lunes, 20 de mayo de 2024

Debutantes precoces en Primera


¿A qué edad se puede debutar en el fútbol grande? Los reglamentos no lo establecen y en varios países se dieron casos de futbolistas que pisaron las canchas cuando aún tenían rostro de niño. Esta publicación la iré engrosando con más casos de otros países.

El 17 de mayo de 2024 Riestra cayó 0-1 ante Newell's Old Boys por los 16vos de final de la Copa Argentina, en Paraná, Entre Ríos. Pero el dato de la jornada fue que a falta de solo diez minutos para el término del partido, el entrenador Cristian Fabbiani hizo ingresar a Mateo Apolonio, un pibe de la Novena (categoría 2010) que tenía esa noche apenas 14 años y 29 días.
Aguëro, instantes antes de iniciar su carrera profesional


El ingreso del volante significó un nuevo récord para el fútbol argentino, ya que Apolonio se transformó en el jugador de menor edad en tener su estreno formal como profesional, superando así la marca de Sergio Agüero.

El 5 de julio de 2003 Independiente había caído 1-0 ante San Lorenzo, encuentro en el que a los 23 minutos del segundo tiempo el DT Oscar Ruggeri mandó a la cancha a Sergio Agüero, de 15 años, 1 mes y 3 días. La marca le duró más de dos décadas al Kun, quien batía a su vez el record que ostentaba Diego Maradona (quien luego fue su suegro) desde el 20 de octubre de 1976.

Radamel Falcao García
En Colombia, Radamel Falcao García debutó en la Primera B con Lanceros Boyacá, cuando tenía 13 años. El 28 de agosto de 1999 enfrentó al Deportivo Pereira, convirtiéndose en el jugador más joven en debutar en un torneo de fútbol profesional colombiano. Meses después, el 25 de abril de 2000 en el Estadio Olímpico del Sol de Sogamoso anotó gol con tan solo 14 años.

Nicolás Millán tenía 14 años y 10 meses cuando saltó a la cancha con la camiseta de Colo-Colo para quedarse con el honor de ser el jugador más joven del futbol chileno.

En Bolivia, Mauricio Baldivieso, con 12 años se transformó en el jugador más joven de la historia de ese país, al debutar en el Aurora de Cochabamba, dirigido por su padre, Julio César Baldivieso. Otro boliviano, Diego Suárez, es el futbolista más joven de la Copa Libertadores: en 2007 hizo su aparición con Blooming a los 14 años, 3 meses y 25 días.

Del lado de Uruguay, el record de precocidad corresponde a Hugo Villamide, que en 1943 debutó en Sportivo Miramar con 14 años. Esa misma edad tenía Kevin Pereira cuando en mayo de 2018 apareció en la primera del Deportivo Capiatá y se convirtió en el más joven del fútbol paraguayo.

El peruano Fernando García tiene el record de precocidad en el fútbol peruano: el 19 de mayo de 2001 debutó con la camiseta de Juan Aurich, de Chiclayo, a los 13 años.

Martín Galván
Con 14 años, 10 meses y 22 días, Martín Galván pasó a ser el futbolista más joven del profesionalismo mexicano: el 5 de enero de 2008 Sergio Markarián lo hizo ingresar en Cruz Azul a los 85 minutos de juego del partido contra el Monterrey, válido por la InterLiga 2008.
Contando estrictamente la liga, el honor cae en Víctor Mañón, del Pachuca, que hizo su estreno ante 15 años, 7 meses y 2 días.frente a Cruz Azul, en septiembre de 2007.

En Venezuela, Luis Mendoza, Mendocita, debutó con 15 años en Banco Agrícola y Pecuario, en la temporada de 1961.

Saliendo de América, hay un caso que impacta, el del liberiano Teeboy Kamara, quien llegó como exiliado a Australia a los seis meses de edad. Con 15 años y 212 días, el 16 de diciembre de 2011 debutó en la liga australiana, con la camiseta de Adelaide United.

En España se registra el debut de Luka Romero, mexicano-argentino que el 24 de junio de 2020, al retomarse la Liga luego del parate de la pandemia de Covid-19 ingresó en el Mallorca ante el Real Madrid. Tenía 15 años, un mes y 3 días. Ni siquiera tiene contrato (pueden firmarlo recién a partir de los 16 años) y jugó gracias a un permiso especial.

Por su parte, el norirlandés Norman Whiteside fue jugador más joven de la historia de los mundiales: tenía 17 años y 42 días cuando enfrentó a Yugoslavia el 17 de junio de 1982, en Zaragoza, España.

El futbolista más joven en ganar un Mundial es Pelé, quien integró la Seleção Brasileira que le ganó la final a Suecia en 1958, cuando tenía solamente 17 años y 237 días.

2 comentarios:

Jorge Acosta dijo...

Como tu bien dices Pablo son precoces.Algunos que mencionas llegan a progresar e incluso a ser figuras, pero otros no. Y en un taller hace poco se puso en discusión, con esos jovenes inmaduros que viven toda esa presión qu es el futbol profesional.Excelente investigacion,abrazo.

Gontxo dijo...

Lo escribí en su día, pero no se debvió guardar.

Fantastico artículo. Ahora te animó a hacer uno, con los goleadores más precoces de la cada campeonato.

PD En España, no conocía el dato. No sabía el que mencionas.