miércoles, 1 de octubre de 2014

Octubre: el mes morado de Alianza Lima

Desde 1971, Alianza Lima cambia su tradicionales colores azul y blanco por el morado y el blanco durante el mes de octubre como tributo al “Señor de los Milagros”. Un caso único en el mundo.

Por PABLO ARO GERALDES

En Lima,
todo moreno,
cuando llega el mes de octubre,
con el hábito se cubre
de su Señor Nazareno.
Alianza, por no ser menos,
salió de morado encima.
Nicomedes Santa Cruz

Alianza Lima es el único club del mundo que modifica sus colores durante un tiempo determinado por motivos religiosos. La razón es la devoción que el equipo más popular del Perú profesa hacia el Señor de los Milagros.
Adelfo Magallanes, quien ganó tres títulos como jugador de Alianza Lima en los años '30 y otros cuatro como entrenador entre 1948 y 1955 era un gran devoto del Señor de los Milagros: "Los campeonatos que ha conseguido Alianza son gracias al Señor de los Milagros, que protege a los negros", aseguraba.
Cuando se inauguró el estadio de Matute, en 1974, a la salida del vestuario se colocó una imagen del Cristo Morado, justo antes de saltar al campo de juego.
El volante paraguayo Edgar
González luce el modelo 2011.
Esta particular tradición de cambiar la camiseta comenzó el 3 de octubre de 1971, en un partido frente a Sporting Cristal en el estadio Nacional. Alianza Lima ganó 2-0, con goles de Teófilo Cubillas y César Cueto.
Cuando el cuadro Grone visite a Total Chalaco, en Huacho, la casaca morada volverá a ponerse a tono con el mes de celebración religiosa.
Para este 2011 la novedad es una casaquilla morada con una cruz blanca en el pecho. El modelo de Nike se estrenará durante la gira que Alianza Lima realizará hará por Santiago, donde enfrentará a Colo Colo y a Universidad de Chile.

El Señor de los Milagros
También llamado Cristo de Pachacamilla, Cristo de las Maravillas, Cristo Moreno o Señor de los Temblores, el Señor de los Milagros es una imagen de Cristo en la cruz situada en el Altar Mayor del Santuario de Las Nazarenas de Lima. Fue pintada por un esclavo de casta angoleña llamado Pedro Dalcón y es considerada milagrosa, por lo que es venerada por peruanos y extranjeros en el Perú y alrededor del mundo. Su procesión es considerada como la manifestación religiosa católica periódica más numerosa del mundo.
Su culto creció de tal manera que cada octubre los devotos se visten todo el mes con hábitos morados y una soga blanca a la cintura las mujeres y corbata morada los varones. El origen de este color según cuentan las crónicas, se encuentra en la historia de la Madre Antonia Lucía del Espíritu Santo, llegada a Lima desde el entonces corregimiento de Santiago de Guayaquil, una mujer de mucha fe, quien viuda de un matrimonio obligado, fundó un beaterio de nazarenas cuyo hábito era de color morado propio de la túnica nazarena. Le quitaron la dirección y fundó otro, conocido como El Instituto Nazareno, el cual sólo funcionó 17 años por falta de permisos.
Se le terminó dando un espacio al lado de la capilla del Señor de los Milagros donde sus beatas cuidaban la efigie. Esta característica está muy interiorizada en la cultura peruana, tanto así que a octubre se le denomina el "mes morado" y junto con las multitudinarias procesiones es común observar a devotos que usan el hábito todo el mes.

Un técnico devoto
El argentino Gustavo Costas, exentrenador de Alianza Lima, se confesó devoto del Cristo de Pachacamilla: "Desde que llegué a Alianza Lima en 2003 siempre llevamos la imagen del Cristo Moreno a los vestuarios para realizar el rezo previo a cada partido”.
El 9 de setiembre de 2010, el DT fue nombrado socio honorario de la cuadrilla 17 “Guardianes del Señor de los Milagros”. Hoy en Independiente Santa Fe (Colombia), Costas tenía una costumbre antes de los partidos: se sentaba en la zona técnica y besaba su collar mientras rezaba. Esa fe que lo acompaña en el fútbol también lo hace en su vida diaria y hace unos años conoció al Señor de los Milagros con el club Grone.
"Agradezco a Alianza, pues el club fue el que me llevó a conocer esta fe. No soy fiel del Señor por cábala o para ganar un partido, siempre lo llevo en mi corazón", aseguró. Costas fue invitado a cargar en andas al Señor de los Milagros durante las procesiones de octubre de 2010.

martes, 30 de septiembre de 2014

Impronunciables

A fuerza de televisaciones, los hispanos aprendimos a decirle "Líverpul" al Liverpool, "Shénoa" al Genoa, o "París Sanshermén" al PSG. Hasta ahí nos aventuramos. Pero la que sigue es una recopilación de equipos cuya sola lectura ya produce dolor de cabeza. ¿Quién se anima a nombrarlos en voz alta?

Por PABLO ARO GERALDES


GACH DONG TAM LONG AN – TAN AN
¿Se trata de un trabalenguas o de un club? La afición del ‘rojo’ vietnamita conoce la respuesta correcta.


HÉRAÐSSAMBAND SNÆFELLS OG HNAPPADALSSÝSLU
¿Como alentarán en Snæféllsnesssýslu? Es complicado andar por Islandia...


LLANFAIRPWLLGWYNGYLLGOGERYCHWYRNDROBWLL-LLANTYSILIOGOGOGOCH
Si lo celta está de moda, que le pregunten a los socios cómo se llama este equipo de Gales que no entra en una línea.

ÜSKÜDAR ÖZSAHRAYICEDIDSPOR
Este equipo turco causa verdadero terror en los relatores radiales. Ni se quieren imaginar los nombres de los jugadores.

VAHSH QURGHONTEPPA
Resulta tan pero tan complicado nombrar al club como encontrar a Tajikistán en el planisferio.

DYSKOBOLIA GRODZISK WIELKOPOLSKI
El idioma polaco nunca fue fácil para los hispanoparlantes, pero a los hinchas del verde hay que aplaudirlos.

OQJETPES KÖKSHETAU
En Kazakstán tienen coraje: entraron en el fútbol de Europa y hasta corean el nombre del equipo.

DOMOINA SOAVINA ASTIMONDRANO
La película Madagascar iba a tratar de fútbol, pero cuando encontraron a este club, cambiaron por animales.

NORDSJÆLLAND
En Dinamarca tiene cada vez más y más seguidores... Ellos sí se atreven a cantar su nombre al viento.

ZHASHTYK AK ALTYN
En la ciudad de Kara Suu, Kirguiztán, no se hacen ningún problema para mencionar a este equipo de fútbol.

MASLAHA NAQUIL AL-RAKAB
Luego de la invasión estadounidense volvió el fútbol a Irak, pero los extranjeros tocan de oído.

MLADOST 127 SUHOPOLJE
En Vinkovci, Croacia, todo bien, pero por aquí necesitamos un foniatra para decir "sto dvadeset sedam" (127).

QINGDAO ZHONGNENG
El idioma chino resulta indescifrable para los latinos, pero en el estadio todos cantan al unísono.

KAPOSVÖLGYE VÁLLALKOZÓK
Ni la recordada mentalista Lily Sullos se atrevía a vocalizar el nombre de este equipo de Hungría, su país.

MHLAMBANYATSI ROVERS
Se gasta tanta saliva para nombrar a este club africano como a su país: Swazilandia. El 'Rovers' pasa...

NAGDLUNGUAQ-48
¿Este club de Groenlandia parece fácil? OK, ahora bien: ¿cómo dicen “48” los esquimales, eh?

MANANG MARSYANGDI
Parece un nombre retorcido, y más si la altura de Nepal produce alucinaciones... ¿Tráfico por Katmandú?

DEREVOBRABOTCHIK MOSTY
¿Confundido? ¿Cómo se dice? Esos pagos siempre nos dejan con una duda: ¿Belarús o Bielorrusia?

MPHATLALATSANE FC
Este pequeño equipo del distrito de Leribe, en Lesotho, tiene menos jugadores que letras en su nombre.

LUFTËTARI GJIROKASTER
Albania, el nombre del país, es muy sencillo, sí, pero en su lengua se dice Republika e Shqipërisë.

JAAMIYYATHUK IKVAAN
Las islas Maldivas son un paraíso del Océano Índico, pero su idioma es un infierno... Este club es dificilísimo.

KANG YOTHIPOL KHEMARA PHUMIN
Los camboyanos son reconocidos por su arrojo, por su coraje. Hay que ser valiente para nombrarlo en voz alta.

BORUSSIA MÖNCHENGLADBACH
No por ser muy conocido se hace fácil de pronunciar. Un desafío para los mejores relatores fuera de Alemania.

sábado, 27 de septiembre de 2014

Copa América del Centenario

La Confederación Sudamericana de Fútbol junto a la Confederación Norte, Centroamericana y del Caribe de Fútbol anunciaron que la Copa América Centenario 2016 que se jugará en los Estados Unidos ha sido incluida en el calendario oficial de la FIFA, con lo cual las 16 selecciones que participen en el torneo podrán contar con sus mejores futbolistas.

En julio de 1916, coincidiendo con el centenario de la independencia de la República Argentina, se jugó en Buenos Aires el primer campeonato sudamericano de fútbol, con cuatro participantes: Argentina, Uruguay, Brasil y Chile.
"Estamos orgullosos de ser protagonistas de la celebración de los 100 años de vida del torneo que nació para unir a toda América. Año tras año la copa fue ganando en prestigio, lo que permitió abrir las puertas al fútbol a todo el continente. Hoy la Concacaf y Estados Unidos recibirán la competición de selecciones nacionales más antigua del mundo", expresó Eugenio Figueredo, Presidente de la Conmebol.

La Copa Centenario será disputada por primera vez fuera de Sudamérica y se llevará a cabo en ciudades de los Estados Unidos a mitad de 2016, dando inicio el 3 de junio y culminando con la final del domingo 26 de junio.

En un formato de dieciséis equipos, las diez asociaciones miembro de Conmebol (Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, Colombia, Ecuador, Paraguay, Perú, Uruguay y Venezuela) serán acompañadas por seis de la Concacaf, incluyendo a Estados Unidos como anfitrión y campeón de la Copa Oro 2013 y a México, seis veces campeón de la Copa Oro. También estará Costa Rica, ganador de la Copa Centroamericana 2014. Los otros tres lugares lo tomarán el campeón de la Caribbean Cup 2014, el campeón de la Copa Oro 2015 (si no es uno de los equipos ya clasificados, será el ganador del partido de repechaje 1) y el ganador del partido de repechaje 2 de la Copa Oro 2015.

"Felicito a la Conmebol por inspirar a los jugadores y aficionados a lo largo de un siglo de fútbol fantástico, y les doy las gracias por extender el legado de este exitoso evento a territorios de Concacaf", dijo Jeffrey Webb, Presidente de esa confederación.

Para este torneo, que sucederá al que organizará Chile en 2015, las sedes (aún no confirmadas) que se perfilan son Pasadena (CA), San Francisco (CA), East Rutherford (NY), Orlando (FL), Washington (DC) y Houston (TX).

martes, 23 de septiembre de 2014

César Luis Menotti ingresará al Salón de la Fama


César Luis Menotti confirmó hoy que asistirá a su investidura en el Salón de la Fama del Fútbol Internacional, que se realizará el próximo 11 de noviembre en Pachuca, México.

Lo hizo durante la visita de Antonio Moreno, director del Salón de la Fama a Buenos Aires, para interiorizarlo de la ceremonia.

“Estoy muy orgulloso de poder estar en ese recinto, junto a nombres tan destacados de la historia del fútbol”, sintetizó el entrenador campeón del mundo con Argentina, en 1978.

“Es una gran idea que el fútbol también tenga su Salón de la Fama oficial, como lo tenían el boxeo, el béisbol, el básquetbol y otros deportes, sobre todo en Estados Unidos”, opinó Menotti, quien resaltó que será una “gran emoción ser parte de la ceremonia” y visitar México, país del que guarda “muy gratos recuerdos”. Entre 1991 y 1992 dirigió al seleccionado azteca y su trabajo es aun hoy tomado como referencia por los entrenadores mexicanos.

Inaugurado en 2011 por Joseph Blatter, el Salón de la Fama del Fútbol Internacional celebrará su cuarta investidura. Ya forman parte:

2011 – Diego Maradona, Pelé, Alfredo Di Stéfano, Franz Beckenabuer, Johan Cruyff, Garrincha, Eusebio, Michel Platini, Gerd Müller, Lev Yashin, Bobby Charlton, Ferenc Puskas, Lothar Matthaus, Mario Zagallo y Zinedine Zidane.

2012 – Mario Kempes, Just Fontaine, Dino Zoff, Obdulio Varela, Rinus Michels, Jules Rimet, Emilio Butragueño, Ricardo Zamora, Marco van Baste y Bobby Moore.

2013 – Franco Baresi, Paolo Maldini, George Weah y Jorge “Mágico” González

En esta oportunidad, junto a Menotti ingresarán Romario, Alex Ferguson y Carlos Valderrama, de acuerdo a la votación realizada en abril por el jurado internacional.

Cabe consignar que el fútbol mexicano tiene una votación aparte. Entre ellos fueron elegidos Hugo Sánchez, Antonio Carbajal, Bora Milutinovic y Enrique Borja.

domingo, 21 de septiembre de 2014

Una leyenda viviente: el Trinche Carlovich

Del Che Guevara a Fontanarrosa. De Menotti a Bielsa. De Martino a Messi. Uno evoca semejante listado de un talento tan brillante como único y no puede por más que preguntarse: ¿qué tendrá Rosario?
El primer punto del dossier de Panenka: el romanticismo contagioso de un mito en la sombra como el Trinche Carlovich.


Artículo publicado en la revista Panenka, en diciembre de 2011.

-Vos sos muy pibe, no lo viste jugar. No tenés idea, el Trinche era un mostro, otra que Maradona...
-¿Un monstruo? ¿Mejor que Diego?
-Sí, la pelota hacía lo que él quería. El que no vio jugar a Carlovich no sabe lo que es el fulbo...

Diálogos como estos se entablan por toda Rosario. Quien no es de la ciudad llega y se da cuenta que por más kilómetros recorridos que tenga en el mundo del fútbol, transitó un camino incompleto. Por más conocedor de este deporte que se crea, se dará cuenta que le falta una pieza en el rompecabezas, que no se las sabe todas, que hay algo que se le escapa. Un eslabón perdido. Encima el tipo en cuestión no se llama José Fernández o Juan Pérez, como para pasar inadvertido. No, se llama Carlovich, Tomás Felipe Carlovich.
Los archivos periodísticos no dicen mucho: volante central, 1,83 de estatura, zurdo, jugó apenas tres partidos oficiales en Primera División... Nada importante. Sí mencionan que jugó una década en Central Córdoba, y que en 1973 fue campeón de la C y ascendió a la B. No mucho más.
Para llegar a Carlovich hay que desandar las calles de Rosario y tomar el rumbo del barrio Belgrano, en el oeste de la ciudad. Es su territorio, no hay persona que no sepa quién es el Trinche. O en La Tablada, en el sur, donde está enclavado el estadio Gabino Sosa, humilde reducto de Central Córdoba, testigo de sus hazañas.
De las grandes ciudades argentinas, Rosario tiene una particularidad: la mayor parte de la población no desciende de españoles, como en el resto del país, como en el resto de Hispanoamérica. A fines del siglo XIX los italianos eran mayoría. El puerto de Rosario era el punto de salida de los productos que daba el suelo de toda la llamada “Pampa Gringa”, ese territorio conformado en parte por el sur de la provincia de Santa Fe donde la inmigración polaca, rusa, francesa, judía, alemana, británica, griega, siria empataba en número a los vascos, gallegos y andaluces que se aventuraban del otro lado del océano. Entre estos miles de inmigrantes europeos que conformaron esta identidad variopinta estaba don Mario Carlovich, un yugoslavo que se ganó la vida instalando tuberías y caños por toda la ciudad.
“¿Caños? Si no viste a Carlovich no sabés lo que es el caño de ida y vuelta. El Trinche tiraba un caño y cuando el rival se daba vuelta, le tiraba otro, de atrás”, dispara un abuelo mientras pasea a su nieto por Parque Irigoyen, a metros de la cancha de Central Córdoba.
Entre la fantasía y el mito, las hazañas de Carlovich, el séptimo hijo de don Mario, siguen creciendo, aunque hayan pasado casi tres décadas de su despedida del fútbol. Si es por el número de “testigos”, Central Córdoba habría jugado todos los sábados en el Maracaná, los números no cierran. La exageración se percibe, pero nadie se molesta en disimularla, es parte de la historia. Antes de encontrarlo, valen algunos testimonios menos fanatizados, más calificados. Como el de Daniel Passarella, capitán de la Selección Argentina campeona del mundo en 1978: “Cuando jugué en Sarmiento de Junín, en el Ascenso, me enamoré de Carlovich. Fue el mejor jugador que vi antes de llegar a Primera. Un astro, me hubiera gustado ser como él”.
Todos hablan de su habilidad endemoniada, de su zurda capaz de todos los lujos y de ponerle fantasía la juego. Era pisador de la pelota hasta la “cargada”, la forma más molesta de la burla. Era gambeteador hasta la insolencia. Un jugador de potrero vestido de profesional. Vestido a medias, porque nunca usó canilleras ni se vendó los tobillos.
Víctor Bottaniz integró la preselección de 25 jugadores de cara al Mundial 78. Finalmente se quedó afuera de la lista final de 22, junto a Humberto Bravo y a un chiquilín llamado Diego Maradona. Enfrentó al Trinche y no lo olvida: “jugar en contra suya era un suplicio y a la vez un placer. Suplicio porque con el manejo y la pegada que tenía, era imposible de marcar. Y placentero era ver todo lo que hacía dentro de la cancha, y con qué facilidad. Tuvo todo para triunfar en el fútbol grande, pero prefirió la tranquilidad de su ciudad”.

ENCUENTRO CON UN MITO
Carlovich nació hace 62 años en barrio Belgrano y siempre vivió allí, una zona humilde que él mismo describe: “Las calles eran todas de tierra, con zanjas. Mucho potrero, mucho campito. No había otra diversión que la pelota, jugar descalzo todo el día”.
En sus palabras se empieza a percibir la clave de su historia: nunca le interesó el éxito. “No me propuse ser jugador de fútbol, se fue dando sin querer. Me empezó a gustar, seguí, seguí y seguí... Después mi cuñado me llevó a Rosario Central y tuve la suerte de quedar”, narra el génesis con naturalidad. La mitad de los niños rosarinos sueña con jugar en Central, la otra mitad en Newell’s. Él lo logró por su talento, pero su personalidad no aportó la constancia para mantenerse en Primera. Debutó en 1969 en un amistoso en Montevideo, contra Peñarol y solamente jugó un partido oficial, contra Los Andes. ¿Y después? “Erausquín era el técnico, bah, estaba ahí, porque al equipo se lo armaban Griguol y los jugadores de más experiencia. Me habían dicho que al siguiente partido sería titular. ¡Estaba contentísimo! Pero me llamaron aparte y no me pusieron. Yo siempre fui de frente y esas cosas no me gustaron. Me enojé. Y como Central tenía una deuda conmigo, les pedí que a cambio me dieran el pase y me fui”.
Se fue con su cuñado a jugar unos meses en Flandria (1970, Primera C). “Después me hablaron de Central Córdoba, probé en un amistoso y ahí me quedé”. Allí empezó el romance con el equipo Charrúa. La tarde del debut hizo dos goles, pero “de casualidad”, como suele mentir para esquivar los elogios. “Central Córdoba me dejó que me muestre como jugador y eso no se olvida”, agradece.

