jueves, 27 de noviembre de 2008

Braulio Luna: "La Selección Mexicana tendrá un cambio abrupto"

Entrevista publicada en la revista Fox Sports, en noviembre de 2008.
Por PABLO ARO GERALDES

Braulio Luna es un mediocampista con clase que apareció en Pumas en 1994 y ha pasado por otros equipos importantes, como América y Necaxa.
Incluso participó con el Tri en las Copas del Mundo de Francia 1998 y Corea-Japón 2002. A los 34 años aporta toda su experiencia en el sorprendente San Luis FC, una de las revelaciones del fútbol mexicano.
-¿Cómo ves el proyecto que encara San Luis? ¿Cómo lo evalúas?
-Muy bien. En los últimos años ha crecido, superando incluso las expectativas de los dueños. A casi dos años de estar peleando el descenso, el equipo lleva tres torneos disputando los primeros lugares. Es el club que más puntos acumuló en los últimos años en México. Esto le ha dado un status importante al equipo, aunque no nos podemos comparar con otros que han ganado campeonatos y que tienen más gente y arraigo.
-En lo personal, ¿cómo te sientes?
-Estoy contento por aportar mi granito de arena. Me siento parte de algo importante que se está haciendo en la ciudad. La institución, si sigue por este camino, va a ser una de las más importantes del fútbol mexicano en unos cinco o diez años. Tenemos que seguir por este camino y lograr el primer título en Primera División.
-¿Qué cosas hacen de San Luis un club grande?
-La calidad humana que hay en el equipo se vio reflejada dentro del campo: a todos les gusta dar el máximo. Nadie se siente más que otro, independientemente de la trayectoria. Los más jóvenes te contagian: hay gente que hoy tiene 22 ó 23 años, que terminaban la primaria o empezaban la secundaria cuando uno ya estaba jugando hacía tiempo. Yo también tenía ídolos de joven. Hubo muchos a los que me dio placer conocer.
-¿Quiénes son los ídolos que más recuerdas?
-Antonio Carlos Santos, del América, una gran persona que conmigo se portó muy bien; y Juan Carlos Vera, un chileno que estuvo en Pumas mucho tiempo, por mencionar dos. Yo quiero aportarle a los jóvenes para que vean que el fútbol es algo importante que puede definir el rumbo de sus vidas, pero que hay otras cosas por las que tener los pies sobre la tierra. El fútbol en sí es pasajero.
-¿Cómo ves a la Selección Mexicana?
-La apertura que hay para que los mexicanos vayan al exterior tardó un poco para mi gusto. Ojalá que se vayan muchísimos, los que más puedan, porque le va a dar un crecimiento importante al Tri. El respeto se ha ido ganando poco a poco. Afuera saben que es un equipo complicado, que les va a correr y que tiene jugadores de calidad. Ya hay 10 ó 15 chicos que están tratando de ganarse un lugar. Los demás están buscando ese sueño que muchos quisimos en su momento y que por distintas razones no pudimos cumplir. En un corto plazo habrá el doble o triple de mexicanos en Europa.
-¿Qué rescatas de los últimos procesos de la Selección Mexicana?
-Lo que han hecho Javier Aguirre y Manolo Lapuente. Sus conceptos han influido positivamente en la Selección.
-¿Está lejos el ansiado ‘quinto partido’ en los Mundiales?
-Tarde o temprano, ese peso que estamos cargando se nos va a poner a favor. Ya es tiempo de crecer, tratando de dejar de lado promesas que no se cumplen. Lo importante es el crecimiento del futbolista mexicano, en juego y en mentalidad. El cambio que va tener México en breve no será gradual, sino que será abrupto.
-¿Das por terminada tu etapa en la Selección?
-No... Si tengo la oportunidad, perfecto: daré mi último sudor por la playera nacional. Pero ahora en lo único que pienso es en San Luis.

miércoles, 19 de noviembre de 2008

Mundial de Clubes de la FIFA 2008

Con la conquista de la Copa Africana de parte de los egipcios del Al Ahly, se completaron los seis campeones continentales que disputarán el Mundial de Clubes de la FIFA en Japón, entre el 11 y el 21 de diciembre.
El cuadro lo componen entonces Manchester United, de Inglaterra, ganador de la UEFA Champions League; Liga Deportiva Universitaria, de Quito, Ecuador, conquistador de la Copa Libertadores de América; Gamba Osaka, de Japón, campeón de la Liga de Campeones de la AFC; Waitakere United, de Nueva Zelanda, vencedor en la Copa de Campeones de Oceanía; Pachuca, de México, monarca de la Concacaf; y el mencionado equipo egipcio.
A ellos hay que sumarles al Adelaide United australiano, subcampeón de la Liga de Campeones Asiática, que participa en el cupo reservado a un equipo japonés, ya que la competición continental fue ganada por un equipo nipón.
El reglamento establece que en ese caso, ser reemplazado por el equipo no japonés que haya terminado en mejor colocación en la Liga de Campeones de la AFC.

El programa de partidos es el siguiente (en hora de Buenos Aires):

Repesca
11 de diciembre - 8:45 - Tokio
Waitakere United 1 - 2 Adelaide United

Cuartos de final
13 de diciembre - 3:45 - Tokio
Pachuca 4 - 2 Al Ahly (A)
14 de diciembre - 8:30 - Toyota
Gamba Osaka 1 - 0 Adelaide United (B)

Semifinales
17 de diciembre - 8:30 - Tokio
LDU de Quito 2 - 0 Pachuca
18 de diciembre - 8:30 - Yokohama
Manchester United 5 - 3 Gamba Osaka

3er puesto
21 de diciembre - 5:30 - Yokohama
Pachuca 0 - 1 Gamba Osaka

Final
21 de diciembre - 8:30 - Yokohama
LDU de Quito 0 - 1 Manchester United

Adelaide United, de Australia, clasificado gracias a la localía de Gamba Osaka.
FIFA Club World Cup

viernes, 14 de noviembre de 2008

Oscar Ruggeri, el DT de los fracasos

Ruggeri junto a Batista, en su último fracaso como entrenador.

Este artículo fue escrito en 2004 para la revista mexicana SoccerManía, cuando Oscar Ruggeri se hizo cargo del América. Finalmente no fue publicado por decisión de Televisa, propietaria de esa publicación y también del Club América.
Por PABLO ARO GERALDES


Las dos imágenes son tan fuertes como opuestas. Por un lado, la vuelta olímpica interminable con la Copa del Mundo en el Azteca, y por el otro, la triste despedida de los Tecos, sin siquiera conseguir un solo punto. Es que la trayectoria futbolística de Oscar Ruggeri tiene dos caras totalmente contrapuestas. El bueno y el malo; el exitoso y el fracasado; el gesto convencido del capitán -aun sin la cinta- y el rostro desencajado de sus derrotas como director técnico. Ayer, los gritos de “Cabezón, cabezón”; hoy los insultos de los hinchas de Independiente.
Está claro que la gloria en el césped no garantiza en absoluto el éxito en el banquillo, pero en el caso de Ruggeri es notable el contraste entre su etapa de zaguero y la de entrenador.
La fama de duro lo acompañó siempre; además de poner pierna fuerte en la defensa, fue líder de una huelga de futbolistas en el último año de su carrera y también reconoció que solía darle dinero a las barras bravas. “Es mi plata y hago lo que quiero”, se justificó.
Empezó a despedirse de los pantalones cortos jugando en Lanús, allá por 1997. En un encuentro por la Copa Conmebol fue el principal protagonista de la pelea entre jugadores granates y los de Atlético Mineiro. Era el capitán y fue suspendido por diez fechas. Fue el principio del fin. El 7 de diciembre de ese año un estadio de Lanús semivacío le dio una despedida cálida, pero que no estaba a la altura de sus títulos. Dejaba atrás 425 partidos oficiales en Primera División argentina (Boca, River, Vélez Sarsfield, San Lorenzo y Lanús), el recuerdo de su paso por Logroñés, Real Madrid, Ancona y América de México, y sobre todo la gloria conseguida con la camiseta celeste y blanca.
En el pasado quedaban sus 14 vueltas olímpicas, había llegado al punto de inflexión de su carrera. La llegada de 1998 mostró un Ruggeri con mentalidad de entrenador, pero dispuesto a desplegar la misma garra que lo hizo temible en el fondo de la defensa. En la primera declaración salió con los tapones de punta: “Estoy más allá de ser Bilardito o Menottito”. El cabezón no había dirigido su primer partido y ya apostaba fuerte, se comparaba con los dos campeones del mundo. Después del Mundial de Francia confesó: “Quiero hacer como DT lo que hizo Passarella. Él dirigió a la selección y eso es lo máximo”. ¿Modestia? No, esa palabra no está en el diccionario de Ruggeri.
Tras la renuncia de Alfio Basile a la conducción de San Lorenzo, en diciembre de aquel 98, los directivos se fijaron en él y asumió el cargo al día siguiente. Tampoco tardó mucho en mostrar su carácter de líder fuerte: se negaba a ceder jugadores para la selección preolímpica y cargó su bronca hacia los capos de la Asociación del Fútbol Argentino (AFA) que insistía en citar a los juveniles:
"No estoy presionando, estoy advirtiendo: ojo, que me voy a enojar en serio", deslizó. Sus palabras metían miedo.
Sus jugadores sabía que estaban ante un DT sin muchas vueltas. Ruggeri repetía:
"Quiero que mis jugadores lloren si pierden; quiero que tengan hambre, no que se sientan cómodos. Que nunca piensen que un partido es sólo uno más". ¿Sus tácticas? Nada ambiciosas: "vamos a armarnos bien desde atrás; pensaremos primero en tener cero gol en nuestro arco", explicaba. El espectáculo, agradecido.
El Cabezón siempre fue un abonado a las polémicas: la prensa le criticó que seguía trabajando como “periodista” en TV y continuaba representando futbolistas mientras era entrenador de San Lorenzo. Y otra vez fue al choque de los periodistas:
"Quédense tranquilos, porque en honestidad y trabajo, le gano a cualquiera", sentenció.
No todos opinan igual. José Sanfilippo fue cuatro veces goleador del fútbol argentino entre 1958 y 1961 y su talento lo convirtió en una palabra autorizada; su estilo verborrágico y polémico lo tienen como un invitado fijo a todos los programas en los que se debate sobre fútbol. En uno de ellos, “Tribuna caliente”, compartió la mesa con Ruggeri, a quien considera
"un burro, incapaz de agarrar una vaca dentro un ascensor". El tono frontal e irónico de los dos fue subiendo la temperatura de la charla, hasta que la discusión de ideas se transformó en pelea. Todo parecía parte del show televisivo, pero las palabras dejaron lugar a los golpes: Ruggeri le tiró un codazo –que no llegó a destino gracias a la rápida intervención de los demás panelistas– que rompió la relación para siempre. Sanfilippo lo cuenta así: "Si me golpeaba, era lo último que hubiera hecho en su vida, porque le hubiera mordido el cuello hasta que se muera. Igual aclaro que no llegó a pegarme porque en mi época de jugador, en el área, esquivaba un montón de esos codazos. De todos modos, qué bajeza la de un tipo que con 38 años quiere agredir a uno de 66...". Los años pasaron y el odio sigue vivo en Sanfilippo, que opina que "la mala fama de fútbol argentino es por culpa de los codazos de este señor".
En 2001, las malas actuaciones en el torneo de verano (clásica competencia amistosa que se realiza cada enero y febrero en Mar del Plata) terminaron con la paciencia de la gente de San Lorenzo. Armó las valijas y partió hacia a Guadalajara.
Mientras dirigía a las Chivas recibió desde Buenos Aires una patada a su orgullo: el San Lorenzo que había dejado sin rumbo futbolístico era campeón de la mano del chileno Manuel Pellegrini, un desconocido en el ambiente argentino. Pero no tenía mucho tiempo para hacerse problemas por su pasado: entre los torneos Verano 2001 y Verano 2002 dirigió a Guadalajara en 45 partidos y sólo ganó 15.
La revancha la encontró en la misma ciudad, pero la desperdició. Comandados por Ruggeri, los Tecos jugaron solamente cinco partidos. Y los perdieron (San Luis 2-1, Santos 3-1, Necaxa 2-1, Atlante 3-2 y Morelia 2-0). Las ligas importantes registran muy pocos casos de porcentaje de efectividad igual a cero. Su regreso a Buenos Aires agitó otra vez las pasiones, los amores y los odios. Tan divididos como los aficionados están los periodistas y cierto sector de la prensa movió influencias para derrocar a Marcelo Bielsa y poner en su lugar a Ruggeri. Nadie pensaba en él, pero se publicaban encuestas para sondear la opinión de la gente:
"¿Cómo ve a Ruggeri al frente de la selección?". Una cosa de locos. La estructura de la AFA resistió el vendaval mediático y las ambiciones del técnico debieron ajustarse a su realidad poco apegada al éxito. Pero los periodistas 'amigos' se movieron, 'tocaron contactos' para que el DT volviera a dirigir y lo consiguieron. Su siguiente fracaso se llamó Independiente. En el club de Avellaneda le ocurrió algo tan curioso como desagradable: los hinchas lo insultaron desde antes que debutara. La gradería roja es reconocida por su paladar exquisito a la hora de ver fútbol y con los antecedentes de Ruggeri no tuvo que esperar a ver el equipo en acción para repudiar su contratación. Unos pocos partidos confirmaron el prejuicio de los aficionados: Independiente jugaba mal y encima perdía. Esta combinación, sumada al enfrentamiento que mantuvo con el arquero Luis Islas –ídolo del club– hizo que el presidente Andrés Ducatenzeiler admitiera su error: "Me equivoqué al contratarlo porque no supe interpretar la filosofía futbolística del hincha de Independiente", reconoció. La renuncia fue sólo un trámite. Unas semanas más tarde ya estaba trabajando nuevamente, pero en América TV, como panelista del programa “Puro Fútbol”, junto a sus colegas Ramón Díaz, Alfio Basile y el periodista Gonzalo Bonadeo. En la primera emisión Ruggeri dio su versión del adiós: "Me fui porque no era feliz. Me gusta ser técnico pero no a cualquier precio. Yo quiero levantarme a la mañana e ir contento a trabajar y en Independiente no podía. La gente no festejaba los goles, no era feliz, y yo tampoco". Ruggeri, el soberbio, esta vez agachó la cabeza y se mostró humilde, dolido, vulnerable. Dos imágenes tan fuertes como opuestas.


En su paso por América en 2004 varios medios mexicanos insinuaron que Ruggeri se había quedado con dinero en el traspaso de Claudio 'Piojo' López de Lazio al equipo de Coapa.
Volvió a la dirección técnica en 2006, de nuevo en San Lorenzo. Pese a los malos resultados se negó a renunciar. Tras su partida, el equipo salió campeón con Ramón Díaz. El conductor y empresario televisivo Marcelo Tinelli era uno de los sostenes económicos de San Lorenzo y arremetió contra el técnico. "A Ruggeri le corren billetes por las venas", dijo y lo tildó de "cometero" (cobrar coima a los jugadores para pedirlos o ponerlos en el equipo).
Ahora fue motivo de conflicto por su intención de sumarse al cuerpo técnico de la Selección Argentina: Maradona lo quiere pero su presencia es rechazada por Julio Grondona, presidente de la AFA.
Sin embargo, la relación con Maradona tuvo sus roces. La edición de hoy de Clarín recopila algunas frases de Ruggeri:
- "A la presentación del libro de Diego fue sólo un compañero de 1986. Que cada uno saque sus conclusiones" (30/9/2000)
- "Las cosas con él están mal. No me parece bien que haya gente que lo endioso todo el tiempo. Maradona es un pobre tipo" (8/4/2006)

martes, 11 de noviembre de 2008

Hispanos en el fútbol suizo

Artículo publicado en Fox Sports, en octubre de 2008.
Por PABLO ARO GERALDES

Fríos como el clima de los Alpes, los aficionados suizos están cada vez más acostumbrados a ver en sus estadios a futbolistas con su cálido acento latino.
Hoy son 18 los que juegan en la Super League, la primera división del país de la neutralidad histórica, que comenzó en 1515. Esto hizo de Suiza la sede de varios organismos internacionales, como la Cruz Roja y la propia FIFA.
Como en la Confederación Helvética no circulan los euros, el atractivo lo ponen los poderosos francos suizos, que hicieron del país uno de los más ricos, estables y desarrollados del mundo, con bancos que reciben fondos desde los puntos más distantes del planeta.
Futbolistas de seis países hispanoamericanos llegaron a la tierra del chocolate y de los relojes precisos, de los paisajes encantadores de Heidi y también de un deporte profesional de elite. El fútbol suizo, sin el nivel de sus vecinos alemanes, franceses e italianos, tiene más de un siglo de tradición.

COLOMBIA
Álvaro Domínguez (Sion): es un volante metedor y de buena pegada que hizo su aparición en Deportivo Cali en 2000. Dos años después pasó por Deportivo Pasto y Atlético Huila, para volver en 2003 a los verdes de Cali, donde fue campeón en la temporada 2004/05 y siguió como titular hasta 2007. Desde entonces integra la formación del Sion.

COSTA RICA
Álvaro Saborío (Sion): con 19 años irrumpió como una máquina goleadora del Saprissa, en 2001 y se destacó enseguida: fue máximo artillero de la temporada 2003/04, ganó un campeonato nacional y una Copa de Campeones de la CONCACAF, y se marchó en 2006 con una marca de 109 goles en 149 partidos. Ese año formó parte de la Selección Costarricense que jugó el Mundial de Alemania. Y tras la Copa del Mundo ‘Gigí' fue comprado por el Sion, donde es el centrodelantero inamovible de la formación. Con la selección tica lleva anotados 13 goles en 42 encuentros.

PERÚ
Manuel Rivera Garrido (Bellinzona): este mediocampista
limeño hizo toda su carrera en el fútbol helvético. Empezó en el Bellinzona en 1999 y hoy es el capitán del equipo. En el medio tuvo varias idas y vueltas, siempre en el campeonato suizo; jugó en el Kriens (2000/01), Malcantone Agno (2002/03) y Vaduz (2003/05). Tiene la nacionalidad suiza.

Andrés Vásquez (FC Zürich): Nació en Breña (Lima) y a los dos años fue con su familia a radicarse a Suecia. Recorrió las divisiones inferiores del IFK Goteborg y debutó en el equipo mayor en 2005. Un gol de rabona al Orebro le dio el apodo que hoy lo identifica. Desde 2007 este habilidoso volante de 21 años integra el mediocampo del FC Zürich.

ARGENTINA
David Abraham (Basel): con 19 años debutó en la Primera de Independiente como marcador central en 2005 y en ese año conoció la gloria: fue campeón mundial Sub 20 con la Selección Argentina, en Holanda. En 2007 pasó al Gimnastic de Tarragona, en la Segunda División española. Frustrada la posibilidad de ascender, se sumó al Basel suizo a mediados de este año.

Federico Almerares (Basel): tras recorrer las inferiores de Quilmes de Mar del Plata llegó a River Plate en 2003 y permaneció hasta este año, sin conseguir la titularidad. En marzo de 2008 pudo pasar al Djurgardens sueco pero la transferencia se frustró y en el receso del verano europeo firmó para el FC Basel.

Sergio Bastida (Aarau): nacido hace 29 años en Rawson,
Chubut, creció en Bolivia y adquirió esa nacionalidad. Hizo las inferiores en el Bolívar y después regresó a su país y continuó en Boca. Pero su debut profesional lo hizo lejos: en el Teplice y el Chmel Blsany, ambos de la República Checa. En 1999 se aventuró al fútbol suizo y se puso la camiseta del Lugano. En 2002 la cambió por la del FC Zürich, donde siguió hasta 2005. Su nuevo destino fue Chipre: allí se alistó en el APEP Pitsilia y un año después en el Nea Salamina. Finalmente, desde 2007 juega como volante en el Aarau suizo.

Raúl Bobadilla (Grasshopper): delantero porteño, producto de las inferiores de River Plate, su corta carrera profesional está ligada al fútbol suizo. Debutó en 2006 con el Concordia Basel (Swiss Challenge League, la segunda división), donde marcó 18 goles en 28 partidos. Su elevado promedio de gol llamó la atención del Grasshopper de Zürich, uno de los grandes de Suiza, que lo incorporó a su plante en 2007. Desde entonces es titular y mantiene su alta producción goleadora. Tiene 21 años y al cierre de este artículo encabezaba la tabla de artilleros.

Franco Costanzo (Basel): en 1999 fue el arquero de la Selección Sub 20 que ganó el campeonato sudamericano y al años siguiente debutó en River Plate. Estuvo cinco temporadas con los millonarios y ganó los torneos Clausura de 2002, 2003 y 2004. Tras un paso de un año por el Alavés español, en 2006 llegó a Basilea para firmar en el FC Basel y lo hizo con éxito: conquistó la Copas de Suiza 2007 y 2008. Este año también ganó la Super Liga suiza. Este portero de 1,87m defendió el arco de la Selección Argentina en dos oportunidades.

Iván Furios (Neuchatel Xamax): surgido de Patronato (Paraná, Entre Rïos). este defensor inició su carrera profesional con un solo partido en el primer Boca Juniors de Bianchi, pero en 1999 pasó a Chacarita Juniors, donde se consolidó en la zaga y sobrepasó el centenar de partidos en cinco temporadas. En 2004 viajó a Perú para ponerse la camiseta de Alianza Lima y al año siguiente pasó al José Gálvez, de la ciudad de Chimbote. Tras dos temporadas en Instituto de Córdoba (2006/08) este año fue contratado por el club que maneja el argentino Néstor Clausen.

Marcos Gelabert (Basel): producto de la cantera de Estudiantes de La Plata, este volante de contención se estrenó en la Primera en 2001. Completó cinco temporadas en el ‘Pincha' dio el salto a Europa a mitad de 2006 y lo hizo para probarse la camiseta del Saint Gallen suizo, donde siempre fue titular. Pero al cabo del torneo 2007/08 el equipo descendió y el ‘Pampa' se incorporó al equipo de Basilea, que también disputa la Champions League.

Francisco Guerrero (Aarau): ‘Panchito' hizo su aparición en Independiente en 1994 y un año después se consagró campeón mundial Sub 20 en Qatar, donde anotó un gol en la final ante Brasil. Una serie de lesiones le quitó continuidad en el Rojo, pero así y todo llegó a jugar 107 partidos hasta 2001, cuando fue traspasado al FC Zürich. Con un paso a préstamo por el Basel (2004), siguió en Zürich hasta 2005, cuando regresó a la Argentina para vestir los colores de Estudiantes de La Plata, pero apenas vio acción en 5 partidos y en 2006 representó a Huracán de Tres Arroyos. En 2007 volvió a Zürich, esta vez para jugar en el ascenso con el Young Fellows Juventud. Desde mitad de 2007 es delantero del Aarau. Tiene 31 años.

Miguel Alfredo Portillo (Young Boys): su presencia en el fútbol argentino es mínima, apenas vistió la camiseta de Boca Juniors en dos partidos de la Copa Mercosur 2001. Al año siguiente este defensor correntino partió a Suiza y encontró la titularidad en el Neuchatel Xamax. En 2004 comenzó una peregrinación por Servette (Ginebra, Suiza, en 2004), Angers (ascenso francés, en 2005), Young Boys de Berna (Suiza. 2005/06), Vaduz (de Liechtenstein, pero que jugaba entonces en la segunda división suiza, en 2006/07) y desde el año pasado se quedó como titular en el Young Boys de la capital.

Julio Rossi (Neuchatel Xamax): su carrera comenzó en 1995 como delantero de River Plate, pero en tres temporadas con el club de Núñez apenas jugó 11 partidos (fue parte de los campeones de 1997). En 1997 pasó a préstamo por el Avispa Fukuoka del fútbol japonés y regresó a River. Entre 1998 y 2002 militó en el Lugano de Suiza donde sobrepasó el centenar de partidos. Lo mismo logró en el Bâle, entre 2002 y 2006, donde ganó dos ligas y una Coupe de Suisse. En 2006 se marchó a Francia para defender la camiseta del Nantes, pero el equipo terminó descendiendo y regresó a Suiza, esta vez al Xamax, donde es un firme titular. Tiene 31 años.

Gonzalo Zárate (Grasshopper): es un delantero desconocido en la Argentina. Surgió en San José, equipo de la Asociación Rosarina de Fútbol y, sin jugar en Primera, se marchó a la Challenge League (segunda división) suiza, donde brilló con 5 goles en 5 partidos con el Kriens. Ante tan fructífera llegada, el Grasshopper lo sumó a préstamo a su equipo. La prensa suiza bautizó a su dupla con Bobadilla "Gaucho Power".

VENEZUELA
Miguel Mea Vitali (Vaduz): su carrera es extensa y variada. Comenzó como volante del Caracas, en su ciudad natal, en 1998 y dos años después saltó al fútbol español, donde jugó para ‘Els Blaus' de Lleida (Catalunya). Tras un breve paso por el Poggibonsi (equipo de la Serie C2 de Italia, hoy llamada Lega Pro Seconda Divisione). Un corto regreso a los ‘Leones' de Caracas en 2002 fue las escala previa a incursión argentina en 2003/04 con Chacarita Juniors. Con su ciudadanía italiana, en 2004 lo contrató la Lazio, aunque lo cedió a préstamo al Sora (ascenso). ‘Micky' recuperó protagonismo con la playera del Levadiakos griego en 2006 y decidió retornar a Venezuela, esta vez con los colores de Maracaibo. Desde este año su destino es Vaduz, la capital de Liechtenstein, el diminuto país enclavado entre Suiza y Austria. El Vaduz juega el campeonato helvético. Además, desde 1999 acumula 74 partidos con la Selección Vinotinto.

CHILE
Eduardo Rubio (Basel): nació en Chuquicamata, cuando su padre Hugo ‘Pájaro' Rubio jugaba en el Cobreloa. Hizo las inferiores en Colo Colo pero debutó en Primera con la camiseta cruzada de Universidad Católica, en el Clausura 2002. Con la UC ganó el Clausura 2005 y en 2007 pasó a ser delantero del Cruz Azul de México. Tras un flojo y breve desempeño, ese mismo año volvió a Chile para jugar en Colo Colo y bajo las órdenes de Claudio Borghi ganó el Clausura 2007. Intervino en 13 partidos con la Selección Chilena y desde esta temporada milita en el club de Basilea.

Adán Vergara (FC Zürich): fornido defensor central que apareció en 2000 en la primera de Cobreloa, donde jugaría cinco temporadas. Tras un semestre en el Atlante Neza de México y otro en el Vasco da Gama de Río de Janeiro (jugó junto a Romario), en 2006 volvió a Chile para incorporarse a Unión Española. Desde marzo de este año integra el plantel del FC Zürich.

El Luzern es el único equipo sin futbolistas hispanoamericanos. Además, vale consignar que Heinz Barmettler, del FC Zürich, tiene ascendencia dominicana y los hermanos Frank y Rolf Feltscher, que militan en el Grasshopper, mostraron su interés en jugar por la Selección de Venezuela, ya que su madre es nacida en Ocumare.

miércoles, 5 de noviembre de 2008

Puerto Rico: la isla bonita se enamoró del fútbol

Aunque se juega desde hace décadas, este 2008 marca un hito fundacional en la historia del soccer puertorriqueño. A partir de la Liga Profesional se abre un panorama alentador desde los juveniles hasta la Selección Nacional.


Artículo publicado en la edición Caribe de la revista Fox Sports, en noviembre de 2008.

Jovencitos que se pasean por un shopping mall vistiendo los colores del Barcelona, el Manchester o la Selección Brasileña. Niños y niñas que descubren el placer de patear un balón. Miles de personas que pueblan las tribunas de un estadio. Estas escenas, tan repetidas en los más distantes puntos del planeta, ya no son una rareza en Puerto Rico. Algo está cambiando, y de modo positivo.
La coronación de Sevilla Bayamón como campeón de la primera Puerto Rico Soccer League (PRSL) no es más que la punta de un fenómeno que crece en todo el país.
Joe Serralta es el presidente de la Federación Puertorriqueña de Futbol (FPF) y su trabajo constante tiene mucho que ver con este auspicioso presente. Nada se hace de la noche a la mañana y él explica el proceso que se inició en la isla: “Para poder avanzar en el fútbol, para competir y no solamente participar, hay que tener una estructura profesional. Los países sin profesionalismo no prevalecen en una competición seria. En las Copas Libertadores y Sudamericana los equipos mexicanos juegan de tú a tú, es un progreso muy marcado. ¿Cómo podíamos hacer en Puerto Rico para acortar distancias con nuestros colegas e islas adyacentes? ¿Cómo podíamos ser competitivos y sobrepasarlos, que es la meta?”. La respuesta no es sencilla. Durante 60 años Puerto Rico no tuvo futbol profesional. Y a nivel internacional las participaciones fueron casi nulas, lo que hacía a la Selección un equipo endeble.
“Sin una estructura profesional no se puede ser competitivo a nivel internacional –remarca Serralta–. Por eso mi plan fue activar una franquicia dentro de una liga profesional, aprovechando la estructura de los Estados Unidos. Para tener una estructura profesional, primero nos montamos dentro de una ya hecha: era más fácil preparar un club que una liga”.
El suceso de los Islanders ya es conocido; hoy es el representante boricua en la Concacaf Champions League. Son escalones hacia el progreso. A partir de los Islanders, la FPF estableció siete metas. Relata Serralta, fundador de la ‘tropa naranja’ en 1995: “El primer objetivo de la franquicia era instaurar el profesionalismo, mostrar que sí se podía. Número dos: promover el fútbol, mandar un mensaje al pueblo, que venga a descubrir este deporte. Tres: que sea la columna vertebral del desarrollo de jugadores para la Selección. Cuatro: que a través del equipo se iban a promover fanaticadas en todas las áreas; y se
 logró, con picos de 14 mil personas en un estadio. Cinco: que empuje al gobierno a que construya canchas e instalaciones de futbol, porque lo ven como una cosa seria. Seis: establecer credibilidad en este deporte con un equipo nacional, una imagen de seriedad, participando en las competiciones continentales. Y número siete: promover a los clubes de Puerto Rico en el ambiente internacional. Todos estos puntos se lograron y llegó el momento de establecer la PRSL”.
–¿Cómo se monta una liga profesional sin capital ni inversionistas?
–Muy fácil: el primer proyecto fue traer a River Plate, una filial directa en Ponce, con opción a saltar a la USL para tener un derby contra Islanders. Luego conseguimos la ayuda de Fluminense, que apadrina al equipo de Guaynabo, de Sevilla y de Pachuca de México. Todos lo hicieron con pasión, como un modo de ayudar a nuestro futbol, con la posibilidad de tener una puerta de entrada a los Estados Unidos… ¡Pero nunca imaginaron que tendrían tanto impacto!
–La primera liga fue un éxito, ¿cómo sigue esta historia?
–Ya estamos hablando con el DC United de Washington, al que le daremos el nuevo estadio de Mayagüez, para 18 mil personas. Queremos que los clubes que vengan tengan compromiso, que no sea una cosa liviana, que echen raíces. Por eso los equipos se llaman Bayamón Sevilla, Guaynabo Fluminense, Ponce River Plate… ¿Qué da eso? Credibilidad. Y la credibilidad promueve el desarrollo, dinero, sponsors, taquilla, gente entusiasmada. El éxito de estos equipos hace que se negocien nuevos contratos. ¿Puede el fútbol de Puerto Rico alcanzar al de México? Eso tomaría cien años… Pero, ¿encontramos entonces una solución para que un país pequeñito crezca? Quizá. Hablamos personalmente con David Triesman, el chairman de la FA, la asociación inglesa, y queremos traernos un proyecto desde Inglaterra. Y
 una primicia que ya tratamos con Jack Warner, presidente de la CONCACAF: se viene la Caribbean International Soccer League. Tenemos 20 islas que no pueden sostener una liga profesional: bueno, que apoyen a un solo equipo. Es una iniciativa de Puerto Rico. Nosotros nos estamos desarrollando y queremos compartir este aprendizaje con nuestros vecinos.
–¿Hay espejos donde mirarse?
–Venezuela, por ejemplo, que estableció una liga profesional. Otro es Panamá, que ya metió Selecciones en Mundiales juveniles. Son países sin gran historia en el futbol que están creciendo. Nuestra Selección juega contra países que están más de cien puntos por arriba en el Ranking FIFA. Cuando vino Honduras, si sumabas el valor de sus jugadores sobrepasas a todo el fútbol de aquí. Y empataron 2-2, no pudieron ganar. Y jugamos con Trinidad Tobago, otro mundialista, y a la mitad ganábamos 2-0 y nos empataron casi al final. Le ganamos a Antigua, a Bermudas dos veces en Hamilton. Subimos 60 puntos en el escalafón mundial, algo cuantificable. El trabajo administrativo de una federación se tiene que reflejar en los resultados en la cancha.
El desarrollo se observa en diversos frentes. Todas las escuelas tienen como obligatorio dentro del currículum enseñar fútbol; son más de 800 mil los estudiantes que empiezan a tener contacto con el balón. Y los medios son un puntal importante: “Estoy impactado con los rotativos de Puerto Rico, con dos páginas de fútbol local. Antes solamente aparecía un recuadrito por ahí y muy de vez en cuando un retratito, bien pequeño”, destaca Serralta.
–¿Cuál es la meta?
–Crear la industria del fútbol en Puerto Rico. Y para eso se necesitan personas como Miguel Roca, presidente de la PRSL, como Andrés Guillemard, dueño de los Islanders, como los alcaldes, como los secretarios de deportes. Gente que crea, que confluyan gobierno, comunidad, comercialización y comunicaciones. Estamos haciendo un trabajo cultural, nacional e internacional. Damos puestos de trabajo; pronto tendremos esa industria del fútbol, y eso es bueno para el país. Al fútbol no lo para nadie en Puerto Rico… ¡Vamos para adelante!
Sevilla Bayamón - River Plate Ponce - Academia Quintana - Carolina Giants - Tornados de Humacao - Guaynabo Fluminense - Atl. San Juan - Caguas Huracán

Sevilla Bayamón, el primer campeón de la Puerto Rico Soccer League

sábado, 1 de noviembre de 2008

Hispanos en el fútbol turco

Artículo publicado en Fox Sports, en octubre de 2008.
Por PABLO ARO GERALDES

Con un pie en Europa y otro en Asia, Turquía es un país que mezcla la cultura musulmana, la modernidad de sus vecinos del oeste, y siente una incomparable pasión por el fútbol.
Con una liga que crece, presencia de los grandes clubes en torneos continentales y destacadas actuaciones de la Selección Nacional, Turquía crece en el ámbito de este deporte y empezó a convocar a destacados jugadores de geografías distantes.
Hoy hay 15 futbolistas hispanos en la SüperLig, el torneo profesional que, con diferentes nombres, se disputa desde 1959. Llegados desde nueve países diferentes le ponen el toque latino a un paisaje recortado por los minaretes de las mezquitas, bazares que invitan a perderse y el atardecer inconfundiblemente bello sobre el mar de Bósforo.

URUGUAY
Diego Lugano: (Fenerbahçe):
con su 1,88m marca su presencia en cualquier defensa, pero lo hace con buena técnica. Apareció en Nacional de Montevideo y luego jugó en Plaza Colonia. Aunque no llegó a los cincuenta partidos en su país, obtuvo cinco títulos. Pero la consagración la vivió en el Sao Paulo de Brasil: allí, entre 2003 y 2006, ganó el campeonato paulista, la Copa Libertadores de América y el Mundial de Clubes de la FIFA (todos en 2005) y el Brasileirao 2006. Incorporado al Fenerbahçe en 2006 ya conquistó una Superliga y una Supercopa turcas. Además, es un jugador fijo en la Selección Uruguaya, de la que es capitán.

VENEZUELA
Renny Vega (Denizlispor):
arquero nacido en Maracay, se marchó joven al fútbol italiano, más precisamente al Udinese. De regreso a su país, en 1999 hizo su debut en el equipo de su ciudad: Aragua FC. Tras siete temporadas pasó a defender el pórtico de Carabobo y en 2007 emprendió camino hacia Turquía. La campaña pasada alternó presencias en la formación del Bursaspor y desde 2008 lo hace en el Denizlispor.

ARGENTINA
Franco Cángele (Kayserispor):
zurdo delantero que apareció en Boca Juniors, donde se coronó campeón del torneo Apertura 2003, la Copa Libertadores de ese año y la Copa Sudamericana 2004. Con la Selección Argentina ganó la medalla de oro en los Juegos Panamericanos Santo Domingo 2003. En 2005 pasó a Independiente y posteriormente a Colón de Santa Fe. En 2006 se incorporó a préstamo en el Sakaryaspor turco, equipo con el que no pude evitar el descenso. Desde 2007 juega en el Kayserispor, con el que ganó una Copa de Turquía y es uno de los goleadores del equipo.

Gustavo Colman (Trabzonspor): como volante, hizo su debut en Primera con Chacarita Juniors en 2003; el equipo descendió y él tuvo poca participación hasta 2006. Ese año pasó al Germinal Beerschot de Bélgica, donde se ganó la titularidad. Desde mediados de este año juega en con los ‘Karadeniz Firtinasi' (Tormenta del Mar Negro), como se conoce al Trabzonspor.


Matías Delgado (Besiktas): rosarino, producto de las inferiores de River Plate, debutó en primera con los tricolores de Chacarita Juniors, en 2000. Tras tres temporadas se fue a Suiza, contratado por el Basel (Basilea) y allí explotó: pese a actuar como volante marcó 58 goles en 118 partidos. Desde 2006 juega en el Besiktas de Estambul, uno de los clubes más populares de Turquía y es el capitán.

Matías Escobar (Kayserispor): su carrera se forjó como mediocampista de Gimnasia y Esgrima La Plata, donde sumó 129 presencias. Desde esta temporada milita en ‘los Tigres de Anatolia', como popularmente llaman los turcos al Kayserispor.

Leonardo Iglesias (Ankaragücü): con inferiores en Lanús, su debut lo hizo con la camiseta de Talleres de Remedios de Escalada. En la Argentina jugó para Gimnasia y Esgrima (Concepción del Uruguay), San Martín (Mendoza), Godoy Cruz, Tigre y Atlético Rafaela. En su currículum se suman clubes de España (Logroñés, Burgos, Cultural Leonesa y Peralta) y Villa Española, de Montevideo. En 2006 llegó a Turquía y con el Kayserispor ganó la Copa Intertoto y luego la Copa de Turquía. Desde esta temporada milita en el Ankaragücü.

