lunes, 24 de agosto de 2015

Dos generaciones en la cancha

La noticia llega desde el estadio Romildo Ferreira de Mogi Mirim (SP), Brasil y marca un hito en la historia del fútbol: el 14 de julio de 2015, en el partido entre Mogi Mirim y Macaé, por la 13ª fecha de la Série B del Brasileirão, Rivaldo (de 43 años) marcó un gol luego de que anotara su hijo Rivaldo Jr., de 20.
A los 2' abrió el marcador Rivaldinho, a quien a los 16' le hicieron un penal: su padre fue el encargado de transformarlo en gol, el primero desde su retorno a su país. A los 41', el hijo aumentó la cuenta.
"Creo que entré en la historia. Había oído de padres que disputaron partidos oficiales junto a un hijo, pero nunca que ambos hayan marcado goles", declaró Rivaldo, quien además es el presidente del Mogi Mirim.

Pero el caso de los Rivaldo no es el primero. Aquí propongo un repaso a algunas parejas de padre e hijo que compartieron un partido oficial. Hay más, claro. Si tienes algún dato escríbeme aquí.

El 25 de mayo de 2008, Juan Carlos Bazalar (40 años), jugó junto a su hijo Carlos Alonso (17), en un partido por la primera división peruana entre Cienciano y Juan Aurich. Ambos fueron titulares en la victoria 3-2 de los cusqueños.
Carlos y Juan Carlos Bazalar, con la camiseta de Cienciano.
La gran partida de futbolistas uruguayos hacia el exterior hace que el torneo local tenga un alto porcentaje de juveniles y de veteranos. En este marco, el delantero Carlos María Morales jugó el 24 de agosto de 2008 junto a su hijo Juan Manuel con la camiseta de Montevideo Wanderers, ante Peñarol por la primera división. A los 39 años el ex goleador fue titular, mientras que su hijo, volante de 19, entró a los 56'. El partido terminó con derrota 2-1.
Carlos Maria y Juan Manuel Morales, en Montevideo Wanderers.
Otro caso conocido en Uruguay es el de los Pandiani. A los 37 años Walter fue contratado por Miramar Misiones, equipo de  Montevideo que también ficho a su hijo Nicolás, de 17. Padre delantero e hijo lateral derecho compartieron la camiseta de las Cebritas.
Nicolás y Walter Pandiani.
En la Argentina se dio un caso en la Primera C, en marzo de 2009: a los 42 años, Alberto Federico Acosta se sumó a Fénix, el equipo de su hijo Mickael, de 18. Por la 28ª fecha perdieron 1-0 ante Berazategui. El ex goleador de San Lorenzo, Boca Juniors y Universidad Católica, entre otros, jugó desde el arranque mientras que Mickael ingresó en el segundo tiempo.
Mickael y el Beto Acosta.
Otro caso remarcaba es el del ruso Aleksei Eremenko, quien entre 2002 y 2003 compartió el fin de su carrera en el HJK de Helsinki, Finlandia, con sus hijos Aleksei (h) y Román (este ultimo estaba aún en el equipo juvenil). Sus dos hijos vistieron la camiseta de la selección de Finlandia.

En 1978, el Bolívar campeón de Bolivia tuvo en su alineación a los argentinos Luis Gregorio Gallo y su hijo Walter Gallo en varios partidos, entre ellos los clásicos ante The Strongest.
En la Argentina, Gallo padre es recordado por un episodio que lo marcó en 1968: jugando para Vélez Sarsfield en las finales ante River Plate, rechazó una pelota con una mano sobre la línea de gol (era la victoria y el título para River) y el árbitro Guillermo Nimo no sancionó el penal.
Abajo, tercero desde la izquierda, Luis Gregorio Gallo.

Entre selecciones hay un par de casos. El primero en Barbados: entre 1931 y 1933 Arthur Reynolds Foster compartió la titularidad con su hijo Arthur Colin Foster. Juntos jugaron 6 partidos, con una particularidad: en el último, el 26 de octubre de 1933 ante la Trinidad, también jugó otro hijo: Lindsay Reynolds Foster.
Parados. desde la izquierda: 2º Lindsay Reynolds Foster; 6º Arthur Colin Foster.
Sentado, con la pelota, Arthur Reynolds Foster, el padre.

En la selección de Islandia ocurrió algo emocionante con los Guðjohnsen, cuando visitaron a Estonia en Tallin, el 24 de abril de 1996. Estrictamente hablando, no jugaron juntos en la cancha, pero disputaron el mismo partido; Eiður (de 17 años) entró desde el banco de suplentes en reemplazo de su padre Arnór (de 35), a los 62 minutos.
Estaba previsto que actuasen juntos en el próximo partido de local en Cuando se recuperó, su padre ya se había retirado.
Los Guðjohnsen y el histórico momento en el que Eiður reemplazó su padre.

No hay comentarios.: