viernes, 16 de noviembre de 2018

Concacaf Nations League 2019-20

La Liga de Naciones de Concacaf 2019-20 es la temporada inaugural de la Liga de Naciones Concacaf (Concacaf Nations League, en inglés).​ La competición, que tendrá lugar a partir de septiembre de 2019 y marzo de 2020, servirá también como parte de la eliminatoria hacia la Gold Cup 2019: los diez mejores posicionados en la tabla general, más los seis que lograron alcanzar el hexagonal final rumbo a la copa del mundo de Rusia 2018.

La nueva competición, que contará con ascensos y descensos, sustituirá a la mayoría de los amistosos internacionales. Para colocar equipos en sus respectivas ligas, la Liga de Naciones comienza con cuatro jornadas de clasificación a partir de septiembre de 2018.

De los 41 miembros de la Concacaf, participan 40, ya que Guatemala estaba suspendida por la FIFA (desde octubre de 2016) cuando en marzo de 2018 se hizo la clasificación. Si la suspensión se levanta antes de la fase de grupos, posiblemente Guatemala pueda entrar en la Liga C.

Los 6 equipos que participaron en la quinta ronda de la clasificación para la Rusia 2018 (México, Costa Rica, Panamá, Estados Unidos, Honduras y Trinidad y Tobago) entraron automáticamente a la Liga A. Los 34 restantes juegan la clasificación para determinar a qué liga van a ingresar.


CLASIFICATORIA
Entre septiembre de 2018 y marzo de 2019.
Se jugará por única vez para determinar en cuál Liga comenzarán los equipos. Cada uno jugará cuatro partidos, dos de local y dos de visitante. En base a los resultados, serán divididos en niveles para la fase de grupos de la edición inaugural.
Las mejores 6 selecciones clasificarán a la Liga A y se unirán a los 6 participantes del hexagonal camino a Rusia 2018. Los siguientes 16 entrarán a la Liga B y los últimos 12 a la Liga C. Además, los mejores 10 equipos clasificarán para la Copa de Oro de la Concacaf 2019 y se unirán a los 6 participantes del hexagonal.

FECHA 1 - 3 al 11/9/2018
Dominica 0–0 Surinam
Guyana 2–2 Barbados
Anguilla 0–5 Guyana Francesa
Antigua & Barbuda 0–3 Santa Lucía
Belize 4–0 Bahamas
San Vicente & las Grenadinas 0–2 Nicaragua
Cuba 11–0 Turks & Caicos
Montserrat 1–2 El Salvador
Bonaire 0-5 Rep. Dominicana
Islas Vírgenes Estadounidenses 0-8 Canadá
Aruba 3-1 Bermuda
Jamaica 4-0 Islas Cayman
Saint Kitts & Nevis 1-0 Puerto Rico
Haití 13-0 Sint Maarten
Curaçao 10-0 Grenada
Saint Martin 0-3 Guadalupe
Martinica 4-0 Islas Vírgenes Británicas

FECHA 2 - 11 al 16/10/2018
Guyana Francesa 0-1 San Vicente & las Grenadinas
Islas Vírgenes Estadounidenses 0-5 Curaçao
Bahamas 0-6 Antigua & Barbuda
Bermuda 12-0 Sint Maarten
Rep. Dominica 3-0 Islas Cayman
Grenada 0-2 Cuba
Puerto Rico 0-1 Martinica
Turks & Caicos 0-8 Guyana
Surinam 5-0 Islas Vírgenes Británicas
El Salvador 3-0 Barbados
Saint Martin 0-10 Saint Kitts & Nevis
Bonaire 0-6 Jamaica
Montserrat 1-0 Belize
Nicaragua 6-0 Anguilla
Canadá 5-0 Dominica
Guadalupe 0-0 Aruba
Santa Lucía 1-2 Haití

FECHA 3 - 16 al 20/11/2018
Grenada 5-2 Saint Martin
Bermuda 1-0 El Salvador
Aruba - Montserrat
Belize - Puerto Rico
Cuba - Rep. Dominicana
Jamaica - Suriname
Nicaragua - Haití
Islas Cayman - Santa Lucía
Turks & Caicos - San Vicente & las Grenadinas
Bahamas - Anguilla
Barbados - Islas Vírgenes Estadounidenses
Saint Kitts & Nevis - Canadá
Curaçao - Guadalupe
Martinica - Antigua & Barbuda
Sint Maarten - Dominica
Guyana Francesa - Guyana
Islas Vírgenes Británicas - Bonaire (pospuesto para marzo 2019)

FECHA 4 - 21 al 26/3/2019
Islas Vírgenes Británicas - Turks & Caicos
San Vicente & las Grenadinas - Bonaire
Anguilla - Islas Vírgenes Estadounidenses
Islas Cayman - Montserrat
Surinam - Saint Kitts & Nevis
Guyana - Belize
Guadalupe - Martinica
El Salvador - Jamaica
Puerto Rico - Grenada
Barbados - Nicaragua
Rep. Dominicana - Bermuda
Haití - Cuba
Antigua & Barbuda - Curaçao
Santa Lucía - Aruba
Sint Maarten - Saint Martin
Dominica - Bahamas
Canadá - Guyana Francesa

Los seis primeros de la tabla ingresarán a la Liga A, junto a México, Costa Rica, Panamá, Estados Unidos, Honduras y Trinidad y Tobago. Los que ocupen los puestos 7º a 22º jugarán la Liga B. Los que finalicen en las últimas doce posiciones disputarán la Liga C.

FASE DE GRUPOS
Entre septiembre y noviembre de 2019.

LIGA A

LIGA B

LIGA C


RONDA FINAL
23 al 30 de marzo de 2020

UEFA Nations League 2018-19

La Liga de las Naciones de la UEFA (en inglés, UEFA Nations League) ve su primera edición y está pautada para disputarse cada dos años entre las selecciones de la UEFA. El torneo se realiza durante las fechas internacionales de la FIFA, sustituyendo a los partidos amistosos.

Esta temporada inicial tendrá su fase de grupos en septiembre y noviembre de 2018, y sus play-offs en junio de 2019, y servirá también como parte del proceso de clasificación para la Eurocopa 2020 y la adjudicación de lugares en el repechaje que decidirán cuatro de los veinticuatro plazas.

La Liga de las Naciones de la UEFA tiene cuatro divisiones: las dos primeras (A y B) de 12 equipos cada una, la tercera (C) de 15 equipos y la cuarta (D) de 16. Cada división tiene cuatro grupos y se juega en formato todos contra todos ida y vuelta, abarcando seis fechas FIFA. Los ganadores de los cuatro grupos de la A avanzarán a la fase final para determinar un campeón. Además, los 16 ganadores de grupo obtendrán el derecho de participar de una ronda de play-off para dar un clasificado a la Eurocopa por división (en caso de que un ganador ya tenga su cupo por la clasificación regular, el beneficio se trasladará al segundo de su grupo y así sucesivamente).

Los primeros de cada grupo de la B, C y D ascenderán, y los últimos de la A, B y C descenderán.


Clasificación a la Eurocopa 2020
El ranking general de la UEFA Nations League determinará la composición de los bombos del sorteo para las eliminatorias: el ganador y el subcampeón de cada uno de los diez grupos de estas eliminatorias clasificarán automáticamente para la Eurocopa 2020. Las cuatro plazas restantes se asignarán a los ganadores de los play-off de las ligas A, B, C y D, a jugarse en marzo de 2020. En base a los resultados en la Liga de las Naciones de la UEFA, 16 selecciones participarán en los play-offs y se agruparán de cuatro en cuatro. Cada liga jugará por un puesto en la clasificación.

LIGA A

GRUPO A1
Alemania - Francia - Holanda
6/9/2018: Alemania 0-0 Francia
9/9/2018: Francia 2-1 Holanda
13/10/2018: Holanda 3-0 Alemania
16/10/2018: Francia 2-1 Alemania
16/11/2018: Holanda 2-0 Francia
19/11/2018: Alemania - Holanda
Posiciones: Holanda 6 (+4), Francia 6 (0), Alemania 1 (-4).

GRUPO A2
Bélgica - Islandia - Suiza
8/9/2018: Suiza 6-0 Islandia
11/9/2018: Islandia 0-3 Bélgica
12/10/2018: Bélgica 2-1 Suiza
15/10/2018: Islandia 1-2 Suiza
15/11/2018: Bélgica 2-0 Islandia
18/11/2018: Suiza - Bélgica
Posiciones: Bélgica 9 (+6), Suiza 6 (+6), Islandia 0 (-12).

GRUPO A3
Italia - Polonia - Portugal
7/9/2018: Italia 1-1 Polonia
10/9/2018: Portugal 1-0 Italia
11/10/2018: Polonia 2-3 Portugal
14/10/2018: Polonia 0-1 Italia
17/11/2018: Italia - Portugal
20/11/2018: Portugal - Polonia
Posiciones: Portugal 6 (+2), Italia 4 (0), Polonia 1 (-2).

GRUPO A4
Croacia - España - Inglaterra
8/9/2018: Inglaterra 1-2 España
11/9/2018: España 6-0 Croacia
12/10/2018: Croacia 0-0 Inglaterra
15/10/2018: España 2-3 Inglaterra
15/11/2018: Croacia 3-2 España
18/11/2018: Inglaterra - Croacia
Posiciones: España 6 (+5), Inglaterra 4 (0), Croacia 4 (-5).

PLAY-OFF LIGA A
Fechas a determinar


LIGA B

GRUPO B1
Rep. Checa - Eslovaquia - Ucrania
6/9/2018: Rep. Checa 1-2 Ucrania
9/9/2018: Ucrania 1-0 Eslovaquia
13/10/2018: Eslovaquia 1-2 Rep. Checa
16/10/2018: Ucrania 1-0 Rep. Checa
16/11/2018: Eslovaquia 4-1 Ucrania
19/11/2018: Rep. Checa - Eslovaquia
Posiciones: Ucrania 9 (0), Rep. Checa 3 (-1), Eslovaquia 3 (+1).

GRUPO B2
Rusia - Suecia - Turquía
7/9/2018: Turquía 1-2 Rusia
10/9/2018: Suecia 2-3 Turquía
11/10/2018: Rusia 0-0 Suecia
14/10/2018: Rusia 2-0 Turquía
17/11/2018: Turquía - Suecia
20/11/2018: Suecia - Rusia
Posiciones: Rusia 7 (+3), Turquía 3 (-2), Suecia 1 (-1).

GRUPO B3
Austria - Bosnia y Herzegovina - Irlanda del Norte
8/9/2018: Irlanda del Norte 1-2 Bosnia y Herzegovina
11/9/2018: Bosnia y Herzegovina 1-0 Austria
12/10/2018: Austria 1-0 Irlanda del Norte
15/10/2018: Bosnia y Herzegovina 2-0 Irlanda del Norte
15/11/2018: Austria 0-0 Bosnia y Herzegovina
18/11/2018: Irlanda del Norte - Austria
Posiciones: Bosnia y Herzegovina 10 (+4), Austria 4 (0), Irlanda del Norte 0 (-3).

GRUPO B4
Dinamarca - Gales - Irlanda
6/9/2018: Gales 4-1 Irlanda
9/9/2018: Dinamarca 2-0 Gales
13/10/2018: Irlanda 0-0 Dinamarca
16/10/2018: Irlanda 0-1 Gales
16/11/2018: Gales 1-2 Dinamarca
19/11/2018: Dinamarca - Irlanda
Posiciones: Dinamarca 7 (+3), Gales 6 (+1), Irlanda 1 (-4).

PLAY-OFF LIGA B
Fechas a determinar


LIGA C

GRUPO C1
Albania - Escocia - Israel
7/9/2018: Albania 1-0 Israel
10/9/2018: Escocia 2-0 Albania
11/10/2018: Israel 2-1 Escocia
14/10/2018: Israel 2-0 Albania
17/11/2018: Albania - Escocia
20/11/2018: Escocia - Israel
Posiciones: Israel 6 (+2), Escocia 3 (+1), Albania 3 (-3).

GRUPO C2
Estonia - Finlandia - Grecia - Hungría
8/9/2018: Finlandia 1-0 Hungría
8/9/2018: Estonia 0-1 Grecia
11/9/2018: Finlandia 1-0 Estonia
11/9/2018: Hungría 2-1 Grecia
12/10/2018: Estonia 0-1 Finlandia
12/10/2018: Grecia 1-0 Hungría
15/10/2018: Estonia 3-3 Hungría
15/10/2018: Finlandia 2-0 Grecia
15/11/2018: Grecia 1-0 Finlandia
15/11/2018: Hungría 2-0 Estonia
18/11/2018: Grecia - Estonia
18/11/2018: Hungría - Finlandia
Posiciones: Finlandia 12 (+4), Grecia 9 (0), Hungría 7 (+1), Estonia 1 (-5).

GRUPO C3
Bulgaria - Chipre - Eslovenia - Noruega
6/9/2018: Eslovenia 1-2 Bulgaria
6/9/2018: Noruega 2-0 Chipre
9/9/2018: Bulgaria 1-0 Noruega
9/9/2018: Chipre 2-1 Eslovenia
13/10/2018: Noruega 1-0 Eslovenia
13/10/2018: Bulgaria 2-1 Chipre
16/10/2018: Eslovenia 1-1 Chipre
16/10/2018: Noruega 1-0 Bulgaria
16/11/2018: Chipre 1-1 Bulgaria
16/11/2018: Eslovenia 1-1 Noruega
19/11/2018: Chipre - Noruega
19/11/2018: Bulgaria - Eslovenia
Posiciones: Noruega 10 (+3), Bulgaria 10 (+2), Chipre 5 (-2), Eslovenia 2 (-3).

GRUPO C4
Lituania - Montenegro - Rumania - Serbia
7/9/2018: Lituania 0-1 Serbia
7/9/2018: Rumania 0-0 Montenegro
10/9/2018: Serbia 2-2 Rumania
10/9/2018: Montenegro 2-0 Lituania
11/10/2018: Lituania 1-2 Rumania
11/10/2018: Montenegro 0-2 Serbia
14/10/2018: Rumania 0-0 Serbia
14/10/2018: Lituania 1-4 Montenegro
17/11/2018: Rumania - Lituania
17/11/2018: Serbia - Montenegro
20/11/2018: Montenegro - Rumania
20/11/2018: Serbia - Lituania
Posiciones: Serbia 8 (+3), Montenegro 7 (+3), Rumania 6 (+1), Lituania 0 (-7).

PLAY-OFF LIGA C
Fechas a determinar


LIGA D

GRUPO D1
Andorra - Georgia - Kazajistán - Letonia
6/9/2018: Kazajistán 0-2 Georgia
6/9/2018: Letonia 0-0 Andorra
9/9/2018: Georgia 1-0 Letonia
10/9/2018: Andorra 1-1 Kazajistán
13/10/2018: Georgia 3-0 Andorra
13/10/2018: Letonia 1-1 Kazajistán
16/10/2018: Kazajistán 4-0 Andorra
16/10/2018: Letonia 0-3 Georgia
15/11/2018: Kazajistán 1-1 Letonia
16/11/2018: Andorra 1-1 Georgia
19/11/2018: Georgia - Kazajistán
19/11/2018: Andorra - Letonia
Posiciones: Georgia 13 (+9), Kazajistán 6 (+2), Letonia 3 (-4), Andorra 3 (-7).

GRUPO D2
Bielorrusia - Luxemburgo - Moldavia - San Marino
8/9/2018: Bielorrusia 5-0 San Marino
8/9/2018: Luxemburgo 4-0 Moldavia
11/9/2018: Moldavia 0-0 Bielorrusia
11/9/2018: San Marino 0-3 Luxemburgo
12/10/2018: Moldavia 2-0 San Marino
12/10/2018: Bielorrusia 1-0 Luxemburgo
15/10/2018: Bielorrusia 0-0 Moldavia
15/10/2018: Luxemburgo 3-0 San Marino
15/11/2018: Luxemburgo 0-2 Bielorrusia
15/11/2018: San Marino 0-1 Moldavia
18/11/2018: Moldavia - Luxemburgo
18/11/2018: San Marino - Bielorrusia
Posiciones: Bielorrusia 11 (+8), Luxemburgo 9 (+7), Moldavia 8 (-1), San Marino 0 (-14).

GRUPO D3
Azerbaiján - Islas Feroe - Kosovo - Malta
7/9/2018: Azerbaiján 0-0 Kosovo
7/9/2018: Islas Feroe 3-1 Malta
10/9/2018: Kosovo 2-0 Islas Feroe
10/9/2018: Malta 1-1 Azerbaiján
11/10/2018: Kosovo 3-1 Malta
11/10/2018: Islas Feroe 0-3 Azerbaiján
14/10/2018: Azerbiján 1-1 Malta
14/10/2018: Islas Feroe 1-1 Kosovo
17/11/2018: Azerbaiján - Islas Feroe
17/11/2018: Malta - Kosovo
20/11/2018: Kosovo - Azerbaiján
20/11/2018: Malta - Islas Feroe
Posiciones: Kosovo 8 (+4), Azerbaiján 6 (+3), Islas Feroe 4 (-3), Malta 2 (-4).

GRUPO D4
Armenia - Gibraltar - Liechtenstein - Macedonia
6/9/2018: Armenia 2-1 Liechtenstein
6/9/2018: Gibraltar 0-2 Macedonia
9/9/2018: Macedonia 2-0 Armenia
9/9/2018: Liechtenstein 2-0 Gibraltar
13/10/2018: Armenia 0-1 Gibraltar
13/10/2018: Macedonia 4-1 Liechtenstein
16/10/2018: Armenia 4-0 Macedonia
16/10/2018: Gibraltar 2-1 Liechtenstein
16/11/2018: Liechtenstein 0-2 Macedonia
16/11/2018: Gibraltar 2-6 Armenia
19/11/2018: Macedonia - Gibraltar
19/11/2018: Liechtenstein - Armenia
Posiciones: Macedonia 12 (+5), Armenia 9 (+6), Gibraltar 6 (-6), Liechtenstein 3 (-5).

PLAY-OFF LIGA D
Fechas a determinar

martes, 13 de noviembre de 2018

13 de noviembre de 1993

Esa tarde del 13 de noviembre de 1993, Central Ballester completó los 45 minutos pendientes contra General Lamadrid, por el campeonato de Primera D. Fueron dos tiempos de 22 minutos y medio y fue, también, mi debut como periodista, en Clarín.
Pasaron 25 años de esa cancha tan humilde, de esa "cabina de prensa" que apenas era un par de chapas mal clavadas. Vinieron después desafíos mayores, como El Gráfico, France Football, FIFA Magazine, Kicker, Fox Sports, Goal, ESPN Magazine, De Zurda, De la mano del Diez... Pero aquella crónica -sin firma- de Central Ballester 1-2 General Lamadrid sigue estando entre los recuerdos más intensos e inolvidables de este oficio apasionante...

Sabiendo que podía ser una fecha relevante, ese día me llevé la cámara de fotos. Antes de entrar a mi primer partido hice una toma de la entrada de la cancha. Al salir, por la calle de atrás, guardé para siempre la imagen del pobre "palco" reservado para los periodistas. Aquella tarde fuimos dos: mi colega de Crónica y yo.

Pero el recuerdo se vuelve más intenso ya que aquella cancha ya no existe. ¿Qué pasó? Central Ballester jugó junto a la villa La Cárcova desde 1985 hasta 1996, cuando consiguió su único campeonato y ascendió a la C. En esa división, la AFA le impidió utilizar su modesto estadio. Por esa razón, la cancha cercana a las vías del Ferrocarril San Martín estuvo un año abandonada: los jugadores ni siquiera iban a entrenar allí por el peligro de la zona.

Durante aquel 1996 la villa que lo circundaba comenzó a crecer hasta que los habitantes terminaron ocupando la cancha y empezaron a levantar precarias viviendas en lo que era el campo de juego.
Vista aérea del terreno que ocupaba la cancha de Central Ballester.

lunes, 12 de noviembre de 2018

Historial de la Copa de Campeones de Asia

La AFC Champions League es el torneo de clubes más importante de Asia, organizado por la Asian Football Confederation desde 1967. En la temporadas 2002/03 la Copa de Campeones tornó en Champions League, imitando el formato europeo.
Pohang Steelers, de Corea del Sur, es el club que más veces la conquistó: 3. Los coreanos son, también, los que más festejaron, ya que en 11 oportunidades el trofeo quedó en manos de un equipo de ese país.

TODOS LOS CAMPEONES
1967 Hapoel Tel-Aviv
1969 Maccabi Tel-Aviv
1970 Taj Club
1971 Maccabi Tel-Aviv
1972 cancelada
1973-85 no se disputó
1986 Daewoo Royals
1987 Furukawa
1988 Yomiuri
1989 Al-Sadd
1990 Liaoning
1991 Esteghlal (nuevo nombre del Taj Club)
1992 Al-Hilal (Riyadh)
1993 Paas
1994 Thai Farmers Bank
1995 Thai Farmers Bank
1996 Ilhwa Chunma
1997 Pohang Steelers
1998 Pohang Steelers
1999 Jubilo Iwata
2000 Al-Hilal (Riyadh)
2001 Suwon Samsung Bluewings
2002 Suwon Samsung Bluewings
2003 Al-Ain
2004 Al-Ittihad (Jeddah)
2005 Al-Ittihad (Jeddah)
2006 Chonbuk Hyundai Motors
2007 Urawa Red Diamonds
2008 Gamba Osaka
2009 Pohang Steelers
2010 Seongnam Ilhwa Chunma
2011 Al Sadd
2012 Ulsan Hyundai Horang-i
2013 Guangzhou Evergrande
2014 Western Sydney Wanderers
2015 Guangzhou Evergrande
2016 Jeonbuk Hyundai Motors
2017 Urawa Red Diamonds
2018 Kashima Antlers

Kashima Antlers, el último campeón

LISTA DE CAMPEONES POR PAÍSES
Corea del Sur - 11
Japón - 7
Arabia Saudita - 4
China - 3
Irán - 3
Israel - 3
Qatar - 2
Tailandia - 2
Australia - 1
Emiratos Árabes Unidos - 1

viernes, 9 de noviembre de 2018

Historial de la Copa de Campeones África

La CAF Champions League es el torneo de clubes más importante de África, organizado por la Confédération Africaine de Football desde 1965. En la temporadas 2002/03 la Copa de Campeones tornó en Champions League, imitando el formato europeo. Al Ahly, de El Cairo, es el club que más veces la conquistó: 6. Los egipcios son, también, los que más festejaron, ya que en 14 oportunidades el trofeo quedó en manos de un equipo de ese país.

