viernes, 30 de septiembre de 2016

Octubre: el mes morado de Alianza Lima

Desde 1971, Alianza Lima cambia su tradicionales colores azul y blanco por el morado y el blanco durante el mes de octubre como tributo al “Señor de los Milagros”. Un caso único en el mundo.

Por PABLO ARO GERALDES

En Lima,
todo moreno,
cuando llega el mes de octubre,
con el hábito se cubre
de su Señor Nazareno.
Alianza, por no ser menos,
salió de morado encima.
Nicomedes Santa Cruz

Alianza Lima es el único club del mundo que modifica sus colores durante un tiempo determinado por motivos religiosos. La razón es la devoción que el equipo más popular del Perú profesa hacia el Señor de los Milagros.

Adelfo Magallanes, quien ganó tres títulos como jugador de Alianza Lima en los años '30 y otros cuatro como entrenador entre 1948 y 1955 era un gran devoto del Señor de los Milagros: "Los campeonatos que ha conseguido Alianza son gracias al Señor de los Milagros, que protege a los negros", aseguraba.

El volante paraguayo Edgar
González luce el modelo 2011.
Cuando se inauguró el estadio de Matute, en 1974, a la salida del vestuario se colocó una imagen del Cristo Morado, justo antes de saltar al campo de juego.

Esta particular tradición de cambiar la camiseta comenzó el 3 de octubre de 1971, en un partido frente a Sporting Cristal en el estadio Nacional. Alianza Lima ganó 2-0, con goles de Teófilo Cubillas y César Cueto.

Cuando el cuadro Grone reciba a Sport Huancayo , la casaca morada volverá a ponerse a tono con el mes de celebración religiosa..

El Señor de los Milagros
También llamado Cristo de Pachacamilla, Cristo de las Maravillas, Cristo Moreno o Señor de los Temblores, el Señor de los Milagros es una imagen de Cristo en la cruz situada en el Altar Mayor del Santuario de Las Nazarenas de Lima. Fue pintada por un esclavo de casta angoleña llamado Pedro Dalcón y es considerada milagrosa, por lo que es venerada por peruanos y extranjeros en el Perú y alrededor del mundo. Su procesión es considerada como la manifestación religiosa católica periódica más numerosa del mundo.

Su culto creció de tal manera que cada octubre los devotos se visten todo el mes con hábitos morados y una soga blanca a la cintura las mujeres y corbata morada los varones. El origen de este color según cuentan las crónicas, se encuentra en la historia de la Madre Antonia Lucía del Espíritu Santo, llegada a Lima desde el entonces corregimiento de Santiago de Guayaquil, una mujer de mucha fe, quien viuda de un matrimonio obligado, fundó un beaterio de nazarenas cuyo hábito era de color morado propio de la túnica nazarena. Le quitaron la dirección y fundó otro, conocido como El Instituto Nazareno, el cual sólo funcionó 17 años por falta de permisos.

Se le terminó dando un espacio al lado de la capilla del Señor de los Milagros donde sus beatas cuidaban la efigie. Esta característica está muy interiorizada en la cultura peruana, tanto así que a octubre se le denomina el "mes morado" y junto con las multitudinarias procesiones es común observar a devotos que usan el hábito todo el mes.
El Señor de los Milagros, presente en el modelo 2016.
Un técnico devoto
El argentino Gustavo Costas, exentrenador de Alianza Lima, se confesó devoto del Cristo de Pachacamilla: "Desde que llegué a Alianza Lima en 2003 siempre llevamos la imagen del Cristo Moreno a los vestuarios para realizar el rezo previo a cada partido”.

El 9 de setiembre de 2010, el DT fue nombrado socio honorario de la cuadrilla 17 “Guardianes del Señor de los Milagros”. Hoy en Independiente Santa Fe (Colombia), Costas tenía una costumbre antes de los encuentros: se sentaba en la zona técnica y besaba su collar mientras rezaba. Esa fe que lo acompaña en el fútbol también lo hace en su vida diaria y hace unos años conoció al Señor de los Milagros con el club Grone.

"Agradezco a Alianza, pues el club fue el que me llevó a conocer esta fe. No soy fiel del Señor por cábala o para ganar un partido, siempre lo llevo en mi corazón", aseguró. Costas fue invitado a cargar en andas al Señor de los Milagros durante las procesiones de octubre de 2010.

No hay comentarios.: