viernes, 6 de noviembre de 2015

Arqueros goleadores

Cinco porteros que dejaron la comodidad de su área para intentar ampliar la diferencia en el resultado. Los arqueros más goleadores de la historia.

Artículo publicado en la revista ESPN Magazine, en noviembre de 2015
Por PABLO ARO GERALDES

Aunque los goles de arquero parecen ser una proeza de los últimos años, el fútbol argentino registra su primer antecedente en la temporada inaugural del profesionalismo: 1931. Aquel 9 de agosto, hace 84 años, Tigre vencía 3-0 a Chacarita Juniors en Victoria cuando el árbitro Ricardo Riestra marcó penal para los funebreros. El arquero visitante Eduardo Pibona Alterio (tío del gran actor Héctor Alterio) cruzó la cancha para ejecutar la falta mientras los de Tigre protestaban la decisión. El juego se demoró y cuando llegó el momento del cobro, Lorenzo Luis Savarro, portero local, se recostó contra un palo y ni siquiera intentó atajar el disparo de Alterio, que descontó. Sobre la hora, Chacarita alcanzó un trabajoso empate, pero el héroe ya era Pibona.

Fue tan extraño que un arquero convirtiera un gol que tuvieron que pasar más de cuatro décadas para que se repitiera esta rareza en las canchas argentinas: en el Nacional 1972, Alberto Parsechián, de Independiente de Trelew, anotó contra Vélez Sarsfield y San Lorenzo de Mar del Plata.

En las últimas dos décadas estos goles antes excéntricos pasaron a verse con más continuidad. Estos son los 5 máximos especialistas de los dos arcos en todo el mundo. Y vale remarcar que los cinco son latinoamericanos:

ROGÉRIO CENI
Activo hasta los 42 años, el Pelé del arco es un mito que trasciende al São Paulo FC, en el que vive su 26ª temporada consecutiva, y a Brasil: sus 131 goles son una marca muy difícil de igualar en el mundo entero.

Neymar no había nacido cuando él llegó al cuadro paulista proveniente de las inferiores del Sinop, modesto club que disputa el Campeonato Matogrossense. Tenía 17 años en aquel 1990 y recién debutó tres años más tarde, siempre a la sombra de Zetti, el titular de aquel São Paulo dirigido por Telé Santana que brilló en su máxima expresión, fue campeón de América e Intercontinental. Fue sumando minutos hasta que se adueñó de la portería tricolor: en 1997 se ganó el puesto y marcó sus primeros tres goles. Su maestría para ejecutar tiros libres no era un don, después de los entrenamientos se quedaba pateando al arco 120 veces por día.

Pronto se convirtió en capitán. El 2005 fue su mejor año: marcó 21 goles (cifra que muchos delanteros envidian), levantó la Copa Libertadores y ganó el Mundial de Clubes. Al año siguiente se adueñó del récord: el 20 de agosto, frente a Cruzeiro, superó a José Luis Chilavert al festejar su tanto número 62.

El 27 de marzo de 2011 llegó al 100, contra Corinthians. Meses después jugó su partido Nº 1000 en el arco paulista, con lo que se erigió como el futbolistas que más encuentros disputó en un solo club, en todo el planeta. Su retiro ya tiene fecha: el próximo 11 de diciembre.


JOSÉ LUIS CHILAVERT
El gran arquero paraguayo cerró su carrera con 62 goles de su autoría, muchos de ellos memorables. Fue el portero más goleador de la historia hasta 2006, cuando lo pasó el brasileño Rogério Ceni. Entre sus hazañas figuran ser el primer arquero del mundo en anotar un gol de tiro libre (el 2 de octubre de 1994 le dio la victoria 1-0 a Vélez Sarsfield sobre Deportivo Español); y el primero en marcar un hat-trick: el 28 de noviembre de 1999 humilló tres veces a Ferro Carril Oeste desde el punto del penal.


Con el equipo del barrio porteño de Liniers logró su gloria mayor: ganó 4 campeonatos argentinos, la Copa Libertadores, la Intercontinental, la Interamericana, la Supercopa y la Recopa sudamericanas, y dejó en la memoria de sus hinchas 48 goles (36 en el fútbol local, lo que es un récord argentino, y 12 en copas internacionales).

Además, con su zurda prodigiosa anotó 8 tantos para la Selección de Paraguay, 4 para Peñarol (Uruguay), 1 para el Zaragoza (España) y 1 para el Racing Estrasburgo (Francia). En total fueron 45 de penal y 17 de tiro libre, entre los que sobresalen dos golazos inolvidables a Germán Burgos, uno con Paraguay y otro con Vélez. La IFFHS lo eligió mejor guardameta del mundo en tres ocasiones: 1995, 97 y 98.


RENÉ HIGUITA
Apareció en el arco de Millonarios en 1985 con un estilo audaz, salidor, que hacía recordar al genial Hugo Gatti, pero recobró fama continental cuando al año siguiente pasó al Atlético Nacional de Medellín, su ciudad natal. Allí, de la mano del DT Francisco Maturana libreró su creatividad y empezó a acumular los primeros de los 41 goles que marcó en su carrera.

Pasó por varios clubes de su país y también jugó en España, México, Ecuador y Venezuela, aunque su mayores glorias quedarán por siempre ligadas a dos equipos: el Atlético Nacional y la Selección Colombia. Con el Verdolaga fue fundamental para la conquista de la primera Copa Libertadores colombiana, en 1989. En el máximo torneo sudamericano grabó otro hito: el 16 de febrero de 1989, contra Millonarios, fue el primer arquero en marcar un gol en la Copa, de penal.

El creador del acrobático escorpión también se lució anotando 3 goles con el representativo nacional; lo sufrieron Finlandia, Perú y Venezuela. El cómputo detallado de sus tantos señala que 37 los logró de penal y 4 cobrando faltas de tiro libre.


JOHNNY VEGAS
Oriundo de Huancayo, hizo toda su carrera en el Perú. Hoy, con 39 años, es el arquero de Unión Comercio, aunque últimamente está relegado al banco de suplentes. Se subió al podio de los arqueros goleadores al pasar al mexicano Jorge Campos e igualar a René Higuita con 41 goles (32 de ellos de penal).

Había abierto la cuenta en la Copa Merconorte 1999, con el buzo de Sport Boys, ante Deportivo Cuenca en Ecuador. El equipo rosa fue el de su debut y el de su despegue profesional, donde además de su rápidos reflejos empezó a exhibir su faceta goleadora, tanto que se ganó el particular apodo de Chilavegas. En total suma 39 en la Primera División peruana, 1 en Segunda y 1 en la extinta Copa Conmebol, aunque su desafío es marcar aunque sea uno más para quedarse él solo con el tercer puesto mundial.

Antes de recalar en Unión Comercio pasó también por Unión Huaral, Universidad de San Martín de Porres, Melgar, Sporting Cristal, Sport Áncash, Cienciano, Alianza Atlético, Pacífico, Defensor San Alejandro y Los Caimanes.


JORGE CAMPOS
Con su 1,68m de estatura está entre los porteros más bajos de la historia. Sin embargo el valeroso arquero dejó Acapulco para hacerse dueño de la camiseta número 1 de los Pumas de la UNAM, en 1988. Tres años después, César Menotti lo convocó para la Selección de México, con la que llegó a disputar 3 mundiales, siempre con sus coloridas vestimentas.

A lo largo de su carrera, el Brody marcó 40 goles (solamente 9 de ellos de penal), pero vale aclarar que en reiteradas ocasiones cambiaba su puesto de guardameta por el de delantero. En tierra azteca se volvió muy popular su ritual de cambiarse de uniforme para dejar el arco y continuar en el partido más cerca de la valla adversaria. El más espectacular de sus goles lo anotó con el Atlante, en 1996: una tijera voladora, contra Cruz Azul, con el imponente marco del Estadio Azteca.


* Aquí se consignan solamente los goles anotados en torneos oficiales. No se tienen en cuenta las ejecuciones en definiciones desde el punto del penal.

No hay comentarios.: