jueves, 29 de septiembre de 2016

Alcanzapelotas

Alcanzapelotas, recogebalones, recogepelotas o balonero según los diferentes países de habla hispana. O ball boy en inglés, raccattapalle en italiano, balle garçon en francés o Balljunge en alemán.
En todo el mundo los jóvenes de las divisiones menores actúan como alcanzapelotas en los partidos de la máxima división nacional y pueden ver de cerca a los ídolos mientras sueñan con ser compañeros dentro de unos pocos años.
Aquí el recuerdo de algunas estrellas del fútbol retratadas cuando niños, junto a grandes jugadores. Si tenés alguna, mandámela a este mail.
Argentinos Juniors junto a un muy pequeño Diego Maradona (con la pelota).
Andrés D'Alessandro y Enzo Francescoli, en River Plate.
Juan Román Riquelme y Carlos Tevez, en Boca Juniors.
Marco Van Basten posa junto a un sonriente Patrick Kluivert, en el Ajax.
Raúl González, futuro goleador del Real Madrid, era recogebalones del Atlético. Aquí junto a Manolo Sánchez Delgado (Pichichi de la Liga 1991/92).
Un jovencísimo Josep Guardiola, recogepelotas del Barcelona, sujetando del brazo a Víctor Muñoz, en 1985.
Otra de la gran cantera del Ajax: Frank Rijkaard y el pequeño Wesley Sneijder.


EN BRASIL,
CON NOMBRE PROPIO
Puede llamar la atención que en Brasil a los niños encargado de alcanzar los balones se los llame "gandulla". Ese apelativo es en honor al argentino Bernardo Gandulla (Buenos Aires, 1 de marzo de 1916 - 7 de julio de 1999), quien se destacó como delantero en las décadas de 1930 y 1940.
Todo se originó en 1939, mientras jugaba para el Vasco da Gama; no tuvo allí grandes actuaciones pero quedaría en el recuerdo por su actitud caballeresca: cuando la pelota salía de la cancha, él corría a buscarla y la entregaba a quien tenía que sacar, sin importar si era un compañero o un adversario.
Al año siguiente continuó su carrera en Boca Juniors, pero dejó para siempre su recuerdo en el fútbol brasileño.

martes, 27 de septiembre de 2016

Los nombres del fútbol

¿Cómo se dice o cómo se escribe "fútbol" en otros idiomas?
Esta es una recopilación dinámica, que va creciendo a medida que me aportan más datos chequeados:


  • Afrikaans - sokker
  • Albano - futbollit
  • Alemán - fußball
  • Arabe - كرة القدم (kurat al qadam)
  • Armenio - ֆուտբոլ
  • Aymara - phutwul
  • Azerí - futbol
  • Bantu - nhabvu
  • Bosnio - nogomet
  • Bretón - mell-droad
  • Búlgaro - футбол (futbol)
  • Catalán - futbol
  • Checo - kopaná
  • Chino - 足球 (zúqiú)
  • Coreano - 축구 (chook gu)
  • Croata - nogomet
  • Danés - fodbold
  • Eslovaco - fucík
  • Esloveno - nogomet
  • Esperanto - futbalo
  • Estonio - jalgpalli
  • Euskera - futbol
  • Feroés - fótbóltur
  • Finlandés - jalkapallo
  • Francés - football
  • Gaélico - Sacar
  • Galés - pêl-droed
  • Gallego - fútbol
  • Griego - ποδόσφαιρο (podosfero)
  • Groenlandés - Arsaattartut
  • Gujarati - ફૂટબોલની રમત
  • Hebreo - כדורגל (kaduregel)
  • Hindi - फ़ुटबॉल का खेल
  • Holandés - voetbal
  • Húngaro - labdarúgás
  • Inglés - football
  • Inglés - soccer
  • Inuktitut - ᐊᔪᒃᑕᖅ
  • Islandés - knattspyrna
  • Italiano - calcio
  • Japonés - フットボール (futtoboru)
  • Kazajo - футбол
  • Khmer - បាល់ទាត់
  • Kinyarwanda - umupira w’amaguru
  • Kirguiz - Футбо́л
  • Kurdo - top
  • Lapón - spábbaciekcan
  • Latín - pediludium
  • Lengadoucian - fosbal
  • Letón - futbols
  • Lingala - Motópi
  • Lituano - futbolas
  • Luxemburgués - foussball
  • Maasai - eerata olpira
  • Macedonio - Фудбал
  • Malayo - bola sepak
  • Maltés - futbol
  • Mongol - Хөлбөмбөг
  • Noruego - fotball
  • Occitano - fotbòl
  • Persa - فوتبال (futbol)
  • Polaco - pilka nozna
  • Portugués - futebol
  • Prouvençau - balompe
  • Punjabi - ਫੁਟਬਾਲ ਦਾ ਖੇਲ
  • Rumano - fotbal
  • Ruso - футбол (futbol)
  • Samoano - soka
  • Serbio - фудбал (fudbal)
  • Somalí - kubbadda cagta
  • Suahili - mpira wa miguu
  • Sueco - fotboll
  • Sánscrito - पदकन्दुकक्रीडा
  • Tailandés - ฟตบอล (football)
  • Tajik - футбол
  • Tamil - காற்பந்தாட்டம்
  • Telugu - ఫుట్ బాల్
  • Turco - futbol
  • Ucraniano - футбол (futbol)
  • Uzbeko - futbol
  • Vietnamita - bóng dá
  • Zulú - ibhola

  • domingo, 25 de septiembre de 2016

    Andrew Watson, el primer futbolista negro

    Una investigación del diario The Herald of Glasgow determinó en febrero de 2002, que Andrew Watson, quien nació en 1857 en Guayana (por entonces colonia británica), es considerado el primer futbolista negro del mundo en jugar a nivel internacional: fue convocado tres veces a la selección escocesa entre 1881 y 1882; se desempeñaba como defensa por derecha o por izquierda.

    Los curadores del Scottish Football Museum en Hampden hicieron este hallazgo histórico que deja atrás la suposición común de que Arthur Wharton de Preston North End era el primer jugador negro. Watson es anterior por 11 años. Ged O'Brien, director del museo, declaró: "Durante años, yo había mirado nuestras fotos de Watson en el Queen's Park FC y en la selección de Escocia, pero nunca tenía las pruebas para respaldar lo que era evidente para mis propios ojos."

    La historia de Watson, en una
    biografía para chicos.
    El avance se produjo cuando un colega investigador le dijo a O'Brien que en una entrevista del Falkirk Mail que describe un partido del Queen's Park y se refiere a Watson como "a coloured gentleman" (un caballero de color). Curiosamente, esa es la única mención escrita a su color de piel. "Es posible que por la tradición mercantil, a los habitantes de Glasgow les resultase tan familiar un negro, no era algo sorprendente en la ciudad en ese momento", concluye O'Brien.

    A mediados del siglo XIX Guyana estaba poblada por personas provenientes de África y de las Indias Orientales (archipiélago malayo, actual Indonesia), por lo que es probable que la madre de Watson haya sido descendiente de alguno de estos lugares.

    Era hijo de Peter Miller, un adinerado azucarero de origen escocés, y una mujer guyanesa llamada Rose Watson. Fue educado en el King's College School y a los 19 años estudió filosofía natural, matemáticas e ingeniería en la Universidad de Glasgow, donde desarrolló su afición por el fútbol.

    A partir del hallazgo del Scottish Football Museum se empezó a indagar más en su carrera: tras haber jugado para el Maxwell FC desde 1874, fue fichado en 1876 por el equipo local Parkgrove FC. En abril de 1880 fue seleccionado para representar a Glasgow en su encuentro contra Sheffield donde Glasgow ganó 1-0 en Bramall Lane.

    Después de casarse con Jessie en Glasgow firmó para Queen's Park FC (por entonces, el equipo más grande de Escocia) del cual más tarde se convertiría también en su secretario. Allí fue donde más brilló, a lo largo de ocho años, y en varias ocasiones llevó a su equipo a la Copa de Escocia, convirtiéndose así en el primer jugador negro en ganar un torneo mayor.

    Un censo de 1881 da cuenta que Watson vivía en Afton Crescent, Govan, con su esposa y su hijo Rupert. En su ocupación figura como "almacenero" (otros registros lo citan como ingeniero), su lugar de nacimiento se confirma como Georgetown, Guyana. Era un súbdito británico. Como se trataba de la era amateur del fútbol británico, cobraba como empleado del club, no como futbolista.

    Watson fue partícipe de tres importantes goleadas para la selección de Escocia: la primera fue un 6-1 contra Inglaterra el 12 de marzo de 1881. Unos días después los escoceses vencieron 5-1 a Gales y, por último, el 11 de marzo de 1882 consiguió un 5-1 ante Inglaterra.

    En ese 1882 pasó a ser el primer futbolista de color en participar en la Copa de Inglaterra, con el club Swifts. En 1884 fue el primer extranjero del Corinthian FC de Londres. Durante su tiempo en el club de la capital inglesa fue partícipe del 8-1 sobre Blackburn Rovers, entonces campeón defensor de la Copa. "El hecho de que lo incorporaran a equipos de alta calidad en Inglaterra significa que debe haber sido un gran jugador. Incluso fue requerido para disputar un torneo con el Corinthian FC, un equipo creado con el único objetivo de mejorar el fútbol Inglés y aquí está Watson jugando con la élite de la élite, por invitación. Realmente es una historia extraordinaria", explica O'Brien.

