domingo, 28 de junio de 2009

Adiós a Gerardo Horovitz

Ya había andado bastante en esto del periodismo, pero cuando entré a El Gráfico me volví a sentir un pichi al lado de tipos grossos, admirables como Juvenal, Irusta, Arcucci, Barrios, Perugino... Era un volver a empezar para mí, pero esta vez jugando en Primera. Arranqué de abajo otra vez y todos me respetaron, me acompañaron y alentaron en ese crecimiento profesional.
Hasta que un día sentí que me había ganado la titularidad: fue esa mañana en que fui a entrevistar a Mario Lobo Zagalo acompañado por el
Zoilo. Por primera vez salía con un maestro de reporteros gráficos, un referente de la imagen, pero mucho más que eso: un compañero que me hizo sentir el periodista más importante del planeta, a pesar de su enorme trayectoria. Jamás le molestó mi curiosidad por aprender, me contó el trasfondo de esas historias que ya conocía por sus fotos, en mis años de lector de la revista, me dio su apoyo cuando me tocó pasarla mal.
Gerardo Horovitz murió anteayer, a los 58 años. Lo vamos a recordar siempre como a un genio de la fotografía, como a meteador de lujo, como a un padre ejemplar, como a un tipo querible para siempre...

<Algunas imágenes tomadas por el Zoilo y la nota de Daniel Arcucci en La Nación:



5 comentarios:

Anónimo dijo...

Es lindo tener a maestros en el periodismo, veo que en Gerardo Horovitz tuviste uno amigo...
Ojalá que Dios lo tenga a su lado, y que desde el cielo continúe disfrutando del juego del hombre: el futbol...

Saludos desde México
J. Antonio Marín Bañuelo

mari carmen dijo...

yo conoci al abuelito cariñoso y tierno con sus nietos al hombre amable afable que pidio a messi autografos para mis hijos cuando lo entrevisto en españa desde aqui mandarles mi cariño a sus hij@s y a ines y lo siento de veras esta gran perdida mari carmen

Las Cronicas de Nanda dijo...

Muy sentido lo que escribiste...me hace recordar una frase que siempre dice mi mamá: "cuando tú naciste, todos reíamos y sólo tu llorabas. Vive de tal manera, que el día que mueras, todos lloren, y sólo tú sonrías".
Parece que este Maestro del Periodismo vivió así, para haber generado este relato tuyo.
Saludos

Diego Fernando Caldas dijo...

Desde Colombia enviamos un saludo de pesame, paz en su tumba.

Julian dijo...

El era mi tío, se le extraña mucho.
Julián Horovitz