TODOS LOS CAMPEONES
1965 Oryx Douala
1966 Stade (Abidjan)
1967 Tout Puissant Englebert (Lubumbashi)
1968 Tout Puissant Englebert (Lubumbashi)
1969 Ismaili
1970 Asante Kotoko (Kumasi)
1971 Canon Yaoundé
1972 Hafia (Conakry)
1973 AS Vita Club (Kinshasa)
1974 CARA Brazzaville
1975 Hafia (Conakry)
1976 MC Algiers
1977 Hafia (Conakry)
1978 Canon Yaoundé
1979 Union Douala
1980 Canon Yaoundé
1981 Jeunesse Electronique Tizi-Ouzou
1982 Al-Ahly (Cairo)
1983 Asante Kotoko (Kumasi)
1984 Zamalek (Cairo)
1985 Forces Armées Royal Rabat
1986 Zamalek (Cairo)
1987 Al-Ahly (Cairo)
1988 Entente Plasticiens Sétif
1989 Raja CA Casablanca
1990 Jeunesse Sportive Kabylie
1991 Club Africain (Tunis)
1992 Wydad AC Casablanca
1993 Zamalek (Cairo)
1994 Espérance Sportive de Tunis
1995 Orlando Pirates (Soweto)
1996 Zamalek (Cairo)
1997 Raja CA Casablanca
1998 ASEC (Abidjan)
1999 Raja CA Casablanca
2000 Hearts of Oak (Accra)
2001 Al-Ahly (Cairo)
2002 Zamalek (Cairo)
2003 Enyimba (Aba)
2004 Enyimba (Aba)
2005 Al-Ahly (Cairo)
2006 Al-Ahly (Cairo)
2007 Etoile du Sahel
2008 Al-Ahly (Cairo)
2009 Tout Puissant Mazembe (Lubumbashi)
2010 Tout Puissant Mazembe (Lubumbashi)
2011 Espérance Sportive de Tunis
2012 Al-Ahly (Cairo)
2013 Al-Ahly (Cairo)
2014 Entente Sportive Sétif
2015 Tout Puissant Mazembe (Lubumbashi)
2016 Mamelodi Sundowns
2017 Wydad AC Casablanca
2018 Espérance Sportive de Tunis

Espérance Sportive de Tunis, el último campeón


CAMPEONES POR PAÍSES
Egipto - 14
Marruecos - 6
RD Congo - 6
Túnez - 5
Camerún - 5
Argelia - 4
Ghana - 3
Guinea - 3
Sudáfrica - 2
Costa de Marfil - 2
Nigeria - 2
Congo - 1

jueves, 8 de noviembre de 2018

River Plate - Boca Juniors: la Batalla del Río de la Plata


Versión en español del artículo publicado en la revista FIFA Magazine, en febrero de 2001.
Por PABLO ARO GERALDES


Se suele decir en la Argentina que los mexicanos descienden de los aztecas, los peruanos de los incas y los argentinos los barcos. Y en esa broma hay algo de verdad. En el único país (junto a Uruguay) de América Latina que tiene mayor población de origen europeo que autóctono, la mezcla de italianos, españoles, árabes, rusos, ingleses, turcos, constituyó un auténtico crisol de razas de cuya fundición surgió una identidad nacional propia, una forma de ser que en el fútbol distingue al argentino en cualquier parte del planeta: la pasión. Es una manera de vivir el fútbol que nació a finales del siglo XIX, cuando los ingleses amarraban sus buques en el puerto de Buenos Aires y se aventuraban al interior del país para trazar la red ferroviaria. Sin saberlo, en sus horas de ocio contagiaron a la gente de estas tierras el deporte que practicaban con tanto entusiasmo. Y por todo el país se organizaron clubes y equipos. En el 1901 apareció River Plate, en el humilde barrio de La Boca, junto al Río de la Plata. Una zona poblada por trabajadores portuarios de origen mayoritariamente italiano. En 1908 los riverplatenses alcanzaron la Primera División pero la rivalidad más marcada iba creciendo a nivel barrial: en 1905 un grupo de vecinos genoveses había fundado Boca Juniors. Eran años de caballerosidad, propios de los tiempos románticos de una nación que forjaba su futuro a un ritmo vertiginoso.

Como destino de todo país del llamado Tercer Mundo, el progreso devino en ricos cada vez más ricos y pobres cada vez más pobres. Y salvando las distancias y con los riesgos y vicios de toda generalización, las clases más acomodadas se fueron identificando con River y los más necesitados tomaron los colores boquenses. Era una rivalidad que trascendía al barrio de La Boca; se había extendido ya por toda Buenos Aires y se conocía en toda la Argentina. Con el ascenso de Boca, llegó el primer choque. Fue el 24 de agosto de 1913 y el calor de la gente no podía estar ausente. Tras la victoria de River ambas hinchadas se trenzaron a golpes y el fuego consumió una bandera de Boca. Ese violento bautismo marcó para siempre la rivalidad. Quien ganara el clásico sería el “dueño” del barrio y algo más.


Pero en 1919 el fútbol nacional se partió en dos y Boca se quedó en la “Asociación Argentina” y River en la “Asociación Amateurs”. Siguieron siete años sin el derby hasta que el 4 de diciembre de 1927 volvieron a chocar. Ganó Boca, como lo seguiría haciendo sobre el final del amateurismo y al principio de la era profesional, que comenzó en 1931. La paternidad se acentuaba, pero el profesionalismo le permitió a River reforzarse y consiguió el pase de Bernabé Ferreyra, el goleador del momento. El alto costo de la transacción le impuso a los riverplatense el mote de “millonarios”. Además, el club se había mudado al elegante Barrio Norte, una zona donde se levantaron las mansiones de los acaudalados de Buenos Aires. Boca, fiel al barrio que lo vio nacer, seguía cerca del puerto, un barrio que se inunda rápidamente con las crecidas del Río de la Plata. Los rivales le impusieron a Boca el apodo de “bosteros”, por los desbordes de las cloacas. Lejos de ofenderse, los boquenses lo adoptaron con orgullo y lo conservan. Igual, la broma preferida de los visitantes a La Bombonera es ir al partido con un barbijo. O como hizo durante años Ángel Labruna, quien como jugador, técnico y emblema de River ingresaba a la cancha apretándose su nariz.

El atajo a la gloria
En la historia de Boca y de River hubo jugadores geniales, únicos. Citar a Diego Maradona y Daniel Passarella es una pequeña muestra de los nombres que desfilaron por ambos clubes y se ganaron la admiración de los hinchas. Pero hay otros, cuya trayectoria no fue tan brillante, que se subieron al podio de los favoritos a fuerza de sus actuaciones en el clásico. Labruna fue el gran verdugo de Boca durante los años 40 y 50, y con sus 16 goles se convirtió en el máximo anotador de la historia del “clásico de los clásicos”, como lo bautizó un relator. Pero Boca tuvo un vengador venido del Brasil, Paulo Valentim. Cuando llegó en 1960, Alberto Armando, presidente de Boca, le pidió: “usted hágale goles a River; de los otros partidos no se preocupe”, y el hombre le hizo caso: enfrentó ocho veces a River y le metió 10 goles. Se fue en 1964, pero quedó en la memoria de todos los boquenses. La idolatría se había transformado en canción: “Tim, Tim, Tim... gol de Valentim”, entonaba La Bombonera.


Pero no sólo los goles reservan un lugar en el podio de los corazones de los aficionados de uno y otro equipo. La fidelidad a una camiseta fue siempre reconocida, como le ocurrió a Reinaldo Merlo quien en 35 ocasiones se calzó la banda roja para enfrentar a Boca (1969/84). El xeneize con más clásicos fue Silvio Marzolini con 29 partidos (1960/72). El mismo récord de clásicos lo alcanzó el genial arquero Hugo Gatti, pero repartido entre los dos clubes: 7 en River y 22 en Boca, a lo largo de sus 25 años ininterrumpidos en Primera. Curiosamente Gatti fue querido por todas las hinchadas, pero en la mayoría de los casos, los “traidores” sufren las mismas consecuencias que padeció Figo en su visita a Barcelona con los colores del Real Madrid. Otros casos de grandes jugadores que representaron a los dos clubes más poderosos de la Argentina fueron José Manuel Moreno, Alfredo Rojas, Carlos Morete, Oscar Trossero, Alberto Tarantini, Ricardo Gareca, Oscar Ruggeri, Carlos Tapia, Julio Olarticoechea, Gabriel Batistuta y Claudio Caniggia.

En el siglo XXI
Los clásicos se acumulaban por decenas y las supremacías se alternaban. Todo es motivo de discusión entre River y Boca: la cantidad de convocados a la selección, el tamaño de sus estadios, la fidelidad de sus hinchas, las pintadas de los paredones, el tamaño de las banderas... Es que Boca-River no se vive sólo en la cancha: faltando una semana para el encuentro todo el país habla del partido. Los diarios lo palpitan en sus páginas, los bohemios lo imaginan en las mesas de los bares, los chicos lo sueñan en el colegio y en cada puesto de trabajo se apuesta por el resultado. Hace décadas que este clásico trasciende a Buenos Aires, tanto como que los hinchas de uno y otro están por todo el país. Los de Boca se autodenominan “la mitad más uno”, los de River suman títulos y se autoproclaman “el campeón del siglo”. Y se juega un duelo de ingenio. Cuando River en los años 60 perdió la final de la Copa Libertadores, los de Boca comenzaron a llamarlos “gallinas”. Los de River adoptaron el sobrenombre y responden con imágenes de un cerdo vestido de azul y amarillo. Cuando en 1996 River viajó a Tokio para disputar la Copa Intercontinental, los boquenses agotaron en las tiendas deportivas todas las camisetas de Juventus, su adversario de turno. Lo mismo pasó en el 2000 con las del Real Madrid, compradas por los de River. Entre ellos no existe “el orgullo nacional”. No importa contra que país se compita, el de Boca quiera una derrota de River y viceversa.


Y cuando llega el encuentro nadie quiere perdérselo. En el único partido argentino en el que se recauda más de un millón de dólares, no importan los vaivenes de la economía nacional y aunque el precio de las entradas se duplica, se agotan. Tampoco importa el maltrato de la policía y los hinchas harán colas desde la madrugada para reservarse su lugar. El derby también bate récords de abonos a la TV codificada (pay per view). Si las tribunas están llenas, los sectores de prensa también: no sólo estarán los medios de toda la Argentina, también habrá periodistas de Europa, Japón, los Estados Unidos y toda Sudamérica.


La pasión atrapa a todos: los técnicos hacen declaraciones victoriosas, los diputados suspenden sus sesiones, las revistas se agotan... No importa que se juegue por el campeonato local, la Copa Libertadores o un torneo veraniego, todos quieren ganar. Lamentablemente este fervor a veces se traduce en violencia, ya sea por las tristemente conocidas “barras bravas” o por los cantos xenófobos hacia los inmigrantes paraguayos y bolivianos, en su mayoría identificados con Boca.

De padres e hijos
Existe una forma argentina de bromear: la “cargada”. Tras cada partido aparecen los chistes. De regreso al trabajo o a la escuela, el perdedor debe soportar las burlas de sus amigos. Una modalidad que tomó fuerza en la última década fue la de los afiches callejeros. Cuando River sumó su 29º título local, Buenos Aires amaneció empapelada con carteles con la bandera y la leyenda “Gracias por otra alegría”. Pero el 2000 fue el año de Boca y sus hinchas disfrutaron tanto sus victorias como la impotencia de sus “primos”. Ante la avalancha de triunfos boquenses, los de River no disimulaban su malestar y un hincha anónimo mandó a imprimir afiches en los que se veía una gallina recostada en un diván de psicólogo. Nada resumía mejor los estados de ánimo. El 17 de diciembre Boca ganó un nuevo campeonato y la dedicatoria fue al histórico rival: “Ya se acerca Nochebuena / Ya se acerca Navidad / Para todas las gallinas... el regalo de Papá”. La paternidad siempre fue motivo de cargadas. 


Hoy, el historial dice que de alrededor de 170 partidos, Boca ganó siete más que River (*). Pero cada década la tendencia se revierte y todos saben que el fútbol siempre da revancha. Eso sí, lo peor que le puede pasar a un hincha de Boca es que su hijo se identifique con River, lo mismo a la inversa. Por eso es una costumbre asociar al bebé antes de que deje el hospital donde acaba de nacer. Así saldrá al mundo con su carnet para que en su adultez pueda decir con orgullo: “soy hincha desde la cuna”.

Bienvenidos a la fiesta

El estadio Munumental (donde se disputó la final del Mundial 78) es la casa de River; una obra imponente enclavada en Núñez, un barrio residencial de clase alta. A pocos kilómetros, La Bombonera es una caja de resonancia en la que se siente como en ningún otro lado la presión de los hinchas. Por las humildes y pintorescas calles de sus alrededores ya se respira el ambiente del fútbol. Cada cancha tiene su secreto. En River esa majestuosa inmensidad que intimida a los rivales, en Boca esa sensación de que el público viste la camiseta número 12.

Desde un satélite que orbite la Tierra sería muy fácil distinguir cuándo se enfrentan Boca y River: Buenos Aires, la gran capital con sus 11 millones de habitantes, va deteniendo su ritmo febril, se aletarga, se enmudece. Todo el calor, el sonido y el color queda reducido a un punto, que según el fixture estará en Núñez o La Boca. Y después de 90 minutos de juego, ese calor y ese sonido invadirán las calles de Buenos Aires y de cada pueblo y ciudad de la Argentina, pero sólo un par de colores adornarán la fiesta. Será todo azul y amarillo o todo blanco y rojo, allí se terminará el arco iris del fútbol. Hasta el próximo clásico.

martes, 6 de noviembre de 2018

Dos generaciones en la cancha

La noticia llegó desde el estadio Romildo Ferreira de Mogi Mirim (SP), Brasil y marcó un hito en la historia del fútbol: el 14 de julio de 2015, en el partido entre Mogi Mirim y Macaé, por la 13ª fecha de la Série B del Brasileirão, Rivaldo (de 43 años) marcó un gol luego de que anotara su hijo Rivaldo Jr., de 20.
A los 2' abrió el marcador Rivaldinho, a quien a los 16' le hicieron un penal: su padre fue el encargado de transformarlo en gol, el primero desde su retorno a su país. A los 41', el hijo aumentó la cuenta.
"Creo que entré en la historia. Había oído de padres que disputaron partidos oficiales junto a un hijo, pero nunca que ambos hayan marcado goles", declaró Rivaldo, quien además es el presidente del Mogi Mirim.

Pero el caso de los Rivaldo no es el primero. Aquí propongo un repaso a algunas parejas de padre e hijo que compartieron un partido oficial. Hay más, claro. Si tienes algún dato más escríbeme aquí.

El 25 de mayo de 2008, Juan Carlos Bazalar (40 años), jugó junto a su hijo Carlos Alonso (17), en un partido por la primera división peruana entre Cienciano y Juan Aurich. Ambos fueron titulares en la victoria 3-2 de los cusqueños.
Carlos y Juan Carlos Bazalar, con la camiseta de Cienciano.
La gran partida de futbolistas uruguayos hacia el exterior hace que el torneo local tenga un alto porcentaje de juveniles y de veteranos. En este marco, el delantero Carlos María Morales jugó el 24 de agosto de 2008 junto a su hijo Juan Manuel con la camiseta de Montevideo Wanderers, ante Peñarol por la primera división. A los 39 años el ex goleador fue titular, mientras que su hijo, volante de 19, entró a los 56'. El partido terminó con derrota 2-1.
Carlos Maria y Juan Manuel Morales, en Montevideo Wanderers.
Otro caso conocido en Uruguay es el de los Pandiani. A los 37 años Walter fue contratado por Miramar Misiones, equipo de  Montevideo que también ficho a su hijo Nicolás, de 17. Padre delantero e hijo lateral derecho compartieron la camiseta de las Cebritas.
Nicolás y Walter Pandiani.
En la Argentina se dio un caso en la Primera C, en marzo de 2009: a los 42 años, Alberto Federico Acosta se sumó a Fénix, el equipo de su hijo Mickael, de 18. Por la 28ª fecha perdieron 1-0 ante Berazategui. El ex goleador de San Lorenzo, Boca Juniors y Universidad Católica, entre otros, jugó desde el arranque mientras que Mickael ingresó en el segundo tiempo.
Mickael y el Beto Acosta.
Otro caso remarcaba es el del ruso Aleksei Eremenko, quien entre 2002 y 2003 compartió el fin de su carrera en el HJK de Helsinki, Finlandia, con sus hijos Aleksei (h) y Román (este ultimo estaba aún en el equipo juvenil). Sus dos hijos vistieron la camiseta de la selección de Finlandia.

En 1978, el Bolívar campeón de Bolivia tuvo en su alineación a los argentinos Luis Gregorio Gallo y su hijo Walter Gallo en varios partidos, entre ellos los clásicos ante The Strongest.
En la Argentina, Gallo padre es recordado por un episodio que lo marcó en 1968: jugando para Vélez Sarsfield en las finales ante River Plate, rechazó una pelota con una mano sobre la línea de gol (era la victoria y el título para River) y el árbitro Guillermo Nimo no sancionó el penal.
Abajo, tercero desde la izquierda, Luis Gregorio Gallo.

Entre selecciones hay un par de casos. El primero en Barbados: entre 1931 y 1933 Arthur Reynolds Foster compartió la titularidad con su hijo Arthur Colin Foster. Juntos jugaron 6 partidos, con una particularidad: en el último, el 26 de octubre de 1933 ante la Trinidad, también jugó otro hijo: Lindsay Reynolds Foster.
Parados. desde la izquierda: 2º Lindsay Reynolds Foster; 6º Arthur Colin Foster.
Sentado, con la pelota, Arthur Reynolds Foster, el padre.

En la selección de Islandia ocurrió algo emocionante con los Guðjohnsen, cuando visitaron a Estonia en Tallin, el 24 de abril de 1996. Estrictamente hablando, no jugaron juntos en la cancha, pero disputaron el mismo partido; Eiður (de 17 años) entró desde el banco de suplentes en reemplazo de su padre Arnór (de 35), a los 62 minutos.
Ambos quería jugar juntos, pero Eggert Magnússon, presidente de la federación islandesa prefirió que el histórico acontecimiento ocurriese en suelo propio y le pidió al DT Logi Ólafsson que no los alineara juntos contra Estonia. Islandia ganó 3-0 con tres goles de Bjarki Gunnlaugsson. Antes del siguiente partido el joven Eiður se lesionó un tobillo jugando para la selección Sub-18; cuando se recuperó, su padre ya se había retirado.
Los Guðjohnsen y el histórico momento en el que Eiður reemplazó su padre.

domingo, 4 de noviembre de 2018

Debutantes precoces en Primera

¿A qué edad se puede debutar en el fútbol grande? Los reglamentos no lo establecen y en varios países se dieron casos de futbolistas que pisaron las canchas cuando aún tenían rostro de niño. Esta publicación la iré engrosando con más casos de otros países.

El 5 de julio de 2003 Independiente cayó 1-0 ante San Lorenzo. El dato de esa jornada es que a los 23 minutos del segundo tiempo el DT Oscar Ruggeri hizo ingresar a Sergio Agüero, el Kun, de 15 años, 1 mes y 3 días, que se convertía así en el jugador más joven de la Primera División del fútbol argentino. Batía el record que ostentaba Diego Maradona (quien luego fue su suegro).

Radamel Falcao García
En Colombia, Radamel Falcao García debutó en la Primera B con Lanceros Boyacá, cuando tenía 13 años. El 28 de agosto de 1999 enfrentó al Deportivo Pereira, convirtiéndose en el jugador más joven en debutar en un torneo de fútbol profesional colombiano. Meses después, el 25 de abril de 2000 en el Estadio Olímpico del Sol de Sogamoso anotó gol con tan solo 14 años.

Nicolás Millán tenía 14 años y 10 meses cuando saltó a la cancha con la camiseta de Colo Colo para quedarse con el honor de ser el jugador más joven del futbol chileno.

En Bolivia, Mauricio Baldivieso, con 12 años se transformó en el jugador más joven de la historia de ese país, al debutar en el Aurora de Cochabamba, dirigido por su padre, Julio César Baldivieso. Otro boliviano, Diego Suárez, es el futbolista más joven de la Copa Libertadores: en 2007 hizo su aparición con Blooming a los 14 años, 3 meses y 25 días.

Del lado de Uruguay, el record de precocidad corresponde a Hugo Villamide, que en 1943 debutó en Sportivo Miramar con 14 años. Esa misma edad tenía Kevin Pereira cuando en mayo de 2018 apareció en la primera del Deportivo Capiatá y se convirtió en el más joven del fútbol paraguayo.

El peruano Fernando García tiene el record de precocidad en el fútbol peruano: el 19 de mayo de 2001 debutó con la camiseta de Juan Aurich, de Chiclayo, a los 13 años.

Martín Galván
Con 14 años, 10 meses y 22 días, Martín Galván pasó a ser el futbolista más joven del profesionalismo mexicano: el 5 de enero de 2008 Sergio Markarián lo hizo ingresar en Cruz Azul a los 85 minutos de juego del partido contra el Monterrey, válido por la InterLiga 2008.
Contando estrictamente la liga, el honor cae en Víctor Mañón, del Pachuca, que hizo su estreno ante 15 años, 7 meses y 2 días.frente a Cruz Azul, en septiembre de 2007.

Saliendo de América, hay un caso que impacta, el del liberiano Teeboy Kamara, quien llegó como exiliado a Australia a los seis meses de edad. Con 15 años y 212 días, el 16 de diciembre de 2011 debutó en la liga australiana, con la camiseta de Adelaide United.

En España se registra el debut de Pablo Alfaro en Zaragoza con sólo 15 años, 4 meses y 12 días. Fue el 9 de septiembre de 1984, durante una huelga de futbolistas profesionales, y perdió 4-0 ante Barcelona en el Camp Nou.

Por su parte, el norirlandés Norman Whiteside fue jugador más joven de la historia de los mundiales: tenía 17 años y 42 días cuando enfrentó a Yugoslavia el 17 de junio de 1982, en Zaragoza, España.

El futbolista más joven en ganar un Mundial es Pelé, quien integró la Seleção Brasileira que le ganó la final a Suecia en 1958, cuando tenía solamente 17 años y 237 días.

viernes, 2 de noviembre de 2018

Unidos por la tragedia

Un once de guerreros que nos dejaron. Muchos de ellos, en la cancha.

Artículo publicado en la revista chilena De Cabeza, en octubre de 2015
Por PABLO ARO GERALDES
Ilustración de Gonzalo Losada

La muerte espera agazapada a la vuelta de una esquina, pero no sabemos cuál. La Parca, a veces traicionera, siempre implacable, se ha ensañado en repetidas ocasiones con futbolistas en actividad: tragedias aéreas, enfermedades tempranas, accidentes de tránsito, asesinatos, suicidios y la tan temida muerte súbita pusieron un prematuro punto final a carreras deportivas en pleno desarrollo.

El primero del que se tenga registro fue el inglés William Crooper, quien cayó defendiendo los colores del Staveley FC contra el Grimsby Town. Era el 12 de enero de 1889 y Crooper, que hacía unos meses había dejado el cricket para dedicarse al fútbol, chocó fuertemente contra Dan Doyle. Una rodilla de este back adversario impactó de lleno en su abdomen y le provocó una ruptura intestinal. La tarde trágica se selló con la muerte de Crooper en el vestuario, en brazos de su compañero George Hay.

No hay certezas sobre la existencia de un dios. Tampoco de un cielo que reciba a las almas buenas. Por eso, sin necesidad de garantía alguna, vale imaginar un edén al que lleguen los futbolistas, todos aquellos que regalaron emociones en la Tierra. Habrá partidos continuados, equipos que se reencuentran, torneos que se repiten hasta el infinito. Hace poco llegó Alcides Ghiggia, para completar a los 22 que puedan revivir aquella final de 1950 en Maracaná. Y estarán Alfredo Di Stéfano, Ferenc Puskás, Garrincha, Lev Yashin, Eusebio, Giuseppe Meazza, Fritz Walter, Obdulio Varela y Stanley Matthews brillando por la eternidad en una pichanga improvisada que sería la envidia de los abonados a palcos VIP en la Champions League.

En una cancha central, donde nunca dejan de escucharse miles y miles de aplausos, será local un combinado celestial amado por llevar consigo la poesía indeleble de la tragedia. La muerte temprana duele más y dispara preguntas sin respuesta, pero también impide cualquier signo de deterioro: nos ahorra la imagen de la decadencia. Estos once despertaron ovaciones y arrancaron lágrimas a sus hinchas en la dolorosa hora de su partida, cuando el destino truncó sus trayectorias en pleno apogeo. Son once entre cientos que llegaron antes de tiempo a este paraíso de la pelota, pero bien podrían ser una selección -caprichosa como cualquier otra- de quienes compartieron ese sino agónico. Este cielo imaginario, con verde césped entre nubes de algodón, es el escenario perfecto para que le hagan otra gambeta al olvido.



José Gonzales Ganoza
33 años

Fue fiel al arco de Alianza Lima durante toda su carrera. Con el equipo grone fue campeón peruano en 1975, 1977 y 1978 y había sido parte del plantel que alzó la Copa América 1975 con la selección incaica.

El 8 de diciembre de 1987 Alianza Lima volvía después de vencer a Deportivo Pucallpa, pero el Fokker de la Marina de Guerra del Perú nunca aterrizó en la capital: una falla de la aeronave la precipitó al mar, a la altura de Ventanilla. Sólo el piloto se salvó, todo el equipo tuvo allí su triste final.

Entre los deudos que lloraban la tragedia estaba Peta, la hermana de Gonzales Ganoza, quien sostenía en brazos a su hijo Paolo. El pequeño no había llegado a ver a su tío en el arco aliancista, pero con los años pudo honrar a la casaca de la Selección Peruana. Paolo Guerrero, de él se trata, hizo las inferiores en el club auriazul y, aunque nunca jugó en un club de su país, sueña con terminar su carrera allí.


Eduard Dubinski
34 años

Figura en la zaga del CSKA Moscú, el ucraniano saltó al estadio Carlos Dittborn de Arica con la sigla CCCP en el pecho para debutar en la Copa del Mundo de 1962. Allí, en la tarde del 31 de mayo, empezaría su drama en el partido contra Yugoslavia: antes del descanso la URSS ganaba 1-0; Dubinski salía jugando desde el fondo, en una acción sin peligro alguno, cuando el delantero bosnio Muhamed Mujic le salió al cruce y con una violencia inusitada le produjo fractura expuesta de tibia y peroné en la pierna izquierda.

Pasado el Mundial, Dubinski se recuperó en Moscú y volvió a jugar en el CSKA, hasta 1964, año en el que pasó al KFK YuGV húngaro. La Selección ya había quedado atrás. Retornó a Ucrania en 1966 para sumarse al SKA Odessa y siguió dos temporadas más con la camiseta del Metallurg Lipetsk, en Rusia. Allí su carrera se terminó dolorosamente: tenía 33 años, podía seguir, pero aquella salvaje agresión de 1962 volvió a escena: la mala curación de la fractura le causó un sarcoma que tras varias cirugías derivó en la amputación de la pierna.

Estaba condenado a una silla de ruedas por el resto de su vida, pero fue por muy poco tiempo: el 11 de mayo de 1969 murió por las complicaciones derivadas de aquella falta asesina.


Andrés Escobar
27 años

Campeón de la Copa Libertadores 1989 con el legendario Atlético Nacional de Medellín, Escobar se ganó el título de “caballero del fútbol” por su corrección deportiva. Esa conducta intachable también la demostró en la asombrosa Selección Colombia que se lució en Italia '90 y que cuatro años después llegó a los Estados Unidos con un sobrevalorado cartel de favorita, tras humillar a Argentina en la Eliminatoria.

Aquella participación colombiana en USA '94 fue triste, con una despedida en primera ronda tras perder con los anfitriones. En una jugada sumamente desafortunada, Andrés marcó un gol en contra que, supuestamente, había ocasionado pérdidas en apuestas de varios capos del narcotráfico. Ese error fue su sentencia de muerte: de regreso a Medellín y mientras el Mundial seguía, el 2 de julio Escobar fue increpado en el estacionamiento de una discoteca por dos de estos sujetos pesados. Se inició una discusión que terminó cuando el chofer de los agresores bajó del auto y descargó su revólver en la cabeza de Andrés. Su novia, que lo acompañaba esa noche, lo llevó al hospital pero llegó sin vida.


Antonio Puerta
22 años

Creció en el barrio sevillano de Nervión, muy cerca del estadio Sánchez Pizjuán: como todos los chavales de su edad, jugó fútbol en las calles, después en un club pequeño hasta que llegó a edad de hacer las inferiores y se lo llevaron para el Sevilla FC.

Surgió de la misma camada que Sergio Ramos y Jesús Navas, y también fue convocado a la Selección Española en virtud de su zurda de diamantes, esa que pronto se convertiría en su apodo en boca de los aficionados andaluces.

El 25 de agosto de 2007 el destino le tenía tendida una trampa al ídolo sevillista: a los 28' del partido contra el Getafe, por la primera fecha de la Liga, Puerta sufrió un paro cardiorrespiratorio y se desplomó en la cancha. El serbio Ivica Dragutinovic le intentó sacar la lengua, para que no se la tragara. Lo reanimaron y dejó el campo caminando. Pero en los vestuarios padeció cinco desmayos más y fue trasladado al Hospital Virgen del Rocío de Sevilla, donde le pusieron un respirador artificial. Casi tres días después del partido, murió por una displasia arritmogénica del ventrículo derecho. La muerte. La vida. El 21 de octubre su novia dio a luz a Aitor Puerta, el pequeño que el año pasado dio un saque de honor en el Sánchez Pizjuan. Vestía la camiseta 16 de su padre.


Abdón Porte
25 años

A comienzos de 1918 la Comisión Directiva de Nacional decidió poner a Alfredo Zibechi como volante central, lo que para Abdón Porte implicaba la pérdida de la titularidad. La decisión se basaba en que Porte había bajado su rendimiento. Esto fue algo que el ídolo del club montevideano no pudo asimilar. El Indio Porte no era cualquiera: tenía 25 años y con Nacional había ganado los campeonatos uruguayos de 1912, 1915, 1916 y 1917 además de haber integrado la selección que conquistó la Copa América 1917.

El 4 de marzo Nacional venció 3-1 al Charley y él cumplió una muy buena actuación. Como se acostumbraba, por la noche dirigentes y jugadores se reunieron en la sede del club para un pequeña celebración. Igual, sabía que su puesto en el mediocampo ya tenía un nuevo dueño. A la una de la madrugada del 5 de marzo Abdón dejó la fiesta y se subió a un tranvía que lo dejó a las puertas del Parque Central, su estadio, caminó hasta al centro de la cancha y se pegó un tiro en el corazón.

El 3 de abril iba a casarse con su novia. Al amanecer de ese frío martes el perrito del canchero encontró el cuerpo inerte de Porte, junto al revólver y una carta dentro de un sombrero de paja. Pedía que lo enterraran “en el cementerio de La Teja con Bolívar y Carlitos”. Se refería a los hermanos Bolívar y Carlos Céspedes, dos glorias de Nacional y de la selección uruguaya que en 1905 había caído víctimas de la epidemia de viruela.


Eliseo Mouriño
34 años

Hijo de un gallego y una vasca, Eliseo era tan porteño como el tango. Nacido en Mataderos y criado en San Cristóbal, estos populares barrios de Buenos Aires marcaron su identidad futbolera en los años '30: fineza con la pelota, visión de juego, don de liderazgo y códigos de amigo.

En 1946 debutó en la Primera de Banfield, el primer equipo chico que lideró un campeonato (en 1951 perdió una final de desempate con Racing). Eliseo era el estratega, un verdadero técnico dentro de la cancha. Boca Juniors se lo llevó en 1953 y fue titular indiscutido por ocho temporadas. Su tarea impecable con la 5 xeneize le abrió el camino a la Selección Argentina, con la que jugó 25 partidos y ganó dos veces la Copa América: 1955 y 1959.
Veterano ya, decidió que sus últimos años en el fútbol los pasaría en el recordado Green Cross. Pero apenas jugó un partido. De regreso de Osorno, donde habían enfrentado a una selección local por la Copa Chile, el 3 de abril el piloto del avión DC-3 de LAN avisó que tenía hielo en las alas y en la hélice. El frío aliento de la muerte acechaba entre las cumbres del Nevado de Longaví. La aeronave perdió el control y se estrelló en el cerro Lástimas, cerca de Linares. En medio del luto que envolvió al país, Mourinho se ganó una estrella en el panteón de las leyendas.


Marc-Vivien Foé
28 años

Quizá sea la muerte más escalofriante, porque el mundo la vio en directo: el 26 de junio de 2003 Camerún vencía 1-0 a Colombia en Lyon, Francia, por una semifinal de la Copa Confederaciones, cuando a los 71' Foé se desplomó en el círculo central; el colombiano Jairo Patiño, desesperado, fue el primero que lo ayudó. Ingresaron los paramédicos, intentaron reanimarlo boca a boca y con oxígeno. Lo sacaron en camilla y llegó vivo al hospital, pero minutos después se fue de este mundo. La autopsia determinó una “miocardiopatía hipertrófica”, una afección hereditaria.
Había surgido del Canon Yaoundé y pasó por distintos equipos de Francia e Inglaterra hasta recalar en el Manchester City, cuyos hinchas le dejaron balones a su tumba.

La Selección de Camerún siguió jugando esa Copa en memoria de su compañero. Tres días después, Francia se quedó con el trofeo al vencer a los africanos. Durante la ceremonia de premiación, el capitán francés Marc Desailly posó junto al plantel campeón sosteniendo un retrato de Foé.


Valentino Mazzola
30 años

Interior izquierdo y capitán del legendario Torino, es considerado uno de los mejores atacantes de la historia del calcio. Aquel equipo era reconocido como uno de los más fuertes de Europa luego de la Segunda Guerra Mundial: venía de ganar cuatro ligas consecutivas entre 1946 y 1949. Aquel Torino era la base de la Selección Italiana, de la que Mazzola también era el capitán, el símbolo del equipo que aspiraba al tricampeonato mundial nada menos que en Brasil 1950. No pudo ser.

El 3 de mayo de 1949 el Torino jugó un amistoso contra el Benfica, en Lisboa. Durante el regreso a Turín, al día siguiente, una densa niebla los esperaba en el norte italiano. La pericia de los pilotos no fue suficiente para estabilizar el avión a ciegas y la nave se precipitó para estrellarse contra el muro trasero de la Basílica de Superga, en las cercanías de la ciudad de destino. No hubo sobrevivientes y la Federación Italiana les otorgó el título de la temporada 1948/49, que los tenía como punteros, a falta de cuatro fechas. Signo de esos tiempos, la medida fue impulsada por Inter, Milan y Juventus.
En Brasil, Italia se presentó con un equipo menguado y quedó afuera en primera ronda. Extrañaba a su 10, el mejor de todos los tiempos con la Squadra Azzurra.


David Arellano
24 años

Colo-Colo despertaba cada vez más interés en cada presentación de aquella gira de 1927. El 2 de mayo arrastró a una multitud en Valladolid, cuando se enfrentó a la Real Unión Deportiva en el campo anexo a la Plaza de Toros... Como una postal de época, los colocolinos salieron portando una bandera española; encabezados por Arellano, su capitán. La cordialidad se trasladó al juego, pero enseguida los locales se pusieron 2-0. La reacción no tardó: descontó Subiabre y el Negro González empató.

Los chilenos empujan para buscar la victoria; Pancho Arellano tira el centro, su hermano David salta a cabecear y choca en el aire con Hornia, el centrehalf. Una rodilla del español impacta en su vientre y él cae exánime. Un murmullo helado atraviesa la cancha. Arellano yace pálido, la camilla que entra, la ambulancia después, el silencio, el juego que se reanuda once contra diez... Colo-Colo ya no piensa en el partido.

Vuelven al Hotel Inglaterra, donde David agoniza. En la noche, las palabras del médico destrozaron el alma de la delegación: sólo se espera el final, de nada valdría una operación, sería un milagro que se recupere de esa peritonitis traumática. Las horas pasan. Valladolid amanece, pero no despierta. Porque no durmió. Tampoco él, con los ojos entrecerrados y en un solo quejido. Implora una operación que lo salve. Buscan a otro médico. No hay consuelo. David pide un sacerdote para confesarse. Y se va.

Pasaron casi nueve décadas, pero en cada grito de gol, en cada alegría, Colo-Colo lleva sobre su corazón el luto perpetuo en memoria del querido David Arellano.


Roberto Batata
26 años

Había convertido un gol para Cruzeiro en la visita a Alianza Lima por la Copa Libertadores 1976 y apenas regresó a Belo Horizonte, aunque estaba cansado, tomó su Chevette para aprovechar el día libre: ese 14 de mayo, ansioso por reencontrarse con su esposa y su hijo, manejó su auto con rumbo a Tres Corações.

Nunca llegó. Un accidente en la ruta se llevó a este brillante puntero derecho cuyo nombre verdadero era Roberto Monteiro. Un manto de tristeza envolvió a Brasil, que admiraba su juego veloz y habilidoso.

Dos meses y medio después de su partida, Cruzeiro vencía a River Plate 3-2 en Santiago y conquistaba por primera vez la Copa Libertadores. Tras el pitazo final del árbitro chileno Alberto Martínez, todos los jugadores mineiros formaron un círculo y oraron por su memoria. Nunca un campeón de la Libertadores estuvo tan presente como él en la noche santiaguina. La emoción y las lágrimas enmarcaron la entrega del trofeo.

Hoy, su estrella de campeón post mortem brilla tanto como la Cruz del Sur que engalana el pecho del equipo Guerreiro dos Gramados.


Matthias Sindelar
35 años

Al mando de la Selección Austríaca era considerado el mejor jugador del mundo en esos años '30. Pero en marzo de 1938 el III Reich invadió Austria y Adolf Hitler pretendió que los mejores solistas de esa orquesta apodada Wunderteam se pusieran la casaca alemana con la cruz swastika en el pecho e hicieran el repugnante saludo nazi. Sindelar se negó.

El Führer organizó un ‘amistoso’ para celebrar el Anschluß, la ‘unificación’: Alemania (con los mejores jugadores del Wunderteam) contra Ostmark (Austria reducida a una provincia). Hasta el árbitro fue alemán. Sindelar sabía que si ganaba ante los ojos de Hitler, estaría en problemas. Pero a veces el hombre prefiere ser leal a su corazón: Matthias jugó el mejor partido de su vida y marcó el primer gol del 2-0 ante la escuadra nazi. Lo ‘invitaron’ nuevamente a jugar el Mundial 1938 para Alemania, pero volvió a decir No. Entró a las listas negras… Los nazis ofrecieron recompensa a quien lo delatara. Junto a su novia, tuvieron que esconderse. La persecución se hizo insoportable. Los judíos encarcelados eran llevados a campos de concentración; el futuro era negro.

Todo se hubiera 'resuelto' poniéndose la camiseta alemana, pero el deseo de ser digno fue más fuerte. El holocausto estaba por comenzar, pero él no lo iba a conocer. El 23 de enero de 1939 la policía nazi encontró los dos cuerpos en su departamento; el monóxido de carbono de la estufa defectuosa hacía al aire irrespirable. ¿Suicidio o asesinato? Nunca se supo. Para su funeral, unos 15 mil vieneses desafiaron al terror y acompañaron a Matthias y a Camila hasta el cementerio.