Christian Zurita (Gaziantepspor): producto de Gimnasia y Tiro de Salta, su ciudad natal, en 1999 pasó a integrar el mediocampo de San Lorenzo de Almagro. En Boedo ganó el Clausura 2001 y la Copa Sudamericana 2002, y en 2003 lo compró Independiente. Jugó dos temporadas con los Rojos de Avellaneda y una con Colón de Santa Fe, antes de marcharse al fútbol turco en 2006. Esta es su tercera temporada con el equipo de la ciudad de Gaziantep.

PARAGUAY
Delio Toledo (Kayserispor):
defensor de típica escuela guaraní, salió de Colegiales en 1996 y dos temporadas más tarde jugó para Cerro Porteño. Tras un par de meses en el Udinese italiano, en 2000 pasó al Espanyol de Barcelona, donde jugó un año y ganó la Copa del Rey. Vivió la temporada 2001/02 en Colón de Santa Fe (Argentina) y luego se incorporó al Zaragoza, donde se afianzó como zaguero, superó el centenar de presencias y ganó la Copa del Rey y la Supercopa (ambas en 2004). Desde 2007 juega en el Kayserispor turco, donde este año levantó la Copa Turca. También acumula 31 presencias en la Selección Paraguaya.

HONDURAS
Maynor Suazo (Antalyaspor):
surgido de Marathon de San Pedro Sula, es primo del famoso David Suazo. En 2001, mientras su primo se marchaba al Cagliari, él se incorporó al Wüstenrot de Salzburgo, Austria. Al año siguiente retornó a su país para jugar en Olimpia, pero en 2003 volvió a la Bundesliga austríaca. Con el Wüstenrot (que pasó a llamarse Red Bull) fue elegido Mejor Jugador del fútbol austríaco. A la par de acumular 28 partidos en la selección catracha, pasó a préstamo al Brann de Noruega. Jugó un solo partido y retornó a Austria. En 2006 se sumó al fútbol turco con la playera del Antalyaspor y sigue allí, tras un 2007 a préstamo en el Köln (Colonia) de Alemania.


CHILE
Claudio Maldonado (Fenerbahçe):
con un talento inusual para un volante defensivo, este jugador oriundo de Curicó conoció la Primera División en 1998 con la casaca de Colo Colo y ese año fue campeón. Sus cualidades fueron apreciadas por el exquisito público brasileño: defendió los colores de Sao Paulo (2000/02), Cruzeiro (2003/05) y Santos (2006/07) y acumuló 4 campeonatos paulistas, 2 mineiros, una Copa do Brasil y un Brasileirao. Desde este año juega en el Fenerbahçe, uno de los grandes de Estambul y de todo el fútbol turco. Con más de cuarenta partidos en la Selección Chilena, fue uno de los protagonistas de la medalla de bronce ganada en los Juegos Olímpicos Sydney 2000.

Nicolás Peric (Gençlerbirligi): con 30 años recién cumplidos y una larga experiencia como portero en Chile, esta es su primera experiencia fuera del país. Debutó en 1998 en Rangers, de Talca, donde superó el centenar de presencias. Luego defendió los arcos de Universidad de Concepción (2004), Unión Española (2005) y Audax Italiano, club con el que se destacó en 2006 y 2007. Atajó cinco partidos para la Selección Chilena y desde este año lo hace en Gençlerbirligi de Ankara, la capital turca.

Rodrigo Tello (Besiktas): producto de la Universidad de Chile, donde debutó como volante por la izquierda en 1999, festejó el título azul en su primera temporada. Al año siguiente repitió con la U (doblete liga y copa) y se colgó la medalla de bronce en Sydney. En 2001 pasó al Sporting de Lisboa, donde se destacó rurante seis años y conquistó cuatro títulos portugueses. Desde 2007 juega en el Besiktas, pionero del fútbol turco.

MÉXICO
Antonio de Nigris (Ankaraspor):
a los 30 años este atacante regiomontano acumula un vasto currículum internacional. Surgido del Monterrey, en 2003 pasó por el América, de la capital mexicana, y en ese año dio el salto al fútbol español: el Villarreal primero y el Polideportivo Ejido después, en Segunda División. En 2004 se sumó al Once Caldas de Colombia, que venía de ganar la Copa Libertadores. Su paso fue breve y volvió a su país, para vestir la playera del Puebla y luego a de los Pumas de la UNAM. En 2006 pasó al Santos brasileño, donde apenas jugó un par de partidos. Desde entonces tuvo un renacer goleador en Turquía: en el Gaziantepspor primero y actualmente en el Ankaraspor, de la capital. El Tano, como lo llaman, suma además 17 partidos con la Selección Mexicana.

PERÚ
Ysrael Zúñiga (Bursaspor):
a sus 32 años, este delantero arequipeño hizo goles en diversos países. Debutó en 1996 con Coronel Bolognesi y dos años después pasó al Melgar. Entre 1999 y 2002 se puso el jersey del Coventry City inglés para luego pasar un año en Estudiantes de La Plata (Argentina). En 2003 tuvo su experiencia mexicana con el Cruz Azul y retornó al Perú: Universitario de Deportes (2003/04), Atlético Universidad (2005), Sporting Cristal, donde fue campeón en 2005, y de nuevo al Melgar de su ciudad natal, en 2007. Desde este año ‘Cachete' integra la línea ofensiva del Bursaspor turco.