martes, 27 de abril de 2021

La tragedia de Zambia

El último partido, contra Mauricio.
Parados: Efford Chabala, Wisdom Chansa, Whiteson Changwe, Kelvin Mutale, Derby Makinka, Robert Watiyakeni.
Agachados: Eston Mulenga, John Soko, Godfrey Kangwa, Numba Mwila, Moses Chikwalakwala.

El sueño mundialista de Zambia se truncó cuando el avión que transportaba a 18 jugadores y el cuerpo técnico de la selección se precipitó al mar, frente a las costas de Gabón, en 1993. La reconstrucción, la Copa Africana y una meta que aún sigue siendo esquiva los Chipolopolo.

Por PABLO ARO GERALDES

El 27 de abril de 1993 el avión de Havilland Canada DHC-5 Buffalo perteneciente a la Fuerza Aérea de Zambia que transportaba a la selección de fútbol se estrelló en el océano Atlántico a 500 metros de la costa de Libreville, Gabón.

El equipo se dirigía de Lusaka a Dakar, para enfrentar a Senegal por las eliminatorias africanas al Mundial Estados Unidos 1994. Murieron los veinticinco pasajeros junto con cinco miembros de la tripulación. La investigación oficial llegó a la conclusión que el piloto apagó el motor equivocado luego de un incendio. Asimismo, la investigación encontró que el cansancio del piloto y un error de instrumentos contribuyeron al accidente.

El vuelo había sido organizado especialmente por la Fuerza Aérea y preveía tres escalas para recargar combustible: la primera en Brazzaville (Rep. Democrática Congo, por entonces Zaire), la segunda en Libreville (Gabón) y la tercera en Abidjan (Costa de Marfil). Durante la primera parada en Brazzaville se detectaron problemas con los motores, pero el vuelo continuó. A pocos minutos de despegar de Libreville, el motor izquierdo se incendió. En un reflejo desafortunado, el piloto apagó el motor derecho, haciendo que el avión perdiera potencia durante el despegue, cayendo al mar.

La investigación oficial de las autoridades aeronáuticas gabonesas (revelada en 2003) atribuyó las acciones del piloto a una luz de advertencia defectuosa y al cansancio por parte del piloto.


LAS VÍCTIMAS
El listado de los 25 pasajeros y los cinco tripulantes del vuelo que debía llegar a Dakar, Senegal:

Tripulación 
Coronel Fenton Mhone (piloto) 
Teniente Coronel Victor Mubanga (piloto) 
Teniente Coronel James Sachika (piloto) 
Mayor Edward Nhamboteh (ingeniero de vuelo) 
Cabo Tomson Sakala (auxiliar de vuelo) 

Futbolistas 
Efford Chabala (arq. - Mufulira Wanderers) 
John Soko (def. - Nkana Red Devils) 
Whiteson Changwe (def.  - Kabwe Warriors) 
Robert Watiyakeni (def. - Dynamos / Sudáfrica) 
Eston Mulenga (def. - Nkana Red Devils) 
Derby Makinka (center. - Al-Ettifaq / Arabia Saudita) 
Moses Chikwalakwala (centr. - Nkana Red Devils) 
Wisdom Mumba Chansa (centr. - Dynamos / Sudáfrica) 
Numba Mwila (centr. - Nkana Red Devils) 
Kelvin Mutale (del. - Al-Ettifaq / Arabia Saudita) 
Timothy Mwitwa (del. - Nkana Red Devils) 
Richard Mwanza (arq. - Kabwe Warriors) 
Samuel Chomba (def. - Kabwe Warriors) 
Winter Mumba (def. - Power Dynamos) 
Godfrey Kangwa (centr. - Olympique Casablanca / Marruecos) 
Moses Masuwa (del. - Kabwe Warriors) 
Kenan Simambe (del. - Nkana Red Devils) 
Patrick Banda (del. - Profund Warriors) 

Cuerpo técnico 
Godfrey "Ucar" Chitalu (entrenador) 
Alex Chola (asistente técnico) 
Wilson Mtonga (médico) 
Wilson Sakala 

Otros 
Michael Mwape (directivo de la FAZ) 
Nelson Zimba (servidor público) 
Joseph Bwalya Salim (periodista)

LOS CHIPOLOPOLO
El seleccionado apodado Chipolopolo (balas de cobre) tenía como meta la Copa Africana de Naciones 1994 y conseguir por primera vez la clasificación a un Mundial. El 27 de febrero habían vencido 3-1 a Madagascar para acceder a uno de los tres grupos finales que darían un lugar en USA. El debut en Grupo B estaba pautado para ese 27 de abril, contra Senegal. Pero antes, tenía compromisos por la eliminatoria para la Copa Africana de Naciones (CAN) Túnez 1994. 

El 25 de abril derrotó 3-0 a las islas Mauricio en Port Luis y emprendía una travesía continental que los llevara hasta Dakar. Allí se encontrarían con el capitán de la selección, Kalusha Bwalya, quien estaba jugando en el PSV holandés (ese domingo 25 había enfrentado al Valencia en un homenaje a Mario Kempes), y con Johnson Bwalya, del Bulle suizo, que no participaban de la eliminatoria para la CAN pero sí para las mundialista. Ellos viajarían a Senegal por su cuenta. Otro que no integraba la delegación era Charles Musonda, del Anderlecht de Bélgica, porque estaba lesionado.

La competición se paró y todo hacía pensar que Zambia se retiraría de las eliminatorias. Pero Kalusha Bwalya buscó jugadores y lideró un nuevo equipo. Finalmente, el 4 de julio, poco más de dos meses después de la tragedia, los Chipolopolo salían de nuevo al campo de juego del estadio Independence, en Lusaka, para enfrentar a Marruecos antes 50 mil personas.

El equipo conformado para continuar las eliminatorias.
Jugaron con brazalete negro.
Al minuto de juego Rachid Saoudi abrió el marcador para los marroquíes. Zambia soportó el golpe inicial y emparejó las acciones. Promediando la segunda mitad, dieron vuelta el partido en solo 7 minutos, con goles de  Kalusha Bwalya y Johnson Bwalya, justamente los dos que no fueron a Senegal junto a sus compañeros. La victoria finalizó con lágrimas emocionadas en la cancha y en las tribunas. “Fue un día tremendamente emotivo. Llevábamos en el corazón a los amigos que habíamos perdido en el accidente y el gran partido que jugamos fue un homenaje a todos ellos“, resumió Kalusha. 

El 7 de agosto la aventura continuó con el partido postergado en Dakar, donde consiguieron un valioso punto con el 0-0. La ilusión creció con la revancha en casa: el 26 de septiembre Zambia goleó por 4-0 a Senegal y le bastaba un solo punto en Marruecos para conseguir el pasaje al Mundial estadounidense.

El epílogo de la historia ya se conoce. La realidad no suele ser como en los guiones de Hollywood, los finales felices quedan reservados para el cine. Un gol a los 62 minutos de Abdeslam Laghrissi le dio la clasificación a Marruecos y dejó a Zambia con las manos vacías.

Grupo B 
18-4-1993 - Casablanca: Marruecos 1-0 Senegal 
4-7-1993 - Lusaka: Zambia 2-1 Marruecos
17-7-1993 - Dakar: Senegal 1-3 Marruecos
7-8-1993 - Dakar: Senegal 0-0 Zambia 
26-9-1993 - Lusaka: Zambia 4-0 Senegal 
10-10-1993 - Casablanca: Marruecos 1-0 Zambia

La desilusión no frenó la reconstrucción de un equipo, que llevaba detrás el orgullo de una nación. A fin de marzo, la primavera del Mediterráneo florecía cuando Túnez fue sede de la Copa Africana de Naciones. Allí fueron de nuevo los Chipolopolo, que contra todos los pronósticos alcanzaron la final contra Nigeria, la máxima potencia continental por entonces, que ya había asegurado su plaza para debutar en el Mundial.

El Estadio Olímpico El Menzah se había volcado a favor del resurgido equipo de Zambia. Y apenas habían pasado 3 minutos cuando Elijah Litana puso el 1-0. Dos minutos más tarde igualó Emmanuel Amunike, quien apenas comenzado el segundo tiempo volvió a marcar para cerrar el resultado a favor de los nigerianos, que contaban con nombres como Yekini, Amokachi, Mutiu, Finidi, Ikpeba, Okocha, Wilfred, Oliseh o Rufai. 

Monumento a los Héroes en Lusaka, al norte del Independence Stadium

En 2012 el fútbol de Zambia alcanzó su máximo triunfo, cuando conquistó la Copa Africana de Naciones disputada en Gabón y Guinea Ecuatorial. Justamente fue en Libreville -toda una ironía del destino- donde se impuso por penales en la final contra Costa de Marfil.



Pasaron 28 años y el recuerdo de aquella selección de 1993 sigue vivo en el corazón del fútbol africano. Y la clasificación mundialista sigue siendo un sueño para Zambia. 

En este reportaje de As, el relato de Kalusha Bwalya:

No hay comentarios.: