sábado, 28 de abril de 2018

Carlos Dittborn

"Porque nada tenemos, lo haremos todo"
En un nuevo aniversario de su muerte, es oportuno recordar la figura del chileno Carlos Dittborn Pinto. No fue futbolista ni técnico, pero sí un dirigente ejemplar.

Había nacido en Río de Janeiro en 1924, mientras su padre, Eugenio Dittborn, era Cónsul General de Chile en Brasil. Muy joven, en 1953, asumió la presidencia del Club Deportivo Universidad Católica, hasta que en 1955 pegó el salto y pasó a conducir la Confederación Sudamericana de Fútbol, donde ganó prestigio en todo el ámbito regional. Desde ese lugar fue el principal impulsor, junto a Juan Pinto Durán, de la realización de la Copa del Mundo en Chile. El país trasandino había inscripto su candidatura en 1954, lo mismo que Argentina y Alemania Federal, que luego desistiría. Con el comité de la Federación de Fútbol de Chile recorrió varios países tratando de convencer a las distintas federaciones que desestimaban la capacidad de Chile para llevar adelante el certamen, en comparación a la superior infraestructura deportiva y al mayor prestigio de Argentina.

Carlos Dittborn y Juan Pinto Durán en el
Congreso de la FIFA en Lisboa, 1956.
Llegó el 10 de junio de 1956 y el Congreso de la FIFA reunido en Lisboa, Portugal, tenía como propósito elegir la sede del Mundial 1962. El representante argentino, Raúl Colombo, finalizó su exposición con un confiado: "Podemos hacer el Mundial mañana mismo. Lo tenemos todo". Dittborn presentó, en perfecto inglés, sólo cuatro argumentos que sostenían la candidatura chilena: continuidad en la asistencia a torneos y congresos organizados por la FIFA, clima deportivo, tolerancia de credo y raza y estabilidad política e institucional del país. No habló de estadios maravillosos, de televisación, de infraestructura... Pero su palabras impactaron, en una elíptica respuesta al directivo argentino: "Porque nada tenemos, lo haremos todo", dicen que dijo. Las fuentes son contradictorias, pero esa frase se grabó a fuego en el alma del noble pueblo trasandino. Finalmente Chile fue electo con 32 votos contra 10 de la Argentina (14 miembros sufragaron en blanco).

El presidente Jorge Alessandri brindó todo su apoyo a la organización y comenzaron las obras con el entusiasmo de todos los chilenos. Hasta que el sábado 21 de mayo de 1960 la tierra se sacudió causando pánico en todo el país; pero lo peor pasó a las tres de la tarde del domingo 22: un terremoto de 9,5 grados en la escala de Richter con epicentro en Valdivia arrasó con todas las ciudades al sur de Talca provocando más de 50.000 muertos y dos millones de afectados. Fue el movimiento sísmico más devastador del que se tenga registro en la historia de la humanidad. El sueño del Mundial en Chile se terminaba y Dittborn se reunió con el presidente Alessandri para devolverle el dinero que el Estado había prestado para la organización del torneo. La familia del fútbol se movilizó para sostener el campeonato en suelo chileno: diversas federaciones colaboraron con el Comité Organizador y la FIFA también donó dinero.

Claro, las urgencias eran otras. El terremoto obligó a modificar toda la programación de la Copa. Talca, Concepción, Talcahuano y Valdivia estaban totalmente destruidas y debieron ser descartadas como sedes. Valparaíso y Antofagasta declinaron ese honor porque sus estadios no podían autofinanciarse, una condición que debió imponer la Federación en vista a la falta de recursos. Pero la Municipalidad de Viña del Mar y la Junta de Adelanto de Arica lograron remodelar sus sedes deportivas, mientras la Braden Copper Company, dueña de la mina El Teniente, permitió que se utilice su estadio en Rancagua. Con tres sedes más la capital Santiago, el Mundial podía realizarse: cuatro ciudades serían las sedes de los cuatro grupos.

La historia del Mundial Chile '62 es largamente conocida. Pero a 32 días del comienzo del Mundial, el 28 de abril de 1962, Carlos Dittborn murió por un paro cardíaco. En su honor, la Selección Chilena portó un luto bajo su escudo mientras Carlos y Juan Pablo Dittborn, hijos del dirigente, fueron los encargados de izar la bandera el día de la ceremonia inaugural.

Aquella frase de Dittborn se convirtió en un verdadero eslogan para el campeonato y perduró hasta hoy. Una copa amistosa que enfrentaba a los seleccionados de Chile y Argentina fue llamada Copa Carlos Dittborn Pinto, y el estadio mundialista de Arica también fue bautizado con su nombre.

jueves, 26 de abril de 2018

Historial: todos los clubes campeones de la Concacaf

La CONCACAF Champions League es el torneo de clubes que anualmente se lleva a cabo cada en Norte, Centroamérica y el Caribe. Este certamen evolucionó desde 1962, cuando se disputó la primera Copa de Campeones.
El torneo abandonado en 2001 forzó cambios a partir de la siguiente edición y en 2008 revivió con la estructura actual.
Los equipos de México conquistaron el trofeo en 34 oportunidades, seguidos por los costarricenses (6).

Todos los campeones
1962 Guadalajara
1963 Racing Club Haïtienne
1964 torneo abandonado
1965 torneo abandonado
1966 no se disputó
1967 Alianza
1968 Toluca
1969 Cruz Azul
1970 Cruz Azul
1971 Cruz Azul
1972 Olimpia
1973 Transvaal
1974 Municipal
1975 Atlético Español
1976 Águila
1977 América
1978 Universidad Guadalajara, Comunicaciones y Defence Force
1979 Deportivo FAS
1980 UNAM
1981 Transvaal
1982 UNAM
1983 Atlante
1984 Violette
1985 Defence Force
1986 LD Alajuelense
1987 América
1988 Olimpia
1989 UNAM
1990 América
1991 Puebla
1992 América
1993 Saprissa
1994 Cartaginés
1995 Saprissa
1996 Cruz Azul
1997 Cruz Azul
1998 DC United
1999 Necaxa
2000 Los Angeles Galaxy
2001 torneo abandonado
2002 Pachuca
2002/03 Toluca
2003/04 LD Alajuelense
2004/05 Saprissa
2005/06 América
2006/07 Pachuca
2007/08 Pachuca
2008/09 Atlante
2009/10 Pachuca
2010/11 Monterrey
2011/12 Monterrey
2012/13 Monterrey
2013/14 Cruz Azul
2014/15 América
2015/16 América
2016/17 Pachuca
2017/18 Guadalajara
Las Chivas del Guadalajara, nuevamente campeones después de 56 años.


Títulos por países
México - 34
Costa Rica - 6
El Salvador - 3
Guatemala - 2
Haití - 2
Honduras - 2
Surinam - 2
Trinidad y Tobago - 2
Estados Unidos - 2

lunes, 23 de abril de 2018

San Jorge

Por PABLO ARO GERALDES

La leyenda narra que en tierras de Capadocia (hoy en Turquía) había un Dragón que atacaba constantemente al reino. El pueblo decidió que para evitar las agresiones entregarían cada día a una persona para que sea devorada por el dragón y así eludir daños mayores. Todos los días se hacía un sorteo y el desfavorecido era enviado a la cueva del dragón. Un día del sorteo salió el nombre de la princesa, quien fue voluntariamente, aunque muchos se ofrecieron para ser sacrificados en su lugar. Fue caminando hasta la guarida del dragón y cuando éste la iba a devorar apareció un soldado romano, a quien llamaban Jorge de Capadocia, y la rescató. Jorge mató al Dragón clavándole la espada en el corazón y de la sangre que fluyó nació una rosa.

En 303, Diocleciano emitió un edicto autorizando la persecución sistemática de los cristianos a lo largo y ancho del Imperio Romano. Su césar Galerio fue el responsable de la decisión y continuaría la persecución durante su propio reinado (del 305 al 311). Jorge recibió órdenes de participar en la persecución, pero prefirió dar a conocer su condición de cristiano y criticar la decisión del emperador. La reacción de Diocleciano no tuvo clemencia: ordenó que lo torturasen. Jorge soportó sin demostrar una sola queja, y posteriormente fue decapitado frente a las murallas de Nicomedia (también hoy en Turquía) el 23 de abril del 303. Los testigos de sus sufrimientos convencieron a la emperatriz Alejandra y a una anónima sacerdotisa pagana a convertirse al cristianismo: pasarían a unirse a Jorge en el martirio. Su cuerpo fue devuelto a Lydda (luego Diospolis, actualmente Lod, en Israel, donde nació su madre), para ser enterrado.

Ya mártir, en 494 Jorge de Capadocia fue canonizado por el papa Gelasio I. A San Jorge se le atribuye haber vivido entre el 275 o 280 y el 23 de abril de 303.

Su popularidad en la Edad Media lo llevó a ser uno de los santos más venerados por las diferentes creencias cristianas e incluso —en un fenómeno de sincretismo— en el mundo musulmán y en las religiones afroamericanas. Hoy San Jorge es el patrono de diversas naciones y territorios, entre ellos Inglaterra, Georgia, Etiopía, Lituania, Bulgaria, Portugal y Catalunya. En esta última nación, cada 23 de abril se rememora la bella leyenda con esta costumbre: los hombres le regalan una rosa a sus mujeres, y las mujeres un libro a los hombres. Es el día de Sant Jordi y el día internacional del libro. En España es patrono de Aragón y de las localidades de Cáceres y Alcoy, entre otras. También lo es de Moscú (Rusia) y Génova (Italia).

Además de patrono de este blog (?), San Jorge apadrina a soldados, agricultores, presos, herreros, artistas de circo, boy scouts, etc. ¿Y el fútbol? La imagen de San Jorge venciendo al Dragón aparece en decenas de clubes alrededor del mundo. Muchos otros llevan su nombre. Este no es más que un repaso por algunas de estas instituciones, a manera de recordación y veneración:

En España la silueta de Jorge resalta en los logos de la Penya Esportiva Sant Jordi (Ibiza-Formentera), el Novo Gazul FD (Alcalá de los Gazules, Andalucía); el ALLE Sant Jordi FC (Sant Jordi, Catalunya), el CD Jorgense, el CF Sant Jordi (Valencia) y el PE Sant Jordi Atlético.

Italia, país apegadísimo a las tradiciones religiosas, tiene al menos una docena de equipos con el caballero Jorge en sus blasones, como la USO San Giorgio Cellatica, el PS San Giorgio a Cremano, la USD Palau, la ASC St. Georgen, la Unione Sportiva Varzese, el Atletico San Giorgio Jonico, la ASD Castel San Giorgio, la USD San Giorgio Torino (Canavese), la ASD Union San Giorgio Sedico, la ASD Virtus Poggio Berni, la ASD San Giorgio 2005 Catania y el HinterReggio Calcio.

El nuevo mapa del centro europeo y los Balcanes también tiene una fuerte presencia de San Jorge en los clubes de fútbol. Así lo testimonian el TJ Veľké Bierovce-Opatovce (Eslovaquia), el OFK Kasindo (Bosnia Hercegovina) y FC Baník Slovinky (también eslovaco).

En el oriente europeo está la veneración original. Aparece en los escudos del FC Sfintul Gheorghe Suruceni (Moldavia) y en los griegos como Neoi Stimagkas y Agios Dimitrios Patron.

Los ingleses, creadores del fútbol, llevaron el símbolo de San Jorge a sus colonias. Así el ícono aparece en el escudo del St. George's Colts (Bermuda) o en los de Sunshine George Cross y St. George Saints, ambos de Australia.

En los principales países de Europa se venera al santo caballero con la misma pasión que despierta el deporte rey. Así aparece su figura en los escudos del Saint Georges sur Loire (Francia), el Roman Glass St. George FC (Inglaterra) y el SV Rambin 61 (Alemania).

A través de la región alpina la imagen de San Jorge se refleja en las insignias del FC Stein am Rhein (Suiza), el SCU St. Georgen am Ybbsfeld (Austria) y el NK Šentjur (Eslovenia).


El Saint George FC fue fundado en Addis Abeba por griegos cuando la Italia fascista invadió Etiopía en 1935. Enseguida se convirtió en un símbolo del nacionalismo etíope. Al caer el Eje, no había otros equipos en el país, así que tuvo que jugar en el extranjero hasta que en 1947 comenzó la liga etíope. El equipo aurirojo, al que los etíopes también llaman "Kedus Giorgis", ganó 24 veces la Ethiopian Premier League y 9 copas nacionales.

En la Argentina, el Club Atlético San Jorge es una gran institución de la provincia de Santa Fe que trasciende lo fútbolístico. Pero en este deporte tiene una alegría reciente: en 2009 ascendió por primera vez en su historia al Torneo Argentino B, luego de recorrer todo el país con un equipo netamente local y ganar el ascenso desde el Torneo del Interior. Fue fundado el 23 de junio de 1912.

Entre 2005 y 2007 Inglaterra lució una camiseta Umbro con un diseño especial: sobre su hombro derecho llevaba la cruz de Saint George, la misma que luce su bandera. Esta cruz roja aparece también en muchos clubes europeos como Barcelona, Bologna o Genoa, por nombrar a algunos. La Sampdoria, por ejemplo, además de su escudo lleva una cruz de San Jorge en el medio del pecho.


Desde la temporada 2010 Rusia lleva en su camiseta el escudo nacional en vez del de la Unión Rusa de Fútbol (Российский Футбольный Союз). Lo que destaca es que en medio del águila bicéfala de oro aparece la figura de San Jorge clavándole su lanza al dragón. La representación gráfica más antigua de un jinete con lanza (1390) figura en un sello del príncipe de Moscú, Vasiliy Dmitriyevich. El dragón (o a veces un serpiente) fue añadido durante el mandato de Iván III. San Jorge se convirtió en adelante en el patrono de Moscú y, por extensión, de Rusia.

Otros nombres de San Jorge: Άγιος Γεώργιος (griego), Sanctus Georgius (latín), წმინდა გიორგი (georgiano), Saint George (inglés), San Giorgio (italiano), Георгий Победоносец (ruso), Heiligen Georg (alemán), Sfântul Gheorghe (rumano), Svatý Jiří (checo), Свети Георгије (serbio), القديس جرجس (árabe), Święty Jerzy (polaco), Szent György (húngaro), São Jorge (portugués), Sant Jordi (catalán), ゲオルギウス (japonés), 圣乔治 (chino). En Francia se lo conoce como Georges de Lydda.

viernes, 20 de abril de 2018

Italia campeón mundial 1934

El 10 de junio de 1934 Italia vencía 2-1 a Checoslovaquia y se consagraba campeón del mundo por primera vez. Pero lo destacable es que en la Squadra Azzurra jugaban cuatro argentinos (Raimundo Orsi, Luis Monti, Atilio Demaría y Enrique Guaita) y el brasileño Anfilogino Guarisi, todos en calidad de Oriundi.

La victoria sería una gran propaganda para el fascismo, por eso Benito Mussolini no solamente condicionó a sus jugadores sino que movió hilos en las sombras para que los árbitros “hicieran lo suyo”, como ocurrió contra la España republicana en cuartos y contra Austria en semifinales.
Italia tenía un gran equipo que giraba en torno a Giuseppe Meazza, pero este “control arbitral” asegurararía el resultado: por eso la final la dirigió el mismo Ivan Eklind que le había convalidado un gol fuera de juego contra Austria.

En el descanso del partido, un enviado de Il Duce se apersonó en el vestuario italiano y entregó al seleccionador Vittorio Pozzo una nota manuscrita que decía:
− Usted es el único responsable del éxito, pero que Dios lo ayude si llega a fracasar.

Inmediatamente el entrenador se dirigió a los jugadores con el siguiente mensaje: “No me importa cómo, pero hoy deben ganar o destruir al adversario. Si perdemos, todos lo pasaremos muy mal”.
Más curioso es resaltar que Orsi marcó el empate transitorio italiano a 9 minutos del final, para ir a tiempo suplementario y que Schiavio anotó el segundo, el definitivo ante 55.000 espectadores que colmaban el estadio del Partido Nacional Fascista. Claro, el dicatador Benito Mussolini estaba en el palco y su presencia era una presión extra para el equipo anfitrión.

Finalmente consiguió la victoria y celebraron con el tradicional saludo fascista, con el brazo derecho en alto. Il Duce había logrado su propósito.

Fragmento emitido en el programa De Zurda, de teleSUR.

miércoles, 18 de abril de 2018

Salones de la Fama del deporte

Cada disciplina tiene su Salón de la Fama Internacional para honrar a las grandes figuras del pasado y mantener vivas las hazañas y leyendas de su historia. Cuáles son y quiénes acceden a los templos deportivos más emblemáticos del mundo.

Reportaje publicado en ESPN Magazine, en diciembre de 2013

ATLETISMO
DÓNDE: inaugurado en Barcelona, sin sede fija.
DESDE: 2012
Condiciones para el ingreso: haber ganado al menos dos medallas de oro en Juegos Olímpicos o Campeonatos Mundiales, o haber marcado un récord mundial. Estar en situación de retiro por espacio de 10 o más años.
TOP 10 MASCULINO: Jesse Owens (foto), Abebe Bikila, Paavo Nurmi, Carl Lewis, Emil Zatopek, Al Oerter, Adhemar Ferreira da Silva, Edwin Moses, Alberto Juantorena, Serguéi Bubka.
TOP 5 FEMENINO: Fanny Blankers-Koen, Betty Cuthbert, Jackie Joyner-Kersee, Wang Junxia, Irena Szewinska.
WEB: www.iaaf.org/athletes/hall-of-fame

BÁSQUETBOL
DÓNDE: Springfield, Massachusetts, Estados Unidos
DESDE: 1959
El recinto lleva el nombre de James Naismith, el inventor del básquetbol en 1891.
TOP 20: Kareem Abdul-Jabbar, Larry Bird, Wilt Chamberlain, Bob Cousy, Patrick Ewing, John Havlicek, Earving Magic Johnson, Michael Jordan (foto), Carl Malone, Moses Malone, Hakeem Olajuwon, Gary Payton, Drazen Petrovic, Scottie Pippen, Dennis Rodman, David Robinson, Bill Russell, Arvydas Sabonis, John Stock, Isaiah Thomas.
WEB: www.hoophall.com
También es destacable el FIBA Hall of Fame, abierto en 1991 en Alcobendas - Madrid - España. Web: www.halloffame.fiba.com

BÉISBOL
DÓNDE: Cooperstown, New York, Estados Unidos
DESDE: 1939
El lema del salón es: "Preservar la historia, honrar la excelencia, conectar generaciones". También posee un museo dirigido por entidades privadas.
TOP 20: Babe Ruth (foto), Willie Mays, Ted Williams, Hank Aaron, Ty Cobb, Stan Musial, Mickey Mantle, Honus Wagner, Cy Young, Lou Gehrig, Walter Johnson, Rickey Henderson, Rogers Hornsby, Mike Schmidt, Joe Morgan, Joe DiMaggio, Frack Robinson, Tom Seaver, Tris Speaker, Johnny Bench.
WEB: www.baseballhall.org

BOXEO
DÓNDE: Canastota, New York, Estados Unidos
DESDE: 1990
Condiciones para el ingreso: deben pasar 5 años desde el retiro. Las inducciones son anuales y se dividen en categorías. Estos son los más destacados:
PIONEROS (última pelea antes de 1892): John Sullivan.
VIEJOS TIEMPOS (1892-1943): Georges Carpentier, Kid Chocolate, Jack Dempsey, Jack Johnson.
MODERNOS (desde 1944): Muhammad Alí (foto), Nino Benvenuti, Antonio Cervantes (Kid Pambelé), Julio César Chávez, Pipino Cuevas, Roberto Durán, George Foreman, Joe Frazier, Marvin Hagler, Thomas Hearns, Sugar Ray Leonard, Lennox Lewis, Nicolino Locche, Rocky Marciano, Carlos Monzón, José Ángel Mantequilla Nápoles, Pascual Pérez, Sugar Ray Robinson, Max Schmeling, Mike Tyson.
CONTRIBUYENTES AL BOXEO: José Sulaimán, Don King, Tito Lectoure, Amílcar Brusa.
OBSERVADORES: Silvester Stallones.
WEB: www.ibhof.com
También se destaca el World Boxing Hall of Fame, en Riverside - California - Estados Unidos.

FÚTBOL
DÓNDE: Pachuca, México
DESDE: 2011
Condiciones para el ingreso: deben pasar 5 años desde el retiro. Las inducciones son anuales. Está oficialmente reconocido por la FIFA y posee un fantástico museo interactivo llamado Mundo Futbol. Estos son los más destacados:
LOS MÁS GRANDES: Franco Baresi, Franz Beckenbauer, Emilio Butragueño, Bobby Charlton, Johan Cruyff, Eusebio, Alfredo Di Stéfano, Luis Figo, Just Fontaine, Enzo Francescoli, Garrincha, Jorge Mágico González, Ruud Gullit, Mario Kempes, László Kubala, Paolo Maldini, Diego Maradona (foto), Lothar Matthäus, Bobby Moore, Gerd Müller, Daniel Passarella, Pelé, Michel Platini, Ferenc Puskás, Roberto Rivelino, Romário, Hugo Sánchez, Hristo Stoichkov, Jorge Valdano, Carlos Valderrama, Marco Van Basten, Obdulio Varela, Geroge Weah, Lev Yashin, Ricardo Zamora, Zinedine Zidane, Dino Zoff.
ENTRENADORES: Vicente Del Bosque, Alex Ferguson, Pep Guardiola, César Luis Menotti, Rinus Michles, Bora Milutinovic.
DIRIGENTE: Jules Rimet.
WEB: www.salondelafamadelfutbol.com

FÚTBOL AMERICANO
DÓNDE: Canton, Ohio, Estados Unidos
DESDE: 1963
Está situado en esta ciudad ya que NFL, antes llamada American Professional Football Association, fue fundada en Canton en 1920.
TOP 10: Jerry Rice, Kim Brown, Lawrence Taylor, Joe Montana, Walter Payton, Johnny Unitas, Reggie White (foto), Don Hutson, Dick Butkus, Ronnie Lott.
WEB: www.profootballhof.com cuenta con una tienda on line para la compra de productos oficiales.

GOLF
DÓNDE: St. Agustine, Florida, Estados Unidos
DESDE: 1998
Está controlado por un consorcio formado por 26 organizaciones de golf de todo el mundo y contiene una muestra permanente sobre la evolución de este deporte a lo largo de la historia.
TOP 15: Jack Nicklaus (foto), Ben Hogan, Arnold Palmer, Sam Snead, Severiano Ballesteros, Bobby Jones, Harry Vardon, Gary Player, Nick Faldo, Tom Watson, Roberto De Vicenzo, Walter Hagen, Lee Trevino, Gene Sarazen, Greg Norman.
WEB: www.worldgolfhalloffame.org

NATACIÓN
DÓNDE: Fort Lauderdale, Florida, Estados Unidos
DESDE: 1964
Está reconocido la por Federación Internacional de Natación como el cuadro de honor oficial de los deportes acuáticos.
TOP 10 MASCULINO: Alexander Popov, Ian Thorpe, Mark Spitz (foto), Michael Gross, Alberto Zorrilla, Martín López Cubero, Vladimir Salinkov, Matt Biondi, Peter van den Hoogenband, Jonny Weissmuller.
TOP 5 FEMENINO: Franziska van Almsick, Kristin Otto, Jenny Thompson, Inge de Bruijn, Jeanette Campbell.
WEB: www.ishof.org

RUGBY
DESDE: 2006
Condiciones para el ingreso: deben pasar 3 años desde el retiro. Cada año hace introducciones temáticas, como los capitanes y coaches campeones de la Rugby World Cup, o los jugadores irónicos en el certamen.
TOP 10: Danie Craven, Frik du Preez, John Eales, Gareth Edwards (foto), Ned, Haig, Jack Kyle, Hugo Porta, Philippe Sella, William Webb Ellis, Wilson Whineray.
MÁS: Agustín Pichot, Serge Blanco, Jonah Lomu, Francois Pienaar, Nick Farr-Jones, Waisale Serevi, David Kirk.
CONTRIBUCIÓN AL DEPORTE: Pierre de Coubertin.
INSTITUCIONES: Rugby School, Melrose Club, Barbarian FC.
WEB: www.worldrugby.org/halloffame
También se destaca el International Rugby Hall of Fame, en Chiswick - Londres - Inglaterra, abierto en 1997.

TENIS
DÓNDE: Newport, Rhode Island, Estados Unidos
DESDE: 1954
Las inducciones son anuales y además del Salón de la Fama aloja al mayor museo de tenis del mundo.
TOP 20 MASCULINO: Arthur Ashe, Andre Agassi, Boris Becker, Björn Borg, Don Budge, Jimmy Connors, Stefan Edberg, Roy Emerson, René Lacoste, Rod Laver, Ivan Lendl, John McEnroe (foto), Ilie Nastase, Yannick Noah, Fred Perry, Ken Rosewall, Pete Sampras, Bill Tilden, Guillermo Vilas, Mats Wilander.
TOP 20 FEMENINO: Louise Brough, María Bueno, Jennifer Capriati, Maureen Connolly Brinker, Chris Evert, Evonne Goolagong Cawley, Steffi Graf, Doris Hart, Martina Hingis, Helen Hull Jacobs, Billie Jean King, Suzanne Lenglen, Martina Navratilova, Margaret Osborne duPont, Gabriela Sabatini, Arantxa Sánchez Vicario, Monica Seles, Margaret Smith-Court, Helen Wills-Moody, Nancye Wynne-Bolton.
WEB: www.tennisfame.com

El agradecimiento a los colegas Jorge Búsico, Guillermo Gorroño, Carlos Irusta y Mariano Ryan por su colaboración para esta nota.

domingo, 15 de abril de 2018

Oleg Salenko: 5 goles en un partido


La Unión Soviética se había desmembrado y en 1994 Rusia participaba por primera vez en un Mundial de manera independiente. Era toda una incógnita, después de la Guerra Fría, cómo funcionaría aquella selección antes temeraria, sin sus estrellas de Ucrania, Bielorrusia y las demás repúblicas socialistas.

Y más, por el contraste de jugar en los Estados Unidos. Pero perdió con Brasil y con Suecia y llegó al tercer partido sin chances. Ya eliminada, la selección rusa se soltó ante Camerún y entró a la historia por una actuación récord, la del delantero Oleg Salenko.

El 28 de junio, El Buitre de Leningrado, como lo llamaban, se destapó en San Francisco con cinco goles, una cifra que solamente él alcanzó en un partido mundialista.

Esta marca le valió un sitial en la galería de los grandes de la Copa, pero los años que siguieron no fueron buenos para Salenko: acorralado por las deudas, en 2010 tuvo que vender su Botín de Oro a un jeque árabe.

Hoy, a los 44 años, forma parte de una selección de viejas glorias rusas y juega partidos de fútbol playero.

sábado, 7 de abril de 2018

Canchas binacionales

El planeta tiene infinidad de canchas y estadios de fútbol en paisajes maravillosos, exóticos, increíbles. Pero muy pocas tienen la particularidad de estar asentadas sobre la frontera de dos países.

Este post, surge del excelente trabajo del blog Fronteras, al que recomiendo a todos los amantes de la geografía, los viajes y las buenas historias.

Diego González publicó en enero de 2018 esta recopilación de canchas atravesadas por fronteras nacionales: "Chutar desde Croacia y marcar gol en Bosnia", engancha su título. Y sí, esta nota curiosidad geográfica tiene un atractivo tremendo: estadios de fútbol en dos países.

Desde aquí, el texto original:

Un domingo cualquiera el FK Partizan de Kostajnica juega como local en la cuarta división de la liga de fútbol de la República Srpska. Unas pocas docenas de espectadores animan con cierta desgana a los jugadores locales mientras fuman un cigarrillo tras otro con los codos apoyados en las barandillas de un costado del campo. La hierba no está demasiado cuidada y los uniformes blanquinegros del once local lucen manchas de barro como testimonio. En un momento dado, un jugador visitante interrumpe el avance del ataque local despejando con un fuerte chut. La pelota sale por la banda y pasa por encima de la verja del campo. El utillero del equipo, un cincuentón curtido tras media vida en las categorías inferiores yugoslavas primero y serbobosnias después, masculla una maldición y se levanta del banquillo. La precaria economía del club no permite que se pierda material, así que le tocará ir a por él. Se dispone a salir del banquillo cuando recuerda algo. Del bolsillo lateral de una bolsa de deportes con los colores del equipo saca su pasaporte. Porque para ir a buscar la pelota tendrá que ir al extranjero. Bienvenidos al campo de fútbol de Kostajnica, donde se puede chutar desde un país y marcar gol en otro.
Estadio del FK Partizan Kostajnica, tomada desde el lado bosnio. Al fondo, Croacia.
Kostajnica es un pueblo de poco más de siete mil habitantes al noroeste de la República Srpska, una de las dos entidades administrativas en las que quedó dividida Bosnia Herzegovina tras el final de las Guerras Yugoslavas. Se llamó Bosanska Kostajnica hasta el inicio de las hostilidades, cuando las autoridades serbobosnias le cambiaron el nombre a Srpska Kostajnica; después de la guerra le quitaron el apelativo étnico. No sucedió lo mismo con el hermano gemelo del pueblo. Al otro lado del río Una se encuentra Hrvatska Kostajnica, su contraparte croata. La frontera en la zona discurre mayormente sobre el río, pero justo a la altura de Kostajnica se introduce un centenar de metros tierra adentro hacia Bosnia, de manera que las dos orillas del río pertenecen a Croacia. El campo de fútbol, construido antes de la guerra, quedó dividido entre los dos países cuando se trazaron las nuevas fronteras. Una parte de una de las bandas queda en territorio croata, de manera que es perfectamente posible chutar desde un país y marcar gol en otro.

El pasaporte no es necesario para lanzar un ataque por la banda norte del campo, al menos. Tampoco para estar en el banquillo, situado en territorio croata. La policía de fronteras croata patrulla regularmente el pequeño bosque que se extiende entre el campo de fútbol y el río, y todavía no se ha dado el caso de que detengan a un recogepelotas por entrar ilegalmente en territorio de la Unión Europea. Sin embargo, la frontera no sólo cruza el campo de fútbol. Algunos edificios del pueblo terminan justo en el límite internacional, y los agricultores serbobosnios con tierras en la margen sur del río sí que han tenido que mostrar sus pasaportes, o incluso alguno ha sido arrestado. La bandera serbia ondea en el estadio, pero sólo en uno de sus bandas. En la otra, colocar una bandera sería algo peor que una provocación, y en un pueblo que conoció la guerra hace menos de un cuarto de siglo hay cosas que es mejor evitar.

Podría creerse que el caso de Kostajnica es único, pero no, no lo es. Cambiemos de continente. Nos vamos a El Arenal, Guatemala. En el pueblo hay medio campo de fútbol, y digo medio porque la otra mitad se encuentra en El Arenal, Belice. La línea imaginaria aquí es exactamente eso, imaginaria, y cruza por la medio campo la cancha. Los niños de uno y otro lado juegan al fútbol todos las semanas, pero defendiendo siempre la portería de su país. Cada domingo se juega un partido internacional, en el sentido más literal de la palabra.
Guatemala y Belice mantienen un contencioso fronterizo desde hace más de siglo y medio. Lo que hoy es Belice fue antes una colonia llamada Honduras Británica. Guatemala y el Reino Unido firmaron un acuerdo en 1859 en el que los primeros reconocían la soberanía de los segundos sobre el territorio a cambio de una serie de contrapartidas económicas, incluyendo la construcción de una carretera. Ni las compensaciones económicas ni la carretera aparecieron, por lo que Guatemala reclama unos 11.000 kilómetros cuadrados de Belice, que viene a ser la mitad del país que España nunca reconoció como británica antes de la independencia guatemalteca. Belice se independizó en 1981 pero Guatemala no reconoció al nuevo país hasta diez años más tarde, y no ha retirado su reclamación territorial. La disputa ha provocado no pocos incidentes, el último de los cuales hace un par de años acabó con el despliegue de tres mil soldados del Ejército de Guatemala en la frontera tras la muerte a balazos de un adolescente a manos de soldados beliceños.
Pese a los incidentes y la tensión fronteriza, en El Arenal, situado a cuatro kilómetros del principal paso fronterizo entre ambas naciones, los vecinos viven en armonía. Los niños de ambos lados juegan juntos y hay numerosos proyectos transfronterizos de cooperación. La gente cruza tranquilamente de un lado a otro sin ser importunada por la policía, y es normal que los beliceños acudan al médico en Guatemala y los niños chapines vayan a clases a Belice, donde la lengua oficial es el inglés. La línea fronteriza fue establecida oficialmente en el año 2001 con la mediación de la Organización de Estados Americanos, y se la conoce como Línea de Adyacencia, o, más comúnmente, como la línea imaginaria. El cruce de la frontera es libre excepto para trabajar, por lo que no se requiere tampoco ningún permiso especial para echar una pachanga. Sólo ganas de defender sobre el campo al propio país de la manera más surrealista imaginable. La alcaldía del lado chapín ha propuesto instalar un estadio de fútbol de verdad, con césped cuidado, líneas de delimitación y tribuna, para recalcar lo excepcional del lugar y elevarlo a símbolo internacional de paz y convivencia entre pueblos. Ojalá le hagan caso.
¡No se vayan todavía, amigos, aún hay más! Nos trasladamos ahora a San José de Pocitos, un barrio de la ciudad boliviana de Yacuiba, que con sus cien mil habitantes es la capital de la Provincia del Gran Chaco. Yacuiba forma un continuo urbano con la localidad de Salvador Mazza que, por estar al otro lado del estrecho río Itaperenda, pertenece a la Argentina. Sin embargo la frontera no sigue exactamente el curso del río, debido quizás al terremoto que sacudió la localidad en 1899. El derecho internacional es claro al respecto: si el río cambia su curso debido a la erosión natural, la frontera le sigue, pero si el cambio se debe a acontecimientos catastróficos o a la mano del hombre, la frontera permanece inmutable. Así pues, la línea fronteriza zigzaguea alegremente a un lado y al otro del río, que discurre ajeno a las cuitas humanas.

Los vecinos de San José de Pocitos llevaban mucho tiempo pidiéndole a la alcaldía que instalara un parque para que los niños pudieran jugar en algún lugar del pueblo. El problema es que, si miramos el mapa más arriba, San José de Pocitos está encajonado entre dos ramales de la frontera argentina y el suelo no abunda. Así que finalmente cedieron e instalaron el parque en uno de los pocos lugares libres, situado justo junto a la frontera. El parque fue inaugurado en octubre de 2017 y cuenta con toboganes, columpios y, atención, un campo de fútbol con porterías metálicas. Para darle algo más de empaque se decidió instalar una pequeña tribuna en el lateral occidental del campo, sin tener demasiado en cuenta que ese trozo de terreno ya pertenecía a la Argentina.
Vista aérea del parque y la cancha de fútbol, con los hitos fronterizos señalados.
Podría aducirse en defensa de las autoridades municipales Yacuibeñas que no se habían percatado de que estaban invadiendo territorio del país vecino, si no fuera por el mojón de granito de metro y medio de alto situado justo delante de la tribuna, pegado a una de las rayas de cal del campo. El alcalde justificó la invasión con unas palabras que desde aquí suscribimos:
Vivimos en una zona fronteriza, donde, más allá de los límites territoriales y de líneas demarcatorias, está la hermandad de los pueblos
Hito fronterizo argentoboliviano, con la pequeña tribuna del campo de fútbol justo detrás.
yacuiba 2
La provincia argentina de Salta protestó airadamente por esa violación de todos los códigos municipales, regionales y nacionales (¡han instalado una grada sin permiso de obra!) y el ayuntamiento boliviano se vio obligado a rectificar rápidamente para evitar un incidente internacional, así que cambiaron de lugar las, por otro lado, más bien humildes gradas. Sin duda, una pérdida para el acervo fronterizo mundial.
Las gradas en su nueva ubicación. Nótese el mojón fronterizo a la izquierda de la imagen.
El detrás del arco de la cancha de San José de Pocitos.

¿Hemos acabado ya? ¡No! Saltemos de nuevo a la otra orilla del Océano Atlántico. Concretamente al Reino Unido. Como cualquier aficionado al fútbol sabe, cada uno de los países constituyentes del reino tiene su propia selección de fútbol y su propia liga. Chester es una ciudad inglesa y como tal su club disuputa sus partidos en el sistema de fútbol inglés. Pero a un par de kilómetros del centro de la ciudad se encuentra el límite con Gales. Cuando los mandamases del Chester City decidieron cerrar el viejo estadio de Sealand Road y construir uno nuevo, escogieron un lugar justo en la frontera galesa. El límite se encuentra en la parte trasera de la grada principal, así que cada fin de semana los hinchas del Chester FC, el club que sucedió al Chester City tras su desaparición en 2010, aparcan el coche en Inglaterra y cruzan a Gales para animar a su equipo. El estadio, sin embargo, tiene dirección postal inglesa porque la puerta principal se encuentra, por apenas unos pocos metros, en territorio inglés.

domingo, 1 de abril de 2018

A 36 años de Malvinas, la historia de Luis Escobedo

A 36 años de la Guerra de Malvinas, el fútbol tiende un vínculo desde la historia de Luis Escobedo (en la izquierda de la foto), quien tuvo que postergar sus sueños deportivos para vestirse con uniforme militar y poner el pecho en un conflicto bélico absurdo y desigual.


Era el momento de las ilusiones. Luego de terminar el servicio militar, a los 19 años Luis Escobedo se preparaba para debutar en la Primera de Los Andes, el club de Lomas de Zamora.

Corría marzo de 1982 y la Argentina vivía un clima de caliente agitación. Escobedo terminó de jugar un partido de Reserva contra San Lorenzo y emprendió el regreso a su casa de Ingeniero Budge pero, sin que pudiera avisar a su familia, se encontró con que pasaba a otra reserva, la del Ejército: un telegrama, un regimiento, un tren con destino incierto, el uniforme otra vez, las armas obsoletas, el frío y un avión que lo depositó en la soledad helada de las Islas Malvinas.

Lo que ocurrió en el Atlántico Sur es harto conocido. “Nadie sabía adónde nos llevaban. El tema fue cuando empezaron los bombardeos y todo lo demás. Recién entonces nos dimos cuenta que estábamos en la guerra, que era cierto, y comenzamos a vivir una experiencia terrible, a convivir con el miedo, el terror y con lo que en realidad iba a suceder más adelante. Allí se terminó nuestra adolescencia”.

La crueldad de los jefes militares argentinos era tan espantosa como la amenaza del armamento británico. Frío, hambre, miedo y lágrimas. Ni una carta de la familia, ni un contacto. Los ocasionales camaradas de armas se volvieron hermanos. Estaban solos, en la infinita intemperie de viento y lluvia. Pero las ganas de vivir, de escapar de aquel infierno gélido lo mantuvo en pie. Y ahí fue protagonista el fútbol, para mantener ardiendo el fuego de la esperanza. Pero el fútbol estaba lejos, muy lejos de esa realidad de espanto y muerte.

Algún receptor que todavía tenía pilas sintonizaba Radio Colonia y de allí surgían los relatos del Mundial España '82. ¿Cómo el mundo podía seguir andando mientras la pesadilla de la guerra los cubría como una noche infinita en ese archipiélago al sur del mundo? ¿La Argentina se había olvidado de ellos? Escobedo no le guarda resentimiento a Gran Bretaña: “Yo nunca le tuve rencor a los ingleses. Estuve prisionero una semana, y los ingleses son profesionales. Ese es su trabajo, nosotros tuvimos un ideal de ir a defender nuestra tierra y ellos el suyo. Nos enfrentamos porque nos mandaron”. Pero sí tiene cuentas pendientes: “Sigo odiando a los militares”, repitió antes del 30° aniversario del desembarco argentino en las islas.

"EL FÚTBOL ME SALVÓ LA VIDA"
El 14 de junio de 1982 los argentinos oían el triste comunicado 163: “El Estado Mayor Conjunto comunica que el comandante de la fuerza de tarea británica, general More, conferenció con el comandante militar de las Malvinas, general de brigada Mario Benjamín Menéndez, hoy, 14 de junio de 1982 a las 16 horas. En estos momentos, en la zona de Puerto Argentino, hay un alto el fuego de hecho, no concertado por ninguna de las dos partes”. Era la rendición. La dura aceptación de que el poderío bélico británico podía pisotear la dignidad y seguir usurpando las islas. Pero era también el fin del horror, de una pesadilla de 74 interminables días. Vencedores o vencidos, héroes o mártires, todos quería regresar al calor del hogar, al añorado abrazo de los seres queridos.

Ocho días después, el 22 de junio, su diario íntimo, húmedo y embarrado, consignaba: “Es de madrugada y no puedo dormir; ya me veo en casa, con mis amigos, mi barrio, viendo rodar la redonda…”. Ahí estaba el balón, esperándolo para continuar la historia. Porque él sí podía retomar sus sueños; los 649 compatriotas que quedaron para siempre bajo el suelo de Malvinas o en lo profundo del mar, no corrieron esa suerte.

Al regresar, Escobedo sufrió tremendas consecuencias psicológicas: se aislaba, no podía relacionarse con la gente, sentía miedo, escapaba. Además, en las islas había padecido el congelamiento de sus piernas. Pero se aferró a la pelota para seguir viviendo. En Los Andes lo apoyaron a escapar de la depresión, ese estado desesperante que ocasionó un número incontable de suicidios entre los excombatientes. Luis estuvo de nuevo de pie y pronto volvió a jugar: “A mí el fútbol me sacó de un lugar del que los demás muchachos no pudieron salir, me salvó la vida”, agradece.

Debutó en Primera, jugó en Colón, Racing de Córdoba, Belgrano, Tigre y Vélez Sarsfield, entre otros. Cuando se retiró, hizo el curso de técnico, integró el Súper 8 para el Fortín y torneos de veteranos para Banfield y Temperley.

Hoy Luis Escobedo tiene una familia, está casado y es padre de Brenda y Alan. Trabaja en la obra social IOMA. Tres décadas después de la guerra, volvió a pisar el suelo argentino de Malvinas para “cerrar esa historia”.

Cuando tan alegremente se reparte a cualquier futbolista el mote de "héroe", vale tener presente esta historia.