martes, 25 de agosto de 2009

Carlos Bilardo: Estudiantes volvió a vivir

Artículo publicado en la revista de la Confederación Sudamericana de Fútbol en julio de 2009.
Por PABLO ARO GERALDES


El secretario técnico de la Selección Argentina vivió el partido en el Mineirão en su múltiple condición de ex jugador y entrenador del club, periodista y, sobre todo, hincha de Estudiantes de La Plata. Y, fiel al estilo que pregonó en las canchas, analizó el cuarto título 'Pincharrata' en la Copa Libertadores: “Era la obligación salir campeón de América, ser segundo no sirve. El primero que pisó tierra en América fue Cristóbal Colón, cuando alguien me diga quién fue el segundo que bajó de la carabela, voy a cambiar de opinión, pero ¡nadie sabe quién fue! Lo voy a repetir hasta el cansancio: el subcampeón es el mejor de los perdedores. En el ‘71 hicimos una excelente campaña y fuimos segundos. También con Deportivo Cali en el ‘78, como técnico, y no se acuerda nadie”.
-Vivió la final como un hincha más y gesticuló como cuando dirigía...
-Uhhh, fue una cosa de locos... Este torneo lo seguí desde el principio, pero éste fue mi primer viaje al exterior como hincha. En la primera ronda, ante Sporting Cristal, fui a verlo a La Plata con Maradona. Y Estudiantes entró a la fase de grupos por el gol de (Ramón) Lentini. Si no, hubiera durado sólo dos partidos en la Copa.
-¿Qué significa para usted la Copa Libertadores?
-Es el torneo más reconocido del mundo junto a la Champions League. Y Estudiantes demostró que es el mejor equipo de América. En el avión de regreso desde Belo Horizonte ya había gente que quería sacar pasajes a Abu Dhabi.
-¿Cuál es la dimensión de este logro para el club?
-Al finalizar el partido, les decía a los jugadores que recién iban a tomar conciencia de lo que consiguieron al pisar la Argentina. Y así fue: no podían creer el recibimiento... ¡Tardaron siete horas para llegar desde el aeropuerto hasta La Plata! ¡Había medio millón de personas! Estos pibes no se olvidan más... Verón no había nacido cuando nosotros la ganamos como jugadores.
-Pasaron casi 40 años de la última conquista...
-Claro, hay mucha gente de Estudiantes que no había visto a aquellos campeones del ‘68, ‘69 y ‘70; se lo contaban los abuelos y los padres: ahora supieron lo que se siente. En La Plata quedó grabada siempre la Copa Libertadores; esto es muy importante porque para transmitir la historia del club hay que ganar un campeonato. Con esta Copa, Estudiantes marcó a toda una generación, volvió a vivir.
-¿En quién pensó cuando el árbitro pitó el final?
-En Osvaldo Zubeldía, él fue quien empezó todo. Es su obra. ¡Si viviera para ver todo esto!
-¿Qué rescata en el plano futbolístico?
-Para Estudiantes no existe diferencia entre ser local o visitante, fue a Belo Horizonte para ser campeón. Y lo consiguió de manera brillante. Los muchachos lograron un triunfo histórico. No es fácil ganar en Brasil contra un buen equipo como Cruzeiro. Jugaron muy bien, solamente se durmieron un par de minutos, que fue el momento que aprovechó Cruzeiro para marcar. Pero reaccionaron enseguida, porque es un equipo que lucha y nunca se da por vencido.
-¿Y Alejandro Sabella?
-Lo que hizo en cuatro meses es muy meritorio, también lo de Camino (Julián, asistente técnico). Hicieron las cosas muy bien.
-A usted se lo vio con el cardigan que el técnico vistió durante toda la campaña como cábala...
-Sí, se lo pedí y lo voy a poner en algún lugar de mi casa, mi museo. Guardo recuerdos de jugadores que dirigí y ahora son técnicos: tengo algo de (Miguel Ángel) Russo, de (Nery) Pumpido, que fueron campeones, y de (Marcelo) Trobbiani. Y me quedé con los anteojos oscuros de Verón (los que usó para ocultar el moretón en el ojo izquierdo que le dejó el golpe del brasileño Ramires, en La Plata).
-A propósito de Verón, ¿es la síntesis de esta conquista?
-Ama a Estudiantes y volvió a demostrarlo. Lo conozco desde que era muy chiquito, cuando el padre lo traía a los entrenamientos. (Juan) Sebastián se crió en Estudiantes y conoce cada rincón del club. Es muy lindo que él haya sido campeón de América como el padre, porque el sentimiento se transmite de generación en generación. La cosa no para, es algo histórico e inolvidable.

English version:
The Technical Secretary of the Argentine National team lived the match at the Mineirão in his multiple condition of former player and coach of the club, journalist and above all, fan of Estudiantes de La Plata. Faithful to the style he proclaimed in the pitches, he analyzed the fourth title of “'Pincharrata' in the Libertadores Cup. “It was our obligation to be the Champion of America. Being second was no good. The first one who set foot in America was Christopher Columbus. When somebody tells me who the second person that came down from the Caravel was, I’ll change my mind, but nobody knows who he was! I’ll be repeating this on and on: the runner-up is the best of losers. In 1971, we made a great campaign and were second. The same happened with Deportivo Cali in 1978, as coach, and nobody remembers”.
You lived the final as one more fan and gesticulated as when you were a coach…
Ohhh, that was like crazy… I followed this tournament from the beginning, but it was my first trip abroad as a fan. In the first round against Sporting Cristal, I went to watch it at La Plata with Maradona and Estudiantes entered the groups’ phase, because of a goal of (Ramón) Lentini. Otherwise, they would have only lasted two matches in the Cup.
What does the Libertadores Cup represent for you?
It is the most recognized tournament in the world together with the Champions League. Estudiantes proved that they are the best team of America. On the plane, back from Belo Horizonte, there were people who wanted to buy tickets to Abu Dhabi.
How relevant is this achievement for the club?
At the end of the match, I told the players that they would be aware of what they had achieved once they set foot in Argentina. They could not believe the hearty welcome they had… It took them seven hours from the airport to La Plata! There were half a million people! These boys will never forget it… Verón hadn’t been born when we won it as players.
Almost forty years have elapsed since their last conquest…
Of course, there are many people from Estudiantes who had not seen those ’68, ’69 and ’70 champions; their grand-parents and parents told them about it. Now they realized what it really feels like. The Libertadores Cup has always been remembered in La Plata, which is very important, since you have to win a championship to be able to convey the club’s history. With this Cup, Estudiantes have left their imprint upon a whole generation; they came back to life.
Who did you think of, when the referee whistled the end of the game?
Of Osvaldo Zubeldía; he was the one who started everything. It’s his work. If only he was alive to see all this!
What do you highlight as to the football aspect?
For Estudiantes, there is no difference between being a local or a visiting team. They went to Belo Horizonte to become champions and they did it brilliantly. The boys attained a historical triumph. It is not easy to win in Brazil against a good team as Cruzeiro. They played very well and they only went off guard for a couple of minutes when Cruzeiro took the opportunity to score. However, they reacted immediately, since they are a team that will always struggle and never give in.
What about Alejandro Sabella?
What he did in four months is worthy of praise, and also what Camino did (Julián, technical assistant), they did everything very well.
You were seen with the cardigan that the coach wore during the whole campaign as a luck charm…
Yes, I asked him for it and I will put it in my house, my museum. I treasure memories of players that I coached and are now coaches; I keep something of (Miguel Angel) Russo, (Nery) Pumpido, that were champions, and (Marcelo) Trobbiani. I also kept Verón’s dark glasses (the ones he wore to hide the bruise in his left eye inflicted by Brazilian Ramires in La Plata).
As regards Verón, is he the pillar of this conquest?
He loves Estudiantes and has proved it. I’ve known him since he was a little child, when his father brought him to the training campus. (Juan) Sebastián was raised in Estudiantes and knows every corner of the club. It’s very gratifying that he is now a champion of America like his father, since feelings are conveyed from generation to generation. This never stops; it’s something historical and unforgettable.

3 comentarios:

Fútbol Callejero dijo...

Che, son muy buenos tus artículos. Soy Matías, creador del blog Fútbol Callejero. Estoy muy interesado en tener un intercambio de links con tu blog, la verdad que me gusta mucho y seria un honor tenerlo entre mis enlaces. Un abrazo grande y te espero por…

Y si querés agregame a seguidores…

http://futbolenlascalles.blogspot.com/.

Diem dijo...

Muy buena nota! Que lindo es ser pincha. Gracias viejo!

WILDE dijo...

Personaje el narigón!

Buena nota Pablo.