición que coronó al Bayern.

El Real Madrid es el equipo que más veces la ganó: 13; seguido por el Milan (7), Bayern München y Liverpool (6), Barcelona (5). En cuanto a países, los españoles lideran con 18, seguidos por ingleses con 13 e italianos con 12 conquistas.

HISTORIAL
1955/56 Real Madrid
1956/57 Real Madrid
1957/58 Real Madrid
1958/59 Real Madrid
1959/60 Real Madrid
1960/61 Benfica
1961/62 Benfica
1962/63 Milan
1963/64 Internazionale
1964/65 Internazionale
1965/66 Real Madrid
1966/67 Celtic
1967/68 Manchester United
1968/69 Milan
1969/70 Feyenoord
1970/71 Ajax
1971/72 Ajax
1972/73 Ajax
1973/74 Bayern München
1974/75 Bayern München
1975/76 Bayern München
1976/77 Liverpool
1977/78 Liverpool
1978/79 Nottingham Forest
1979/80 Nottingham Forest
1980/81 Liverpool
1981/82 Aston Villa
1982/83 Hamburger SV
1983/84 Liverpool
1984/85 Juventus
1985/86 Steaua Bucuresti
1986/87 Porto
1987/88 PSV Eindhoven
1988/89 Milan
1989/90 Milan
1990/91 Crvena zvezda
1991/92 Barcelona
1992/93 Olympique Marseille
1993/94 Milan
1994/95 Ajax
1995/96 Juventus
1996/97 Borussia Dortmund
1997/98 Real Madrid
1998/99 Manchester United
1999/00 Real Madrid
2000/01 Bayern München
2001/02 Real Madrid
2002/03 Milan
2003/04 Porto
2004/05 Liverpool
2005/06 Barcelona
2006/07 Milan
2007/08 Manchester United
2008/09 Barcelona
2009/10 Internazionale
2010/11 Barcelona
2011/12 Chelsea
2012/13 Bayern München
2013/14 Real Madrid
2014/15 Barcelona
2015/16 Real Madrid
2016/17 Real Madrid
2017/18 Real Madrid
2018/19 Liverpool
2019/20 Bayern München
Bayern München, el último campeón

CAMPEONES POR PAÍSES
España - 18
Inglaterra - 13
Italia - 12
Alemania - 8
Holanda - 6
Portugal - 4
Francia - 1
Rumania - 1
Escocia - 1
Yugoslavia - 1

viernes, 21 de agosto de 2020

Historial de la UEFA Europa League


La UEFA Europa League es el segundo torneo europeo más importante a nivel de clubes organizado por la Unión de Asociaciones de Fútbol Europeas (UEFA). Fue creada en 1955 originalmente como una competencia para las ciudades, donde se llevaron a cabo ferias internacionales y la participación de los equipos no estaba relacionadas con la posición final en las ligas nacionales.

Las primeras ediciones tuvieron varios equipos-ciudad, por lo general eran combinados de jugadores de los mejores clubes de dicha ciudad (Copenhague, por ejemplo). Hacia fines de los años 60s se la llamaba "Copa de subcampeones" hasta que en 1971 fue sustituida por la Copa de la UEFA.
La asignación del número de plazas por país en base a las actuaciones de los equipos en las últimas cinco temporadas; todos los países tienen garantizado un cupo y los tres países mejor rankeados pueden introducir hasta cuatro participantes.

Fue tradicionalmente disputada por 64 equipos, pero debido a la aparición de nuevos países en el mapa europeo, la UEFA aumentó el número y sumó rondas de clasificación. En la temporada 2004/05 se incorporó una fase de grupos.
En 2009/10 pasó a denominarse UEFA Europa League.

Debido a la pandemia de covid-19, la fase final de la edición 2019/20 se jugó desde la vuelta de los cuartos de final en Alemania.

HISTORIAL
Copa de Ferias
1955/58 Barcelona
1958/60 Barcelona
1960/61 Roma
1961/62 Valencia
1962/63 Valencia
1963/64 Real Zaragoza
1964/65 Ferencváros
1965/66 Barcelona
1966/67 Dinamo Zagreb
1967/68 Leeds United
1968/69 Newcastle United
1969/70 Arsenal
1970/71 Leeds United
Copa de la UEFA
1971/72 Tottenham Hotspur
1972/73 Liverpool
1973/74 Feyenoord
1974/75 Borussia Mönchengladbach
1975/76 Liverpool
1976/77 Juventus
1977/78 PSV Eindhoven
1978/79 Borussia Mönchengladbach
1979/80 Eintracht Frankfurt
1980/81 Ipswich Town
1981/82 IFK Göteborg
1982/83 Anderlecht
1983/84 Tottenham Hotspur
1984/85 Real Madrid
1985/86 Real Madrid
1986/87 IFK Göteborg
1987/88 Bayer Leverkusen
1988/89 Napoli
1989/90 Juventus
1990/91 Internazionale
1991/92 Ajax
1992/93 Juventus
1993/94 Internazionale
1994/95 Parma
1995/96 Bayern München
1996/97 Schalke 04
1997/98 Internazionale
1998/99 Parma
1999/00 Galatasaray
2000/01 Liverpool
2001/02 Feyenoord
2002/03 Porto
2003/04 Valencia
2004/05 CSKA Moscú
2005/06 Sevilla
2006/07 Sevilla
2007/08 Zenit Sankt-Peterburg
2008/09 Shakhtar Donetsk
UEFA Europa League
2009/10 Atlético de Madrid
2010/11 Porto
2011/12 Atlético de Madrid
2012/13 Chelsea
2013/14 Sevilla
2014/15 Sevilla
2015/16 Sevilla
2016/17 Manchester United
2017/18 Atlético de Madrid
2018/19 Chelsea
2019/20 Sevilla

Sevilla, el último y máximo campeón.

LISTA DE CAMPEONES POR PAÍSES
España - 18
Inglaterra - 13
Italia - 10
Alemania - 6
Holanda - 4
Portugal - 2
Rusia - 2
Suecia -2
Bélgica - 1
Turquía - 1
Ucrania - 1
Yugoslavia - 1
Hungría - 1

jueves, 13 de agosto de 2020

Fútbol con anteojos

En su Regla 4, el reglamento del juego de la FIFA dice: "La nueva tecnología ofrece gafas deportivas más seguras, tanto para los jugadores que las usan como para los otros jugadores. Los árbitros deberán mostrarse tolerantes al permitir su uso. Esta disposición se aplica particularmente con los jugadores jóvenes".

Aunque los ejemplos de futbolistas con anteojos sean muy pocos, los hay desde la primera década de la Copa del Mundo y en variadas geografías. Vamos con un repaso de los más conocidos:

El arquero inglés James Mitchell en 1922 disputó la final de la FA Cup con el Preston North End, que cayó 1-0 ante Huddersfield Town. En esa ocasión, fue el único jugador en la historia de la competición que usó anteojos. Su carrera había comenzado en el Blackpool en 1914. Luego de la guerra se sumó al Preston, para seguir luego de la FA Cup en el Manchester City y desde 1926 en Leicester City. En 1924 defendió en un único partido el arco de la selección inglesa.


El primer gol suizo en la historia de la Copa del Mundo lo marcó Leopold "Poldi" Kielholz el 27 de mayo de 1934 en el estadio San Ciro, de Milán: abrió el marcador contra Holanda y luego marcó el segundo de la victoria 3-2. El delantero llegó a jugar 17 partido con la selección helvética y marcó 12 goles... todos con anteojos. Además, fue el goleador de la liga suiza en la temporada 1933/34.


Unos de los primeros en tener éxito fue el italiano Annibale Frossi, un veloz puntero derecho que desde niño sufría miopía. Eso no le impidió destacarse jugando con anteojos en diferentes clubes del ascenso hasta que en 1936 pasó al Ambrosiana-Inter, con el que ganó dos scudettos y una Coppa Italia.
Apena se sumó al Inter, fue convocado a la Selección para disputar los Juegos Olímpicos Berlín 1936, donde Italia fue medalla de oro y él, goleador del torneo.


En la Copa del Mundo Francia 1938 resaltaba en las fotos el pequeño Achmad Nawir, capitán de las Indias Orientales Holandesas (hoy Indonesia). Este médico de profesión quedó inmortalizado en la foto junto al capitán húngaro György Sárosi, el 5 de junio de 1938 en el estadio Vélodrome Municipale de Reims. Ese, ante unas 9.000 personas, fue el único partido mundialista de la historia indonesia: cayeron 6-0 y se despidieron rápidamente. Atrás habían quedado tres meses de travesía desde Batavia hasta Holanda, donde jugaron un par de amistosos de preparación.
Nawir, que era mediocampista, padecía miopía y no podía jugar sin sus gafas.


Eric Ross arrancó en 1962 en el Glentoran de Irlanda del Norte, su país. Enseguida se destacó y no solo por jugar con lentes: era un delantero profundo que se echaba atrás para crear juego. Su etapa con los Glens culminó con un viaje a los Estados Unidos, cuando en 1968 nacía la North American Soccer League (NASL) y él se sumó al Detroit Cougars. Ese mismo año jugó su único partido con la selección norirlandesa.
A su regreso de Norteamérica se unió al contingente de Irlanda del Norte en el Newcastle United que ganó la Copa de Ferias en 1969, aunque él casi no jugó. Dejó el fútbol a los 27 años.


A pesar de su miopía, el belga Armand Joseph Jurion tuvo una interesante carrera como mediocampista del Anderlecht, equipo con el que debutó a los 16 años. Con la camiseta violeta logró 10 títulos de liga y una copa nacional durante su década y media en el club. Jef, como lo conocen en su país, integró la selección de Bélgica en 64 oportunidades y marcó 9 goles, pero fue un gol histórico en la Copa de Campeones el que le valió el apodo de Mister Europa. En la ronda preliminar de la temporada 1962/63 al Anderlecht le tocó enfrentar al Real Madrid, que podía presumir de campeones que respondían al nombre de Gento, Puskas, Di Stefano y Santamaría. Parecía un rival insuperable, pero ya el partido de ida en el Santiago Bernabéu terminó con un impensado 3-3. La noche del 26 de septiembre de 1962, en el Estadio Rey Balduino, en Heysel, fue testigo de la hazaña: a los 85' el muchacho de lentes llevó la pelota al borde del área, superó a un par de defensores y sacó un tiro bajo preciso que decretó el 1-0.
En 1968, Jurion pasó a Gent por un período de tres años, y finalmente terminó su carrera a la edad de 37 años en Lokeren. Siempre jugó con sus gafas atadas con una correa que pasaba por debajo de sus orejas.


Cuando Joop van Daele se hizo titular en la defensa del Feyenoord holandés de los años '60s resaltaba por sus anteojos. Los grandes logros de su carrera fueron la conquista de las Copas de Europa e Intercontinental, en 1970. Esta última le guardó una página curiosa en la historia del fútbol: el partido de ida contra Estudiantes de La Plata (jugado en La Bombonera de Buenos Aires) había sido caliente y finalizó 2-2. Durante la revancha en el estadio De Kuip, de Rotterdam, él anotó el gol de la victoria con un remate rasante desde afuera del área. Pese a que la jugada no revistió ninguna polémica, Carlos Bilardo y sus compañeros se fueron encima del árbitro peruano Alberto Tejada pidiendo la anulación del gol. En medio de la confusión Oscar Malbernat (otros señalan a Carlos Pachamé) le arrebató los anteojos a Van Daele y los pisoteó.
Este incidente llevó al cantante Johnny Hoes a dedicarle la canción "Waar is de bril van Joop van Daele" (¿Dónde están los lentes de Joop van Daele?).
Van Daele defendió la camiseta del Feyenoord hasta 1977. También tuvo un paso corto por Go Ahead Eagles y jugó para Fortuna Sittard antes de terminar su carrera en Excelsior.


Después del pionero Kielholz, en Suiza apareció también el caso que seguramente despertó mayor curiosidad: un arquero con anteojos. Se trata de Markus Schüepp, quien atajó en el St. Gallen en la década de los 70s. No trascendió el medio local pero dejó una perla cuando posó con lentes para el álbum de figuritas Panini de 1979.


El más famoso de los futbolistas con anteojos es el holandés Edgar Davis, quien padece un glaucoma, enfermedad ocular que acaba causando una pérdida progresiva de las fibras nerviosas de la retina y afecta al nervio óptico. A finales de los '90 su enfermedad se agravó, algunos especialistas creían que podía ser el fin de su carrera. Pero en 1999 lo operaron exitosamente y por precaución le dijeron que usara gafas.
Los médicos también le recomendaron que usara unas gotas, pero ese medicamento estaba prohibido por FIFA debido al doping; sin embargo, el máximo ente del fútbol le dio un permiso especial para que pudiera continuar jugando. Después de una exitosa trayectoria que incluyó clubes como Ajax, Milan, Juventus, Barcelona, Internazionale y Tottenham Hotspur, Davids se retiró en 2013 y actualmente es entrena a la selección Sub-20 de su país.


Hoy en día, gracias a las nuevas gafas, es más fácil poder jugar al fútbol aun padeciendo alguna disminución visual, o como protección para otro tipo de afecciones oculares.
Jugador de Mongolia con lentes, en partido contra las Islas Marianas del Norte.
Seleccionado juvenil de Islandia. El número 13 usa lentes. 
El 18 de San Marino, con anteojos ante Chipre.
Muchos son también los futbolistas que padecen miopía pero prefieren las lentes de contacto para jugar y usan anteojos fuera de las canchas.
El alemán Jerome Boateng presentó su
propia línea de anteojos en 2016.

miércoles, 12 de agosto de 2020

Diego Simeone: Siempre más

El técnico argentino del Atlético de Madrid revolucionó el fútbol español y está consiguiendo lo que parecía imposible: pelearle el liderazgo al Real Madrid y el Barcelona.

Artículo publicado en ESPN Magazine de abril 2014
Por PABLO ARO GERALDES

Hay jugadores y hay técnicos que, sin escribirlo, van redactando a lo largo de su carrera su “manual de estilo”. Diego Simeone jamás se apartó de su propia línea editorial: “No perder nunca. Subir la apuesta. Hacer historia”. Como volante fue un guerrero incansable en la mitad de la cancha, “con el cuchillo entre los dientes”, duro, sacrificado, generoso para el esfuerzo, intenso, con la adrenalina a tope…
Su carrera como jugador fue siempre una escalera ascendente. Y como entrenador va en la misma dirección. Ser el mejor a través de sus jugadores, esa es su consigna. Para eso trabaja día a día: piensa ejercicios tácticos, esboza esquemas de juego, estudia los videos, siempre con el mismo espíritu superador.

El Atlético de Madrid actual es un equipo de autor. Traza en cada partido el sello del Cholo Simeone: sale a ganar siempre, con una voracidad y una concentración competitiva innegociable para pelearle de igual a igual a los dos monstruos de la Liga española. En la mentalidad inculcada al cuadro colchonero no existe el botón de “pausa”, dar el 100 % es religión, y así lo valora esa hinchada tan acostumbrada a los sufrimientos, a permanecer a la sombra de Real Madrid y Barcelona.

Claro, en sus 110 años de historia el club jamás redondeó un comienzo tan espectacular, batiendo récords. En 1995/96, cuando Atlético de Madrid ganó su última Liga, al cabo de 7 fechas lideraba la tabla con 19 puntos, producto de seis victorias y un empate. Esta vez ganó los 8 primeros partidos. ¿Qué hay en común entre este Aleti y el de hace 18 años? Aquel fue campeón con Diego Simeone en la cancha, este de hoy da feroz pelea con Diego Simeone desde la raya de cal, donde vive los 90 minutos con la misma intensidad. Solamente su elegante atuendo negro lo distingue de sus dirigidos.

“Sabía que iba a volver. Únicamente me dediqué a prepararme. Sabía que me llamarían en un momento de dificultad. Iba a ocurrir. Todo lo que me está pasando lo quise, lo busqué”, de dijo al diario El País.
Quien lo buscó, también, fue Enrique Cerezo, presidente del club: “Esperamos que el Cholo sea el Ferguson del Atlético de Madrid, pero nadie sabe cómo son las vueltas de la vida ni cuál es el futuro de cada uno. La idea es que continúe siempre”, deseó, relacionándolo con el escocés que dirigió durante 27 años al Manchester United. “Simeone ha sido un gran acierto y considero que es un entrenador magnífico, que además tiene un gran equipo, con grandes jugadores y le están dando rédito”, manifestó Cerezo. Lo consideró “la sensación” entre los entrenadores, y no está muy errado. El paso triunfal del Atlético posibilitó la llegada a España de sus compatriotas Gerardo Martino, al Barcelona, y Juan Antonio Pizzi, al Valencia.

RESPETO AQUÍ Y ALLÁ
Simeone conoce el juego, profundiza en conceptos, vive el fútbol y lo transmite en cada charla con sus jugadores. El delantero Diego Costa sostiene que para él “Simeone ha sido muy importante por la forma de ver cada partido. Nos enseña cómo se juega cada encuentro y cómo se pelea. Se lucha cada partido como si fuera el último. No solo para mí, sino para otros jugadores del club, nos está dando un salto de calidad, de personalidad y una demostración de que, con trabajo y lucha, se pueden conquistar los objetivos”. Costa, brasileño nacionalizado español, es el perseguidor más cercano a Cristiano Ronaldo en la tabla de goleadores de la Liga.

El turco Arda Turan es el que pone el mayor toque de fantasía al aguerrido cuadro colchonero. Ha tenido grandes técnicos en su carrera, como Frank Rijkaard o Guus Hiddink... “Pero con Simeone es todo muy intenso: así son los entrenamientos, tal cual son el Atlético y Simeone, rápidos e intensos. Estoy muy cómodo con él: hago mi trabajo en la parte defensiva y en ataque tengo libertad. Está trabajando para convertirse en el mejor técnico del mundo”, sostiene. 

Los elogios a su trabajo no vienen solamente de sus dirigidos. En la vereda de enfrente, Carlo Ancelotti, DT del Real Madrid, tiene bien en claro que “el Atlético de Madrid ahora es como era Simeone como jugador, un equipo sólido que da lo máximo en todos los partidos”.

En sus contactos con la prensa, el argentino escucha las preguntas, piensa las respuestas. Elabora los conceptos; repiensa y corrige. Ilustra con ejemplos. Es crítico y autocrítico. Y siempre deja ideas interesantes. “Al principio pensaba en atacar todo el tiempo, era más impulsivo. Con el tiempo descubrí que la mejor forma de buscar la victoria está en tu equilibrio defensivo. Hoy trato de pensar las cosas un segundito más, busco un equilibrio entre ambas partes”, declaró.

Siente que no se puede ser distinto en la cancha y en la calle, que se juega como se vive. Por eso, su genética ganadora que arrastra desde sus años de jugador (ver recuadro) se alimenta con su actitud permanente, competitiva: “Me aíslo de cualquier situación que me haga sentir cómodo. Me preocupa la palabra comodidad. En el fútbol hay que tener miedo, el miedo te da coraje. Tener miedo es estar preparado para pelear, para matar, futbolísticamente hablando, claro”.

Para animarse al desafío de pelearle la Liga al Real Madrid y el Barcelona, hay que tener una dosis extra de valentía, de esa masculinidad que siempre destaca la tribuna. “No puede ser que esta Liga sea solo cosa de dos. No lo concibo”, expresó al volver al estadio Vicente Calderón, siete años después de haber dejado la camiseta rojiblanca; siete años en los que los laureles se los siguieron repartiendo madridistas y culés.

En el circuito de adrenalina de Simeone “el miedo da coraje”, pero a su vez ese coraje espanta los miedos. “Con el Mono (N. de la R.: su asistente, Germán Burgos) decimos siempre que en las pretemporadas jugaríamos tres amistosos con el Real y tres con el Barça. Porque les vas perdiendo el miedo. En la prensa ves diez páginas de uno, diez del otro, ganan 4-0 y parece que fuera 16-0 porque el partido te lo repiten cuatro veces... Te van mostrando una situación de temor, que cuando empezás a jugar el partido contra ellos ya vas perdiendo. Los equipos que vienen de afuera de España los enfrentan de otra forma, porque se les animan más. Están menos impregnados de lo mediático. Si fuera por mí, jugaría siempre con ellos”, le comentó al diario Olé.

El Cholo mantiene esperanzas de ganar la Liga, aunque la eliminación ante Real Madrid en semifinales de la Copa del Rey (con un global de 5-0) significó un llamado de atención: “Ellos tienen una marca de calidad que largo plazo se nota”.

EL ESFUERZO NO SE NEGOCIA
Simeone hizo del orden y la disciplina dos puntales de su profesionalidad. Aún hoy, a punto de cumplir 44 años, luce un estado físico que le permitiría saltar a la cancha cuando quisiera. Sabe que en el Atlético le pueden perdonar las derrotas, pero nunca la falta de entrega. Por eso fue héroe como jugador; por eso lo idolatran como entrenador. 

Cuando era pibe tenía como referentes a los campeones del mundo de 1978. “Me fijaba en la actitud de Passarella, el capitán, cómo saltaba a la cancha, su andar; en Kempes, desequilibrante; en el Tolo Gallego. Siempre me fascinó la gente con personalidad, la gente que vos la ves y te transmite algo: caras, gestos”, contó en España.

Personalidad es lo que le sobra. Y se apoya en grandes referentes para reafirmar su línea. En cada diciembre envía tarjetas de salutación con citas que lo pintan de cuerpo entero: “El futuro tiene muchos nombres: para el débil es lo inalcanzable; para el miedoso, lo desconocido. Para el valiente, la oportunidad” (Víctor Hugo). O aquella vez que tomó las palabras del escritor irlandés Oliver Goldsmith: “Nuestra mayor gloria no está en no haber caído nunca, sino en levantarnos cada vez que caemos”. Todas reflejan el pensamiento ganador de Simeone, como estas otras dos que eligió: “Estar preparado es importante, saber esperar lo es aún más, pero aprovechar el momento adecuado es la clave de la vida” (del dramaturgo austriaco Arthur Schnitzler) y “Sólo es posible avanzar cuando se mira lejos. Solo cabe progresar cuando se piensa en grande” (del filósofo español José Ortega y Gasset).

Como casi todas las personalidades destacadas, tiene una veta inexplicable. En su caso es el apego a las cábalas. Sigue el horóscopo y conoce los signos del Zodíaco, algo que parecería contradictorio con su trabajo casi científico, pero no le interesa que lo entiendan ni se detiene a explicar esta afición.
Y, en realidad, nadie le pediría explicaciones por ello. El vestuario del Atlético de Madrid sigue sus palabras con la convicción de quienes están ante un líder natural. Para Simeone, es una cuestión de identificación con el club: “Cuando uno siente pertenencia, la transmite. A los 20 días de estar con estos jugadores, me sentía como si llevara años. Nunca hubo nada forzado, ellos querían recibir y quieren más, me piden más. Acá, más allá de jugar bien, deben mostrar talento, ambición y coraje. Eso es mucho más importante que jugar bien”. El mandamiento histórico de los colchoneros es “el esfuerzo no se negocia”, y el Cholo bien podría haberlo escrito de puño y letra.

La Liga entra en su tramo final. El belga Thibaut Courtois ataja como el mejor arquero del mundo; en el fondo todos dejan el alma, como Juanfrán, el uruguayo Diego Godín, el brasileño Filipe Luís o el argentino Emiliano Insúa. Nadie se guarda nada. Koke, Gabi o Mario Suárez, a los que les toque, sudarán la camiseta al máximo en la mitad de la cancha, lo mismo que el Cebolla Rodríguez, Raúl García o el portugués Tiago Mendes. La inspiración quedará para el genio de Turan, o la elegancia del brasileño Diego Ribas o el argentino José Sosa. Y arriba Diego Costa, David Villa o Adrián López, los que estén, saben que para seguirle el tranco a los dos gigantes históricos del fútbol español no se pueden perdonar oportunidades de gol.

El plantel es corto, pero mantiene como nunca la atención de la Liga tirando abajo el bipartidismo Real-Barcelona. Esta es la revolución Simeone.

“Si uno mira a las 38 fechas de Liga es imposible poder pensar que podamos competir con el Real Madrid y Barcelona, imposible. Tienen una calidad que marca la diferencia a largo plazo”, dijo Simeone el mes pasado. Sin embargo, el Aleti está ahí, entre los grandes de España y de Europa.
“La vida de los aficionados es la Liga. La Champions es estupenda y hace soñar, pero la Liga es el pan de cada día”, sintetizó el Cholo, que no aflojará un centímetro hasta el final.

