jueves, 3 de julio de 2014

Pickles, héroe de Inglaterra '66

Un siglo después de inventar el fútbol, los ingleses esperaban ansiosos el comienzo del Mundial de 1966. La Copa Jules Rimet se exhibía con orgullo durante una muestra de estampillas curiosas en el Salón de Westminster, en Londres

El escándalo estalló la tarde del domingo 20 de marzo: a tres meses del inicio del campeonato, el trofeo fue robado. Deslumbrado por el brillo del oro, el ladrón no reparó en que esos sellos postales estaban valuados en tres millones de libras esterlinas.

Días después, el Scotland Yard recibió un pedido de rescate de £ 15.000, pero resultó ser una farsa. La copa fue encontrada, siete días después, envuelta en papel de periódico en el fondo de un jardín suburbano en Beulah Hill, al sur de la capital.

No fue la Policía la del hallazgo, sino el perrito Pickles durante un paseo con su dueño David Corbett.

Cuando Inglaterra se coronó campeón, Pickles fue invitado al banquete de celebración y se le permitió lamer los platos. Su dueño fue premiado y el ladrón nunca fue capturado.

La mascota murió en 1967 y descansa en el mismo lugar donde encontró la Copa del Mundo.

No hay comentarios.: