lunes, 12 de noviembre de 2007

Boca Juniors, club record


Artículo publicado en la revista Fox Sports, en noviembre de 2007.

El barrio de La Boca, donde está el puerto de Buenos Aires, Argentina, fue la puerta de entrada de millones de inmigrantes en los comienzos del siglo XX. Allí nació Boca Juniors, “los hijos de La Boca”, fundado en 1905 por un grupo de amigos genoveses o xeneizes, como ellos mismos se llamaban en su dialecto natal.
Desde ese humilde rincón de la ciudad fue creciendo la popularidad de Boca, que ya en la década de 1910 llenaba las canchas donde se presentaba. Identificado como el equipo de los pobres, los trabajadores, el azul y oro siguió captando adeptos hasta redondear el mito de “la mitad más uno del país”, como se autotitularon.
A partir de entonces, Boca Juniors se fue consolidando como uno de los grandes del fútbol argentino, con un estilo de juego que siempre estuvo más cerca de la garra y el sacrificio que del talento y el buen fútbol. Pero esa marca característica estuvo acompañada por grandes jugadores, desde Francisco Varallo en los años ‘30 hasta Juan Román Riquelme o Carlos Tevez en los últimos tiempos. ¿Y en el medio? La figura de Diego Maradona eclipsa a todas las demás, pero el club guarda ídolos queridos como el brasileño Paulo Valentim, que en los ‘60 enfrentó ocho veces al archirrival River Plate y le marcó 10 goles. Silvio Marzolini es el xeneize con más clásicos: 29 partidos (1960/72). El mismo record que alcanzó el genial portero Hugo Gatti, pero repartido entre los dos clubes: 7 en River y 22 en Boca. Otros nombres grandes de la historia boquense son Ángel Clemente Rojas, Gabriel Batistuta, Claudio Caniggia, Guillermo Barros Schelotto y el multigoleador Martín Palermo.
En 1977, hace treinta años, se subió por primera vez al sitio más alto del podio sudamericano: conquistó la Copa Libertadores, logro que repitió al año siguiente, cuando le sumó la Copa Intercontinental. Era la confirmación de su grandeza. Pero fue con los albores del siglo XXI que Boca se reveló como uno de los más ganadores del planeta. El hacedor del equipo que rompería records (40 juegos sin perder, por ejemplo) fue el entrenador Carlos Bianchi.
Bajo su conducción, Boca Juniors ganó tres Copas Toyota Libertadores (2000, 2001 y 2003) y conquistó dos veces la Copa Intercontinental en Japón, ante adversarios de tremendo peso como fueron Real Madrid y Milan. Será justamente este equipo italiano, ganador de la Liga de Campeones de Europa, quien lo esperará en diciembre en tierras niponas para el Mundial de Clubes. Para ese torneo también están clasificados Pachuca (campeón de la Concacaf), Etoile Sportive du Sahel (de Túnez, campeón de África) y los neocelandeses de Waitakere United, que deberán jugar una ronda previa contra el que el 1º de diciembre se consagre campeón japonés.
El equipo que hoy conduce Miguel Ángel Russo tiene el peso de ser, junto a Milan (reciente ganador de la Supercopa Europea) el máximo campeón internacional del mundo. Ambos levantaron 17 trofeos internacionales. Por eso también será especial este cuarto viaje de la década a la isla del Sol Naciente: los dos cuadros más ganadores de la Tierra podrán definir cara a cara quién es el único y auténtico Rey de Copas.
Бока Хуниорс בוקה ג'וניורס Μπόκα τζούνιορς ボカ・ジュニアーズ بوكا جونيورز博卡青年 보카 주니어스

1 comentario:

CALIGULA dijo...

Pablo: Las comparaciones Boca - Milan son paralelas en un aspecto cuantitativo. Porque cualitativamente, son más que oblicuas.

Un abrazo.
Blog de nivel.