miércoles, 21 de enero de 2015

Asian Cup Australia 2015

Comenzó la XVI Copa Asiática, que se disputa hasta el 31 de enero en Australia. El torneo más importante del continente es organizado por la Asian Football Confederation se juega en cinco sedes: Sydney, Melbourne, Canberra, Brisbane y Newcastle.
El ganador participara en su calidad de campeón en la Copa FIFA Confederaciones 2017 en Rusia.
El fixture:

GRUPO A
Australia - Corea del Sur - Omán - Kuwait
9/1 - Melbourne: Australia 4-1 Kuwait
10/1 - Canberra: Corea del Sur 1-0 Omán
13/1 - Canberra: Kuwait 0-1 Corea del Sur
13/1 - Sydney: Australia 4-0 Omán
17/1 - Brisbane: Australia 0-1 Corea del Sur
17/1 - Newcastle: Omán 1-0 Kuwait
Posiciones: Corea del Sur 9 (+3), Australia 6 (+6), Omán 3 (-4), Kuwait 0 (-5).

GRUPO B
Uzbekistán - Arabia Saudita - China - Corea del Norte
10/1 - Sydney: Uzbekistán 1-0 Corea del Norte
10/1 - Brisbane: Arabia Saudita 0-1 China
14/1 - Melbourne: Corea del Norte 1-4 Arabia Saudita
14/1 - Brisbane: China 2-1 Uzbekistán
18/1 - Melbourne: Uzbekistán 3-1 Arabia Saudita
18/1 - Canberra: China 2-1 Corea del Norte
Posiciones: China 9 (+3) Uzbekistán 6 (+2), Arabia Saudita 3 (0), Corea del Norte 0 (-5).

GRUPO C
Irán - Bahrein - Emiratos Árabes Unidos - Qatar
11/1 - Melbourne: Irán 2-0 Bahrein
11/1 - Canberra: Emiratos Árabes Unidos 4-1 Qatar
15/1 - Canberra: Bahrein 1-2 Emiratos Árabes Unidos
15/1 - Sydney: Qatar 0-1 Irán
19/1 - Brisbane: Irán 1-0 Emiratos Árabes Unidos
19/1 - Sydney: Qatar 1-2 Bahrein
Posiciones: Irán 9 (+4), Emiratos Árabes Unidos 6 (+3), Bahrein 3 (-2), Qatar 0 (-5).

GRUPO D
Japón - Jordania - Irak - Palestina
12/1 - Newcastle: Japón 4-0 Palestina
12/1 - Brisbane: Jordania 0-1 Irak
16/1 - Melbourne: Palestina 1-5 Jordania
16/1 - Brisbane: Irak 0-1 Japón
20/1 - Melbourne: Japón 2-0 Jordania
20/1 - Canberra: Irak 2-0 Palestina
Posiciones: Japón 9 (+7), Irak 6 (+2), Jordania 3 (+1), Palestina 0 (-10).


CUARTOS DE FINAL
22/1 - Melbourne: Corea del Sur - Uzbekistán (1)
22/1 - Brisbane: China - Australia (2)
23/1 - Sydney: Irán - Irak (3)
23/1 - Canberra: Japón - Emiratos Árabes Unidos (4)

SEMIFINALES
26/1 - Sydney: ganador  (1) - ganador  (3)
27/1 - Newcastle: ganador  (2) - ganador  (2)

TERCER PUESTO
30/1 - Newcastle:

FINAL
31/1 - Sydney:


viernes, 16 de enero de 2015

Historial de la Copa Africana de Naciones

La Copa Africana de Naciones (CAN) es el máximo campeonato de selecciones organizado por la Confédération Africaine de Football, en el cual participan los países asociados, previa eliminatoria.
Con un comienzo irregular y una organización muy precaria, arrancó en 1957 con la participación de solamente tres países: Egipto, Etiopía y Sudán. Desde entonces se han ido sumando más países hasta incluir casi la totalidad de los países africanos.
Desde 1968 se ha llevado a cabo en intervalos regulares de dos años. A partir de 2013, el torneo pasó a ser celebrado en los años impares para que no entre en conflicto con la Copa del Mundo.
Egipto domina el historial, con 7 conquistas, seguido por Camerún y Ghana, con 4 cada uno.


HISTORIAL
Año - sede - campeón
1957 Sudán - Egipto
1959 Egipto - Egipto
1962 Etiopía - Etiopía
1963 Ghana - Ghana
1965 Túnez - Ghana
1968 Etiopía - Congo (Kinshasa)
1970 Sudán - Sudán
1972 Camerún - Congo (Brazzaville)
1974 Egipto - Zaire
1976 Etiopía - Marruecos
1978 Ghana - Ghana
1980 Nigeria - Nigeria
1982 Libia - Ghana
1984 Costa de Marfil - Camerún
1986 Egipto - Egipto
1988 Marruecos - Camerún
1990 Argelia - Argelia
1992 Senegal - Costa de Marfil
1994 Túnez - Nigeria
1996 Sudáfrica - Sudáfrica
1998 Burkina Faso - Egipto
2000 Nigeria/Ghana - Camerún
2002 Malí - Camerún
2004 Túnez - Túnez
2006 Egipto - Egipto
2008 Ghana - Egipto
2010 Angola - Egipto
2012 Gabón/Guinea Ecuatorial - Zambia
2013 Sudáfrica - Nigeria
2015 Guinea Ecuatorial - ¿?



También se juega el Campeonato Africano de Naciones. La diferencia entre uno y otro es que en el Campeonato solamente participan jugadores que jueguen en África y no en otros continentes, de ahí que tenga una menor repercusión mediática y que el nivel sea relativamente más bajo.

martes, 13 de enero de 2015

James Rodríguez

Revelación en Argentina, Portugal y Francia, su explosión como goleador de la Copa del Mundo lo catapultó al Real Madrid, con el que se cerró su gran año coronándose campeón mundial de clubes.

Artículo publicado en ESPN Magazine, en enero de 2015
Por PABLO ARO GERALDES


Hace un año, si a cualquier futbolero del mundo le preguntaban por una figura colombiana de cara a Brasil 2014, la respuesta era unánime: Falcao. Pero la lesión que dejó al Tigre fuera del Mundial y aun con la incertidumbre a cuestas la selección de José Pekerman inició un periplo que entusiasmó a los amantes de este deporte, sin importar su nacionalidad. Y en ese andar deslumbrante apareció la estrella iluminada de James Rodríguez, con talento, pasión cafetera y goles.

Su carácter tranquilo y silencioso no le alcanzaba para aclararle al planeta entero que su nombre no se pronuncia “Sheims”, pero esa es la única batalla que aceptó dar por perdida. Porque desde que se despegó de su familia, a los 16 años, para lanzarse a su aventura futbolística en la Argentina, no ha parado de conquistar sus metas, de elevar la vara de sus sueños y seguir hasta alcanzarlos.

Su zurdazo inmortal, el primero de sus dos goles a Uruguay, dibujó una estela parabólica que todavía atraviesa el aire del Maracaná. Fue el gol más espectacular de la Copa del Mundo y, posiblemente, el mejor del año.

Sus 6 tantos le otorgaron el título eterno de goleador del Mundial y lo emparentaron para siempre con los nombres de Ronaldo, Gerd Müller, Mario Kempes, Eusebio o Miroslav Klose. Cuando regresó de Brasil cumplió 23 años y se subió al escalón más alto de su carrera: ponerse la camiseta del Real Madrid, club que no pudo resistir la compulsión de sumarlo a sus filas.

Con los 80 millones de euros pagados por a casa blanca al Monaco, el cucuteño se transformó en la tercera compra más cara de la historia del club, detrás de Cristiano Ronaldo (94 millones) y Gareth Bale (90 millones). Dejó atrás en esta estadística económica a Zinedine Zidane (76 millones), Kaká (65), Figo (61), Ronaldo (41) y Arjen Robben (36), entre otros. Nombre muy grandes, como los mencionados por el entrenador uruguayo Óscar Tabárez tras la eliminación, cuando comparó a James con “Maradona y Messi, es de esa clase de jugadores que logran hacer cosas porque son especiales”.

VESTIDO DE BLANCO
Su incorporación al Real Madrid puso delante del técnico italiano Carlo Ancelotti un complicado rompecabezas. Ya tenía claro que el ataque estaría a cargo de la BBC que forman Bale, Benzema y Cristiano, los que unos meses antes habían comandado la conquista de la décima Champions League. “Cuando fichamos a James hicimos las pruebas físicas y mostraron que es un jugador muy resistente. Su característica física corresponde a la de un mediocampista. No es muy rápido porque utiliza la calidad de los pies, pero es muy resistente. Puede jugar sin problemas de mediocentro”, explicó el entrenador. Era su única opción: retrasarlo unos metros y acoplarlo a un 4-3-3.

James tuvo que adaptarse, y lo hizo sin quejas: “me gusta jugar cerca del área, como mediapunta. En este esquema debo correr, pero me fui acostumbrando. Lo haré donde el mister lo disponga; estoy feliz en el Real Madrid”. Con la salida de Xabi Alonso y Ángel Di María, el equipo quedó desbalanceado en defensa. Por eso Ancelotti dispuso un nuevo rol para James, más retrasado, menos luminoso, pero igualmente determinante. Pero los primeros meses fueron de esos debates que tanto le gustan a la prensa española: ¿Tiene que jugar cerca de la línea de ataque o bajar para colaborar en la recuperación, como le reclamaba Claudio Ranieri en el Monaco? ¿Debe ser enganche o volante por la izquierda? Su perfil creativo y su excelente disparo resaltan cuando tiene libertad en la mitad de la cancha.

MÁS QUE COMPAÑEROS
Aferrado a su fe, acude cuando puede a la iglesia y se considera “muy cristiano”, pero más allá de la religión, desde su paso por el Porto tiene un “director espiritual”. ¿Cómo es eso? Se trata de Radamel Falcao, a quien se unió en 2010 en el equipo portugués y reencontró en 2013 en Mónaco. “Desde que estuve en Portugal, tengo en él a un director espiritual que viene a verme todos los meses. Siempre ha estado cerca de mí. Es un gran amigo y un gran ser humano”, contó James.

El apoyo constante de sus compañeros de la Selección Colombia fue un puntal que lo acompañó desde su aparición en la Sub-17, cuando aún jugaba en Envigado, siguió en la Sub-20 durante su estancia en Buenos Aires y se solidificó a partir del 11 de octubre de 2011, cuando Leonel Álvarez lo hizo debutar en el representativo mayor.

No solamente sus compañeros y entrenadores le brindaron su apoyo al joven talento nortesantandereano. Apenas apareció James en la selección adulta, Carlos Valderrama respondió a los hinchas nostálgicos: “No hace falta un Pibe. James ya está bien en esa posición. Hay que hacerle fuerza al hombre que está motivado y hay que apoyarlo porque yo pienso que tenemos un gran jugador. James es mi sucesor”.

Los títulos y los logros personales no se detuvieron. Asombró por su juventud en la Argentina. Confirmó su prematura madurez en Portugal. Relució en Francia y se sumó sin desentonar a las altas exigencias del fútbol de España. Y coronó el mejor año de su carrera con una reluciente medalla dorada como campeón mundial de clubes.


LA CARRERA DE JAMES RODRÍGUEZ

Nació el 12 de julio de 1991, en Cúcuta, Colombia.

Posición: centrocampista ofensivo.

Trayectoria: Envigado (2006/07), Banfield (Argentina, 2008/10), Porto (Portugal, 2010/13), Monaco (Francia, 2013/14), Real Madrid (España, desde 2014).

Selección Colombia: 32 partidos y 12 goles.

Títulos: Primera B 2007 (Envigado); Torneo Apertura argentino 2009 (Banfield); Supercopa de Portugal 2010, 2011 y 2012, Liga de Portugal 2011, 2012 y 2013, UEFA Europa League 2011, Taça de Portugal 2011 (Porto); Supercopa de España 2014 y Mundial de Clubes 2014 (Real Madrid).

Con la Selección Sub-20 ganó el Torneo Esperanzas de Toulon 2011.

Fue goleador de la Copa del Mundo Brasil 2014 (6 tantos).

Premios: Jugador Revelación en Argentina 2009. Mejor Jugador Joven de la Copa Libertadores 2010. Mejor Jugador del Torneo Esperanzas de Toulon 2011. Jugador Revelación de Portugal 2012. Mejor Jugador Joven de la Liga Francesa 2014. Mejor Gol de la Copa del Mundo 2014.

En diciembre de 2010 se casó con Daniela Ospina, antigua titular de la selección colombiana de voleibol y hermana del arquero David Ospina.

Tienen una hija, Salomé, nacida el 29 de mayo de 2013.

jueves, 8 de enero de 2015

Un rebelde querible: Garrafa Sánchez

Este 8 de enero se cumplen 9 años de la muerte del querido Garrafa Sánchez. Como recuerdo, esta entrevista en El Gráfico:

Talentoso, impulsivo y atorrante cabal, Garrafa es uno de los grandes personajes del ascenso y el niño mimado de la hinchada de Banfield. Creció en una villa y llegó a estar a prueba en el Boca de Bilardo, pero el fútbol grande lo tiene sin cuidado y sueña con retirarse en su amado Laferrere.


Artículo publicado en la revista El Gráfico, en febrero de 2001.
Por PABLO ARO GERALDES Y DIEGO MELCONIAN


La tarde de febrero se pone a cada minuto más pesada. El cielo del sur del Gran Buenos Aires amenaza descargar la tormenta demorada y, en la cancha, la reserva de Banfield lucha para levantar un tempranero 0-1 ante J.J. Urquiza. Entre los suplentes, recuperándose de una lesión, se destaca el volante José Luis Sánchez, Garrafa, el preferido de los hinchas. Un taco, un caño, un codazo… Para él no hay amistoso, ni pretemporada que valgan; “no me gusta perder a nada”, recalca, y se le nota. Después de una gran jugada personal, consigue el empate y se lo dedica con fiereza al árbitro. El grito retumbó fuerte en el estadio casi vacío y el desenlace fue previsible: afuera.
“Siempre fui así, siempre jugué igual. En el potrero, en Laferrere y ahora en Banfield, ¿por qué voy a cambiar? No me va a cambiar nadie”, se justifica.
-Pero por sobre el resultado, sos un tipo al que le gusta jugar. No se entiende…
-Como todos, quiero ganar, pero si tengo que tirar un caño, lo tiro, no tengo problemas. Aunque vaya ganando o perdiendo lo tiro igual.
-¿Nunca pensaste en que podías perjudicar a tus compañeros?
-No, porque me fue siempre bien. Tampoco voy a tirar cien caños… tiro unos diez y por ahí me salen seis o siete. Pero voy para adelante, no es que los tiro y me quedo ahí ni en lugares de la cancha donde ponga en peligro al equipo, eso sería una boludez. Los hago más llegando a los córners; nunca tiro caños al pedo.
-¿Qué sensaciones te deja un caño bien tirado?
-Es una alegría por la gente a la que le gusta el buen juego. Hoy no hay muchos jugadores que se animen a tirar caños o tacos, pero quizá no lo hacen por miedo a que les digan algo. Todos los jugadores creen que cuando les tirás un caño los estás cargando, y no es así. Que me tiren un caño a mí. Y si vamos perdiendo se los tiro igual. Es raro, se critica que uno tire un caño, pero no al que te pega una patada en la nuca.
-¿Falta más gente con esta firmeza de convicciones en el fútbol?
-El futbolista habla de la importancia de la concentración, de lo que tiene que hacer en el partido, y yo no. Yo no pienso, vengo a jugar, a divertirme. Hago la entrada en calor y estoy bailando, estoy jodiendo. Yo siento que el fútbol es así, que tenés que demostrar lo que sabés y si sabés jugar tenés que estar tranquilo. Ahora hay jugadores que están nerviosos, les duele la cabeza, pero porque están constantemente pensando en el partido. No hay que pensar mucho en el partido, hay que jugarlo. Cuando estás adentro de la cancha son once contra once.
-Y ahí no cambia el tema de la camiseta, ¿es lo mismo un equipo grande que uno chico?
-Yo jugué en El Porvenir, que es un equipo chico dentro de la divisional y hacía lo mismo. Gracias a Dios fui uno de los mejores jugadores de la categoría y me trajeron a Banfield para que haga lo mismo; si lo cambio soy un boludo, esa es la verdad. Si un equipo te trae es porque te vio jugar; en el Nacional B hice 18 goles, no tengo que cambiar.

El ambiente del fútbol de los sábados lo conoce y reconoce. Desde sus comienzos en Laferere, su ascenso por El Porvenir y su presente en Banfield. Pero en octubre del 96 la vida le hizo probar de cerca el sabor de la Primera, y en un grande. Una oportunidad que no volvió a repetirse.
“Con Laferrere fuimos a jugar un amistoso contra Boca en Ezeiza –recuerda-. El domingo Boca ganó y Bilardo, por cábala, pidió jugar otra vez con nosotros. Anduve bien y me ofrecieron entrenar con ellos. El tema es que no tenía con qué ir hasta allá, porque no hay colectivos, me mandaba con mi moto, una CBR 600. Un día, por la autopista, pasé por la lado de la camioneta de Pumpido, que llebava a Bilardo. Me vieron y como había una cláusula que les prohibía a los jugadores andar en moto, al día siguiente me dijeron no fuera más. Yo sabía que no podía andar en moto, pero, ¿iba a ir a dedo? Por eso digo que no me arrepiento”.
-¿Pensaste que estabas jugando con fuego? ¿Qué podías perder tu gran oportunidad?
-No, porque si no iba en la moto, directamente no iba. No tenía otra. Trataba de ir más temprano, antes de que llegue el micro, para que no me vea nadie…
-¿A cuánto ibas ese día?
-Y ligero… a ciento y pico.
-¿Largaste las motos?
-A los seis meses. Me ofrecieron un Fiat Uno y lo cambié por la moto. Después no me subí nunca más.
-¿Por la comodidad del auto o por la responsabilidad?
-No, me encantan las motos y más adelante voy a volver a tener una. Además mi nena tiene 9 meses y no podría llevarla.
-¿En qué otras cosas te cuidás?
-Vino no tomo nada, pero porque no me gusta, no me cae bien. Quizá alguna cervecita con los compañeros, pero nada más. Ahora, si me invitan a un asado, me puedo comer cinco chorizos, en eso no me fijo.
-¿Estás marcado?
-Un poco. Cuando llegué a Banfield lo primero que me dijeron fue “ojo con las motos” y que no me haga expulsar.
-¿En el potrero eras igual que ahora?
-No jugué mucho. Estaba en los campeonatos de chicos, pero hasta los 13 ó 14 años. Después empecé en Laferrere y los mismos amigos del barrio no me dejaban jugar. Por eso no fui más, sólo para verlos. Como los grandes sabían que yo estaba en el club, me cuidaban porque era el único del barrio que iba a llegar a Primera.
-¿Te daba bronca que te cuidaran?
-No, yo mismo estaba decidido a no jugar. Ni siquiera llevaba la ropa, porque si no, empezás a jugar, te entusiasmás y terminás con una patada que no te deja entrenar en el club. En esos partidos te pegan mucho, con mala leche. Y encima por dos mangos.
-¿Eran torneos por plata?
-Sí, campeonatos-campeonatos. Todos quieren ganar y te matan. Se agarran a piñas, vale todo. Ahí ganás de guapo. Mi hermano Adolfo juega en esos torneos… ¡es un boludo! Un día se fue a probar en la cuarta de Laferrere y quedó, pero después no fue más. No quería entrenar…
-¿Esos años de potrero te curten para jugar en Primera?
-Sí, porque agarrás mucha experiencia, jugás contra tipos duros, no hay referí que te proteja. Te tenés que aguantar todo lo que venga. Pero es lindo, no digo que no. A veces me prendo, en un casados contra solteros, pero entre amigos, no más, sin compromiso. Porque cuando jugás por plata, nunca falta alguno que dice: “aquel juega en Laferrere”, y todos te van a buscar a vos.
-Hablás de tu hermano. A vos, ¿te gusta entrenar?
-Y…
-¿Y qué pasa?
-No le saco el lomo, pero me cuesta. Sé que tengo que venir todos los días y vengo. Es mi trabajo y me la tengo que aguantar.
-Antes no te importaba nada. ¿Qué te hizo ver estas responsabilidades?
-Cuando nació Bárbara, mi nena, empecé a ver otras cosas. Acá, en Banfield, en la B Nacional, es otro mundo, pero el que la sufrió como yo la sufrí en Laferrere y El Porvenir, se da cuenta que esto no hay que perderlo, porque para mí esto es de primera. Y si lo pierdo tengo que volver a un club chico y no quiero sufrir otra vez.
-¿Qué sufrías jugando en Laferrere?
-Yo soy hincha de Laferrere, nací ahí. Pero me debían cinco meses, tenía que mandar cartas documento. Era quilombero, salía en los diarios por pelear mi plata. Terminaban depositándomela porque no me querían dejar libre. En Banfield, por ahí estás dos meses abajo, pero por cómo está el fútbol argentino, no es nada. Acá te tratan como a un jugador, tenés la ropa lista… Sin ir más lejos, en El Porvenir teníamos que llevarnos la ropa para entrenar, bañarnos con agua fría. Y no quiero que eso me pase de vuelta.
-¿No pensás en jugar en la A?
-Me gustaría quedarme, a menos que me salga algo como lo que apareció en diciembre, una oportunidad de ir a Corea. Si me sale algo así, me tengo que ir, porque quiero asegurarme el futuro.
-¿Por qué siempre en clubes del ascenso?
-Estuve un par de días en Ferro, pero no estaba con ánimo de jugar. Mi viejo estaba muy enfermo y eso me sacaba las ganas. Además hubo unos problemitas de plata. Después, encontré a mi viejo tirado, y enseguida dejé de entrenar. Pero eso nadie lo ve. Para criticar hablan todos, pero esas cosas que uno sufre, nadie las contempla.
-¿Te sentís en deuda por no haber jugado en la A?
-Tengo muchas ganas, pero tampoco pretendo ir regalado. Prefiero estar en un club como Banfield y jugar antes que ir a un plantel de Primera y estar de relleno en el banco. Yo quiero jugar, aunque tenga que hacerlo en la C. Es feo estar en el banco.
-¿Y no te quedan las ganas de demostrar que podés dar más?
-No digo que no, pero no se me dio llegar a un equipo bueno para pelear a mitad de tabla. Estuve en Ferro, que estaba descendido, sufriendo con todos los chicos… En Banfield puedo pelear el ascenso y es más competitivo que estar en Primera y perder todos los domingos y no cobrar.

La B Nacional volvió y Banfield está prendido en la lucha por retornar a Primera A.
Garrafa, con contrato hasta junio, seguirá ofreciendo ese toque mezcla de elegancia y de atorrante, el mismo que aprendió en los años duros de la villa La Jabonera, en La Tablada.
-¿Cómo es curtirse en una villa?
-Viví ahí hasta los 13 años, pero entonces no había todas esas cosas que hay ahora, como la droga, era distinto.
-¿Seguiste viendo a tus amigos de entonces?
-Todos esos chicos que se criaron conmigo, lamentablemente, ya no están, por cosas que pasan en la villa. Se los llevó la falopa, o la policía…
-¿Sentís que se discrimina a los villeros?
-Sí, mucho. En la villa hay gente que viene de otros países o del interior a pelearla, a laburar y pagan el pato por los otros, porque también hay mucha gente mala. El barrio cambió mucho.
-¿Y a vos cómo zafaste?
-Tenía a mis viejos que me hablaban todos los días. Y nos fuimos justo a tiempo, cuando tenía 13 años. Gracias a Dios, nunca tuve contacto con la droga y todo eso. Después, ya en las inferiores, los partidos son los domingos a la mañana, por eso no podíamos salir a bailar, a joder los sábados. Si hubiera hecho todo eso, me cagaba en el esfuerzo que hacía mi viejo para que yo pudiera jugar al fútbol. Además, a los 14 años conocí a Alicia, la que hoy es mi señora; me puse las pilas.
-¿Cómo fue tu educación?
-Yo terminé la primaria y largué. Pero a un hijo mío le inculcaría que primero está el estudio y después el fútbol. Hoy veo cosas raras, como que los chicos van a probarse a un club y van con los padres. Es como que los viejos están interesados en sacar provecho de los pibes. Y no es así la cosa.
-¿Qué proyectos tenés fuera del fútbol?
-Pienso jugar hasta los 35 años y terminar en Laferrere. Aunque esté en la C y tenga que ir gratis. Es mi vida y siempre digo que no tenés que estar besando camisetas para demostrar cuánto querés a un club. La única camiseta que voy a besar es la de Laferrere. Eso no quita que deje todo hoy en Banfield.
-¿Después del fútbol, qué?
-Me gustaría estar como ayudante de campo o algo vinculado con el fútbol, porque no me veo trabajando.

SIEMPRE JUNTO A SU PADRE
La lucha por salir de la villa no fue fácil. Francisco, su padre, tuvo que deslomarse repartiendo de garrafas de gas junto a su hijo para poder enderezar el futuro, en una casita de Laferrere. Ahí nació el apodo, y también se estrechó una relación de afecto que siguió creciendo hasta el último minuto de vida de Don Francisco.
“Yo soy profesional, pero también muy familiar. Me voy del club y estoy todo el tiempo con mi familia –resume-. Cuando jugaba en Bella Vista de Montevideo me daban los lunes libres y yo me venía a ver a mi viejo que estaba enfermo. Hay pocos jugadores que hacen eso”.
-¿Qué enfermedad tuvo?
-Cáncer en los pulmones. Sufrió mucho, fueron siete meses duros. Cuando me enteré dije “no juego más”. No quería saber nada, sólo estar al lado de él. Estuvo un mes en casa y después lo internaron. En el hospital no había comodidades, pero dormíamos en el piso de la sala, para cuidarlo. Quise disfrutarlo hasta el final y esas imágenes no me las olvido nunca más. Largué el fútbol por casi diez meses, pero más allá de que mi viejo se haya ido, me queda para toda la vida la tranquilidad de haber estado con él hasta el último minuto.
-En el primer partido, después de la muerte de tu papá le ganaron a Chicago 6-1. Hiciste un gol y hubo un momento de emoción que no todos entendieron…
-Los de Chicago pensaron que los estaba cargando. Festejé el gol adentro del arco mirando al cielo, justo delante de la hinchada de ellos. Me sacaron amarilla, pero solamente yo sabía que en ese momento estaba festejando el gol con mi papá.

El 8 de enero de 2006 José Luis Sánchez murió tras dos días de agonía, luego de caer mientras hacía piruetas con su moto, frente a la puerta de su casa. El volante ofensivo dejó su sello en Laferrere (1993/97 y 2005), El Porvenir (1997/99), Bella Vista de Montevideo (1999/2000) y Banfield, donde se dio el gusto de jugar en la Copa Libertadores.
Tenía 31 años. El estadio de Laferrere hoy lleva su nombre.
El homenaje a Garrafa Sánchez en la plaza que los banfileños le dedicaron al lado del estadio Florencio Sola.

lunes, 5 de enero de 2015

Debutantes precoces en Primera

¿A qué edad se puede debutar en el fútbol grande? Los reglamentos no lo establecen y en varios países se dieron casos de futbolistas que pisaron las canchas cuando aún tenían rostro de niño. Esta publicación la iré engrosando con más casos de otros países.

El 5 de julio de 2003 Independiente cayó 1-0 ante San Lorenzo. El dato de esa jornada es que a los 23 minutos del segundo tiempo el DT Oscar Ruggeri hizo ingresar a Sergio Agüero, el Kun, de 15 años, 1 mes y 3 días, que se convertía así en el jugador más joven de la Primera División del fútbol argentino. Batía el record que ostentaba Diego Maradona (quien luego fue su suegro).

En Colombia, Radamel Falcao García debutó en la Primera B con Lanceros Boyacá, cuando tenía 13 años. El 28 de agosto de 1999 enfrentó al Deportivo Pereira, convirtiéndose en el jugador más joven en debutar en un torneo de fútbol profesional colombiano. Meses después, el 25 de abril de 2000 en el Estadio Olímpico del Sol de Sogamoso anotó gol con tan solo 14 años.

Nicolás Millán tenía 14 años y 10 meses cuando saltó a la cancha con la camiseta de Colo Colo para quedarse con el honor de ser el jugador más joven del futbol chileno

En Bolivia, Mauricio Baldivieso, con 12 años se transformó en el jugador más joven de la historia de ese país, al debutar en el Aurora de Cochabamba, dirigido por su padre, Julio César Baldivieso. Otro boliviano, Diego Suárez, es el futbolista más joven de la Copa Libertadores: en 2007 hizo su aparición con Blooming a los 14 años, 3 meses y 25 días.

Del lado de Uruguay, el record de precocidad corresponde a Hugo Villamide, que en 1943 debutó en Sportivo Miramar con 14 años.

El peruano Fernando García tiene el record de precocidad en el fútbol peruano: el 19 de mayo de 2001 debutó con la camiseta de Juan Aurich, de Chiclayo, a los 13 años.

Martín Galván
Con 14 años, 10 meses y 22 días, Martín Galván pasó a ser el futbolista más joven del profesionalismo mexicano: el 5 de enero de 2008 Sergio Markarián lo hizo ingresar en Cruz Azul a los 85 minutos de juego del partido contra el Monterrey, válido por la InterLiga 2008.
Contando estrictamente la liga, el honor cae en Víctor Mañón, del Pachuca, que hizo su estreno ante 15 años, 7 meses y 2 días.frente a Cruz Azul, en septiembre de 2007.

Saliendo de América, hay un caso que impacta, el del liberiano Teeboy Kamara, quien llegó como exiliado a Australia a los seis meses de edad. Con 15 años y 212 días, el 16 de diciembre de 2011 debutó en la liga australiana, con la camiseta de Adelaide United.

En España se registra el debut de Pablo Alfaro en Zaragoza con sólo 15 años, 4 meses y 12 días. Fue el 9 de septiembre de 1984, durante una huelga de futbolistas profesionales, y perdió 4-0 ante Barcelona en el Camp Nou.

Por su parte, el norirlandés Norman Whiteside fue jugador más joven de la historia de los mundiales: tenía 17 años y 42 días cuando enfrentó a Yugoslavia el 17 de junio de 1982, en Zaragoza, España.

El futbolista más joven en ganar un Mundial es Pelé, quien integró la Seleção Brasileira que le ganó la final a Suecia en 1958, cuando tenía solamente 17 años y 237 días.

sábado, 3 de enero de 2015

Alcanzapelotas

Alcanzapelotas, recogebalones, recogepelotas o balonero según los diferentes países de habla hispana. O ball boy en inglés, raccattapalle en italiano, balle garçon en francés o Balljunge en alemán.
En todo el mundo los jóvenes de las divisiones menores actúan como alcanzapelotas en los partidos de la máxima división nacional y pueden ver de cerca a los ídolos mientras sueñan con ser compañeros dentro de unos pocos años.
Aquí el recuerdo de algunas estrellas del fútbol retratadas cuando niños, junto a grandes jugadores. Si tenés alguna, mandámela a este mail.
Argentinos Juniors junto a un muy pequeño Diego Maradona (con la pelota).
Andrés D'Alessandro y Enzo Francescoli, en River Plate.
Juan Román Riquelme y Carlos Tevez, en Boca Juniors.
Marco Van Basten posa junto a un sonriente Patrick Kluivert, en el Ajax.
Raúl González, futuro goleador del Real Madrid, era recogebalones del Atlético. Aquí junto a Manolo Sánchez Delgado (Pichichi de la Liga 1991/92).
Un jovencísimo Josep Guardiola, recogepelotas del Barcelona, sujetando del brazo a Víctor Muñoz, en 1985.
Otra de la gran cantera del Ajax: Frank Rijkaard y el pequeño Wesley Sneijder.


EN BRASIL,  CON NOMBRE PROPIO
Puede llamar la atención que en Brasil a los niños encargado de alcanzar los balones se los llame "gandulla". Ese apelativo es en honor al argentino Bernardo Gandulla (Buenos Aires, 1 de marzo de 1916 - 7 de julio de 1999), quien se destacó como delantero en las décadas de 1930 y 1940.
Todo se originó en 1939, mientras jugaba para el Vasco da Gama; no tuvo allí grandes actuaciones pero quedaría en el recuerdo por su actitud caballeresca: cuando la pelota salía de la cancha, él corría a buscarla y la entregaba a quien tenía que sacar, sin importar si era un compañero o un adversario.
Al año siguiente continuó su carrera en Boca Juniors, pero dejó para siempre su recuerdo en el fútbol brasileño.

viernes, 2 de enero de 2015

Sudamericano Sub-20 Uruguay 2015

Del 14 de enero al 7 de febrero se disputará en Uruguay el XXVII Campeonato Sudamericano Sub-20 "Juventud de América", organizado por la Conmebol.
Los cuatro primeros se clasificarán a la Copa Mundial Sub-20 Nueva Zelanda 2015 y a los Juegos Panamericanos Winnipeg  2015. El certamen también oficiará como clasificación a los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro 2016: se ganará su lugar  el equipo que finalice en primer lugar (excluyendo a Brasil), mientras que el segundo jugará un repechaje contra un equipo de la Concacaf.
El fixture completo:

GRUPO A (en Colonia)
14/1: Argentina - Ecuador
14/1: Paraguay - Bolivia
16/1: Argentina - Paraguay
16/1: Perú - Ecuador
18/1: Argentina - Perú
18/1: Ecuador - Bolivia
20/1: Paraguay - Ecuador
20/1: Perú - Bolivia
22/1: Argentina - Bolivia
22/1: Paraguay - Perú

GRUPO B (en Maldonado)
15/1: Uruguay - Colombia
15/1: Brasil - Chile
17/1: Uruguay - Brasil
17/1: Chile - Venezuela
19/1: Brasil - Venezuela
19/1: Chile - Colombia
21/1: Uruguay - Chile
21/1: Colombia - Venezuela
23/1: Uruguay - Venezuela
23/1: Brasil - Colombia

HEXAGONAL FINAL (en Montevideo)
26/1: 1º Grupo A - 3º Grupo A
26/1: 1º Grupo B - 2º Grupo B
26/1: 2º Grupo A - 3º Grupo B
29/1: 1º Grupo A - 3º Grupo B
29/1: 1º Grupo B - 3º Grupo A
29/1: 2º Grupo A - 2º Grupo B
1/2: 1º Grupo A - 2º Grupo B
1/2: 1º Grupo B - 2º Grupo A
1/2: 3º Grupo A - 3º Grupo B
4/2: 1º Grupo A - 2º Grupo A
4/2: 1º Grupo B - 3º Grupo B
4/2: 3º Grupo A - 2º Grupo B
7/2: 1º Grupo A - 1º Grupo B
7/2: 2º Grupo A - 2º Grupo A
7/2: 2º Grupo B - 3º Grupo B


jueves, 1 de enero de 2015

La maldición de la Copa América

La Copa América es el trofeo continental de selecciones más antiguo del fútbol mundial. Se entregó por primera vez en 1917, cuando Uruguay organizó la segunda edición del Campeonato Sudamericano.
En 1930, cuando se disputó por primera vez la Copa Mundial de la FIFA, comenzó una extraña "maldición" que se repitió inalterablemente durante los 20 Mundiales: la selección que llega al Mundial como poseedora de la Copa América no puede levantar la Copa del Mundo.
Este es el repaso a las 20 ocasiones en las que el trofeo sudamericano cumplió su "maldición" en el Mundial siguiente:

Por PABLO ARO GERALDES

URUGUAY 1930
La selección de Argentina llegó a la primera cita mundialista como campeón sudamericano de 1929. Había conquistado el trofeo ganando los tres partidos que tuvo que disputar en el Gasómetro de Boedo, a Perú, Paraguay y Uruguay. En el campeonato Mundial perdió la final ante el anfitrión.
ITALIA 1934
En un período de tensión en el fútbol rioplatense (Argentina había cortado relaciones con Uruguay tras el Mundial del '30), no se disputaba el Sudamericano y la Copa América seguía en poder de Argentina. En el mundial, con una selección amateur, duró un partido, en el que fue eliminado por Suecia.
FRANCIA 1938
El Gasómetro fue de nuevo el escenario donde Argentina ganó la Copa América 1937, en una final desempate sobre Brasil que necesitó tiempo extra. Pero los argentinos desistieron de ir al Mundial por considerar que tenían derecho a organizarlo en virtud de la alternancia Sudamérica-Europa.
BRASIL 1950
Como local, Brasil se quedó cómodamente con la Copa América tras bailar a Paraguay 7-0 en la final jugada en el São Januario. Marcó 46 goles en 8 partidos y se preparaba para la gran fiesta de 1950. Pero la maldición explotó en su máxima expresión y en el Mundial perdió 2-1 la definición ante Uruguay.
SUIZA 1954
Paraguay obtuvo la Copa América por primera vez en 1953, en el Sudamericano disputado en Lima, Perú. En la final dio el batacazo y superó a Brasil 3-2. Pero los brasileños se tomaron revancha meses después y en una breve eliminatoria dejaron a los guaraníes fuera del Mundial.
SUECIA 1958
Una de las mejores selecciones de Argentina de todos los tiempos brilló en el Sudamericano de Lima '57. Los Carasucias golearon a Colombia, Ecuador, Uruguay, Chile, y Brasil. En el Mundial la celeste y blanca fue humillada y el adiós en primera ronda pasó a la historia como "El desastre de Suecia".
CHILE 1962
Con el 1-1 con Brasil en la última fecha, Argentina ganó el Sudamericano '59 disputado íntegramente en cancha de River (Uruguay ganó un extra en diciembre en Guayaquil, pero no estaba en juego la Copa América). En el Mundial los argentinos volvieron a quedarse afuera en primera ronda.
INGLATERRA 1966
En 1963 Bolivia organizó la Copa América por primera vez... y la ganó de manera invicta, con la altura como aliada. Pero dos años después fracasó en las eliminatorias contra Argentina y Paraguay y no clasificó para la Copa del Mundo en casa de los inventores del fútbol.
MÉXICO 1970
La Copa América parecía estabilizada en su período cada cuatro año y Uruguay se quedó, invicto, con el trofeo en el certamen jugado en Montevideo en 1967. En el Mundial de México tuvo a un equipazo, pero en semifinales chocó contra el maravilloso Brasil de Pelé y compañía.
ALEMANIA FEDERAL 1974
Problemas económicos llevaron a que no se disputara la Copa América en 1971, por lo cual Uruguay seguía en posesión del trofeo al momento de ir a tierras germanas. En el Mundial fue goleado por Holanda y Suecia y apenas rescató un empate con Bulgaria. Despedida en primera ronda.
ARGENTINA 1978
Con el mejor equipo de toda su historia Perú ganó la Copa América 1975, que ya no se disputaba en una sede fija sino en grupo con partidos de ida y vuelta. En tres finales se impuso a Colombia. Pero tres años después, con otro gran once, perdió los tres partidos de la segunda ronda en el Mundial argentino.
ESPAÑA 1982
En otra definición que necesitó tercer partido, Paraguay superó a Chile en cancha de Vélez y se quedó con la Copa América 1979. Pero en la eliminatoria camino a España la Albirroja fue vencida por los propios chilenos y tuvieron que ver el Mundial por TV.
MÉXICO 1986
En 1983 la Copa América se jugó por última vez sin sede fija y con el poco popular sistema de partidos ida y vuelta. La ganó Uruguay en dos vibrantes finales contra Brasil. La Celeste reunía una buena generación pero en el Mundial sufrió de más y fue eliminado por Argentina en octavos de final.
ITALIA 1990
En 1987 la Conmebol adoptó el formato actual para la Copa América, rotando por todos los países con una periodicidad de dos años. Brasil la ganó en 1989, en el Maracaná, y al año siguiente fue eliminada del Mundial por Argentina en un infartante encuentro de octavos de final.
ESTADOS UNIDOS 1994
La selección de Argentina ganó la Copa América Chile '91 y repitió el triunfo en Ecuador '93. Esta chapa y la presencia de Maradona la convertían en candidata para el mundial estadounidense pero el dopping positivo de Diego contra Nigeria mató el alma del plantel, que cayó ante Rumania en octavos.
FRANCIA 1998
Una poderosa selección de Brasil levantó la Copa América en Bolivia '97 y viajaba al Mundial con el brillo de Ronaldo, Bebeto y Rivaldo como estandartes. Ese potencial volvió a destacarse en el Mundial pero en la final cayeron estrepitosamente con un 3-0 a manos de los franceses.
COREA DEL SUR - JAPÓN 2002
En un doble estreno, Colombia organizó por primera vez la Copa América y se quedó con el trofeo. Sin embargo, en la primera eliminatoria mundialista sudamericana disputada con la fórmula de todos contra todos quedó relegada a la sexta posición y ni siquiera pudo llegar al repechaje con Australia.
ALEMANIA 2006
En la Copa América Perú 2004 se dio en la final el duelo de gigantes y Brasil superó a la Argentina por penales. El Scratch viajó a Alemania con un halo de candidato invencible, pero en cuartos de final se cruzó con una Francia inspiradísima que volvió a estropearle el camino al título.
SUDÁFRICA 2010
En 2007 la Copa América se celebró por primera vez en Venezuela. Y al igual que en la edición anterior, Brasil se impuso sobre Argentina en la final, esta vez con un contundente 3-0. Pero en el Mundial sudafricano la verdeamarela no pudo superar a Holanda en los cuartos de final.
BRASIL 2014
Tras una Copa América Argentina 2011 de pobre nivel, Uruguay se alzó con toda justicia con el trofeo. En el Mundial cayó ante Costa Rica y aunque despachó a Italia e Inglaterra, Colombia terminó con la aventura celeste en octavos.
RUSIA 2018
¿Seguirá en pie la maldición? Ahora se abre otra incógnita: ¿la desgracia caerá sobre la selección que se corone en la Copa América Chile 2015 o se trasladará al certamen excepcional que se disputará en 2016 en los Estados Unidos? La Copa América del Centenario puede continuar la tradición... o multiplicarla por dos.