    En la publicación Scottish Football Association Annual de la temporada 1880/81 se puede leer: "Watson, Andrew: Uno de los mejores que tenemos; desde que se uniera a Queen's Park ha dado pasos agigantados al frente como jugador; tiene gran velocidad y taclea espléndidamente; remate certero y poderoso; bien merecido su lugar en cualquier selección".

    Poco se sabe de Watson después de dejar el fútbol. Emigró a Australia y murió en Sydney el 16 enero de 1902.

    martes, 20 de septiembre de 2016

    René Pontoni: elegante y goleador

    "El centrodelantero más fino, armonioso, sutil y brillante de toda la historia del fútbol nacional", lo definió el legendario Juvenal en las páginas de El Gráfico. Se inició en Newell's, la rompió en San Lorenzo y se consagró en la Selección. Formó un recordado terceto con Farro y Martino.

    Artículo publicado en la revista El Gráfico, en febrero de 2013.
    Por PABLO ARO GERALDES

    Hay jugadores cuyo apellido suena extraño si se lo cita en soledad. A René Pontoni le pasó, porque quedó unido para siempre en medio de esa trilogía Farro-Pontoni-Martino, cargada de musicalidad en la pronunciación, y de voracidad goleadora en el recuerdo.

    Era un pibito de 7 años cuando murió su padre Hermenegildo, un tano que se había afincado en Santa Fe. No le faltaba el pan a los Pontoni, pero desde ese día, su madre Lucía, él y sus cuatro hermanos tuvieron que salir a pelearla para mantener el almacén familiar. René tuvo que recorrer las fincas y granjas con una canasta y comprar huevos. Allí surgió su primer apodo, cuando, de regreso a casa, dejaba la mercadería a un costado del montoncito de ropa que hacía de arco en los picados. Huevo y la familia vivían frente al estadio de Unión, pero por empuje de su hermano Juan Alberto, ingresó en el club rival, que por entonces era Gimnasia y Esgrima de Santa Fe. Corría 1934.

    Desde ahí saltó al seleccionado santafesino, que jugaba el Campeonato Argentino. La pregunta empezaba a correr por las tribunas: “quién es ese gordito que juega de centreforward?”. El mismo contaba: “¿Sabés cuánto pesaba entonces? Como ochenta kilos. Era grandote, pero ganaba con la habilidad, me sacaba fácil a la gente y además metía goles”.

    Ya despuntaba su estilo elegante, ese que el periodista y poeta Osvaldo Ardizzone asoció a su nombre: “René... Y hasta la musical fonética de su nombre suena como asociada a la pinta de galán francés. Como si en la caprichosa ocurrencia del bautismo ya jugara el presagio de ese dandy metido a jugador de fútbol”.

    En 1941 Newell’s Old Boys compró su pase por 12 mil pesos, luego de que él rechazara ofertas de Boca y Peñarol. Tuvo que debutar con la cabeza rapada, porque estaba haciendo el servicio militar. “Bajé de peso y andaba como una bala. Fue la mejor época de mi carrera como jugador: con Belén, Cantelli, Morosano, Ferreyra; con Perucca, con Sobrero... Se jugaba un fútbol bárbaro, así como me gustaba a mí, de diversión”, recordaba tras su retiro en las páginas de El Gráfico.

    Pronto lo compararon con el paraguayo Arsenio Erico, máximo goleador del fútbol argentino, y las puertas de la selección se le abrieron en 1942, cuando debutó frente a Uruguay: fue 4-1 con dos goles de Pontón.

    En la estadística queda como el futbolista de Newell's con el máximo promedio histórico de gol, totalizando 67 tanto en 110 encuentros (0,61 %). Quienes lo conocieron, siempre destacaron su personalidad jovial, alegre, contagiaba entusiasmo. “Llegué a Buenos Aires para el 45 y me fui a vivir por Flores, a la pensión de “La Gringa”, una señora macanuda que también daba de comer. Cuando ella se mudó a Charcas y Pellegrini también me fui para allá. Siempre andaba por el centro... Empecé a ganar amigos, me gustaba la ciudad”, le confiaba a Ardizone, que remataba el párrafo: “Los años viejos de Maipú y Corrientes, el legendario estaño de Pichín y, enfrente, la milonga eterna del Marabú con todo aquel piante tanguero de las muchachas nocturnas...”.

    No había inflación en 1945, pero los 12 mil pesos pagados por Newell’s se transformaron en 100.000 cuando lo vendió a San Lorenzo en una operación récord. Al llegar se encontró con Armando Farro y Rinaldo Martino para tirar paredes, hacer pisadas, amagues, gambetas, tacos y alguna que otra rabona, y elaborar esos goles que entraban besando los palos, inflando la red a veces, acariciándola otras.

    San Lorenzo ya era el Ciclón, pero en ese 1945 empezó a cambiar su fisonomía de juego a partir de un ideólogo genial: “el virtuoso conductor de ese cambio que transformó el Ciclón en un tempo del fútbol alegre y chispeante fue justamente René Pontoni”, en palabras de Juvenal, otra pluma elevada de El Gráfico.

    “Anduvimos bien... La del 46 fue una buena época mía. Farrito saliendo de atrás y Martino y yo adelante. Lo más destacado de todo es que se tocaba la pelota con velocidad. Era la entrega cortita pero veloz, casi de primera, sobre todo cuando ya pasábamos los tres cuartos de cancha. Hago una comparación: La Máquina de River fue lo mejor que vi como fútbol puro, pero con un toque de pelota más pausado, o con los pelotazos que ponía Adolfo (Pedernera) con la mano... En cambio nosotros, aunque la tocábamos más corta, le imprimíamos más velocidad, más sorpresa. Esa era nuestra clave, matábamos”, definía el propio Pontoni.

    En 1946 San Lorenzo fue campeón con 90 goles en 30 partidos. El número refleja la contundencia ofensiva azulgrana pero no alcanza para expresar la belleza de su juego sutil y demoledor a la vez.

    “Me preguntaban si preparábamos algo con Martino y Farrito. No. Se hablaba un poco antes del partido, pero todo salía solo. Yo sabía lo que iba a hacer Farro; Martino lo que pensaba yo. Y yo adivinaba lo que se le ocurría a él. Llega un momento en que de tanto conocer a tus compañeros podés jugar sin mirar”, explicaba.
    En diciembre del 46, como premio por el título San Lorenzo salió de gira por España y Portugal. “Si íbamos por todo el mundo, no nos ganaba nadie. ¡Calculá que marcamos 41 goles en ocho partidos”, reseña, pero no podía dejar lo extrafutbolístico: “primer partido con nieve, contra el Atlético Aviación (hoy Atlético de Madrid). Lo que era estar en Europa en esos años, y encima soltero”.
    El tour tuvo su clímax: el 6-1 sobre la Selección Española. “Fue la exhibición más grande que se había visto allá hasta entonces. Gritaban ‘Ole’, como en los toros... llegamos a tener la pelota 15 minutos seguidos”, repasaba.

    Luego de golear a España, René salió de compras por Madrid. Ante una vidriera se detuvo al ver que tenían su cognac favorito. Al pedirle dos botellas, el dueño advirtió su acento y le espetó: “¿Usted no es uno de esos tíos argentinos que le han metido seis goles a la selección? ¿Esos del San Lorenzo?”. Casi con temor, respondió afirmativamente, y el señor saltó, efusivo: “pues, qué va, hombre... Va usted a permitirme que le obsequie estas dos botellas, entonces... No me debe nada, el agradecido aquí soy yo. Que ya le contaré a todos mis amigos que ha estado usted en mi modesta tienda. Ustedes sí que me han divertido en el estadio... ¡Nunca he visto nada igual, hombre!”.

    Su personalidad vital, divertida, saltaba en cada anécdota: en España, una noche le pidió permiso para salir de la concentración a Domingo Peluffo, que encabezaba la delegación. Ante la negativa del dirigente (que luego presidiría la AFA), prometió: “Si me deja salir, mañana hago dos goles para usted”. ¿Cómo siguió la historia? Sí, salió, a la tarde siguiente San Lorenzo ganó, Pontoni metió dos goles y Peluffo fue al vestuario a decirle al oído: “Bueno, René, ya sabe: cuando necesite permiso para salir, pídame nomás”.

    Aquel tridente ofensivo quedó grabado en la memoria del fútbol argentino y así lo analizaba él: “Creo que ni Farro ni Martino ni yo éramos veloces físicamente. Yo tenía un arranque muy lento, pero cuando entraba en carrera, entonces sí, por quince metros mantenía un pique bastante fuerte. Lo que era veloz era la cerebración, la rapidez para hacer correr la pelota. Farro hacía goles porque el petiso llegaba a pesar de salir de abajo, pero los que más estábamos allá adelante éramos Martino y yo. Nuestra cualidad más destacada era justamente definir con sorpresa: más sorpresa para fabricar el claro que para tirar”.

    René Pontoni y Rinaldo Martino.
    A la par de San Lorenzo, brilló con la celeste y blanca: fue tricampeón sudamericano: 1945 en Chile, 1946 en Buenos Aires y 1947 en Ecuador. Fue considerado el mejor centrodelantero de América y totalizó 19 goles en 20 partidos con la selección.

    Luego de tres temporadas espectaculares, la de 1948 será recordada por su fractura de rótula, meniscos y ligamentos de la pierna derecha. La desafortunada jugada del zaguero boquense Rodolfo De Zorzi se transformó en una anécdota divertida, gracias al buen humor de René: una semana después de la lesión, De Zorzi cayó en el mismo sanatorio, fracturado. “Me vengué en forma: mientras estuvimos internados, lo obligué a que me cebara mates todos los días”, recordaba derrochando simpatía.

    Volvió para jugar en la época dorada del fútbol colombiano: Independiente Santa Fe (1949/52), después en Portuguesa, de San Pablo, en el 53 y un retorno fugaz por la reserva campeona de San Lorenzo en 1955, donde le servía goles a un pibe que prometía: José Sanfilippo. “Me acuerdo que yo le insistía al Nene: ‘Allí adentro, la cabeza fría y a ponerla en los costados. Esa, para mí, es la mejor condición de quien se siente goleador’”, resumía.

    Cerró una carrera con 132 goles en 212 partidos. Un año después empezó como DT, una actividad que lo llevó por Newell’s, El Porvenir, Almagro, Tigre, Sportivo Italiano y The Strongest, en Bolivia. Se desvinculó a fines de 1968 y al año siguiente el equipo paceño murió en un accidente aéreo recordado como “la tragedia de Viloco”, que se llevó la vida de 17 jugadores.

    “Extraño al fútbol, porque fue mi gran berretín y porque jugué más o menos bien. Porque lo quise. Porque no hay otra forma de triunfar en algo que queriendo. Tenés que sentir, tenés que creer en lo que hacés”, confesaba en 1975, cuando una encuesta de El Gráfico lo consagró como el mejor 9 de todos los tiempos del fútbol argentino. Por entonces, atendía la cantina ‘La Guitarrita’, junto a su socio y concuñado Mario Boyé.

    El 14 de mayo de 1983, a los 63 años, un infarto se lo llevó a gritar los goles eternos. En el recuerdo resaltan las palabras de Juvenal para René Pontoni: “el centrodelantero más fino, elegante, armonioso, sutil y brillante de toda la historia del fútbol nacional”.

    sábado, 17 de septiembre de 2016

    Juegos Paralimpicos Río de Janeiro 2016

    Los Juegos Paralímpicos Río de Janeiro 2016, que se desarrollan entre el 7 y el 18 de septiembre, incluyen al fútbol en dos versiones: para ciegos y PC (futbolistas que sufrieron parálisis cerebral).


    FÚTBOL 5
    La selección argentina conocida como Los Murciélagos participa en esta modalidad que es paralímpica desde Atenas 2004. El torneo, con 8 países participantes, se disputa en la Quadra 1 del Centro Olímpico de Tenis. Los equipos están conformados por cuatro jugadores de campo con disminución visual o ceguera, y un arquero con visión.
    Rusia, campeón mundial que integraba el Grupo B, fue suspendida por el Comité Paralímpico Internacional y su lugar fue ocupado por España, que obtuvo el tercer lugar en el campeonato europeo.

    GRUPO A
    9/9: Irán 0-0 Turquía
    9/9: Brasil 3-1 Marruecos
    11/9: Irán 2-0 Marruecos
    11/9: Brasil 2-0 Turquía
    13/9: Brasil 0-0 Irán
    13/9: Marruecos 1-1 Turquía
    Posiciones: Brasil 7 (+4), Irán 5 (+2), Turquía 2 (-2), Marruecos 1 (-4).


    GRUPO B
    9/9: España 0-1 China
    9/9: Argentina 2-0 México
    11/9: Argentina 1-0 España
    11/9: China 2-0 México
    13/9: Argentina 0-0 China (2-1 en penales para decidir el 1er lugar)
    13/9: México 0-1 España
    Posiciones: Argentina 7 (+3), China 7 (+3), España 3 (-1), México 0 (-5).


    SÉPTIMO PUESTO
    15/9: Marruecos 0-2 México

    QUINTO PUESTO
    15/9: Turquía 1-0 España

    SEMIFINALES
    15/9: Brasil 2-1 China
    15/9: Argentina 0-0 Irán (1-2 en penales)

    TERCER PUESTO
    17/9: Argentina 0-0 China (1-0 en penales)

    FINAL
    17/9: Brasil 1-0 Irán

    -----0-----


    FÚTBOL 7
    La selección argentina llamada Los Tigres participa junto a otras siete selecciones en esta categoría que agrupa a jugadores que sufrieron parálisis cerebral. Se disputará en el estadio de Deodoro. Integra el programa paralímpico desde la edición New York / Stoke Mandeville 1984.
    En el caso del fútbol PC, el lugar de Rusia fue tomado por Irán.

    GRUPO A
    8/9: Argentina 1-3 Irán
    8/9: Holanda 2-2 Estados Unidos
    10/9: Argentina 0-2 Holanda
    10/9: Estados Unidos 0-2 Irán
    12/9: Irán 2-0 Holanda
    12/9: Argentina 3-2 Estados Unidos
    Posiciones: Irán 9 (+6), Holanda 4 (0), Argentina 3 (-3), Estados Unidos 1 (-3).


    GRUPO B
    8/9: Brasil 2-1 Gran Bretaña
    8/9: Ucrania 6-0 Irlanda
    10/9: Gran Bretaña 1-2 Ucrania
    10/9: Brasil 7-1 Irlanda
    12/9: Irlanda 1-5 Gran Bretaña
    12/9: Brasil 1-2 Ucrania
    Posiciones: Ucrania 9 (+8), Brasil 6 (+6) Gran Bretaña 3 (+2), Irlanda 0 (-16).


    SÉPTIMO PUESTO
    14/9: Estados Unidos 2-1 Irlanda

    QUINTO PUESTO
    14/9: Gran Bretaña 2-0 Argentina

    SEMIFINALES
    14/9: Irán 5-0 Brasil
    14/9: Ucrania 4-0 Holanda

    TERCER PUESTO
    16/9: Brasil 3-1 Holanda

    FINAL
    16/9: Ucrania 2-1 Irán

    martes, 13 de septiembre de 2016

    Los Murciélagos

    El fútbol para personas ciegas y con disminución visual tiene su torneo en los Juegos Paralímpicos desde 2004. La selección argentina, más conocida como Los Murciélagos, se presenta por cuarta vez en la máxima cita del deporte adaptado.

    Perfil publicado en Paradeportes, como previa a los Juegos Paralímpicos Río de Janeiro 2016
    Por PABLO ARO GERALDES

    Los Pumas iniciaron hace medio siglo la tradición de bautizar con nombres de animales a las selecciones nacionales. Siguieron Las Leonas, Las Panteras y en los Juegos de Atenas 2004 hicieron su gran presentación paralímpica Los Murciélagos, como todos identifican al seleccionado de fútbol 5 para ciegos desde 1991. El equipo había comenzado a “volar” en ese año, con Enrique Nardone al frente del proyecto. En 1995 se creó el primer reglamento; dos años más tarde arrancaron los primeros torneos regionales, americanos y europeos, y en 1998 se jugó el primer Mundial.

    En 2001 se sumó al cuerpo técnico Martín Demonte, como preparador físico y guía (es quien se encuentra detrás del arco rival en un partido), y desde 2009 es el Director Técnico del seleccionado. “Conseguimos el primer título mundial con una generación que se sostuvo 8 años, hasta Beijing, cuando el fútbol 5 explota a nivel internacional y nosotros comenzamos un nuevo periodo de recambio generacional”, repasa Demonte. Desde 2011 se ha instalado una nueva generación altamente competitiva, con una estructura sostenida por algunos jugadores históricos de gran experiencia. La selección cuenta con el apoyo del Enard y la Secretaría de Deporte, “sin ellos no podríamos trabajar”, agradece el técnico y agrega que “también existen algunas empresas privadas que brindan su apoyo y la AFA siempre esta presente de alguna manera”.

    -¿Cómo fue el proceso de preparación para Río?
    -Muy positivo. Por un lado en mayo participamos del V Challenger en Río, donde estuvieron casi todos los seleccionados que encontraremos en los Juegos, aunque nosotros fuimos con un equipo alternativo, compuesto por cinco jugadores que debutaban en eventos internacionales. Y con el equipo A hicimos una gira por Europa donde enfrentamos a potencias como Inglaterra, España y Alemania, ademas de otros rivales duros como Polonia y la República Checa: en 8 encuentros marcamos 37 goles. Nuestro trabajo fundamental consiste en entrenar con jugadores de plantel general con los que simulamos particularidades tácticas de rivales directos que tendremos en Río.

    -¿Cuáles son los adversarios más poderosos que encontrarán en los Juegos?
    -En estos momentos en los que el futbol se ha vuelto tan defensivo, todos son rivales fuertes. Quizá en otra época sabías cuál sería el resultado entes de jugar, hoy todos son muy fuertes. Igual, sin duda, el rival más importante a vencer es Brasil.

    Con cuatro títulos de campeón mundial y una medalla de bronce y otra de plata, el sueño es completar la vitrina con una presea dorada. Las esperanzas se sustentan en un trabajo extenso y a conciencia, como lo resume Demonte: “Nos preparamos de la mejor forma, y este equipo cuenta con mucha madurez, por lo que estamos ilusionados de llegar a lo más alto. Esto es fútbol y todo puede pasar”.

    Esta modalidad es disputada por personas totalmente ciegas o incapaces de distinguir la forma de una mano. El Fútbol 5 parece haber surgido en torno a la década de 20, en España, en escuelas e institutos especializados. La disciplina pasó a formar parte del programa paralímpico en los Juegos de Atenas, en 2004.

    Se juega en canchas con las mismas medidas que los de Fútbol Sala, y el piso es de caucho, cemento o madera, aunque el césped sintético es el suelo preferido desde la primera disputa de este deporte en los Juegos Paralímpicos.

    La pelota oficial posee cascabeles internos y su sonido orienta a los jugadores, además, tres “llamadores” ubicados en los tercios de orientación, les dan instrucciones. En el tercio defensivo, la responsabilidad es del portero. En el medio, del entrenador, sentado en el banco de los reservas, y en el ofensivo, de otro integrante de la comisión técnica, situada detrás del gol adversario. A pesar de estos recursos, hablar demasiado podría molestar a los jugadores.

    viernes, 9 de septiembre de 2016

    Silvio Velo

    El mejor futbolista ciego del mundo es argentino y va a Río de Janeiro por la medalla paralímpica que le falta: la de oro.

    Perfil publicado en Paradeportes, como previa a los Juegos Paralímpicos Río de Janeiro 2016
    Por PABLO ARO GERALDES

    A los 45 años Silvio Velo cumplió un sueño que todos los de su generación ya dieron por imposible hace varios años: debutó con la camiseta de Boca Juniors. Un hecho que parece anecdótico al lado d su cuarta participación paralímpica: “Ya gané plata y bronce, me falta la medalla de oro”, repasa, redoblando la apuesta.

    Para él, dedicarse a su deporte amado “siempre fue fácil. Nací en una familia futbolera y desde que era muy chico ya respiraba la pasión por este deporte”. No estuvo solo en sus comienzos con la pelota (tiene 12 hermanos) y no está solo en esta etapa: con Claudia, su esposa, tiene cinco hijos y ahora esperan mellizos.

    Fue dos veces campeón del mundo y es unánimemente considerado “el Maradona de los ciegos”, aunque en los últimos años alguno se animan a actualizar el apodo mencionándolo a Messi. Él no se detiene en las comparaciones y sigue disfrutando lo que ama, sin dramatizar: “Cuando tenés voluntad, no existen los imposibles. Mi nombre es Silvio, mi apellido: Velo. Los dos tienen relación con la vista y soy ciego de nacimiento; me faltó nacer en Bella Vista o vivir en Miramar, ja ja”.

    Empezó en el potrero, con sus amigos de San Pedro y hoy es el rey en ese rectángulo de 18 metros por 9. “Más allá de mis limitaciones, lo importante siempre fue sentir la pasión de jugar, y esa pasión en mí está intacta”.

    -¿Qué expectativa hay para Río de Janeiro?
    -Somos el único equipo del mundo que le puede ganar a Brasil. Y ellos lo saben; eso es muy bueno para nosotros. Son los mejores, no es casualidad que ganen todo lo que juegan. Ellos marcan distancia en lo individual; podemos hacer un partido perfecto, pero se le prende la lámpara a uno y te cierran el partido. La diferencia es muy chiquita: dos monstruos como Ricardinho y Jefferson.

    Sabe lo que dice. Lleva un cuarto de siglo con Los Murciélagos y vivió desde adentro la evolución de esta selección: “Antes se entrenaba dos veces por semana y hoy se hace todos los días. Somos profesionales en todo sentido: desde los entrenamientos, las comidas, los cuidados… Y fue fundamental el apoyo del Enard: pudimos viajar a todos los campeonatos importantes que se disputaron. Eso te sirve, no todo es entrenar y entrenar”.

    -¿Cuál es la formula para seguir en la élite a los 45 años?
    -Disciplina y esfuerzo son fundamentales para poder entrenar y enfrentar a jugadores que duplico en edad. No puedo darme el lujo de dormirme en los laureles por lo que fui o lo que gané; mi lugar en los Juegos de Río me gané por que lo sigo dando.

    -¿Sería la despedida?
    -Nunca se sabe, pero subir a lo más alto del podio sería un buen broche de oro para mi carrera...


    FICHA
    Nacimiento: 29 de mayo de 1971 en San Pedro, Buenos Aires

    Logros:
    - Medalla plateada en en los Juegos Paralímpicos de Atenas 2004
    - Medalla de bronce en los Juegos Paralímpicos de Beijing 2008
    - Participó en los Juegos Paralímpicos de Londres 2012
    - Abanderado de Argentina en los Juegos Paralímpicos de Atenas 2004 y Beijing 2008
    - Campeón de la Copa América 1999 y 2005
    - Campeón del Mundial de Río de Janeiro 2002 y Buenos Aires 2006
    - Medallas plateadas en los Juegos Parapanamericanos de Guadalajara 2011 y Toronto 2015

    jueves, 8 de septiembre de 2016

    Los Tigres, la selección argentina de fútbol PC

    Poco difundido, el fútbol para personas que sufrieron parálisis cerebral tiene su torneo en los Juegos Paralímpicos. La selección argentina, más conocida como Los Tigres, se presenta por quinta vez en la máxima cita del deporte adaptado.

    Perfil publicado en Paradeportes, como previa a los Juegos Paralímpicos Río de Janeiro 2016
    Por PABLO ARO GERALDES

    En 1993 Argentina empezó a participar a nivel internacional en el fútbol PC. Desde entonces, la camiseta celeste y blanca jugó en diferentes citas parapanamericanas (Mar del Plata 1995, Río de Janeiro 2007, Toronto 2015), paralímpicas (Atlanta 1996, Sidney 2000, Atenas 2004, Londres 2012) y mundiales (Argentina 2003, Estados Unidos 2005, Brasil 2007, Holanda 2011, Inglaterra 2015) y un sinfín de torneos más.

    “De acuerdo a un plan presentado a la Federación Argentina de Deportes para Parálisis Cerebral (Fadepac), se desarrolló este deporte en todo el país, a través de capacitaciones de profesores y haciendo escuelas deportivas y torneos regionales”, explica Osvaldo Hernández, DT de la selección conocida com Los Tigres. Así se captaron más chicos en los Juegos Nacionales Evita y se pudieron conformar por primera vez seleccionados Sub-18 y Sub-16.

    Osvaldo Hernández, el DT
    La idea de inclusión no es solamente deportiva: “Primero preparamos personas y luego deportistas”, es la consigna de Hernández, que explica: “Empezamos por que aquellos que no tenían el Secundario completo, lo terminaran. Les inculcamos hábitos de educación y salud, fomentamos trabajos en Internet sobre distintos aspectos de la vida como los valores, la inclusión, los vínculos, etc. De esta manera empezaron a darse cuenta de muchas cosas y eso hizo que el equipo crezca”.


    Rodrigo Lugrin, figura y capitán del equipo, refuerza este concepto: “Estudiar es casi una condición obligada para estar en la selección. Solamente a dos chicos les falta terminar el secundario, pero están en eso”. A su lado, el delantero Matías Fernández completa: “Todo se hace con esfuerzo: los muchachos de distintas provincias y que no tienen hijos, alquilaron un departamento en Buenos Aires para estar más cerca del CeNARD y poder llegar de la mejor forma a Río de Janeiro”.

    El fútbol 7 adaptado sigue las reglas de la FIFA, salvo que cada equipo se compone de siete jugadores; la cancha y los arcos son algo más chicos; no hay posiciones adelantadas; los laterales pueden hacerse con una sola mano; y cada tiempo dura 30 minutos.

    Los Tigres hoy están en el 6º lugar del ranking y entrenaron de lunes a sábado además de jugar dos amistosos por semana en de cara al torneo paralímpico en suelo carioca. Allí tendrán enfrente a los mejores del mundo: Brasil, Rusia y Ucrania. Las expectativas del técnico Hernández son realistas: “Trataremos de mejorar lo realizado hace cuatro años en Londres, donde salimos sextos”.

    -Más allá de lo deportivo, sino del lado emocional: ¿qué significa para estos muchachos y para vos ir a una cita olímpica?
    -Es lo más alto que uno puede imaginar desde lo deportivo y así lo sentimos todos. Es haber llegado a algo que soñaste, te ilusionaste, algo por lo que dejaste muchas cosas de lado… Entonces una vez clasificados sentimos la necesidad de expresarlo en los Juegos. Para nosotros la medalla no es la que te colgás si salís entre los tres primeros: nuestra medalla es la que ganamos todos los días entrenando, educando, intentando formar personas, sabiendo que a través del deporte podés dejarles un futuro mejor.


    El fútbol 7 es un deporte adaptado para la práctica por parte de atletas con distintos grados de parálisis cerebral. La disciplina es regulada por la Asociación Internacionalde Deportes y Recreación para la Parálisis Cerebral (CPISRA).

    CLASIFICACIÓN
    Los deportistas se clasifican en cuatro categorías de acuerdo a su potencial funcional:
    C5 – Atletas con dificultades al caminar y correr, pero no para permanecer de pie o patear una pelota.
    C6 – Atletas con problemas de control y coordinación de las extremidades superiores, especialmente al correr.
    C7 – Atletas con problemas de coordinación en un brazo y pierna del mismo lado del cuerpo.
    C8 – Atletas con un nivel de discapacidad menor. Deben cumplir con los criterios de elegibilidad y tienen un deterioro evidente que tiene un impacto en su habilidad para jugar al fútbol.

    Los equipos deben incluir, al menos, un atleta con una clasificación C5 o C6. Si esto no es posible, el equipo debe jugar con seis jugadores. No pueden jugar al mismo tiempo más de tres jugadores C8.