El 17 de mayo, la Liga tendrá a un nuevo campeón. Podrá haber festejo blanco en las Cibeles, blaugrana en las Ramblas de Barcelona o rojiblanco en la Fuente de Neptuno. El final está abierto, pero algo es seguro: Atlético de Madrid habrá entregado hasta la última gota de sudor… A imagen y semejanza de Diego Simeone.


SIMEONE JUGADOR
Nació el 28 de abril de 1970, en Buenos Aires, Argentina.

Posición: volante / líbero.

Trayectoria: Vélez Sarsfield (1987/89), Pisa (Italia, 1989/92), Sevilla (España, 1992/94), Atlético de Madrid (España, 1994/97), Internazionale (Italia, 1997/99), Lazio (Italia, 1999/2003), Atlético de Madrid (España, 2003/05) y Racing (2005/06).

Selección Argentina: 106 partidos, 11 goles. Participó en tres mundiales: Estados Unidos 1994, Francia 1998 y Japón/Corea 2002. Disputó cuatro Copas América: Chile 1991, Ecuador 1993, Uruguay 1995 y Paraguay 1999. Con el Sub-20 jugó el Mundial Arabia Saudita 1989 y volvió a ese país en 1992, para la Copa del Rey Fahd, antecedente de la Copa Confederaciones.

Títulos: Liga española 1996 y Copa del Rey 1996, con Atlético de Madrid. Copa UEFA 1998, con Internazionale. Supercopa de Europa 1999, Serie A italiana 2000, Coppa Italia 2000 y Supercopa de Italia 2000, con Lazio.
Con la Selección Argentina conquistó la Copa América en 1991 y 1993, la Copa del Rey Fahd 1992 y la Copa Artemio Franchi 1993. En 1996 alcanzó la medalla de plata en los Juegos Olímpicos de Atlanta.

El mayor de sus tres hijo, Giovanni Simeone (18 años), es delantero de River Plate.

SIMEONE TÉCNICO
Trayectoria: Racing (2006), Estudiantes de La Plata (2006/07), River Plate (2008), San Lorenzo de Almagro (2009/10), Catania (Italia, 2011), Racing (2011), Atlético de Madrid (desde 2012).

Títulos: Torneo Apertura 2006, con Estudiantes de La Plata. Torneo Clausura 2008, con River Plate. UEFA Europa League 2012, Supercopa de Europa 2012 y Copa del Rey 2013, con Atlético de Madrid.

viernes, 7 de agosto de 2020

La Superball

Hasta los años '30 la pelota de fútbol no era completamente redonda: tenía un tiento o cuero que la cerraba, que incomodaba mucho el juego, era durísma para cabecearla. Pero en Bell Ville, provincia de Córdoba, Argentina, tres amigos desarrollaron dos inventos que iban a revolucionar el deporte para siempre: la válvula moderna y la costura invisible.

A partir de esta novedad, Romano Polo, Antonio Tossolini y Juan Valbonesi forjarían un nombre y una industria pujante y exitosa. Pero el sueño de los bellvillenses se desinflaría, a merced de los avatares del mercado y el olvido.

La película La Superball cuenta la verdadera historia de la pelota de fútbol. Es una realización de VacaBonsai Colectivo Audiovisual dirigida por Agustín Sinibaldi y se estrenará el 18 de agosto a través de la plataforma Cine.ar Play.


La Superball nace como una historia para reivindicar el gran invento de tres bellvillenses que revolucionaron el mundo del fútbol para siempre: la creación de la pelota moderna, una historia muy importante pero olvidada. 

A medida que avanzaba el proyecto, sus realizadores se dieron cuenta de que no era solamente una película sobre la pelota y sus inventores, sino que había una realidad muy latente que giraba alrededor de este invento y merecía ser contada. 

La Ciudad de Bell Ville, su gente, las fábricas, los clubes de barrio, las cosedoras... La Superball es una historia de fútbol pero además es una historia sobre nuestra cultura, nuestras industrias y nuestra sociedad. El documental contó con el apoyo del Instituto Nacional de Cine y Artes Audiovisuales (INCAA) y la Municipalidad de Bell Ville, y tiene la destacada participación de Mario Kempes, el bellvillense campeón del mundo.