miércoles, 31 de diciembre de 2008

Cuba: la Revolución del fútbol

"El revolucionario verdadero está guiado por grandes sentimientos de amor"
Ernesto 'Che' Guevara

Cuba es el país del deporte, se ve en cada lado de la isla. Lo que resulta novedoso es que la histórica preferencia por el béisbol y el boxeo está siendo remplazada por una enorme fiebre de fútbol.

Artículo publicado en la revista FIFA Magazine, en enero de 2008.
Por PABLO ARO GERALDES


Ronaldinho pisa la pelota ante Ballack, la pasa para Totti y dispara ante la salida de Messi, el arco está vacío... ¡Gol! ¡Goooool! La escena no a corresponde una gala entre FIFA XI y Resto del Mundo, no, es una animada jugada en el Paseo del Prado, a metros del Malecón de La Habana, Cuba. Los protagonistas no son, claro, estas grandes estrellas mundiales, se trata de un grupo de niños que disfrutan del balón mientras relatan a viva voz sus sueños de fútbol.
Cuba es el país del deporte, se ve en cada barrio de cada ciudad de la isla. Lo que resulta novedoso es que la histórica preferencia por el béisbol y el boxeo está siendo remplazada por una enorme fiebre de fútbol. Según el Gran Censo 2006 de FIFA, más del 10% de los cubanos practica fútbol. Y no sólo lo juegan: con gran entusiasmo siguen por TV la Liga Española, la UEFA Champions League y se fanatizaron por Brasil y Argentina durante la última Copa América.
A nivel de deporte competitivo, Cuba fue el tercer país (detrás de Bahamas y Australia) en relación de medallas olímpicas por habitantes conseguidas en Atenas 2004, y desde 1972 no se baja de este podio. En los últimos Juegos Panamericanos Río de Janeiro 2007, quedó en el primer lugar en esta comparación, aun cuando a nivel de Producto Bruto Interno es varias veces inferior al resto de los países. El fútbol va en esta dirección, de ahí el crecimiento experimentado en los últimos años.
En el ámbito local, se disputa el 93º campeonato nacional, donde desde esta temporada los 15 distritos del país se reparten en 4 grupos de 4... La cuenta da 16 porque la Ciudad de La Habana tiene dos representantes, uno de ellos es Industriales, un homónimo del equipo más popular del béisbol cubano, bautizado así por el Che Guevara, cuando era ministro de Industria. Cada grupo está conformado por cercanía geográfica, para evitar largos viajes por las antiguas carreteras de la isla. Y se juega siempre en horario diurno, para paliar la crisis energética.
Antonio Díaz, miembro del Instituto Cubano de Deportes, Educación Física y Recreación (INDER), resalta el crecimiento del fútbol: "los estadios se llenan, algo que no ocurre con el béisbol. Es fascinante ver las canchas de Candelaria, donde juega Pinar del Río, o Morón, casa de Ciego de Ávila; son lugares calientes, donde se vive el fútbol con gran pasión. Sin olvidar el Estadio Camilo Cienfuegos, en Zulueta, el más bonito del país".
El poseedor del título es Pinar del Río, la provincia productora de los tradicionales habanos. El día de la final ante Villa Clara había 8 mil espectadores en el estadio La Bombonera de la ciudad de San Cristóbal. El gol del campeonato lo hizo Reinier Alcántara, el artillero favorito de los cubanos.

AL CARIBE Y MÁS ALLÁ
En 1995 Cuba, la mayor de las Antillas, ocupaba el puesto 175 de la Clasificación Mundial FIFA. Después de haber llegado a un tope en el 46, gracias a la actuación en la Digicel Caribbean Cup, hoy está en el 64, lo que significa un enorme mérito, ya que es quinta de la zona Concacaf, por delante de grandes seleccionados con histórica tradición.
Para muchos equipos de la región, la participación en la Caribbean Cup es importantísima, y conseguir allí un pasaje para la Copa Oro de la Concacaf es como ir a una Copa Mundial. Así lo vivió Cuba, que en 2007 tuvo su cuarta participación consecutiva (record del Caribe) junto a los "gigantes" como Estados Unidos, México o Costa Rica. En virtud del amateurismo, todos los cubanos juegan en su patria y la Selección Nacional puede reunirlos cuando guste, por el tiempo necesario, una ventaja que casi ninguna federación tiene en el mundo.
Camino a los Juegos Olímpicos de Beijing, Cuba terminó primera en la ronda caribeña –por delante de Haití, Trinidad y Tobago y Granada– y se ganó un lugar en la liguilla final, algo que no conseguía desde 1984. Esta zona final de ocho países dará dos lugares para el torneo olímpico masculino... la empresa se ve difícil para los dirigidos por Raúl González Triana. De todos modos, el progreso está en marcha: "Estas competiciones nos dan la posibilidad de medirnos, de tener una parámetro de nuestro crecimiento", explica Antonio Garcés, Secretario General de la Asociación de Fútbol de Cuba (AFC). Y lo reafirma Rufino Sotolongo, entrenador de las selecciones femeninas: "Aquí tenemos pocas posibilidades de ver fútbol femenino y llegar a una ronda final nos da la posibilidad de seguir aprendiendo. El hecho de aparecer en el Ranking FIFA ya es un estímulo". Claro, las niñas son la otra cara del crecimiento. Su campeonato vivió este año su sexta edición desde 2001 (se canceló en 2002) y tuvo siempre a las mismas campeonas: Ciudad de La Habana, la base del equipo nacional. En cuanto a la Selección, es la primera experiencia, que lleva dos años y medio de trabajo, con chicas desde los 14 años. La niñas del Sub 20 buscan clasificar a la Copa Mundial Chile 2008 y a diferencia de sus compañeras de la Selección mayor, son 100% futbolistas: "Estas niñas del Sub 20 empezaron jugando al fútbol, no como las de la mayores que provienen del atletismo. Son más inteligentes y dedicadas que los hombres, sus progresos se ven día a día", cuenta orgulloso Sotolongo.
Estas jóvenes ya están en la ronda final (pasaron a Anguilla, Antigua y Barbuda y Barbados, que no se presentó). Lo mismo ocurre con la Selección Olímpica: junto a Jamaica, Puerto Rico y Trinidad y Tobago pasaron a la Segunda ronda del Caribe. De allí las dos mejores irán a la liguilla final con Canadá, Estados Unidos, México y Costa Rica. Al igual que los varones, solamente dos irán a Beijing.
Otro de los puntos de constante avance es el futsal. Cuba es el único país de la Concacaf que participó en las últimas tres Copas Mundiales: España, Guatemala y Chinese Taipei. "A partir de Guatemala comenzó el camino del crecimiento. Y en los Juegos Panamericanos de Río –donde por primera vez se jugó futsal– pudimos llegar más lejos que el quinto puesto logrado", opina Garcés.

FÚTBOL PARA TODOS
Palmeras, automóviles modelo ’58, tabaco, ron, buena música... y balones. Las pelotas de fútbol ruedan por Cuba cada vez más. Hay mayor actividad en todos los niveles. Volvieron a disputarse los torneos amistosos previos al inicio de la temporada, como la copa Radio Ciudad del Mar, en Cienfuegos, o la copa Tele Rebelde, en la capital. "Estamos decididos a que se juegue fútbol en toda la Isla y durante todo el año, como paso medular para lograr el salto cualitativo", asegura Luis Hernández, presidente de la AFC.
Juegan todos. Desde hace cinco años, el fútbol es una asignatura escolar obligatoria, para niños y niñas. Desde los 8 a los 16 años, los pequeños y jóvenes disputan el tradicional campeonato infantil Caribito. En el otro extremo está el torneo de veteranos único en el mundo. Allí participan hasta abuelos de ¡70 años!
"Hay que alcanzar el desarrollo social del fútbol en un país de béisbol, para que el fútbol sea un hecho cultural que atraiga a los jóvenes es indispensable empezar desde los niños, pero está claro que en Cuba hay enormes posibilidades formativas", expresó César Menotti (DT campeón mundial 1978 con argentina) cuando visitó Cuba en 2005 para brindar una clínica a entrenadores.
Este crecimiento empezó a mostrarse también puertas afuera: en 2004 Vladimir Massó se convirtió en el primer árbitro cubano en pitar en un campeonato mundial de la FIFA, en este caso la Copa Mundial de Fustal. Y hay más: por primera vez después de 18 años, Cuba inscribió a su campeón en la Copa de Campeones de la Concacaf. Allí está Pinar del Río, que en noviembre se midió con Baltimore de St. Marc (Haití), Bassa SC (Antigua y Barbuda) y Jong Colombia (Antillas Holandesas).
Cuba ama al deporte y el mundo es testigo de lo que la pequeña isla puede dar, sobreponiéndose a las dificultades del embargo económico.
En 1938, el país tuvo su única asistencia a la Copa Mundial de la FIFA, en Francia, donde eliminó trabajosamente a Rumania antes de caer con un estrepitoso 0-8 ante Suecia, en cuartos de final. En junio próximo se cumplirán 70 años de esa participación. De paso por La Habana, Daniel Jordaan, presidente del Comité Organizador de Sudáfrica 2010 expresó un deseo: "Si existe un país al cual queremos ver en la Copa del Mundo, ese es Cuba". Si el progreso continúa, en algunos años los niños del Malecón dejarán de imitar a los ídolos de Brasil, Italia o Argentina para soñar y ser felices con sus propios jugadores.


CONTRA EL BLOQUEO, SOLIDARIDAD
En los Juegos Olímpicos de Montreal ’76 Cuba consiguió un tremendo empate 0-0 ante la Polonia de Lato, Tomaszewski, Deyna y compañía, potencia máxima del amateurismo que se pregonaba. El héroe cubano de ese partido fue el defensor Antonio Garcé, hoy Secretario General de la AFC.
En su escritorio del Estadio Pedro Marrero, analiza el futuro del fútbol en Cuba por el lado de la cooperación: "Japón y Corea antes eran beisboleros, lo mismo que Venezuela. En Venezuela en pocos años el fútbol estará por encima del béisbol. Cada país tiene que tener su estilo, y nosotros tenemos que incrementar el intercambio con Venezuela".
El estadio Pedro Marrero, de La Habana, no luce su mejor cara. En 2005 el huracán Katrina destruyó una de sus torres de iluminación y arrancó completamente la otra. Volaron también los techos de la tribuna, que se está terminando de reconstruir. Y todo cuesta dinero. Cada año FIFA aporta 250.000 dólares para viajes y equipamiento. "Sin esa asistencia estaríamos limitados. Y a la vez, esa ayuda financiera nos obliga a participar en todos los torneos. Los directivos de FIFA nos comunicaron que están muy conformes con el uso que se le da al dinero aquí", cuenta Garcé.
Víctor Aragón, vicepresidente de la AFC, fue concreto: "Necesitamos más balones, mejores canchas y entrenadores de mayor nivel". Las respuestas están llegando. La Confederación Brasileña de Deportes hizo una donación de pelotas y luego se sumó el club español Getafe, que aportó mil balones, que se repartieron 3 en cada uno de los 169 municipios y el resto fue a las escuelas deportivas.
Por el lado de los técnicos y el intercambio de experiencias, hay un fuerte agradecimiento al argentino César Menotti: "él se viene identificando con la Revolución cubana desde los años ’70, admira al Che y hace poco posibilitó el fogueo de nuestras selecciones en Argentina para jugar partidos previos a decisivos torneos internacionales", acota Luis Hernández, presidente de la AFC. Menotti fue intermediario para que la Secretaría de Deporte argentina abonara todos los gastos de estadía en Buenos Aires.
Quizá el máximo exponente de la cooperación lo aporte un modesto club de la Bundesliga 2 alemana. El Trabajo Comunitario es uno de los pilares de la Revolución Cubana y los jugadores del Sankt Pauli entendieron que la solidaridad puede ir de la mano de la alta competencia: desde 2005 realizan su pretemporada en Cuba y, junto a un grupo de aficionados alemanes, realizan trabajos comunitarios. Ellos iniciaron la campaña ‘Viva con agua de Sankt Pauli’, con la que se reunó dinero para construir bombas de agua para escuelas de Cuba. Un golazo.


viernes, 26 de diciembre de 2008

Carlos Tevez: el Rey de Inglaterra


A los 24 años, el argentino Carlos Tevez acumula méritos para alcanzar la corona de rey. Fue campeón en su país, en Brasil y en Inglaterra, ganó la Copa Libertadores, la Champions League de Europa y ahora sumó el Mundial de Clubes. Conoce el origen y la personalidad de uno de los delanteros más cotizados del planeta.

Artículo publicado en los diarios Última Hora (Paraguay), El Espectador (Colombia) y El Nacional (Venezuela).

Apache. El apodo ya se convirtió en una marca registrada para Carlos Tevez, el delantero argentino de fútbol explosivo y carácter retraído que sabe mucho de festejos y muy poco del marketing que rodea al fútbol.
Hoy, ‘Apache’ es una línea de indumentaria de Nike (Tevez es el segundo jugador de la marca, detrás del brasileño Ronaldinho) aunque son muy pocos quienes conocen el porqué de ese apelativo. Carlitos Martínez nació en el seno de una familia muy humilde de Ciudadela, en el suburbio oeste de Buenos Aires, la capital argentina. Su barrio, Ejército de los Andes, es un conjunto de edificios paupérrimos donde suelen refugiarse delincuentes que atemorizan a los miles de honestos trabajadores que allí viven. Por su extrema peligrosidad, el barrio fue rebautizado como Fuerte Apache, un reducto inexpugnable.
Si se quedó con la duda, aquí la aclaración: Carlos Martínez llevó con orgullo el apellido de su madre hasta que, en 1999, el albañil Segundo Tevez finalmente lo reconoció como hijo suyo y de Adriana Martínez.
Tenía 15 años y ya era conciente de la dureza de su entorno. Lo rodeaban las tentaciones del dinero fácil y lo amenazaba un futuro incierto de desempleo y marginalidad; por eso apostó todo a sus condiciones futbolísticas en el modesto club All Boys (hoy en segunda división). “Si no fuese futbolista, hoy seguramente estaría recogiendo cartones y chatarra de la basura para venderlos”, contó en 2007. Muchos de quienes era sus vecinos de Fuerte Apache no tuvieron otra opción como futuro.
Hoy, acostumbrado a los viajes en Primera Clase, los hoteles cinco estrellas y la vida de lujos que le permite el hecho de ser jugador del Manchester United, uno de los clubes más poderosos del planeta, no se olvida de aquella vida de sacrificios y privaciones, pero también de lealtades y alegrías construidas sin más bienes materiales que un balón de fútbol.
“Los pibes del barrio” se llama el CD que grabó con su banda ‘Piolavago’; y son ellos, precisamente, los pibes del barrio, quienes están junto a él cada vez que está en Argentina. Antes podían compartir una gaseosa entre nueve; hoy, el dinero ya no es un problema para Tevez y trata de compensar a sus amigos de siempre.
Suele expresar que desea volver a Fuerte Apache y explica el porqué: “Lo que viví ahí no lo viviría en ningún otro lugar; me hizo ser como soy. Pude elegir, pude llegar a estar drogado y tirado en el suelo, o estar adonde estoy hoy. Son las cosas que me hizo ver mi barrio. Toda la gente de Fuerte Apache tiene un corazón grande y por eso la quiero tanto”.
No olvida sus orígenes. Gracias a Boca Juniors pudo ser atendido a fondo por un odontólogo, y en Manchester United le brindaron la posibilidad de corregir los defectos de su dentadura. Pero se negó a una cirugía estética que ocultara las cicatrices que lleva desde su oreja derecha hasta el pecho. Cuando tenía 10 meses, Tevez sufrió quemaduras de tercer grado al caer accidentalmente agua hirviendo sobre él. El argentino considera que su aspecto físico puede no ayudarle a obtener contratos como los de David Beckham, pero sabe que no influye en el cariño que le profesa la afición.

HACERSE HOMBRE
El chiquilín siguió creciendo en ese ambiente hostil. A los 13 años, todos los sábados jugaba partidos por dinero junto a jóvenes que lo doblaban en edad. No había árbitro y las patadas más sutiles le apuntaban a los dientes... Hoy podría ver aquello como un entrenamiento extremo para que todo lo que vino después parezca más tranquilo.
A los 15 años tuvo su primer encuentro con una alegría futbolística, antes de que los hinchas argentinos supieran de su existencia. Conoció un avión y tuvo su primera experiencia internacional en el seleccionado que también contaba con Javier Mascherano (hoy en Liverpool) y Maximiliano López (FC Moscú). Fue en el Torneo Tres Naciones, en Londres. Allí brilló en el triunfo sobre Francia, cuando anotó un golazo de chilena en el mítico Estadio de Wembley.
Cuando debutó en la Primera de Boca Juniors tardó muy poco en convertirse en ídolo de La Doce. También se hizo foco de la prensa y blanco de los clubes extranjeros. “No estoy apurado para irme al exterior –declaró entonces–. Claro que económicamente pienso en mi familia, pero para más adelante. Tampoco me quiero ir de mi país para sufrir afuera. Es muy difícil la adaptación”.

UN JUGADOR COMPLETO
Fue la estrella que ganó cuatro títulos con Boca, el club más popular de la Argentina, y él siguió con su rostro relajado, como ajeno al brillo que lo rodeaba. Es un líder al que no le hace falta levantar la voz para ser el conductor de un equipo. Se envalentona con la pelota, siempre la pide y aparece en las situaciones difíciles. Su baja estatura (1,70m) lo hace un delantero duro de controlar y tiene alta resistencia a los golpes. Se mueve agazapado y de pronto aparece con velocidad en el área, detrás de sus marcadores y tiene una definición letal con su pierna derecha.
Se divierte jugando y se enoja como un niño. Le duele en el alma perder, que es muy distinto a no saber perder. Pese a su carácter retraído, representa la idiosincrasia del potrero argentino: gambetea, va al frente, cambia de ritmo y él solo es capaz de variar el curso de un partido.
Tevez se quejó de que en Argentina no lo valoraban y de que la gente que no lo conocía se dejaba llevar por los comentarios que se hacían sobre él. En diciembre de 2004 tomó la decisión más importante de su carrera: dejar a Boca e irse a jugar a Brasil. Habían sido tres años de un amor incondicional con el equipo xeneize. La empresa MSI, gerenciadora del Corinthians, pagó 19,5 millones de dólares y, de esa manera, Tevez se convirtió en la principal contratación extranjera en la historia del fútbol brasileño.
Atrás quedaron algunos escándalos que ocuparon a buena parte de los medios y que mucho disgustaron a Carlitos. Como sus diferencias con Jorge Benítez, ex entrenador de Boca, o su relación sentimental con la modelo Natalia Fassi. En tierras paulistas encontró la paz que necesitaba para seguir divirtiéndose adentro de un campo de juego, y para seguir generando devoción y negocios fuera de él.
Sin embargo, en Brasil también tuvo que sortear inconvenientes. Algunas discrepancias con sus compañeros llegaron incluso hasta los golpes. También amenazó, en su momento, con dejar ese país. “Siento que no quieren que un argentino triunfe acá”, expresó Tevez públicamente, refiriéndose a que los árbitros no sancionaban las violentas infracciones que había recibido desde su llegada. “En todos los partidos escucho que los jueces me dicen ‘gringo de mierda’ y otras cosas”, aseguró a las agencias de noticias en aquella oportunidad. Fueron momentos complicados que, con el paso del tiempo, se revalorizaron y le sirvieron para crecer como persona, sin dejar de ser fiel a sí mismo ni a sus raíces.
En la campaña televisiva de uno de sus sponsors, sostuvo que Diego Maradona y Juan Román Riquelme eran los grandes ‘10’ de la historia, excluyendo a Pelé, algo que disgustó marcadamente a los brasileños, heridos en su orgullo. Pero su sinceridad también despertó nuevas adhesiones. En un fútbol plagado de estrellas mediáticas con aires de diva, la simpleza de Tevez genera una simpatía inmediata.
Aunque el asedio de la prensa y de la gente cada vez es más fuerte, Carlitos se deja querer. Siempre tiene tiempo para firmar camisetas, sacarse fotos con la gente y atender a los periodistas con una sonrisa, aunque no le guste nada esa ‘tarea’. Pero el feeling más natural lo tiene con los niños, que son los que más lo buscan y los que lo ven como ídolo indiscutido.
Tras ganarse el respeto y la admiración de los aficionados brasileños, partió a su aventura inglesa. No le seducía la idea de marcharse a un país con un idioma desconocido para él, y temía por la adaptación, pero sorprendió a todos acomodándose rápidamente al esquema del West Ham United. Fue importante tener como compañero a su amigo Mascherano, quien también lo había acompañado en el Corinthians. Sin mucho margen por la amenaza concreta de la relegación, Tevez desplegó su oficio goleador e hizo posible que el centenario club londinense permaneciese un año más en la Premier League.
Con la tranquilidad de la tarea cumplida, decidió subir un escalón y aceptar el enorme desafío de ponerse la casaca roja del Manchester United, junto a grandes del fútbol como Cristiano Ronaldo, Wayne Rooney, Ryan Giggs o Gary Neville. Y enseguida se acopló al dibujo táctico del técnico Alex Ferguson, a quien elogia: “Se ocupa mucho de los jugadores y tiene un ansia de triunfo impresionante que nos trasmite”. Y comparó al escocés con Diego Maradona, actual seleccionador de Argentina. “Para todo futbolista argentino es un sueño trabajar con Diego. Y yo no soy al excepción”, contó luego de ser dirigido por él.
Campeón de todo, trata de pasar en Buenos Aires el máximo de tiempo que le permite su club. Para estar con sus amigos de siempre y cantar con ‘Piolavago’. La prensa lo perseguirá, con una insistencia en su barrio de origen que roza la discriminación. “Ya no me preocupa dónde me vean, eso siempre es así. Si estoy con amigos tomando agua, después dicen que estaba borracho en un bar. La prensa es así. Eso es malo. Me molesta mucho no poder salir con mis amigos porque ya dicen que estás en pedo, que estás drogado y que tenés malas juntas”, se queja Tevez, quien lleva una vida acorde al profesionalismo del fútbol y es un responsable padre de su pequeña hija Florencia. “No me gusta la prensa. Quiero que me critiquen como futbolista, nada más. Después, en la vida personal, uno hace lo que quiere”, reclamó cuando su noviazgo era noticia en los programas de chimentos.
Hoy, Carlitos es campeón del mundo de clubes y sueña con el mismo título pero con la Selección Argentina en 2010. Sin dejar de lado la alegría que lo invade a su regreso de Japón, se anima a expresar lo que quiere para su futuro. “Antes de los 30 volveré a Boca y ahí me voy a retirar. Quiero tener las dos piernas bien para jugar con los pibes del barrio y no dar lástima, no estar gordo”, advirtió.Después de su duodécima vuelta olímpica, Tevez está a la altura de los más grandes y está para disputarle la corona a cualquiera. Para ser el nuevo Rey Carlos de Inglaterra.

sábado, 20 de diciembre de 2008

Hispanos en el fútbol croata

Artículo publicado en Fox Sports, en diciembre de 2008.
Por PABLO ARO GERALDES


Tras la desintegración de la Yugoslavia federal que llevó adelante el Mariscal Tito, llegó la hora de independizarse de Belgrado. Primero fue la guerra entre los croatas y el Ejército Popular Yugoslavo, luego las fuerzas armadas de Croacia y los rebeldes de minoría Serbia… todos los Balcanes estaban manchados de sangre.
Con el fin de la guerra llegó el momento de demostrar el poderío deportivo, ya desligados de serbios y bosnios: fue cuando Croacia comenzó a destacarse en básquetbol, tenis, handball y fútbol, sobre todo.
La Prva Hrvatska Nogometna Liga (o Primera Liga Croata de Fútbol) se creó en 1991 y al año siguiente comenzó a disputarse. Tiene doce equipos: en una primera fase se enfrentan todos contra todos, ida y vuelta. Tras estos 22 partidos, se juegan 11 fechas más, todos contra todos pero en un partido único, en cancha del equipo mejor clasificado en la primera fase. Para la temporada 2009/10 tendrá 16 equipos.
En los 17 campeonatos que se disputaron, el Dinamo de Zagreb conquistó 10 títulos, seguido por el Hajduk Split (6) y el NK Zagreb (1).La liga tiene poca presencia extranjera. La mayoría de los foráneos llegan desde Brasil, Camerún y Bosnia-Hercegovina. En este país que está negociando su ingreso a la Unión Europea para 2009 solamente cuatro futbolistas hispanos ponen su toque latino: tres argentinos y un chileno.

ARGENTINA
Luis Ibáñez (Dinamo Zagreb): tiene 20 años y es producto de las inferiores de Boca Juniors, con el que llegó a jugar dos partidos en Primera, en la temporada 2007/08. Como lateral izquierdo llamó la atención de los medios croatas por su proyección y la potencia de su zurda, que ya mencionan una posible nacionalización.

Ramón Fernández (Rijeka): volante formoseño que surgió de las inferiores de Sarmiento de Resistencia, donde debutó antes de llegar a Estudiantes de La Plata, en 2005. A mediados de 2006 pasó a Ben Hur, de Rafaela. En 2007 se incorporó a Defensa y Justicia y de Florencio Varela pasó a Villa Crespo para ponerse la camiseta de Atlanta, un club tradicional que hoy juega en Primera B (tercera división). De allí pegó el salto al fútbol croata, donde debutó este año con la camiseta del Rijeka, en la ciudad del mismo nombre. Actúa como enganche y tiene 24 años.

Guillermo Suárez (Dinamo Zagreb): nacido en Lincoln, provincia de Buenos Aires, salió de las inferiores del club Rivadavia. En 2007 debutó en el fútbol grande con Tigre, que acababa de ascender a Primera División, y fue partícipe de la campaña que terminó con un histórico subcampeonato. Como volante ofensivo, ‘Willy’ pasó este año al Dinamo de Zagreb, la capital croata. Es titular.

CHILE
Pedro Morales (Dinamo Zagreb): volante que debutó en primera con Huachipato en 2004 y participó del Mundial Holanda 2005 con la Selección Sub 20. En 2007 pasó a Universidad de Chile, con el que marcó la tremenda suma de 15 goles en 40 partidos. Convocado por Marcelo Bielsa para disputar las Eliminatorias, a mediados de este año firmó un contrato por cinco temporadas con el Dinamo, el club más grande del fútbol croata.

lunes, 15 de diciembre de 2008

Héctor Mancilla: "En México pude cumplir mis sueños"

El delantero chileno del Toluca es la revelación del torneo Apertura mexicano. Con sus goles puso al equipo en lo más alto y se siente feliz en el fútbol azteca. Premiado por Fox Sports, espera el mismo reconocimiento en su país.

Artículo publicado en la presentación de la revista Fox Sports -edición mexicana- en diciembre de 2008.
Por PABLO ARO GERALDES

El fútbol suele regalar historias de ésas que terminan bien. Las que desmienten a la vida cotidiana y resguardan un lugar para la esperanza y los sueños. El chileno Héctor Mancilla es el protagonista de una de ellas. Sin ser apuntado por los grandes reflectores del show, casi en silencio ante una prensa por entonces indiferente, aceptó jugar en la Primera A y desde abajo empezar a construir este presente que lo encuentra en su hora más dulce. Sí, el fútbol hace posibles esas historias: el muchachito bueno esta vez tiene el premio que se merece.
“Estoy contento y a la vez con tranquilidad. Y con ganas de seguir adelante por este camino”, dice con el pausado acento del sur de Chile. En esa región de lagos y frío, forjó el caracter silencioso y noble, propio de la Araucanía.
“Llegar a Toluca fue todo un reto. Cuando estuve en Veracruz fui siempre goleador. Pero tuve algunos problemitas con cierta directiva que llegó a administrar el club y me mandaron a Coatzacoalcos, en la Primera A. Allí también me fue bastante bien. Al final eso me ayudó a que Toluca se fijara en mí”, reflexiona Mancilla.
–¿Qué significa José Manuel de la Torre en este momento de tu carrera?
–Él fue quien me pidió, el factor fundamental para mi llegada a Toluca. Me dio toda su confianza y libertad en el terreno de juego para moverme por todo el frente de ataque, sin salirme de los márgenes del área, que es donde le gusta que esté. Esa confianza a la vez hace que te exija mucho; todo lo que sabe De la Torre se ve reflejado en los resultados del Toluca.
–En Colo Colo fuiste dirigido por Claudio Borghi, otro técnico cuyo nombre siempre da vueltas en el fútbol mexicano. ¿Qué puntos en común encuentras entre ambos entrenadores?
–La confianza que le dan a sus jugadores, lo que luchan para que el jugador esté bien, se preocupan por sus cosas... En definitiva, nos quitan presión. Pero esa confianza, como decía, hay que devolverla con un mayor compromiso. Son puntos similares de los dos.
–Cuando los goles no aparecían, ¿echabas de menos esta confianza?
–Sí, lógicamente. De la Torre me apoyó desde el primer momento. Vine, me incorporé a un grupo nuevo, en una institución nueva... Una institución seria y responsable, a diferencia de la anterior. Toluca es un equipo grande, con muchos títulos, y gracias a Dios las cosas me salieron bien en esta etapa.
–¿Solamente “bien”?
–Bueno, salí goleador, clasificamos al equipo a la Liguilla en el segundo lugar de la tabla general... Hasta el momento es todo lindo aquí. Lo que me gustaría es salir campeón con Toluca.
–¿Con qué esquema de juego te sientes más cómodo?
–En este momento estoy jugando yo solo como hombre de punta. Aunque detrás de mí vienen dos volantes externos y uno más bien de enganche. Es un sistema muy parecido al que usaba Borghi en el Colo Colo campeón, con Humberto Suazo, Matías Fernández, Valdivia, yo... Entonces teníamos más alternativas pero él prefería poner un solo centrodelantero de gol.
–En Toluca eres tú quien tiene todas esas responsabilidades que en Colo Colo recaían en Suazo.
–Sí, es algo similar.
–Estando hace casi tres años, ¿cómo evalúas el nivel del fútbol mexicano?
–Se ve un crecimiento, eso es claro. Cuando estaba en Chile solía mirar el fútbol de aquí y me parecía que era fácil, soñaba con llegar y que las cosas fuesen así de fáciles como las veía por televisión. Pero una vez surgida la oportunidad de jugar en México me fui dando cuenta de que es muy competitivo en relación a mi país, es un fútbol muy serio, la gente en los estadios puede ir en familia, hay mayor organización y termina siendo una fiesta. Y más aun en la Liguilla, una fase más competitiva. Finalmente, en México pude cumplir mis sueños.
En los campeonatos mexicanos se da el caso de una marcada alternancia de nombres en el historial reciente. Desde el Apertura 2004 hasta hoy ocho equipos se repartieron los diez títulos: Toluca (2), Monterrey, Pumas de la UNAM, América, Pachuca (2), Chivas de Guadalajara, Atlantey Santos Laguna. Esto hace más atractiva a la competición, mantiene altas las expectativas de los aficionados e influye positivamentea las plantillas.
“Esto motiva, es verdad. Además, concluída la fase regular empieza la Liguilla y ese ya es otro torneo. Dos grandes como América y Chivas se quedaron afuera; ahora cualquiera de los ocho equipos que entraron tenía posibilidades de ser campeón”, reconoce el ariete chileno.
–Los medios fueron muy críticos con la Selección Mexicana. Como jugador, ¿qué opinión tienes tú del Tri?
–La prensa es complicada, le dio muy duro al equipo. El último partido ante Honduras fue muy cerrado por las circunstancias en que se daba, el clima de la cancha... Pero México tiene un buen equipo y creo que a la larga va a ir al Mundial. Tienen muchos jugadores en Europa que le aportan su experiencia, aunque no se vio que marcara territorio para sobresalir a los demás equipos de la región. En la eliminatoria sudamericana hay rivales durísimos, que aquí no se ven. Ante Honduras, Canadá o Jamaica, México debió haber logrado una diferencia y no la consiguió. Quizá solamente Estados Unidos esté un poquito por encima de México hoy, pero respecto al resto de los adversarios de la CONCACAF, sigue siendo superior.
–Ya que nombraste la eliminatoria sudamericana, ¿recibiste algún llamado para la Selección Chilena?
–Contactos no tuve, todavía. Sí me dijeron que en algunos partidos de la serie regular me estuvieron siguiendo. La verdad es que estoy ilusionado con que llegue ese momento. Pero me siento un poquito olvidado por la gente de mi país, aunque a la vez estoy tranquilo porque lo que estoy haciendo aquí lo estoy haciendo bien. Voy a mantener esta humildad, que es la manera en que me enseñaron a conducirme en la vida. Si llega el llamado de la Selección será bienvenido y si no, seguiré trabajando para hacer las cosas de la mejor manera fuera de Chile.
–Hablaste de olvido, es una sensación triste...
–Algunos periodistas de mi país me llamaron cuando terminé como goleador, pero de repente parece que no fuera chileno, porque ser goleador de México y que apenas pongan un parrafito o que te nombren así nomás... Sin embargo eso no pasó cuando ‘Chupete’ Suazo, que es un excelente delantero, lideró la tabla de goles la temporada pasada: todos los medios estaban encima de él. Quizá por ser seleccionado, o porque otros jugadores son regalones de los periodistas, ¿te das cuenta? Es ilógico que uno sea goleador de un fútbol tan importante y que en Chile no le den el real valor... Me quieren más en México que en mi propio país, salí en los diarios más importantes de aquí y no en los de mi país. No lo entiendo.
–¿Se sigue menospreciando al fútbol azteca en Sudamérica?
–No creo que sea eso porque, como decía, en el caso de Suazo no pasó. ‘Chupete’ salió hasta en el último periódico que puede existir en Chile. La gente que sabe de fútbol se da cuenta. Y se supone que la Selección tiene que tener a los jugadores cuando están en su mejor momento.
–¿Crees que éste sería el momento?
–En lo personal me siento muy maduro como para volver a la Selección. Cuando me llamaron para la Copa América en Perú, en 2004, recién empezaba mi carrera. Todo era prematuro entonces, sin embargo hoy creo tener la capacidad para vestir de nuevo la camiseta roja de Chile. De todos modos, el próximo partido será en marzo, ahora estoy enfocado de lleno en el Toluca, en que el equipo ande bien y, en lo personal, en seguir marcando... Lo demás vendrá solo.
–¿Qué opinión tienes de la conducción del argentino Marcelo Bielsa?
–Creo que la era de Bielsa es bastante buena, Chile está cuarto en la tabla, ha hecho buenos partidos... Ahora se vienen los compromisos más difíciles, y eso siempre lo ilusiona a uno con volver.
–¿Te ves encajando en el esquema del entrenador?
–Sí, porque además ya no hay jugadores de área como antes, como Iván (Zamorano), (Reinaldo) Navia o Sebastián González, hay escasez de centrodelanteros. Entonces una campaña como la que estoy haciendo en México me ha ayudado para que se empiece a mencionar mi nombre. Pero para que yo pueda resaltar, la cosa dependerá de que el equipo ande.
–¿Qué referencias tienes de otros chilenos que hayan jugado en México?
–Basay, Carlos Reinoso, Zamorano, que salió campeón con América... Son varios los que anduvieron muy bien en este fútbol.
–¿Cuáles son tus referentes en el puesto?
–Marcelo (Salas) y ‘Bam Bam’ (Zamorano) son nombres ineludibles para los chilenos. Después están Hernán Crespo y Gabriel Batistuta, dos argentinos a los que siempre vi y seguí. Quería parecerme a ellos de alguna manera.
–¿Y hoy quién es el mejor centrodelantero del mundo?
–El sueco Zlatan Ibrahimovic, del Inter. Es un jugadorazo.


Mancilla se convirtió en el cuarto chileno goleador de México, detrás de Osvaldo ‘Pata Bendita’ Castro (América, 1973/74), Ivo Basay (Necaxa, 1992/93) y Humberto Suazo (Clausura 2008).

miércoles, 10 de diciembre de 2008

AFF Suzuki Cup 2008

Vietnam se coronó campeón de la séptima Copa de la ASEAN (Association of Southeast Asian Nations) Football Federation, el torneo que en el pasado era conocido como Tiger Cup.
Con un empate en Hanoi (Vietnam) en la revancha de la final sumó un resultado agregado de 3-2, en virtud de su victoria como visitante 1-2 sobre Tailandia, en Bangkok.
Desde este año el certamen es patrocinado por la compañía japonesa Suzuki y lleva su nombre. La edición 2008 debía llevarse a cabo en Myanmar (ex Birmania) pero debió cambiarse por razones de seguridad.
El equipo que se consagre campeón se llevará además un premio de 100.000 dólares. El vicecampeón embolsará 50.000 y los dos perdedores de las semifinales obtendrán 15.000.
A una semana del comienzo de la competencia la dictadura tailandesa decidió trasladar a los equipos del Grupo B de Bangkok a Phuket, alegando también motivos de seguridad.
Aquí, todos los resultados de la fase final:

GRUPO A (en Jakarta y Bandung, Indonesia)
(Camboya - Indonesia - Myanmar - Singapur)

5/12: Singapur 5 - 0 Camboya
5/12: Indonesia 3 - 0 Myanmar
7/12: Singapur 3 - 1 Myanmar
7/12: Camboya 0 - 4 Indonesia
9/12: Myanmar 3 - 2 Camboya
9/12: Indonesia 0 - 2 Singapur



GRUPO B (en Phuket, Tailandia)
(Laos - Malasia - Tailandia - Vietnam)

6/12: Malasia 3 - 0 Laos
6/12: Tailandia 2 - 0 Vietnam
8/12: Malasia 2 - 3 Vietnam
8/12: Laos 0 - 6 Tailandia
10/12: Tailandia 3 - 0 Malasia
10/12: Vietnam 4 - 0 Laos


SEMIFINALES
16/12: Indonesia 0 - 1 Tailandia
17/12: Vietnam 0 - 0 Singapur

20/12: Tailandia 2 - 1 Indonesia
21/12: Singapur 0 - 1 Vietnam


FINALES
24/12: Tailandia 1 - 2 Vietnam
28/12: Vietnam 1 - 1 Tailandia


Vietnam, el campeón de la AFF Suzuki Cup 2008

viernes, 5 de diciembre de 2008

Un solo corazón

El mercado de pases es una tentadora fuente de ganancias, pero hay futbolistas que prefirieron ser fieles durante toda su carrera a una sola camiseta.

Artículo publicado en la revista Fox Sports, en noviembre de 2008.

Por PABLO ARO GERALDES

Cuando el fútbol era amateur, resultaba impensable que un jugador cambiase de club. ¿Por qué iba hacerlo? Hacia fines del siglo XIX, en Inglaterra los clubes llevaban cada vez más gente y una manera de atraer al público era brindar el mejor espectáculo. Así empezaron a ofrecer dinero a los cracks de otros equipos. Enseguida el profesionalismo se expandió. A principios de los años ‘30, las principales ligas del mundo ya tenían futbolistas pagos. Sin embargo la historia del fútbol registra excepcionales casos de hombres que jugaron toda su carrera con una misma camiseta. Ellos forman el “One club men”, el selecto grupo de los que defendieron un solo club.
La palabra “fidelidad” deriva del latín “fidelitas” y está vinculada a la lealtad; su significado es “servir a un Dios”. Si para las hinchas el fútbol es una religión y, como canta Bersuit Vergarabat, “la camiseta es como un Dios”, este concepto cuadra a la perfección. Hay decenas de casos de jugadores que fueron fieles a ese Dios de colores y un número en la espalda. Futbolistas que resistieron tentaciones económicas y prefirieron seguir en su club de toda la vida.
En la actualidad hay 25 jugadores que llevan al menos diez años en un mismo y único club de primera división profesional. Marcos, en el Palmeiras desde 1992, o Gary Neville, en Manchester United desde ese mismo año, son un par de ellos. Detrás de cada hombre que eligió ser fiel a un club hay una historia. Sí, una historia de amor.

EL PRÍNCIPE BLANCO
El 20 de septiembre de 1992 la categoría ‘Cadete A’ del Real Madrid enfrentaba al Alcalá, en la vieja Ciudad Deportiva. En la formación merengue debutaba un chaval de de 15 años al que todos señalaban. No por los 55 goles que había hecho en la temporada pasada con su club anterior, sino porque ese club no era otro que el Atlético de Madrid, que recién había disuelto su cantera.
Esa tarde, Raúl González Blanco hizo un gol para el 5-0 del Real Madrid. Fue el primero de los 299 que lleva marcados con la camiseta blanca. Desde ese último día del verano español del ‘92 pasaron más de 16 años y Raúl jamás abandonó al club. Ganó 6 veces La Liga, 4 Supercopas de España, 3 Champions League, una Supercopa Europea y 2 Intercontinentales. Dos veces terminó como ‘Pichichi’ (máximo goleador de la liga española) y otras dos como mayor artillero de la Champions.
El arquero Iker Casillas es otro incondicional al Madrid. Y si la fidelidad está ligada al amor, el Real lo ratificó: el 14 de febrero de este año firmó un contrato con Raúl e Iker que los vincula al club durante toda su vida. “Se celebra el Día de los Enamorados, el Real Madrid y los jugadores han demostrado que se quieren, se complementan y se necesitan, y por esa razón han decidido unirse de por vida”, expresó Ramón Calderón, presidente del club, a la vez que reconocía que ambos jugadores iban a cobrar “mucho menos de lo que se merecen porque el ejemplo y la ilusión que dan no es cuantificable”.
Los futbolistas que no cambian de equipo aprecian a quienes siguen la misma línea. Alfredo Relaño, del diario madrileño As, escribía sobre Francesco Totti, el ídolo romano: “Totti valora en Raúl algo que él mismo siente porque lo vive en sus carnes: la dificultad de enamorar año tras año a la misma afición, sin sufrir rechazo”. Pero a veces no es tan difícil serle fiel a una camiseta; basta con serlo a los propios sentimien tos. Por eso para Totti es tan natural haber rechazado ofertas de la Juventus o el Milan cuando todavía estaba en la escuela primaria. Sabía dónde quería jugar y cuando tenía 13 años se incorporó a la Roma.
Tuvo ofrecimientos para irse fuera de la muralla Aureliana y los ha rechazado uno a uno. El más fuerte le llegó en 2002, cuando tampoco quiso firmar para el Real Madrid. Tentación grande, pero no difícil de rechazar para Totti: por sobre todas las cosas es romano, tanto como el Coliseo o los motorinos que recorren a toda hora la capital italiana.

TRADICIÓN DE FAMILIA
Paolo Maldini debutó en el Milan el 20 de enero de 1985 ante Udinese, cuando tenía 16 años. Por entonces para todos era “el hijo de Cesare”, ex capitán y símbolo del club. Casi un cuarto de siglo después, hizo que Cesare sea “el padre de Paolo”. Cuando Paolo se puso por primera vez la casaca rossonera, sus actuales compañeros Alexandre Pato, Philippe Senderos y Mathias Cardacio (por nombrar sólo a algunos) todavía no habían nacido.
Su incondicionalidad al Milan fue total. Por eso, cuando a mediados de 2009 ‘San Paolo’ juegue su último partido en el Milan, el club retirará para siempre su camiseta número 3. Bueno, ese “para siempre” es relativo, porque hay una ‘cláusula’ que prevé volver a usarla: solamente podrá vestirla su hijo Christian, quien tiene 11 años y desde hace tres es jugador de las categorías infantiles del Milan. La dinastía Maldini parece tener la continuidad asegurada.
El mismo homenaje había recibido Franco Baresi, dueño para siempre de la número 6.

SÓLO LE PIDO A DIOS...
La letra de ese himno creado por el argentino León Gieco cambió su letra en Avellaneda. “Sólo le pido a Dios / que Bochini juegue para siempre / siempre para Independiente / para toda la alegría de la gente”. Y la plegaria surtió efecto.
Ricardo Bochini jugó toda su carrera con el Rojo, fueron 19 temporadas de amor total, entre 1972 y 1991. “Mi cariño por Independiente nació cuando estaba en la pensión. Como mi viejo, yo era hincha de San Lorenzo, pero al llegar a Independiente me gustó el fútbol que se jugaba en el club, la identificación de la gente con ese estilo y conmigo: me iban a ver desde las inferiores, me apoyaron y alentaron siempre. Yo encajaba en su gusto futbolístico”, relata hoy.
–¿Pudo haberse ido?
–En el ‘73, cuando le ganamos la Copa Intercontinental a Juventus, los italianos querían tenerme, pero el fútbol de Italia estaba cerrado a los extranjeros. La opción era nacionalizarme, pero ni loco me iba de mi país antes del Mundial ‘78. Mi identificación con el Rojo era tan fuerte que directamente ya ni me ofrecían nada de otros clubes. Pero claro, era otro dinero; con una oferta como las de hoy uno lo hubiera pensado...
–¿Valora la fidelidad en otros jugadores o pasó a ser algo anecdótico?
–Hoy es casi imposible. Estoy de acuerdo con que los jugadores se aseguren su futuro, porque después los dirigentes se olvidan. La fidelidad hay que tenerla con la camiseta que uno viste en ese momento.
Otro nombre ligado 100% a una camiseta es el de Antonio Rattín con Boca Juniors. Vistió la azul y oro número 5 durante 14 temporadas y jamás pensó en irse. “Mi sueño, desde chiquito, fue jugar en Boca. A mi padre no le interesaba el fútbol, decía que era para vagos, él quería que yo estudiara. Pero cumplí mi sueño; Boca fue, es y va a ser todo para mí. Me dio cultura, la posibilidad de conocer el mundo, participar en política... Todo se lo debo a Boca”, relata Rattín, quien hoy es concejal de Vicente López, un distrito del Gran Buenos Aires.
Reinaldo Merlo, en River, Miguel Ángel Russo, en Estudiantes de La Plata, y Aldo Pedro Poy, en Rosario Central, son otros nombres ligados a una sola camiseta argentina.
¿Por qué es conocida Southampton? De allí zarpó el Titanic, pero no fue suficiente para que la ciudad sea recordada. Hizo falta un futbolista, Matthew Le Tissier, para que toda Europa la ubique en el mapa. Entre 1986 y 2000 se transformó en un ícono de la fidelidad. Hubo otros grandes jugadores que transitaron el mismo camino: Giuseppe Bergomi (19 años en el Inter), Uwe Seller (19 en Hamburgo), Giacinto Facchetti (18 en Internazionale), Chendo y Camacho (16 en Real), Sepp Maier y Klaus Augenthaler (15 y 16 en Bayern Munich), Nilton Santos (16 en Botafogo)... Más allá de metáforas, son hombres de un solo corazón.

Repasa también el listado de los 50 futbolistas que jugaron más temporadas en su único club profesional.

lunes, 1 de diciembre de 2008

Hispanos en el fútbol belga

Artículo publicado en Fox Sports, en noviembre de 2008.
Por PABLO ARO GERALDES


Aunque África es la mayor fuente de futbolistas para Bélgica, ocho de los 18 equipos de la Jupiler Pro League cuentan en su plantel con al menos un jugador hispanoamericano.
La primera división belga tiene hoy a 17 futbolistas latinos, llegados de siete países diferentes. Junto a una gran presencia brasileña, son los que aportan talento a una liga cada vez más competitiva.
Bélgica, dividida entre las culturas francesa y holandesa, encuentra en el fútbol un motivo de fuerte unión. Su Selección, conocida como los Diablos Rojos, tuvo su máximo momento hace dos décadas: en la Copa Mundial México '86 consiguió el cuarto puesto.
La belleza de la ciudad de Brujas, la calidad de sus cervezas, sus comics inigualables, sus finos chocolates… Bélgica, uno de los países más civilizados del planeta, también vibra con la pasión del fútbol.

ARGENTINA
Lucas Biglia (Anderlecht):
volante formado en Argentinos Juniors, donde hizo su debut en Primera en la temporada 2003/04. En 2005 se coronó campeón mundial Sub 20 en Holanda, donde fue capitán de Argentina. Tras la consagración se incorporó a Independiente, donde lució su faceta de recuperador con talento y tras una temporada llegó la tentación europea. Desde mediados de 2006 viste la casaca violeta del Royal Sporting Club d'Anderlecht y en su año debut fue elegido como el Mejor Juvenil de la liga belga. Ya ganó cuatro títulos en el club.

Nicolás Frutos (Anderlecht): santafesino, apareció en Unión en 2000 y pronto sobresalió por su potencia física (mide 1,95m). En 2002 pasó a San Lorenzo de Almagro, club con el que ganó la Copa Sudamericana 2002, la primera que se disputó. Al año siguiente continuó su carrera en Nueva Chicago y la Unión Deportiva Las Palmas, de España. En 2004 regresó a la Argentina, esta vez para defender los colores de Gimnasia y Esgrima La Plata. En 2005 pasó a Independiente y pegó un salto cualitativo: se hizo fundamental para el Rojo, que no pudo retenerlo ante la oferta del Anderlecht. Desde entonces llevó sus goles a Bélgica, donde ganó dos ligas, una Copa y dos Supercopas.

Gabriel Iribarren (Dender): su carrera empezó en Lanús y, sin oportunidades en el primer equipo, continuó en Tiro Federal de Rosario (2006), pero descendió a la Primera B Nacional y decidió continuar en Quilmes. Tampoco tuvo suerte, se marchó a préstamo a Gimnasia y Esgrima de Jujuy en 2007. Desde mitad del año pasado es volante de contención del Dender.

Hernán Losada (Anderlecht): su trayectoria como mediocampista de Independiente se desarrolló entre 2003 y 2006, con un paso a préstamo por la Universidad de Chile, en el segundo semestre de 2005. En 2006 llegó al fútbol belga contratado por el Germinal Beerschot, donde marcó 14 goles en 51 partidos. Tal performance le valió este año el pasaje al Anderlecht, el más grande del fútbol belga. Tiene 26 años.

Matías Suárez (Anderlecht): joven cordobés que surgió de las inferiores de Belgrano, donde debutó en 2006. Como delantero lo apodaron "la Joya" y sus actuaciones le dieron la posibilidad de saltar de la Primera B Nacional al fútbol europeo, sin pasar por la máxima categoría del fútbol argentino. Desde el último verano septentrional es jugador del Anderlecht.

ECUADOR
Rorys Aragón Espinoza (Standard):
dueño del arco de Emelec entre 2003 y 2004, no tuvo la misma posibilidad en El Nacional de Quito entre 2004 y 2006 y firmó con el Inter de Milán, donde no llegó a atajar. Desde 2006 es el arquero del Standard de Lieja, el actual campeón, al que contribuyó en la conquista la liga después de 25 años de sequía. También tuvo un par de presencias en la portería de la Selección Ecuatoriana.

PERÚ
José Carlos Fernández (Cercle Brugge):
centrodelantero nacido en Trujillo, apareció en primera con Sport Coopsol, en 2003. Desde entonces defendió las casacas de Universidad César Vallejo (2004/05), Mariano Melgar (2006), Coronel Bolognesi y Cienciano (2007). A principios de 2008 voló a Ucrania para jugar en el Chernomorets de Odessa y tras un breve paso en Europa Oriental comenzó la temporada 2008/09 con el ‘Círculo' belga.

Johan Sotil (Westerlo): hijo del legendario ‘Cholo' Hugo Sotil, debutó en la línea delantera de Universitario de Lima en 2000 y se consolidó cuando el técnico Ángel Cappa le confió la titularidad. En 2004 empezó un peregrinaje por varios clubes del país: Alianza Atlético de Sullana (2004), Coronel Bolognesi (2005), Unión Huaral (2006), Alianza Lima (2007) y José Gálvez (2008). A mitad de año pasó al Westerlo.

Daniel Chávez (FC Brugge): veloz y talentoso producto de la Academia Cantola, a los 20 años ya tiene una respetable experiencia europea. Tras jugar el Mundial Sub 17 Perú 2005, en 2006 se instaló en Brujas para una prueba de dos meses y terminó firmando un contrato por dos años. En 2007 fue parte del equipo que ganó la Copa de Bélgica. Habilidoso centrodelantero, se afirma como una promesa interesante y se va ganando su lugar en la alineación titular.

COLOMBIA
Daniel Cruz (Germinal Beerschot):
formado en la Academia Tucumán (Cali), este ágil volante ofensivo debutó en el América y en la temporada 2000/01 se incorporó al Ajax de Holanda. Sin continuidad, en 2003 cruzó la frontera para sumarse al Germinal Beerschot, de Amberes. Allí juega todavía, con un paso por el Lierse en el campeonato 2005/06. Tiene 27 años.

Jaime Alfonso Ruiz (Westerlo): este delantero caleño apareció en Cortuluá en 2003 y en 2005 mudó sus goles al fútbol ecuatoriano, donde jugó para Aucas. A año siguiente retornó a Colombia para jugar en Deportivo Pasto. En 2007 emprendió un nuevo rumbo: Perú. Allí se puso la camiseta de Cienciano y luego la de Alianza Atlético. Sin estridencias, ‘El Tanque' consiguió este año el ansiado lugar en Europa; en el Westerlo lo dirige Jan Ceulemans, una gloria del fútbol belga.

COSTA RICA
Bryan Ruiz (La Gantoise):
apareció como mediapunta en Alajuelense en 2003 y se destacó enseguida por su llegada al gol. Con los rojinegros ganó la Copa de Campeones de la Concacaf 2004, el campeonato costarricense 2004/05 y la Copa UNCAF 2006. Con grandes actuaciones en las selecciones juveniles, no llegó a ir al Mundial de Alemania pero ya está entre los titulares ticos. A mediados de 2006 firmó para el KAA Gent, cuyo nombre francés es La Gantoise.

Randall Azofeifa (La Gantoise): sus actuaciones como volante del Saprissa y de las diferentes selecciones de Costa Rica lo llevaron al ser uno de los juveniles más destacados de la zona Concacaf. Con Saprissa ganó un campeonato nacional, una Copa UNCAF y el ansiado título de campeón de la Concacaf. Tras ponerse la playera tica en el Mundial de Alemania, se incorporó a La Gantoise.

Roy Myrie (La Gantoise): un fornido defensor que se consolidó en la zaga de Alajuelense y que suma 14 presencias con el equipo nacional, con el que ganó la copa de naciones de la UNCAF 2005. Su performance y la buena imagen de sus compatriotas en La Gantoise hicieron que el club se decidiera a contratarlo a mediados de este año. Lo dirige técnicamente el ex arquero de la selección belga Michel Preud'homme.

PARAGUAY
Antolín Alcaraz (FC Brugge): típico defensor central paraguayo, su comienzo profesional se demoró en varias escalas. Pasó, sin jugar, por Racing (Argentina) y Fiorentina (Italia) antes de ponerse la camiseta de Beira Mar, en Portugal. Entre 2003 y 2007 sobrepasó el centenar de partidos en el campeonato lusitano. Desde la temporada 2007/08 forma parte de la zaga del Brugge.

VENEZUELA
Roberto Rosales (La Gantoise):
hizo su aparición en primera con el Caracas FC, aunque la mayoría de sus partidos los jugó en el equipo filial, Caracas B, como defensor o lateral por derecha. A mediados de 2007 firmó contrato con La Gantoise (o KAA Gent, según su nombre neerlandés). Está por cumplir los 20 años y ya jugó una decena de partidos en la Selección Vinotinto.

Ronald Vargas (FC Brugge): como mediocampista en 2006 se abrió camino en la Primera del Caracas FC y fue con rápido éxito. Fue campeón en 2006 y 2007 y con 21 años en el último receso ‘Ronita' se fue a Brujas para desplegar su juvenil talento en el cuadro negriazul.