martes, 28 de septiembre de 2010

Craig Bellamy

Craig Bellamy es un clásico niño terrible, con un repertorio inagotable de escándalos: peleas con compañeros, con rivales, y hasta cachetazos a hinchas de otros equipos que invaden el campo de juego, forman parte del prontuario del delantero galés. Fuera de la cancha es una seda: "Me gusta pasar el tiempo libre en mi casa, con mis hijos". Para conocerlo de la A a la Z.

Artículo publicado en la revista El Gráfico, en julio de 2010
Por PABLO ARO GERALDES

AGRESIÓN
El mal genio de Bellamy es conocido por la prensa británica, a la que suele alimentar con escándalos periódicos; aunque cree que la mayoría de los incidentes suelen ser exagerados por los periodistas. Uno de ellos ocurrió en 2004, cuando jugaba en Newcastle: le lanzó una silla a John Carver, auxiliar del DT Bobby Robson. “Lo que la gente no sabe es que Carver es uno de mis mejores amigos. Estuvo en mi boda, y acostumbraba a salir por las noches con él”, aclaró después.



BODA
Para que la espectacular Claire Jansen llegara puntual al casamiento, Craig le contrató un Rolls Royce rosa, digno de Penélope Glamour; mientras él arribó con su Bentley negro. Igual ella apareció con 20 minutos de retraso a la iglesia St Bride's Church, cerca de Cardiff. Allí el jugador la esperaba con su traje beige a rayas y corbata rosa. Tras una sencilla ceremonia, a la que no asistió nadie del mundo del fútbol, se fueron a su mansión de 2 millones de libras.



CRÍTICAS
“Si las críticas me afectasen, me hubiera quedado fuera del fútbol hace varios años”, desdramatizó. Es uno de los futbolistas más señalados y burlados de la Premier League, pero eso no le impide dormir. “Cuando era niño solía ir a la cancha y nadie abucheaba a los jugadores en el descanso; pero ahora todo el mundo tiene derecho a criticarte. Hoy la crítica es parte esencial del fútbol, si me hubiera enganchado con eso no hubiese durado tantos años”, concluyó.




DOBLE
Hay otro Craig Bellamy en el deporte: un entrenador australino de rugby league (el de 13 contra 13). Apodado “Bellyache”, terminó su carrera como jugador en 1992 en los Canberra Raiders, el único equipo que defendió. En 2003 comenzó su etapa de coach en el Melbourne Storm. Trabajó como asistente de la Selección australiana en el Tri-Nations de rugby league. Nombrado “DT del Año” 2009, hoy comanda al representativo del estado de Nueva Gales del Sur.



ESQUELA
Una “travesura” que hubiera terminado a las trompadas si no hubiera sido porque Bellamy estaba ebrio. Después de una derrota del Blackburn Rovers 4-1 ante el Manchester United, le mandó un mensajito escrito a su compañero Alan Shearer: “No tenés piernas, estás demasiado viejo. Sos demasiado lento”. Si la misiva no le gustó nada, hubo otro papelito que hizo enfurecer a Shearer: “Ni siquiera podrías besarme el culo”, le puso. ¿Los borrachos no mienten?



FRONTAL
En una entrevista reciente que le concedió al diario The News of the World, declaró contra sus compañeros del City: “No me siento cercano a ellos. Hay veces en las que siento vergüenza de ser jugador. Yo no voy a los clubes nocturnos ni me paso el día libre de compras. Prefiero pasar todo el tiempo en mi casa con mis hijos. No puedo estar en la cancha como un turista. Algunos de mis compañeros lo hacen, pero yo no puedo. Nunca me gusta pretender”.



GOOGLE
Broméo sobre la mala reputación de su pasado y cree que nunca lo dejará atrás. Y hasta sugirió que podría escribir un libro titulado “Don’t Google me” (“No me googleen”, en referencia al popular buscador). Se sinceró: “Creo que jamás dejaré mi reputación: si intentaron buscarme en Google, ya sabrán que no aparezco. Si alguna vez hago un libro, cosa que no creo, llevará ese título. Estuve involucrado en algunas cositas, pero en los últimos años me porté bien”.



H1N1
Promediando la Premier League 2009/10 le apareció un nuevo enemigo al Manchester City: el virus de la “gripe porcina”. Bellamy se perdió el partido contra el Chelsea, porque lo marginaron al detectarle la enfermedad. "Los jugadores vienen con tos, con la nariz goteando y con resfríos, por lo que el doctor tiene que ver si es algo serio. Es su decisión si deben volverse a casa", explicó Mark Bowen, entrenador adjunto del MC. Afortunadamente fue un cuadro leve.



INCREÍBLE
En 2007, el seleccionador de Gales, John Toshack, calificó de “increíble” al capitán Bellamy en el triunfo por 5-2 sobre Eslovaquia, camino a la Euro 2008: anotó dos golazos, forzó uno en contra de Jan Durica y tuvo que ver en los otros dos tantos galeses. “Normalmente, hay 22 hombres luchando muy parejos. En este partido vimos a 21 jugadores y uno que fue increíble. Su actuación fue brillante, no recuerdo la última vez que vi como un rendimiento individual así”.



JEQUE
El Manchester City es del jeque emiratí Mansour bin Zayed al-Nahyan, quien invirtió ya 632 millones de dólares desde agosto de 2008. Esa cantidad sirvió para saldar las deudas heredadas y comprar a Craig Bellamy para juntarlo con Robinho, Nigel de Jong, Shay Given, Wayne Bridge, Gareth Barry, Roque Santa Cruz, Joleon Lescott, Carlos Tevez, Emmanuel Adebayor y Kolo Toure. Y modernizaron el estadio City of Manchester. No tienen problemas de cash.



KARAOKE
En febrero de 2007, cuando era jugador del Liverpool, golpeó con un palo de golf a su compañero noruego John Arne Riise. Fue en Algarve, Portugal, donde los Reds se prepararon para afrontar al Barcelona, y en una noche de juerga los dos jugadores discutieron luego de un concurso de karaoke. Bellamy, que según la prensa estaba alcoholizado, fue sancionado por el club con una multa de 80 mil libras (455 mil pesos argentinos), el equivalente a dos semanas de su salario.



LINAJE
Bellamy es un nombre de pura sangre. Claro, no se trata de Craig, el polémico delantero protagonista de esta nota sino del padrillo argentino, del Haras Malin, ampliamente conocido en el ambiente del turf. En el linaje de este caballo con nombre futbolero hay un par de “deportistas”: es padre de dos grandes campeones argentinos “Ginóbili” (ganador en los hipódromos de La Plata y San Isidro) y “Del Potro”, un potro, justamente, nacido en 2008.



MENTIROSOS
En 2005, cuando jugaba en Newcastle, insatisfecho porque el técnico Graeme Souness lo ponía en el mediocampo, dejó un entrenamiento aludiendo una lesión. Al día siguiente el DT no lo convocó para enfrentar al Arsenal y dijo por TV que Bellamy había fingido la lesión. Craig lo tachó públicamente de “mentiroso”. Freddy Shepherd, presidente del club, se enfureció: “Bellamy se cree más importante que el equipo. Está engañando al Newcastle y a sus hinchas”.



NÓMADE
Arrancó su carrera juvenil en el Bristol Rovers y de allí saltó a su primer club como profesional: el Norwich City (1997-2000). En el Coventry jugó una temporada y pasó al Newcastle United, donde más duró (93 partidos). En 2005 fue a préstamo al Celtic escocés pero ese mismo año lo compró el Blackburn. Un año y pasó al Liverpool y al siguiente al West Ham. Desde 2009 juega en el Manchester City. En poco más de una década, defendió 9 camisetas distintas.



ORGULLO
Entusiasmado con un Braveheart (“Corazón valiente”) galés, el delantero del Manchester City se tatuó una famoso combate en su brazo derecho. Se trata de la Batalla de Pilleth, en la que en 1402 Owain Glyndwr venció a los ingleses. “Es el más grande héroe galés que hemos tenido en la historia”, explicó tras exhibir por primera vez el tatoo que insumió dos semanas y media de trabajo. “Soy galés y quiero que el mundo sepa quiénes somos y de dónde venimos”, declaró orgulloso.



PENDENCIERO
“Bellamy es el tipo de jugador que podría iniciar una discusión en una habitación vacía”. Esta descripción no puede ser más ilustrativa del carácter volcánico del galés y fue pronunciada por Alan Curbishley, su técnico en el West Ham United. “Durante 15 años tuve una vida de cuento de hadas con el Charlton...”, reflexionaba con nostalgia el entrenador luego de negar que Bellamy se había trompeado en el túnel, a la salida de un partido contra Birmingham City, en 2007.



QUIRÓFANO
En febrero de 2008 lo operaron de una rodilla y de una lesión inguinal-abdominal, lo que hizo que solamente estuviera en 9 partidos de la temporada del West Ham United. El modesto equipo londinense había pagado por él unos 15 millones de dólares al Liverpool, cifra record en la historia del club. Y aunque médicos y fisioterapeuras apuraron la recuperación, el menudo delantero tuvo que esperar a la campaña 2008/09 para responder a las expectativas puestas en él.



RINOCERONTE
“El rinoceronte blanco es un animal en peligro de extinción... pero todavía está prosperando en la Premier League”, editorializó el Daily Mirror cuando Bellamy, por entonces delantero del West Ham United, explicó que había tenido que “desarrollar la piel de un rinoceronte para sobrevivir en el hábitat más implacable del fútbol”. “A muchos defensores y a ex compañeros del galés les encantaría la extinción de Bellamy”, concluyó con sorna el diario londinense.



SIERRA LEONA
En 2008 comenzó en Freetown, Sierra Leona, la construcción del edificio de la Fundación Craig Bellamy para los niños más desfavorecidos. El delantero galés ha visitado el país devastado por la cruel guerra de África Occidental y, conmovido, se decidió a invertir 650.000 libras (casi un millón de dólares) de su propio dinero para ayudar a levantar una academia de fútbol. El loable propósito es desarrollar el talento de los jóvenes jugadores de Sierra Leona.



TERRY
A John Terry no le gustaron las críticas de Bellamy a raíz de la relación que el capitán del Chelsea mantuvo con la pareja de su compañero Wayne Bridge, del Manchester City. El galés había expresado: “nada me sorprende de Terry”. Después de estas palabras, el ex capitán de Inglaterra le recomendó al Craig que cuidara su lengua: “Los que viven en casa de vidrio no deberían tirar piedras”. Una frase de tipos con códigos, los que Terry demostró no tener.



UB40
La agrupación inglesa de reggae es la favorita de Bellamy. Y justamente estaba cantando su emblemático tema “Red, red wine” cuando se desató el incidente con su compañero Riise (ver K) mientras estaban en el Liverpool. “Como (el arquero polaco) Jerzy Dudek estaba bebiendo, recordé enseguida esta canción. De pronto se armó la pelea... perdí el control... fue todo muy absurdo”, recordó Bellamy ante la prensa, afectado por las vahos del “red, red wine”.



VECINO
No son amigos, pero tienen muy buena onda desde que viven en la misma ciudad, la industrial Manchester. Carlos Tevez ya tiró varios elogios para su compañero de ataque del conjunto celeste. El último, en su particular entonación inglesa, fue “Craig Bellamy is the best player at City” (Bellamy es el mejor jugador del City). Y agregó: “I'm very happy for him, and I'm happy for the team” (Estoy muy contento por él y estoy muy contento por el equipo). Carlitos... ¡Qué jugador!



WALES
La Selección de Gales no está a la altura de las grandes de Europa, una realidad que le impidió a Bellamy llegar a mostrarse en un torneo de la envergadura de una Eurocopa o un Mundial. Líder de “The Dragons”, como apodan al equipo nacional galés, Craig acumula 58 presencias internacionales en los que anotó 17 goles, desde su debut en 1998, contra Jamaica. En octubre de 2006 el DT John Toshack le dio el brazalete de capitán para remplazar al lesionado Ryan Giggs.



X-PLOSIVE
Los aficionados lo bautizaron “la bala galesa” y está considerado el jugador más explosivo del mundo; también es uno de los más veloces. En la cancha se destaca por su velocidad endemoniada, su magnífica capacidad para el dribbling, el poderos remate de derecha y, sobre todo, por su fortísimo carácter. Sí, es explosivo también en sus gestos, sus declaraciones y su accionar. Su biografía es todo un compendio de peleas, desplantes, borracheras y bravuconadas.



YÉNDOSE
Su vida itinerante por el fútbol británico (ver N) le impidió echar raíces en algún club. El City no es la excepción. Confirmó que planea volver a sus pagos, por lo que desea pasar al Cardiff City, equipo de Gales pero que compite en la Football League Championship, la 2da división inglesa. Enfrentado con el técnico Roberto Mancini, busca un nuevo destino: “Cualquier lugar de Europa sería un problema para mi familia, por eso quiero ir a Cardiff”.



ZARPADO
En el derby de Manchester de septiembre de 2009 en Old Trafford, un intruso se metió al campo de juego en pleno partido y enseguida fue reducido por cuatro agentes de la seguridad privada del estadio. Pero mientras se llevaban a este molesto hincha del United, Bellamy se acercó y, aprovechando que lo tenían agarrado, le metió un sonoro cachetazo que le dio vuelta la cara, lo que le valió el repudio de las gradas y una advertencia de la Football Association inglesa.

3 comentarios:

elultimogol dijo...

Bellamy me parece un futbolista con unas condiciones muy buenas, pero siempre le ha faltado regularidad para consolidarse.

Saludos, Pablo.

Fluzão Eterno dijo...

He creado un blog sobre Fluminense el corazón de mi equipo y me gustaría preguntarle si usted podría ayudarme a hacer un vínculo de asociación conmigo gracias y felicitaciones por tu blog:

Fluzão Eterno: Fluzão Eterno

NoTe dijo...

Crack, bocón, soberbio, una especie de Cassano pero en Inglaterra. Abrazo Pablo!