lunes, 9 de marzo de 2009

Vergüenza ajena

Volvió a pasar y si las autoridades no actúan con dureza va a seguir sucediendo: en el entretiempo del clásico que este domingo disputaron Independiente y Boca Juniors, la hinchada roja comenzó a flamear una gran cantidad de banderas de Bolivia y Paraguay con la inscripción "12" en el centro, en clara referencia a la parcialidad boquense llamada "La 12".
Es histórico el uso de los gentilicios "boliviano" y "paraguayo" como un intento de menospreciar a los hinchas de Boca Juniors, equipo que por décadas representó a las clases trabajadoras y más humildes de la Argentina, entre las que hay cientos de miles de inmigrantes de estos dos países.
Los mismos imbéciles que desplegaron esta actitud xenófoba retrucan que no es discriminatorio usar las banderas de las naciones hermanas y que quienes discriminan son los que ven un insulto en las palabras "boliviano" y "paraguayo". Pero el hecho repudiable es el uso que ellos hicieron, enarbolando las insignias de los países con la intención clara de que representen un símbolo de rechazo hacia el adversario. De hecho, acompañaron la exhibición de estos símbolos con un canto de carácter inconfundiblemente xenófobo: "Hay que saltar / hay que saltar / el que no salta es de Bolivia y Paraguay", al que remataron con "¡Argentina / Argentina!".
Tampoco es correcto encasillar el hecho con la etiqueta de "folklore futbolero". Las cosas por su nombre: todos los actos de xenofobia deben recibir el rechazo inmediato de todos los protagonistas del fútbol.
Pero el insulto que un grupo de hinchas de Independiente pretendió lanzar se le volvió en contra. Porque al utilizar la bandera paraguaya como señal de desprecio, mancharon parte de su propia historia, la que tiene al paraguayo Arsenio Erico y a sus 293 tantos como el máximo goleador de la historia del fútbol argentino.
El Instituto Nacional contra la Discriminación (INaDi) intervendrá por estos actos de xenofobia, a la vez que advertirá al elenco arbitral por omitir el hecho. María José Lubertino, titular del organismo manifestó: "Voy a pedir personalmente al Observatorio que intervenga ya y que pida a la Asociación del Fútbol Argentino las explicaciones sobre el tema. Estamos luchando contra estas cosas y si hubo una gran cantidad de banderas el árbitro o alguno de sus colaboradores los tendrían que haber visto. Pediremos que Sergio Pezzotta pida disculpas a las comunidades de Bolivia y Paraguay por haber omitido esta falta grave".
En 2001 el árbitro Ricardo Sugliani, que dirigía un partido entre Talleres de Remedios de Escalada y Atlanta (Primera B), suspendió en encuentro cuando los hinchas del primer equipo entonaron cantos antisemistas hacia Atlanta, club identificado con la comunidad judía de Buenos Aires.
En el caso de Independiente, la funcionaria Lubertino sentenció: "Queremos que se aplique el Reglamento (Artículo 88°) sancionando al club por estos hechos y advirtiendo al árbitro por la inacción que ha cometido. Nosotros vamos a enviar una nota al árbitro pidiendo a la AFA que le haga un llamado de atención".
Tristísimo espectáculo el de la hinchada de Independiente. Que una veintena de imbéciles agravie a millones de hermanos de los dos países merece una sanción que ponga fin a estas aberrantes demostraciones de desprecio.
Si Independiente no es un club xenófobo (estoy seguro que no lo es), Julio Comparada, su presidente, debería viajar personalmente a La Paz y a Asunción para pedir disculpas en nombre de la camiseta roja y de su rica historia en el fútbol sudamericano.

7 comentarios:

NoTe dijo...

Es increíble como el resto de la gente de Independiente ayer hacía alarde de ese gesto que esperemos que jamás se vuelva a repetir en el fútbol argentino. Peor para el árbitro que no se percató, sino tendría que haberlo suspendido. Muy buen post como siempre. Saludos!

Enric Adell dijo...

Hola Pablo,
Este tipo de actos y actitudes tienen que ser castigados.
Me molesta mucho cuando veo por la tele estas cosas.
Por mucho me digan, a este tipo de personas no les gusta el fútbol ni son aficionados de ningún club.
Espero que con el tiempo cada vez sean menos habituales estas cosas.
Gran artículo Una de piratas, en el enganche
saludos des de Fútbol Mundial

Kun dijo...

Se habló mucho del tema, folklore o xenofobia. A mí me parece que con unas disculpas se arregla y no es tan grave y más sabiendo como es el negocio de los barras que hasta los de boca eran quienes llevaban esas banderas. Sino mirá http://loquealfutbollegusta.blogspot.com/2009/03/un-intruso.html

Abrazo grande, muy bueno como siempre,

KUN

Mariano dijo...

Muy correcto el post. La verdad es que me provocaron asco las banderas de Independiente y mucha rabia por la gente discriminada.

Ojalá se tomen medidas.

ARO GERALDES dijo...

@ NoTe: dan vergüenza los que protagonizaron el acto xenófobo y también quienes lo disfrutan como una gracia. Patético. Saludos...

@ Enric: esperemos que estos personajes desaparezcan del fútbol... y los "Piratas" también. Ya verás esa nota completa en este espacio. Un abrazo.

@ Kun: no hay que minimizar este hecho gravísimo. ¿Qué insinuás? ¿Que un barra de Boca estaba lo más tranquilo en medio de los hinchas de Independiente? Me imagino que no serás tan ingenuo como para creer (o querer creer) eso. No es chiste lo que pasó el domingo y debe ser sancionado, sin importar si fue la hinchada de Independiente o un club chico.

@ Mariano: es así, dan rabia. Lo que no deben darnos es impotencia; hay que denunciar y luchar contra la xenofobia. Saludos

DEPORTIVO ARMANDO dijo...

lei un comentario tuyo wen un blog..del tema Riquelme
muy buenos conceptos
saludos podes pasarte

8 mentiroso dijo...

Hay un gran problema en todo este asunto y es que el futbol argentino y los que lo manejan estan llenos de miedo. Basta ver a un Pezzotta que se hizo el tonto (al igual que sus colaboradores y los fiscales que seguramente estuvieron en la cancha, siempre alguno hay) y a un Comparada que se espanta de haber presenciado ese hecho (cuando, se sabe, si el presidente no quiere que suceda algo en la hinchada, puede gestionarlo) para observar esto. Es hora de que cambien las actitudes frente a estos hechos y dejemos de tomarlo como algo normal.

Un gran abrazo Pablo, y gran post

PD: Fijate que te mande un mail, espero puedas leerlo.