lunes, 28 de abril de 2008

Fernando Gago: Negocio redondo

Artículo publicado en la revista Fox Sports, en enero de 2007.
Por PABLO ARO GERALDES

El volante argentino se sumó al Real Madrid, donde lo esperan como a un clon de Fernando Redondo. Esta joya llega con una presión extra: a los 20 años, debe ser el engranaje fundamental que aceite el mecanismo de juego galáctico. Y algo más...


Hacía un año que ambas partes habían empezado un juego mutuo de seducción. Real Madrid buscaba un armador y distribuidor de juego de calidad, a la imagen de Fernando Redondo, a quien nunca terminó de remplazar. Y Fernando Gago, mediocampista de Boca Juniors, seguía ganando cuanto torneo se le ponía por delante, mientras su calibre de juego crecía semana a semana.
Desde que se inició 2006, Marca y As, los principales diarios deportivos de España, se dedicaron a buscar (y encontrar) coincidencias entre los dos Fernandos argentinos: la exquisitez de Redondo y la elegancia de Gago, las camisetas blanquicelestes de su Selección… Hasta el look de ambos, más cercano al de un modelo de las pasarelas que de un volante de las canchas.
Durante el año pasado se especuló con la llegada de Gago a la Casa Blanca madridista. Finalmente, la incorporación se dio como un regalo de Navidad… si se le puede llamar “regalo” a algo que valió 27 millones de dólares. La negociación fue tensa y el final dejó esa sensación de “negocio redondo” para ambos.
Hablando en euros, el club se plantó en 18 millones, ni un centavo más. Por Buenos Aires querían 22 millones y luego bajaron a 20 cuando vieron que el jugoso botín podría frustrarse. Las posiciones se volvieron rígidas y la operación iba camino al naufragio, hasta que la “solución” la aportó el propio Gago: resignó el 15% que le correspondía de la transferencia para que Boca Juniors acepte la oferta del Real Madrid. Dicho en palabras claras, le pagó a Boca de su bolsillo para que lo deje ir. Este acto tapa todas las palabras edulcoradas que pronunció sobre su ex club argentino: solamente lo usó como vidriera para poder cumplir su sueño de vestir la casaca blanca.
¿Vale la concreción del sueño resignar todo ese dinero? ¿Por qué esa desesperación de Gago por marcharse a la capital española? En reiteradas ocasiones anunció que, si no era el Real Madrid, seguiría en Boca, que no iba a dejar la Argentina a cambio de cualquier camiseta europea. Aquí es donde empiezan las claves de este “negocio redondo”: Gago tiene lo que los argentinos llaman “pinta”: es buen mozo, elegante, bien podría cumplir el rol de un galán de telenovela. Y eso, ya está comprobado con David Beckham, funciona bien en Madrid.
Gago sabe que, más allá de sus enormes condiciones futbolísticas, lo esperan en España jugosos contratos de publicidad, tal como ocurrió con el rubio inglés. Tan inteligente como en el campo de juego es para manejarse afuera. Tiene claro que el dinero que resignó para que el fichaje pudiera concretarse lo recuperará con creces cuando empiecen a funcionar los mecanismos del marketing. Allí la cuenta bancaria empezará a crecer.

LA HORA DE DEMOSTRAR
Tiene solamente 20 años y vale 20 millones de euros. Por cada año de vida lo cotizaron en 1.300.000 dólares. Son cifras que acalambran el pensamiento, que solucionarían la vida de familias enteras... OK, si alguien lo paga es porque lo vale. Pero esa valuación será también un lastre ante el exigente público del Santiago Bernabeu.
Algunos aficionados tienen sus precauciones: “Es una promesa. Ya llegaron a España grandes promesas y luego nos encontramos con jugadores como Saviola, Aimar, Riquelme, que no terminan de explotar. Venían como máximas estrellas pero no son capaces de ganar un partido”, dice uno de los mensajes del foro madridista, que representa a una opinión concurrente.
¿Qué le puede aportar Gago al alicaído funcionamiento del Real Madrid? En primer lugar, tiene un dominio técnico exquisito, es un constructor y canalizador de juego que además agrega quite en la mitad de la cancha. Desde allí maneja un panorama del campo que en Boca Juniors y las Selecciones Juveniles argentinas supo explotar en favor del equipo. Tiene soltura, juventud y ganas de demostrar todo lo que puede dar.
Además de su catálogo de virtudes futbolísticas, tiene un perfil bajo que cuadra en lo que Real Madrid prefiere de sus jugadores: publicidades y marketing, pero todo bajo control. Facturación sí, escándalos no. En eso Gago se parece también a Fernando Redondo: es un joven bien educado.
No tiene por delante una tarea sencilla: tendrá que asumir la función de doble pivot en la que el malí Diarra fracasó al lado del brasileño Emerson. Tendrá que dejar claro, de entrada, que es capaz de mover a un equipo como el Madrid, con la cantidad de presión y velocidad que hay en el fútbol europeo. Ya. Los compromisos del club lo exigen así: período de adaptación cero.
Ahora será Capello el que decida. Si no lo hace ingresar y deja a la criticada dupla Diarra- Emerson, los fanáticos le reprocharán al presidente –con mucho de razón– para qué gastó 20 millones de euros en un jugador que se queda en el banquillo.
Antes de dejar Buenos Aires, Gago vislumbró la que será su posición en la cancha: “No estoy acostumbrado a compartir la mitad del campo, el técnico verá qué es lo mejor para el equipo. Y de espaldas al arco tampoco me siento cómodo, siempre me gustó arrancar del medio hacia adelante, de frente al arco”. Algo es claro: la camiseta 5 es de Fabio Cannavaro, elegido por la FIFA como mejor jugador del mundo.
La idea del entrenador Fabio Capello es mantener un esquema de 4-2-3-1, en el que Gago y Emerson oscilen en el medio, detrás de Raúl, Guti y Robinho o Beckham. Adelante, solo, quedaría el holandés Ruud Van Nistelrooy. Si el encuentro lo exige, saldría uno del tridente para dejarle lugar a Ronaldo, el salvapartidos. Gago ya demostró que los desafíos no le pesan. La camiseta azul y amarilla de Boca Juniors exige tanta entrega como la blanca del Madrid, y Gago la viste como titular desde que cumplió los 18 años. ¿Hay muchos futbolistas que a los 20 ya acumulen seis vueltas olímpicas? Por si fuera poco, en 2005 fue campeón mundial Sub 20 con Argentina.
“Me voy a adaptar rápido. Me faltaba tener más recuperación de la pelota y lo logré. La temporada pasada fui el jugador que más balones recuperó en Argentina”, explicó desde Italia, donde finalizó sus trámites de ciudadanía.

A IMAGEN Y SEMEJANZA
La figura de Redondo es omnipresente en la vida futbolística de Gago. Cabello alisado y con el largo justo, rostro aniñado, buenos modales...
El nuevo príncipe del Madrid hace que la comparación sea casi automática. Pero también es otra presión extra a la hora de jugar. Redondo fue uno de los futbolistas más queridos por la afición madridista, y desde su partida añoran volver a tener uno como él. En octubre pasado, cuando los rumores de la llegada de Gago subían cada vez más el volumen, Redondo lo elogió públicamente. Eso le valió la buena predisposición de la tribuna. “Agradezco que una persona como Redondo hable bien de mí, la verdad es que me llena de orgullo”, declaró el juvenil. Y le puso adjetivos a sus recuerdos de Redondo como volante central de la Casa Blanca: “Para mí era impresionante lo que hacía. Trataré de conseguir los mismo que él”.
Es un jugador hábil y además inteligente para saber cuándo el partido requiere una dosis extra de sudor. Tiene capacidad para presionar, arrojarse al suelo para robar un balón, se eleva bien para el juego aéreo y maneja a la perfección la falta táctica, ésa que corta el juego cuando es necesario barajar y dar de nuevo. Emplea los codos con picardía en el marcaje, maneja el cuerpo y los agarres... En resumen, el manual completo de los mejores volantes centrales argentinos.
“Me hace mucha ilusión estar en el club de mis sueños”, declaró Gago el día de la presentación, en su primer acto de seducción hacia los aficionados. Horas después, tuvo su primera recompensa: el llamado telefónico de Redondo. Lo invitaba a compartir una cena. En ese momento estaba presente un periodista del diario Marca, quien narró luego que la emoción de Gago era incontenible: “La cara se le transformó de la alegría”, dijo.
El nuevo centrocampista del Madrid confesó sus sensaciones: “Me ilusionó hablar con él, nunca antes había podido hacerlo; era mi ídolo. Me deseó mucha suerte en esta nueva etapa y me dijo que pronto nos vamos a encontrar personalmente, para cenar juntos. Fue algo grandioso”.
Las comparaciones son odiosas, pero arrojan datos para destacar. Redondo debutó a los 16 años en la Primera División, vistiendo la camiseta roja de Argentinos Juniors, el mismo club del que surgió Diego Maradona. Es una institución que históricamente se caracterizó por promover jugadores con una técnica refinada.
Gago hizo su estreno en Primera a los 18 años, con los colores de Boca, club que siempre valoró más la entrega y el sacrificio que las sutilezas nacidas de la técnica. A lo largo de sus 449 partidos en los máximos niveles de Argentina, España e Italia (fichó por Milan, donde se retiró), Redondo cosechó diez títulos de campeón. Por su parte, el joven Gago ya tiene 96 partidos en el escalón más alto del fútbol argentino y conoce más festejos que muchos veteranos: fue protagonista de seis campeonatos ganados. El canal Real Madrid TV entrevistó a Gago, buscando más parecidos entre los dos “cincos” argentinos. “Es muy difícil encontrar a dos jugadores casi iguales –explicó–, aunque debo reconocer que tenemos un parecido en la forma de querer tener la pelota y hacer jugar al equipo. Si tengo un poco más de llegada al área rival es porque puedo jugar en una posición más adelantada en el terreno”.
Aunque Gago aún era un niño cuando Redondo brillaba en el Madrid, recuerda varios aspectos de su juego: “He visto partidos suyos, sobre todo en la Champions League, y era impresionante lo que hacía. Yo voy a tratar de conseguir lo mismo”. Su contrato dice que permanecerá en Madrid durante seis temporadas, pero la paciencia de los aficionados no va a durar tanto. Ya lo comprobaron varios volantes centrales que intentaron cubrir el lugar de Redondo desde 2000.
El punto que los diferencia es la elástica celeste y blanca. Con la Selección Argentina ambos ganaron un título con los juveniles: Redondo fue campeón del torneo Juventudes de América en 1985; veinte años más tarde, Gago no lo jugó. Colombia fue el campeón 2005, pero Argentina quedó tercera y entró al Mundial de Holanda. Allí sí fue convocado y se colgó la medalla de oro de campeón mundial, junto a grandes jugadores como Lionel Messi (hoy en Barcelona), Sergio Agüero (Atlético Madrid), Gabriel Paletta (Liverpool), Pablo Zabaleta (Espanyol) y Lucas Biglia (Anderlecht de Bélgica).
Con los mayores, Redondo ganó la Copa América Ecuador ‘93 y fue figura del equipo que participó en el Mundial ‘94. Gago sigue esperando su debut con la Selección absoluta. Sin embargo, quizá su meta esté cerca. El 7 de febrero, Argentina se medirá ante Francia, y lo hará con un equipo compuesto por futbolistas que actúan en Europa. Ahí, Gago ve crecer sus posibilidades de vestir la celeste y blanca. “Ojalá se dé, la ilusión de estar siempre la tengo. Sería empezar el año de una manera hermosa”, declaró, como enviándole un mensaje al técnico Alfio Basile.
A los 20 años, tiene el mundo por delante. Enfrentarlo con la camiseta del Real Madrid no está nada mal.

martes, 22 de abril de 2008

Los curiosos apodos de la Concacaf

Cada selección nacional tiene su apodo, y en la diversidad de Centroamérica, el Caribe, Norteamérica y las Antillas aparecen curiosos sobrenombres. ¿Cómo le dicen a cada una?
Anguilla: Soccer Dolphins (Delfines futboleros, en inglés) o Rainbow Warriors (guerreros del Arco Iris, en inglés)

Antigua y Barbuda: Wadadli Boyz (los muchachos de Wadadli –danza local–, en inglés) o Benna Boys


Aruba: La Selección


Bahamas: Rake & Scrape Boys (los muchachos de Rake y Scrape –danza local–, en inglés)


Barbados: Bajan Pride (Orgullo Bajan, como se denominan los habitantes, en inglés)


Belice: Team Belize (equipo de Belice, en inglés)


Bermuda: Gombey Warriors (los guerreros de Gombey –danza local–, en inglés)


Canadá: The Maple Leafs (las hojas de Arce, en inglés) o The Canucks (los Canucks, héroe de historietas)


Costa Rica: Los Ticos, la Tricolor o la Roja


Cuba: Los Leones del Caribe o la Tricolor


Curaçao: E Selekshon (la Selección, en papiamento)

Dominica: 
Nature Island Boys (los muchachos de la isla natura) o Dominica Team (equipo de Dominica, en inglés)

El Salvador: Cuscatlecos, la Selecta o el Equipo Guanaco


Estados Unidos: Stars and Stripes (estrellas y barras, en inglés) o Nats (apócope de Nationals, en inglés)


Granada: Spice Boys (los muchachos de las especias, en inglés)


Guadalupe: Gwada Boyz (los muchachos de Guadalupe)

Guatemala: El Equipo Chapín o la Azul y Blanca


Guyana: Golden Jaguars (Jaguares dorados, en inglés) o Guy Stars (los muchachos estrellas, en inglés)


Guyana Francesa: Yana Dòkò 


Haití: L’Onze National (el Once Nacional, en francés) o Les Bicolores (los bicolores, en francés)


Honduras: Los Catrachos 
la H

Islas Cayman: Cayman Islands Team (equipo de las Islas Cayman, en inglés)

Islas Turcas y Caicos: TCI Team (equipo TCI, iniciales del país, en inglés)

Islas Vírgenes Británicas: Nature Boyz (los muchachos de la naturaleza, en inglés)


Islas Vírgenes Estadounidenses: The Dashing Eagle (el Águila brioso) o USVI Team (equipo USVI, iniciales del país en inglés)


Jamaica: Reggae Boyz (los muchachos del Reggae, en inglés)


Martinica: Les Matinino

México: El Tri


Montserrat: Emerald Boys (los muchachos de las esmeraldas, en inglés)


Nicaragua: El Equipo Pinolero o la Azul y Blanco


Panamá: 
Los Canaleros, la SeleMarea Roja

Puerto Rico: Coquí Warriors (guerreros Coquí –típica rana de la isla– en inglés), Huracán Azul, La Monoestrellada o Boricuas

República Dominicana: Quisqueyanos (el nombre aborigen de la isla es Quisqueya) o Merengueros


San Cristóbal y Nevis: The Sugar Boyz (los muchachos del azúcar, en inglés)


San Vicente y Las Granadinas: Vincy Heat (Calor 
Vincy –diminutivo de San Vicente–, en inglés)

Santa Lucía: Saint Lucia Team (equipo de Santa Lucía, en inglés)

Surinam: A-Selektie (Selección A, en holandés)


Trinidad y Tobago: Soca Warriors (guerreros de Soca –danza local–, en inglés)

jueves, 17 de abril de 2008

NF Board - Fútbol para todos

Artículo publicado en la revista Fox Sports, en enero de 2008.
Por PABLO ARO GERALDES


Más allá de fronteras, políticas y religiones, las naciones ‘no reconocidas’ juegan al fútbol, quieren tener sus selecciones y persiguen el mismo sueño: entrar a la FIFA y jugar un Mundial.

Se dijo hasta el hartazgo: el fútbol es de todos. De pobres y ricos, de artistas y mercenarios, de los que festejan y de los que sufren. Es de Italia, de Brasil y de Inglaterra, pero también de Sri Lanka, Armenia y Mozambique. No importa el puesto que ocupen en el ranking de la FIFA, las emociones que transmite este deporte se viven con igual intensidad en las más variadas geografías.
El fútbol es el juego universal. Con sus 208 miembros, la FIFA abarca más países que las Naciones Unidas (192), pero aun así el globo terráqueo no está completamente cubierto: pueblos y naciones no reconocidos luchan por tener un lugar en la gran familia del balón. Mientras esperan ser admitidos por la FIFA, se organizan y compiten como pueden: perseguidos algunos, con pocos recursos la mayoría, pero con la misma pasión que los poderosos del planeta.
Guerras independentistas, históricas peleas religiosas y políticas fueron definiendo los límites de las actuales naciones. Otras, sin estar señalizadas en el planisferio, hacen un llamado para ser autónomas, hablar su propia lengua, transitar el camino que ellas mismas quieren trazar.

NACE LA NF BOARD
Hay países muy pequeños que aun entrado el siglo XXI siguen bajo el régimen colonial o gozan de una independencia a medias. Aun así tienen el derecho de participar deportivamente con sus propios colores. Sin ser plenamente soberanas, las Islas Feroe pueden enfrentar cara a cara a Italia, el campeón del mundo; San Vicente & las Granadinas puede jugar en el Estadio Azteca ante México; la modesta Samoa Americana puede recibir a Australia en una Eliminatoria por Copa Mundial… Pero no todos tienen esa suerte.
El historiador francés Jean-Luc Kit se juntó en diciembre de 2003 en un pub de Bruselas, Bélgica, con otros tres filántropos para dar origen a la NF Board (Non FIFA Board), la ONG creada para ayudar a estos pueblos y naciones no reconocidos a participar, crear torneos, darle un marco a minorías que no pueden ingresar en el circuito ‘oficial’. La intención de la NF Board no es competir contra la FIFA, entidad a la que reconoce como la máxima rectora del fútbol. Apenas desea funcionar como una ‘sala de espera’ para el ingreso a la FIFA.
La movida empezó con este siglo, cuando el entrenador danés Michael Nybrandt realizó viajes por la India, Nepal y el Tíbet, se solidarizó con la causa tibetana y, levantando la bandera de la no violencia, se dedicó a armar una Selección en el exilio. Son más de 110.000 los tibetanos que viven en el destierro, en 16 países diferentes, desde que China les quitó la autonomía en 1951. Con el apoyo del Dalai Lama, se organizó el primer partido, contra Groenlandia, que es territorio danés y cuya Selección tampoco es reconocida. Tíbet cayó 4-1, pero eso fue algo anecdótico. El monje Salden Kunga explicaba: “Nuestra religión no nos permite a los monjes jugar al fútbol, porque puede conducir al ego. Pero muchos aman tanto al fútbol que intentarán jugarlo como sea”. La violencia china suma 1.200.000 tibetanos muertos, además de miles de encarcelados y torturados. El fútbol es una forma más de llamar la atención del planeta.

EL OTRO MUNDIAL
Al entusiasmo del Tíbet y Groenlandia se le empezaron a sumar más naciones. La NF Board creó la VIVA World Cup para juntarlos. La cita era en 2005 en Chipre del Norte, país solamente reconocido por Turquía (en 1974 invadió el norte de la isla, de cultura griega). Estaban todos invitados: Zanzíbar, Gibraltar, Kiribati... Pero Kurdistán se opuso por razones políticas y la organización se complicó.
Se jugó finalmente en 2006, en Occitania (región dentro de Francia), con sólo tres visitantes: Mónaco, Laponia y Camerún del Sur, región limítrofe con Nigeria que lucha por su autonomía desde 1961, sólo representada por jugadores residentes en Bélgica: los que viven en Camerún no obtuvieron visas. En la final, los lapones golearon 21-1 a Mónaco y se quedaron con el trofeo.
Fue la unión de historias muy distintas: los lapones acostumbrados a las largas noches del invierno ártico, los monegascos rodeados de la opulencia de un territorio tan pequeño como plagado de riquezas.

LA DECLARACION DE SAN MAMES
A finales de 2007, los gobiernos de Euskadi (País Vasco), Catalunya y Galicia firmaron en Bilbao la Declaración de San Mamés, un documento –rubricado sobre el césped del mítico estadio del Athletic de Bilbao– en el que reclaman el reconocimiento internacional de sus Selecciones Nacionales. ¿Suena imposible? No debería: por ejemplo, Gran Bretaña no es miembro de la FIFA. Quienes juegan son los cuatro países que la componen: Inglaterra, Gales, Escocia e Irlanda del Norte.
Es conocida la fuerza de los reclamos de autonomía de vascos; de Québec, para “separarse de Canadá” o Kosovo, que en febrero declaró su independencia de Serbia y presiona por pertenecer: “Kosovo seguro será aceptado por la UEFA y por la FIFA”, vaticinó el presidente de la federación local, Fadil Vokrri, ex jugador de la Selección de Yugoslavia. Sus casos suelen ocupar espacio en los medios. Pero pocos saben de Papúa Occidental, los Masai, las Molucas del Sur o el pueblo gitano. Todos ellos tienen su lugar en la Viva World Cup. La próxima se jugará en julio en Laponia y tendrá como principal atractivo un partido bajo el Sol de medianoche, que en esa altura del año no llega a ponerse por completo en el Ártico.

SI DIOS QUIERE
El Vaticano es el estado más pequeño del mundo, apenas si ocupa menos de medio kilómetro cuadrado en plena Roma. El 20% de su territorio se lo lleva la Basílica y la Plaza de San Pedro, así que pensar en una cancha de fútbol es una utopía, pero sí se puede jugar puertas afuera.
La liga interna la componen equipos formados por sacerdotes y trabajadores de las diferentes instituciones. ¿Cuáles son los equipos? La Guardia Suiza, el Museo Vaticano, el Correo, el Servicio Técnico, la Gendarmería, la Radio Vaticana y el diario Osservatore Romano, por nombrar a algunos. Se juega cuando se puede, o mejor dicho “cuando Dios manda”, ya que las actividades religiosas son la prioridad del estado.

ISLAS NO TAN AISLADAS
Salpicados por todo el planeta hay territorios que se agruparon para disputar los Islands Games. Desde 1985 realizaron doce ediciones y la próxima será en 2009, en Aaland, en el Mar Báltico. Algunos de los participantes son Rhodas, Santa Helena, Malvinas, Guernsey, Man, Shetland... La mayoría de estas islas son colonias británicas.
Otros puntos latentes de fútbol flotan desperdigados por el Océano Indico: están en las islas Chagos, las islas Cocos y las islas de Christmas. A distancias enormes de sus vecinos más próximos, se organizan y compiten como pueden.
El impulso llegó hasta Sudamérica, donde podrían sumarse las islas Galápagos (Ecuador), Margarita (Venezuela), de Pascua (Chile) y hasta la Martín García, en el Río de La Plata. Gonzalo Parada es el presidente del Consejo Sudamericano de Nuevas Federaciones y se adhiere al mensaje:
“Creemos que veintidós hombres y una pelota pueden transmitir un mensaje de respeto y tolerancia. La voz de los pueblos postergados y no reconocidos será el mejor grito de gol”.

Hasta aquí la nota publicada en Fox Sports. Lo que sigue es un listado de los miembros (en negrita) y las decenas de potenciales miembros de la NF Board... ¿Y por qué no algún día de la FIFA?

Abjasia - Arameos - Baja Sajonia del Sur - Bonaire - Bretaña - Camerún Meridional - Chechenia - Chipre del Norte - Córsega - Crimea - Curaçao - Estados Federados de Micronesia - Gagauzia - Gibraltar - Gotlands - Gozo - Groenlandia - Guadalupe - Guyana Francesa - Hawaii - Isla de Man - Isla de Pascua - Isla de Wight - Islas Åland - Islas Andamán y Nicobar - Islas Chagos - Islas Christmas - Islas Cocos (Keeling) - Islas Galápagos - Islas Malvinas - Islas Marianas del Norte - Islas Marquesas - Islas Marshall - Islas Shetland - Jammy & Kashmir - Kiribati - Kosovo - Kurdistán - La Reunión - Laponia (Sápmi) - Martinica - Masai - Mayotte - Molucas del Sur - Mónaco - Nauru - Niue - Norfolk - Nunanut - Occitania - Orkney - Padania - Palau - Papua Occidental - Prince Edward Island - Provenza - Quebeq - República de Srpska - Rhodas - Rijeka - Rom (pueblo gitano) - Saaremaa - Sahara Occidental - Saint Helena - Saint Martin (frencesa) - Saint Pierre & Miquelon - Saugeais - Sealand - Sikkim - Sint Maarten (holandesa) - Somalilandia - Tíbet - Tokelau - Tristán da Cunha - Turkestán Oriental - Tuvalu - Valonia - Vaticano - Vojvodina - Wallis & Futuna - Yap - Zanzíbar

Islas del Canal de la Mancha: Alderney - Guernsey - Jersey - Sark

Regiones de España: Andalucia - Aragón - Asturias - Cantabria - Castilla-La Mancha - Castilla y León - Catalunya - Ceuta - Comunidad Valenciana - Euskadi (País Vasco) - Islas Baleares - Islas Canarias - Galicia - Melilla - Navarra

martes, 8 de abril de 2008

Entrevista a Javier Aguirre

Entrevista publicada en la revista Fox Sports, en marzo de 2006.
Por PABLO ARO GERALDES

El último partido de Javier Aguirre al frente de la Selección de México fue en el Mundial 2002. Desde entonces dirige con éxito al Osasuna de España, y desde Pamplona se imagina un 2006 con mucha gloria para el Tri.

La dolorosa eliminación de México a manos de los Estados Unidos en el Mundial 2002 ya es pasado. Duele, pero quedó atrás. Javier Aguirre, el entrenador de aquella selección, curó sus heridas en España, donde dirige con notable éxito al Osasuna, un equipo modesto, con un historial nulo, que está dando pelea a los grandes y puede llegar a meterse en la Champions League. Desde Pamplona, el ex timonel del Tri augura una buena Copa del Mundo para el representativo azteca.
-¿Qué posibilidades le ve a este México en Alemania 2006?
-A mí me gusta mi equipo. Me alejo de mi rol de entrenador y hablando como un aficionado más, me gusta. Es un equipo que trabaja bien el aspecto táctico, que físicamente siempre exhibe un buen nivel y técnicamente no le pide nada a ningún futbol del mundo. Siempre se nos ha criticado la falta de fortaleza mental, pero en este 2006 partimos con una ventaja: somos cabeza de serie, lo que te quita de entrada a un peso pesado. Pues te toca un grupo con Irán y con Angola y eso inmediatamente te sugiere que México debe de pasar a la siguiente ronda junto a Portugal. Pero en los octavos toda la buena fortuna del sorteo se trunca, porque aún ganando el Grupo D nos tocaría enfrentar a Argentina, Holanda, Serbia y Montenegro o Costa de Marfil, que son selecciones temibles. En México se especula bastante y ya se piensa en ese cuarto partido, que de seguro nos va a costar mucho.
-Esta confianza que es lógica para la primera ronda, ¿no puede llegar a ser contraproducente para el equipo?
-Claro, es cierto. Uno ve los últimos tres Mundiales y resulta que en la misma zona te tocan Italia y Croacia, como me tocó a mí en el 2002, o el sorteo te depara a Bélgica y Holanda, como fue en el ’98; o Italia, Noruega e Irlanda, como en el ‘94. Tú vas y sabes que desde el partido número uno tienes que jugarte la vida pues, si pierdes, tus posibilidades se reducen muchísimo. En cambio esta vez el sorteo va a permitir llegar un poco más relajado, pero no creo que esto suceda, de todos modos. Este equipo y el cuerpo técnico tienen hambre de victorias. Se le ha dado mucho apoyo, se le ha preparado a conciencia y se mantuvo al cuerpo técnico durante los cuatro años. Es muy difícil trabajar un año con una Selección Nacional, uno se ve sometido a muchas presiones. Desde 1986 a 1990 estuvo Bora Milutinovic, pero la FIFA nos sacó de las eliminatorias y de ahí en más el tiempo entre Mundial y Mundial siempre fue de cambios bruscos en México: del ‘90 al ‘94 tuvimos tres entrenadores, del ‘94 al ‘98 otros tres y del ‘98 al 2002 pasaron tres más. Así no se puede trabajar. Por fin, del 2002 al 2006 se logra que un mismo director técnico siga en el cargo. En cuatro años, Ricardo La Volpe habrá tenido su tiempo para inculcar su filosofía de fútbol. Esa es una gran ventaja respecto al pasado inmediato.
-¿Cómo evalúa usted este período desde que se alejó del Tri?
-En base a resultados, considero que es muy bueno. Desde luego, la clasificación al Mundial se logró con bastante holgura, la Copa Confederaciones 2005 dejó un muy buen sabor de boca, se ganó en casa la Gold Cup del 2003… Quizá la última Copa América, la que se disputó en Perú, fue donde menos resultado se obtuvo. Pero igualmente el balance es muy positivo: se ha renovado la plantilla, el equipo se estructura con una columna vertebral de experiencia y yo estoy muy entusiasmado con que México empiece bien el Mundial y dé un golpe.
-¿Puede ser esta vez?
-Espero. Siempre se nos dice que nos falta ganar algo importante. Está claro que para obtener un Mundial hacen falta muchísimas cosas, pero México, no lo digo yo lo dice FIFA, tiene derecho a pensar que puede estar entre los ocho mejores del mundo, ¿por qué no? Si ya en el Mundial de Japón y Corea fuimos undécimos y hace ocho años terminamos en el puesto número 13, es lógico pensar que busquemos ascender unos escalones. ¿Por qué no terminar en octavo lugar, o séptimos, esta vez? Hay que pensar que se puede dar más.
-¿Dónde ve el límite de esta selección?
-Pienso que va a resultar clave ese cuarto partido, el de octavos de final. Si México es capaz de superar esa ronda y entrar entre los ocho mejores equipos del planeta, si elimina a Argentina, Holanda, Serbia o Costa de Marfil, pues ahí no va a tener techo. Siempre en el caso, y siendo un poco irrespetuoso con los rivales que nos tocaron, de que pasemos la primera ronda sin problemas.
-¿Qué jugador ve triunfando en la Copa del Mundo, más allá de Rafa Márquez y Jared Borgetti, que ya llegaron al fútbol europeo?
-Me gusta mucho Carlos Salcido, un chico al que no conocía, porque cuando yo dirigía él no estaba en Primera División. Pude conocerlo más tarde, cuando ya apareció en la Selección, y luego vi su rendimiento como volante defensivo en Chivas de Guadalajara, y me parece un extraordinario jugador.
-Cuauhtémoc Blanco fue uno de los jugadores clave de la selección 2002, ¿qué piensa de su exclusión?
-Es una interna de la que no estoy muy enterado. No sé las entrañas del asunto y da la impresión de que nadie sabe realmente el porqué de su alejamiento de la selección. Yo pienso que Cuauhtémoc es un jugador de muchísima calidad. A mí me ayudó mucho y me rindió en gran medida en el último Mundial. Es solidario con sus compañeros y creo que hoy por hoy es de los futbolistas mexicanos con mayor talento individual y colectivo. Entiende muy bien el juego, lo hace más simple.
-En la última eliminatoria, Estados Unidos terminó primero, sacó a México fuera del Mundial 2002… ¿Le parece que este lugar de Gigante de la Concacaf se está emparejando?
-En la clasificación de la FIFA estamos muy juntos, metidos entre los diez primeros, pero eso es solamente un juego matemático, aunque acepto que resulta muy atractivo para la prensa. México, en los últimos años, ha sido alcanzado por los Estados Unidos. Yo creo que nuestro futbol no ha dejado de progresar, pero la evolución de los americanos ha sido mucho más rápida y vertiginosa en estos últimos 12 ó 15 años. Está claro que, cada vez más, los choques México-Estados Unidos son duelos muy disputados. No existen más esos paseos que teníamos hace 25 años, cuando le ganábamos de cuatro goles para arriba.
Se convirtieron en un adversario al que hay que tenerle muchísimo respeto. Han evolucionado, invirtieron tiempo y dinero, fomentaron el soccer a nivel universitario, hicieron que prendiera entre su juventud, y en el área de la Concacaf son un rival que está a la misma altura de México. Me alegra mucho por ellos, porque han hecho su lucha, y esto significa que si ellos, nosotros, Costa Rica y Trinidad y Tobago hacemos un buen Mundial, la gente que maneja la FIFA nos puede dar una plaza más para la próxima Copa del Mundo.


La Concacaf es una zona con selecciones en crecimiento. Sus jugadores y entrenadores son mejor vistos en Europa, pero de allí a contratarlos hay una enorme distancia. Aguirre es hoy el único director técnico azteca dirigiendo en el Viejo Continente.
-Dijo usted que para que un entrenador mexicano dirija en España lo único que hace falta es que lo llamen, ¿por qué no ocurre?
-Es difícil que se fijen en los técnicos mexicanos, porque aquí en España no se difunde mucho el fútbol de nuestra liga; en el resto de Europa, mucho menos. Los argentinos y brasileños son más conocidos y reconocidos por su labor en Copas Toyota Libertadores, Nissan Su-damericana, por el desempeño de sus seleccionados… De a poco los clubes de mi país van escalando posiciones en los torneos continentales, lo que nos amplía el margen de maniobra. Creo que en un futuro no muy lejano los mexicanos podrán cruzar el Océano Atlántico y venir a trabajar aquí. Los técnicos de mi país son gente calificada, pero el problema es que no se los conoce.
-¿Qué va a hacer durante la Copa del Mundo?
-Tengo un contrato con una cadena televisora mexicana desde 2004, cuando se disputó la Eurocopa de Portugal. Supongo que en Alemania estaré de nuevo como comentarista en las transmisiones de los partidos de la selección mexicana. Pero esto estará en relación directa con mi futuro con el Osasuna: a mitad de año se termina mi contrato, aunque para entonces ya sabré si me quedo aquí en Pamplona o si me marcho. De seguir aquí tendría que estar viendo el tema de la pretemporada.

En Pamplona, México DF o Berlín, Javier Aguirre seguirá las incidencias de su querida selección. Haciendo un alto a los entrenamientos del Osasuna, compartiendo una cerveza con amigos o en la cabina de transmisión del estadio, vibrará con el Tri tanto o más que como lo hizo desde el banquillo en el Mundial 2002. Con el compromiso de la imparcialidad periodística o desde la postura apasionada de ser un aficionado más, el Vasco seguirá estando al lado de los mexicanos. Como siempre.