FRENTE A LA CELESTE Y BLANCA
Ese 1973 fue consagratorio. Ascendió con Central Córdoba y al año siguiente fue protagonista de un partido que sirvió para inflar todos los mitos. La Selección Argentina se preparaba para el Mundial de Alemania ’74 y el 17 de abril llegó a Rosario para enfrentar a un combinado de la ciudad, armado con una fórmula muy prolija: 5 de Central, 5 de Newell’s y Carlovich, que jugaba en la segunda división. Era un conjunto notable, con nombres que protagonizaron la edad de oro del fútbol rosarino y que hasta el día de hoy se recuerdan entre los mejores: Mario Alberto Kempes y Mario Zanabria.
En el primer tiempo los rosarinos le dieron una paliza al equipo nacional, comandado por Vladislao Cap. La cancha de Newell’s estaba atónita ante ese 3-0 inesperado y la actuación descomunal de ese número 5 desconocido para la mayoría. El baile era tan grande que dio lugar al primer mito: dicen que Cap le pidió a su par rosarino que sacara a Carlovich. El Trinche salió a los 15’ del segundo tiempo, el conjunto local levantó el pie del acelerador y el pleito terminó 3-1. El arquero argentino ya era Ubaldo Fillol, quien tiene grabada esa noche: “¡Qué baile nos dieron! ¡Cómo jugó ese muchacho! Carlovich tenía magia”.
En 1976 pasó a Independiente Rivadavia, de Mendoza, para jugar en la Liga Provincial. De entrada lo apodaron El Gitano, al verlo jugar le pusieron El Rey. El equipo usaba una camisa con botones, pero él se abrochaba solamente el de abajo y jugaba con el pecho al aire y las medias bajas. Lo amaron, pero su corazón estaba a orillas del Paraná. Su compañero Hugo Mémoli recuerda: “Jugábamos contra San Martín y Tomás se quería ir esa misma tarde a Rosario. Pero si jugaba el partido entero perdía el ómnibus. Así que se hizo expulsar en el primer tiempo. Se bañó y salió corriendo... No se tomaba nada muy en serio”.
Pronto apareció una chance para volver a jugar en Primera División, ahora con la casaca de Colón de Santa Fe, apenas a 170 km de casa. Corría 1977 y entre sus admiradores se contaba César Luis Menotti, otro rosarino, que era ya el DT de la Selección Argentina. ¿Cabía la chance de soñar con verlo en el Mundial ‘78? El Trinche lo cuenta así: “En Colón caí en un equipo buenísimo, pero tuve mala suerte. Yo no me había lesionado en la puta vida, pero en los dos partidos que jugué me rompí el aductor derecho. Una desgracia. El técnico, el vasco Urriolabeitia, creyó que me lesionaba a propósito, que era un problema mental. Pedí una junta médica, para que comprobaran que yo no mentía. Cuando me vieron la pierna negra se quedaron mudos. Pero a mí me molestó que no hayan confiado en mí y me pegué la vuelta para Rosario”. Ese fue su último partido en Primera División.
Con una voz que envidiarían varios locutores, Carlovich va a contramano del mito que crece en torno a su figura. “Acá les gusta inventar historias acerca de mí. Pero no son verdad. Algún caño de ida y vuelta habré hecho, pero no es para tanto”. Sin embargo, Menotti está lejos de inflar historias que no son. El entrenador que guió a la camiseta argentina al reencuentro con su rica tradición es muy ilustrativo: “Carlovich fue uno de esos pibes de barrio que desde que nacen tienen un solo juguete: la pelota. Su técnica lo convirtió en un jugador completamente diferente. Era impresionante verlo acariciar la pelota, tocar, gambetear... Pero en su carrera no encontró reservas físicas que sostuvieran todas sus condiciones técnicas. Además, desafortunadamente, tampoco tuvo a nadie que lo acompañara y lo comprendiera. Es una pena, porque Carlovich estaba llamado a ser uno de los jugadores más importantes del fútbol argentino. No sé qué le pasó. Tal vez lo aburría el fútbol profesional. A él le gustaba divertirse y no se sentía a gusto con algunos compromisos”.

ROSARIO SIEMPRE ESTUVO CERCA
En 1978, mientras Argentina se consagraba campeona del mundo en casa, él jugaba en Deportivo Maipú, de nuevo en la liga mendocina. “Cuando me fui a jugar a Mendoza me parecía que me iba al fin del mundo. Jugaba y al terminar cada partido agarraba el avión y me volvía a Rosario. Extrañaba una barbaridad. Soy incapaz de irme a otro lugar”. Este sentimiento casi fanático, es fácil de entender si se caminan las calles de Rosario: los rosarinos aman a su ciudad y en su mayoría piensan que es su lugar en el mundo. Carlovich no es más que un rosarino típico. Hoy Rosario es la única de las grandes ciudades argentinas gobernada por el socialismo. En noviembre, la consultora Ibarómetro elaboró el primer ranking de vida urbana y gestión de las diez ciudades más pobladas del país y los rosarinos pusieron a la suya en el primer lugar: el 81,4% se siente orgulloso de vivir en su sitio. Y ese orgullo se ratifica con los testimonios. “Está linda la ciudad, están haciendo cosas importantes. Que siga progresando, se le da vida al turismo, hay cosas hermosas acá”, expresa el Trinche, como si fuese un promotor turístico.
En el 79 regresó y nunca más se fue. En el 82 volvía ascender de la C a la B con Central Córdoba y un año después se despidió del fútbol profesional. “Podría haber seguido. Tenía 38 años y estaba bien físicamente. Pero no me llamaron más. No sé lo que habrá pasado, pero no me llamaron más”.

DESPUÉS DEL FÚTBOL
“No me llamaron más”. ¿Y ya? Como no lo llamaron, dio por terminada su carrera. Acepta el destino sin hacer demasiadas preguntas.
-¿Por qué “Trinche”?
-No sé. Un muchacho de acá, del barrio, me apodó así, pero nunca supe por qué. Tampoco le pregunté.
-¿Pudo ganar bien?
-No, no se ganaba plata, para nada... Eran otros tiempos. Ahora se ponen una propaganda, pegan una transferencia y se salvan para toda la vida.
-¿Qué le faltó para llegar?
-¿Y qué es “llegar”? Yo no tuve otra ambición más que la de jugar al fútbol. Siempre quise estar cerca de mis viejos, del Vasco Artola, uno de mis grandes amigos, rodeado de los afectos del barrio... Era un tipo solitario, prefería cambiarme solo, en la utilería, no en el vestuario. Yo soy así.
El tiempo después del fútbol continuó con la misma línea de humildad, ajeno a cualquier brillo. En 1986 le insistieron para volver y lo hizo por una temporada, en torneos zonales. Jugó por jugar. “Un habilidoso es el que demuestra la alegría de jugar en el potrero, el que trata bien a la pelota, el que es feliz por jugar al fútbol. Yo siempre ponía la misma garra, en los entrenamientos y en los partidos oficiales. Siempre quería ganar 70 a 0”.
Siguió gambeteando en los barrios, en esos torneo en los que cada pelota se disputa con el alma, con fiereza y vergüenza. En uno de esos se enfrentó al genial escritor y humorista Roberto Fontanarrosa, quien lo recordaba así: “Era dotado técnicamente pero con poca predisposición para el esfuerzo. Es lo que la leyenda cuenta de él, que lo tenían que ir a buscar. Lo enfrenté una vez en un torneo de veteranos de la zona norte de Rosario y, por supuesto, me bailó”.
En 1993, tras su intempestiva marcha del Sevilla, Diego Maradona fichó para Newell’s Old Boys y la ciudad de Rosario vivió una revolución. Un periodista le confesó el orgullo de los rosarinos de “recibir al mejor jugador de todos los tiempos”. Diego, a quien siempre le causaron alergia los obsecuentes, le respondió: “¿Qué me dice? Si el mejor jugador vive en Rosario y es un tal Carlovich”.
Junto a un hermano, el Trinche trabajó como albañil y siguió ligado afectivamente a Central Córdoba, que siempre le dio una mano. Como en 2005, cuando le organizó una velada homenaje, con dos partidos a total beneficio de él. La entrada costaba apenas 5 pesos (por entonces poco más de un euro) pero el dinero recaudado le ayudó. Lo pusieron como “manager”, ya que no se tituló de entrenador. “No tengo el diploma, pero ¿qué puedo aprender en el curso?”, se pregunta casi ingenuamente.
Cuando llegó el momento de las fotos acordadas con Panenka, en su escuelita de fútbol de Roldán, al oeste de la ciudad, surgió un tema inesperado: “¿ustedes qué revista hacen? ¿Vienen de España? Porque hace unos días vinieron unos gallegos de la televisión y me dejaron 3.500 euros, fijate...”. Esos “gashegos”, según la pronunciación típicamente argenta, era los productores de Informe Robinson y el “fijate” es una seña inconfundible, también típicamente argenta, para pedir dinero. No está necesitado, pero tampoco se desvive por aparecer en los medios, nunca le interesó. “Bueno, lo dejamos para otra ocasión”, propone para eludir las fotos. Un Trinche auténtico.
Dicen que desechó ofertas del New York Cosmos y del Milan. Dicen que cuando el rival era muy defensivo y no salía a atacarlos, él se sentaba arriba de la pelota, provocador. Dicen que en Central Córdoba le pagaban extra por cada caño que metía. Dicen que faltaba a los entrenamientos y se iba a pescar. Dicen que algunos zagueros no le salían al cruce por miedo a ser ridiculizados. Dicen... Porque no existe un solo video de sus jugadas, pero el mito crece y seguirá creciendo de boca en boca, como una reafirmación de la identidad 100% rosarina.

jueves, 18 de septiembre de 2014

Fechas de fundación de los clubes del mundo

La Rec.Sport.Soccer Statistics Foundation, conocida por su sigla RSSSF, es una fundación que desde diciembre de 1994 recopila records y estadísticas de fútbol de todo el planeta. Desde 2000 tengo el privilegio de ser miembro de la RSSSF y me encargo, junto a varios colegas de diferentes países del mundo, de la información concerniente a clubes.
Al pulsar sobre cada link se abrirá, en inglés, el archivo original con las fechas de fundación de los clubes de cada país. Unos están más detallados que otros; en todos encontrarás la dirección de correo del responsable por si quieres apuntarle nuevos equipos o corregir determinada información.

Sudamérica - Conmebol
Argentina
Bolivia
Brasil
Chile
Colombia
Ecuador
Paraguay
Perú
Uruguay
Venezuela


Europa - UEFA
Albania
Alemania
Andorra
Armenia
Austria
Azerbaiján
Belarús
Bélgica
Bosnia-Hercegovina
Bulgaria
Chipre
Croacia
Dinamarca
Escocia
Eslovaquia
Eslovenia
España
Estonia
Feroe
Finlandia
Francia
Gales
Georgia
Grecia
Holanda
Hungría
Inglaterra
Irlanda
Irlanda del Norte
Islandia
Israel
Italia
Kazajstán
Letonia
Liechtenstein
Lituania
Luxemburgo
Macedonia
Malta
Moldavia
Montenegro
Noruega
Polonia
Portugal
República Checa
Rumania
Rusia
San Marino
Serbia
Suecia
Suiza
Turquía
Ucrania


Asia - AFC
Arabia Saudita
Australia
Bahrein
Bangladesh
Bhután
Brunei Darussalam
China
Corea del Sur
Emiratos Árabes Unidos
Filipinas
Hong Kong
India
Indonesia
Irak
Irán
Japón

Jordania
Kuwait
Laos
Líbano
Macao
Maldivas
Myanmar
Nepal
Omán
Palestina
Qatar
Singapur
Siria
Sri Lanka
Tailandia
Taiwán
Tajikistán
Turkmenistán
Uzbekistán
Vietnam
Yemen


África - CAF
Argelia
Botswana
Burkina Faso
Cabo Verde
Camerún
Comoras
Congo
Costa de Marfil
Djibouti
Egipto
Eritrea
Etiopía
Gabón
Gambia
Ghana
Guinea
Kenya
Lesotho
Liberia
Libia
Malawi
Malí
Marruecos
Mauricio
Mauritania
Mozambique
Namibia
Níger
Nigeria
Rep. Dem. del Congo
Rwanda
Senegal
Seychelles
Sudáfrica
Sudán
Swazilandia
Tanzania
Togo
Túnez
Uganda
Zambia
Zimbabwe

Norte, centroamérica y Caribe - Concacaf
Antigua & Barbuda
Aruba
Bahamas
Barbados
Belice
Bermuda
Canadá
Costa Rica
Cuba
Curaçao
Dominica
El Salvador
Estados Unidos de América
Guatemala
Guyana
Haití
Honduras
Islas Cayman
Jamaica
México
Nicaragua
Panamá
Puerto Rico
Rep. Dominicana
St. Lucia
St. Vincent y Granadinas
Surinam
Trinidad y Tobago


No afiliados a FIFA
Chipre del Norte
Gibraltar
Groenlandia
Guadalupe
Guyana Francesa
Isla de Man
Isla de Wight
Islas del Canal de la Mancha
Kosovo
La Reunión
Martinica
Mayotte
Saint Pierre y Miquelon
Tuvalu


Oceanía - OFC 
Fiji
Nueva Caledonia
Nueva Zelanda
Papúa Nueva Guinea
Tahití


lunes, 15 de septiembre de 2014

San Lorenzo de América

El máximo trofeo continental ya está en la vitrina de uno de los clubes más populares de Argentina. Mientras la dirigencia pelea por la vuelta al histórico barrio de Boedo, el plantel hizo la verdadera “reparación histórica”.

Artículo publicado en ESPN Magazine, en septiembre de 2014
Por PABLO ARO GERALDES


San Juan y Boedo antiguo, y todo el cielo iluminándose de azul y rojo en la noche invernal. La pirotecnia no estaba en los cálculos de Homero Manzi ni de Aníbal Troilo cuando en 1948 compusieron Sur, uno de los tangos más porteños. En esa esquina emblemática de Buenos Aires se congregó el pueblo sanlorencista para celebrar la conquista más alta de sus 106 años de historia.
La Copa Libertadores se queda en Boedo, para reparar ese hueco que desentonaba con la grandeza del club.
San Lorenzo de Almagro ya es campeón de América y se da permiso para soñar con algo más grande todavía, como será jugar en diciembre el Mundial de Clubes, donde el Real Madrid es el claro favorito. Pero vale la pena repasar el camino a lo más alto del fútbol continental.
Hace dos años, cuando San Lorenzo de Almagro salió airoso de la Promoción para evitar el descenso, sintió que empezaba una nueva etapa, que tenía que empezar una nueva etapa. Era hora de comenzar a trabajar en serio, Llegó Matias Lammens a la conducción del club, con el respaldo del animador Marcelo Tinelli, para reemplazar al presidente Carlos Abdo, que dejaba al club en una severa inestabilidad, lo que desencadenó en el llamado anticipado a elecciones.

La llegada de Antonio Pizzi como entrenador empezó a poner las cosas en orden. La dirigencia lo sostuvo cuando fue cuestionado y el rumbo se mantuvo. El tiempo les dio la razón y la obtención del Torneo Inicial 2013 fue la ratificación del camino elegido. Pero el inesperado alejamiento de Pizzi obligó a un cambio de timón rápido pero preciso, porque estaba por delante la campaña de la Copa Libertadores. Y así llegó Edgardo Bauza, el técnico que en 2008 guió a la Liga Deportiva Universitaria de Quito a su máxima conquista continental.

Hay equipos se arman de atrás para adelante. Otros se estructuran desde adelante hacia atrás. Este San Lorenzo de Edgardo Bauza tiene su génesis conceptual en el mediocampo, en esa dupla vital que conforman Juan Mercier y Néstor Ortigoza. A partir de ellos, como una estrella, se abre el juego, que contó con solidez en todas sus líneas.
Para empezar, el arquero: Sebastián Torrico fue fundamental para la obtención del Torneo Inicial 2013 y continuó con su nivel a lo largo de toda la campaña de la Libertadores. En el fondo, Julio Buffarini, Mauro Cetto, Santiago Gentiletti y Emmanuel Mas conformaron una defensa con la firmeza de los centrales y la proyección de los laterales, especialmente el incansable Buffarini.
Para mover el medio al compás de Mercier y Ortigoza estuvieron encendidos Héctor Villalba e Ignacio Piatti (que se perdió la consagración, ya traspasado al fútbol canadiense). La magia, la presencia, el alma de Leandro Romagnoli empujó a todos. Presente en todos los títulos internacionales del club, el Pipi era la parte de la hinchada sanlorencista dentro de la cancha.
En la delantera, Mauro Matos se hizo presente cuando fue necesario. A su lado terminó el uruguayo Martín Cauteruccio. Y no pueden quedar afuera los nombres del colombiano Carlos Valdés, de Ángel Correa, Nicolás Blandi, Fabricio Fontanini, Enzo Kalinski, Gonzalo Prósperi, Walter Kanneman, Pablo Barrientos, Gonzalo Verón, Juan Ignacio Caballero y Leandro Navarro, todos partícipes de esta campaña victoriosa.

En una Copa que no se caracterizó por su nivel de juego, San Lorenzo clasificó en el Grupo 1 por apenas un gol de diferencia sobre el humilde Independiente del Valle, de Ecuador. En una zona que rompió todos los pronósticos, se impuso Unión Española (Chile) y quedó en el camino Botafogo (Brasil). Como en las grandes gestas que quedan en la memoria, el componente épico de San Lorenzo guardó para el final el 3-0 sobre el conjunto carioca, con Ignacio Piatti como héroe en el Nuevo Gasómetro.
Al confeccionar los cruces de los 16 equipos que pasaron a octavos de final, se tuvieron en cuenta los puntos obtenidos y la diferencia de gol. El cuadro de Bauza quedó 15º, solamente delante de Nacional de Paraguay. Todo tendría que definirlo de visitante, salvo una hipotética final ante el conjunto guaraní, algo impensado...
Así fueron pasando Gremio y Cruzeiro, antes del paréntesis obligado por la Copa del Mundo. Fueron dos paradas bravísimas que San Lorenzo supo torcer en Porto Alegre (por penales) y Belo Horizonte. Se abría el panorama con unas semifinales inéditas, sin brasileños.
El fantasma de la altura de La Paz quedó reducido a una anécdota después del 5-0 lapidario en Buenos Aires. Esa noche, San Lorenzo mostró su mejor fútbol y aplastó sin miramientos a uno de los rivales mejor armados del torneo.

Llegó así la final inédita, contra un Nacional de Paraguay que tiene 110 años de historia en el fútbol guaraní pero nulo relieve internacional. El aguerrido conjunto tricolor ya había dejado por el camino a otros dos rivales argentinos: Vélez Sarsfield y Arsenal, por lo cual la definición asomaba como un gran signo de interrogación. Bauza estaba ante esa impensada final, la que le daba al Ciclón la chance de definir de local.
Sin conocer la victoria como visitante en toda la copa, San Lorenzo estuvo a 30 segundos de la hazaña en el estadio Defensores del Chaco, pero el empate de Nacional casi sobre el pitazo final obligó a un triunfo en el Nuevo Gasómetro.
Así se colmó el escenario que desde hace dos décadas alberga los sueños desterrados de Boedo, vibrando junto al pueblo sanlorencista unido como nunca. Abuelos, padres, hijos, nietos y el recuerdo de los que se fueron. De los que hicieron grande a San Lorenzo con la camiseta azulgrana o con el grito incansable en la tribuna.
La Copa Libertadores ya está en la vitrina. Ahora es San Lorenzo de América.

domingo, 14 de septiembre de 2014

Copa Centroamericana 2014: Costa Rica campeón

Costa Rica conquistó su octavo título de la UNCAF en en certamen que se disputó por primera vez en los Estados Unidos. Esta 13ª edición del torneo otorgó 4 plazas directas a Copa Oro: Costa Rica, Guatemala, Panamá y El Salvador.
Honduras que finalizó en 5° lugar obtiene medio cupo: disputará su lugar con la selección que finalice quita en la Caribbean Cup 2014. El ganador de este repechaje, asistirá a la Copa Oro 2015.
Además, Costa Rica ya se aseguró su plaza en la Copa América del Centenario.
La UNCAF determinó que en cada sede se lleve a cabo una jornada de tres partidos: en el Robert F. Kennedy Memorial Stadium de Washington, en el Cotton Bowl Stadium de Dallas y en el Estadio BBVA Compass de Houston se jugó por la fase de grupos. En el estadio Los Angeles Memorial Coliseum de Los Angeles se desarrolló la jornada final.

GRUPO A
Belize - El Salvador - Guatemala - Honduras
3/9 - Washington: Honduras 2-0 Belize
3/9 - Washington: El Salvador 1-2 Guatemala
7/9 - Dallas: Guatemala 2-1 Belize
7/9 - Dallas: Honduras 0-1 El Salvador
10/9 - Houston: El Salvador 2-0 Belize
10/9 - Houston: Honduras 0-2 Guatemala
Posiciones: Guatemala 9 (+4), El Salvador 6 (+2), Honduras 3 (-1), Belize 0 (-5).

GRUPO B
Costa Rica - Nicaragua - Panamá
3/9 - Washington: Costa Rica 3-0 Nicaragua
7/9 - Dallas: Costa Rica 2-2 Panamá
10/9 - Houston: Panamá 2-0 Nicaragua
Posiciones: Costa Rica 4 (+3), Panamá 4 (+2), Nicaragua 0 (-5).


QUINTO PUESTO
13/9 - Los Angeles: Honduras 1-0 Nicaragua

TERCER PUESTO
13/9 - Los Angeles: El Salvador 0-1 Panamá

FINAL
13/9 - Los Angeles: Guatemala 1-2 Costa Rica

HISTORIAL
año - sede - campeón
1991 Costa Rica - COSTA RICA
1993 Honduras - HONDURAS
1995 El Salvador - HONDURAS
1997 Guatemala - COSTA RICA
1999 Costa Rica - COSTA RICA
2001 Honduras - GUATEMALA
2003 Panamá - COSTA RICA
2005 Guatemala - COSTA RICA
2007 El Salvador - COSTA RICA
2009 Honduras - PANAMÁ
2011 Panamá - HONDURAS
2013 Costa Rica - COSTA RICA
2014 Estados Unidos - COSTA RICA