viernes, 14 de septiembre de 2007

La violencia en el fútbol no es del fútbol

Columna publicada en el periódico Al Día (Chicago - EE.UU.) en mayo de 2003.
Por PABLO ARO GERALDES

Hooligans ingleses que odian a los alemanes; skindheads alemanes que odian a los judíos. Ultras Sur del Real Madrid que odian a los extranjeros, fascistas de Lazio que odian a los negros. Odio, odio y más odio. El alimento de la violencia que recorre los estadios europeos no parece ser tan fuerte en América Latina, pero el fútbol de nuestro continente está salpicado cada vez más con hechos de barbarie.
Desde las temidas barras bravas argentinas hasta las porras agresivas que están surgiendo en México, casi todos los campeonatos americanos la sufren: muertos en Colo Colo – Universidad de Chile, disparos en Alianza Lima – Universitario, destrozos en América – UNAM... Ningún torneo está exento de este mal. Ligas con menor potencial como las de Venezuela, El Salvador o Ecuador ya empezaron a conocer de cerca la cara de la violencia en sus propias tribunas.

Pero, si en Hispanoamérica prácticamente no existe el odio racial, religioso ni político, ¿qué sentimientos alientan estas conductas en las barras? Aunque los grupos de choque de las hinchadas no se encuentran politizados, como los europeos, la marginación social, la falta de horizontes y la persecución policial causan en muchos de sus integrantes la sensación de que “todo está perdido”. Y quien no tiene metas tampoco sigue un camino. En medio de la corrupción, como dice el tango Cambalache, “da lo mismo el que labura, noche y día como un buey, que el que vive de los otros, que el que mata, que el que cura o está fuera de la ley”. ¿Qué le van a hablar de Fair Play a un hombre sin trabajo, desplazado de todo bienestar social? En una sociedad donde lo único que parece valer es el éxito a cualquier costo, este sujeto encuentra en la barra el único elemento de identificación, de pertenencia, de inclusión. Esa mimetización con los colores dentro de los grupos radicalizados de las barras le hace sentirse alguien a través de la violencia, pero no es el fútbol el generador de estas conductas.
La violencia está en las favelas de Río de Janeiro, en las calles de Medellín, en las noches de México, en los trenes de Buenos Aires. No es propiedad de los estadios, y mucho menos su producto. El fútbol es una fuente de alegrías, de estética, de vida sana, no de conductas delictivas. Por eso las autoridades se equivocan cuando hablan de “erradicar la violencia en el fútbol” mientras ese misma violencia sigue creciendo en las bases de la sociedad. Aunque parezca sólo una discusión semántica, el tema va mucho más allá: la violencia en el fútbol no es del fútbol.

5 comentarios:

Germán dijo...

Brillante comentario, si proponen mas policia como solucion a la violencia es porque los gobiernos no entienden nada, el problema es de base social. Lo peor es que lo entienden y miran para otro lado por complicidad.
Felicitaciones por el blog

CALIGULA dijo...

La violencia es de base social no hay dudas. Pero al fútbol fue importada por las dirigencias.

Saludos.

Jose David Lopez dijo...

Totalmente de acuerdo contigo en la visión de que, se mire como se mire, la violencia en Sudamerica proviene estrictamente de la esclavitud social que viven muchos de sus ciudadanos.

Yo aún no conozco ningún ricachón que se juegue el tipo metido entre los radicales de una hinchada para alentar a su equipo...

Por desgracia, uno de los ejemplos es River Plate, un equipo cuya masa social es inrecíble pero que levanta pánico con sus Borrachos y, sobre todo, sus dirigentes, que mantienen esos vínculos abiertos.

La violencia en la cancha no es del fútbol, sino de la sociedad que le rodea en un lugar y espacio determinado.

PD: Pablo, te he mandado un mail, es importante, intenta contestarme crack.

Abrazo y te veo en El Enganche.

Martin Sueldo dijo...

Pablo gracias por el comentario de mi blog, y si coincido en que la violencia no es un mero problema del fútbol sinó que la sociedad argentina está enferma con todo esto. En un país en donde tomar un tren es una odisea, viajar en subte otra, un lugar en donde día a día suben los precios, el dolar, la inflación es cada vez mayor la justicia es injusta, los hinchas van a descargarse a un estadio de futbol porque saben que allí sus delitos quedan impunes.
Abrazo amigo, de nuevo gracias por comentar en mi blog.

EDUARDO ALBERTO MARTINS dijo...

Pablo, excelente artículo. Discutir seriamente estos temas es fundamental para aquellos que queremos ir a una cancha a fútbol a divertirnos y pasar un buen momento. Fuerte abrazo.