miércoles, 5 de mayo de 2021

Tragedias en los estadios

Escenarios de emociones y pasiones deportivas, a lo largo de un siglo y medio de fútbol los estadios se transformaron en malditas ocasiones en trampas mortales.
Este es un compilado de las tragedias que se cobraron mayor número de vidas en los estadios del mundo.

⚫️ 5 de abril de 1902
Ibrox Park, Glasgow, Escocia
Partido: Escocia - Inglaterra

Trasncurría el primer tiempo del partido por el Campeonato del Interior británico cuando la parte trasera de la nueva construcción, la West Stand (tribuna oeste) se derrumbó debido a las fuertes lluvias de la noche anterior. Entre doscientos y trescientos hinchas cayeron desde unos 12 metros hasta el suelo, 25 personas murieron y 517 resultaron heridas.​
Debido al accidente, las estructuras de acero y los tablones de madera fueron desacreditados y sustituidos en todo el Reino Unido por otras con el apoyo de movimientos de tierra o de hormigón armado.
El juego continuó para evitar que los hinchas (se calculó una asistencia de 68.000) salieran del estadio en masa y obstaculizaran el trabajo de rescate, pero el 1-1 fue anulado por ambas Asociaciones. El cotejo volvió a disputarse el 3 de mayo en el Villa Park, de Birmingham, y toda la recaudación se destinó al fondo para las víctimas de la tragedia.


⚫️ 2 de julio de 1944
Estadio Monumental, Buenos Aires, Argentina
Partido: River Plate - San Lorenzo de Almagro

Luego de la victoria riverplatense 2-1, los simpatizantes de San Lorenzo protestaron manifiestamente al árbitro Bartolomé Macías, cuya labor fue decepcionante. Estos reclamos pasaron a incidentes que fueron luego reprimidos por la policía, mientras se producía la salida de los hinchas mediante una escalera en caracol hacia la puerta 11, que se encontraba cerrada. Allí se produjo la tragedia: la multitud que pugnaba por salir empezó a ser aplastada. Murieron 9 personas.
El caso fue cerrado indicando que el episodio fue causado por uno de los muertos que al caer desencadenó la avalancha. Evidentemente no se investigaron las falencias edilicias, la represión policial sin permitir salida al exterior ni el cierre de la puerta que debía estar abierta.


⚫️ 9 de marzo de 1946
Burden Park, Bolton, Inglaterra
Partido: Bolton Wanderers - Stoke City

La revancha por los cuartos de final de la FA Cup tenía un tremendo atractivo: ver estrellas como Stanley Matthews de Stoke y Nat Lofthouse de Bolton atrajo más gente de lo habitual. Antes de que abrieran los molinetes comenzaron a llegar fanáticos de ambos lados. Cuando las puertas se abrieron, parecía haber pocos indicios del desastre que se avecinaba. Sin embargo, a medida que avanzaba la tarde no paraba de llegar más y más gente. A las 14:15 el ambiente tanto dentro como fuera del estadio se tornaba insoportable. Los hinchas que esperaban afuera estaban siendo aplastados contra la pared del estadio y los que estaban al frente de la fila eran presionados -quisieran o no- hacia adelante hasta que estuvieron tan apretados que no pudieron avanzar más. En la grada, a los niños los pasaban sobre las cabezas de los adultos para evitar asfixia.
Faltando 20 minutos para el comienzo, cerraron los molinetes pero los hinchas los pasaban por alto o se trepaban por los muros cerrados, mientras que otros caminaron a lo largo del endeble terraplén del ferrocarril que corría a lo largo de la parte superior del estadio, lo que hizo que el vallado se rompiera fácilmente.
Los de adentro, hacinados; los de afuera pugnando por ingresar. La gente comenzó a caer al suelo y los que estaban a su alrededor no pudieron evitar pisarlos. Las paredes perimetrales cedieron y las avalanchas se volvieron incontenibles.
Sorprendentemente, el partido empezó y se paró rápidamente, pero solo para que la policía pudiera sacar a los que se habían caído en la cancha. El juego continuó, aunque nuevamente se detuvo después de unos minutos más cuando un policía habló con el árbitro George Dutton para informarle que había habido "una muerte".
Tras un parate de media hora, volvieron a jugar, mientras se seguían retirando los cuerpos. En total murieron 33 personas y otras cuatrocientas resultaron heridas. El 0-0 fue lo de menos.


⚫️ 24 de mayo de 1964
Estadio Nacional, Lima, Perú
Partido: Perú - Argentina (equipos preolímpicos)

Más de 47 mil personas seguían el encuentro clasificatorio para los Juegos Olímpicos de Tokio: Argentina ganaba 1-0 cuando a falta de 6 minutos para el final del partido, Perú empató. Sin embargo el árbitro uruguayo Ángel Pazos anuló el gol: la decisión provocó un estallido de furia y varios hinchas saltaron a la cancha para agredirlo. Los policías soltaron a los perros, que se abalanzaron sobre los seguidores locales.
La ira ganó las tribunas e hinchas de ambos países empezaron una pelea a palos y navajazos. La policía peruana, desbordada por la batalla campal que se había desatado en las tribunas, intentó sin éxito detener los disturbios y empeoró la situación arrojando gases lacrimógenos, lo que provocó la estampida de cientos de aficionados tratando de huir, pero las puertas de la tribuna norte estaban cerradas, imposibilitando la salida. Se supo después que las puertas habían sido cerradas por la policía, en su intento de que los espectadores se calmaran y regresaran a sus asientos. Esta tragedia se saldó oficialmente con un total de 328 muertos y más de 500 heridos. Es la tragedia más grande de la historia del fútbol.


⚫️ 17 de septiembre de 1967
Kayseri Ataturk Stadium, Kayseri, Turquía
Partido: Kayserispor - Sivasspor

Con el equipo local en ventaja por gol de Küçük Oktay a los 20', la violencia comenzó después de la provocación de los fanáticos de Kayserispor en el entretiempo. Hinchas de los dos equipos de ciudades vecinas, algunos de ellos armados con palos y cuchillos, comenzaron a arrojarse piedras unos a otros, y los fanáticos que trataban de huir causaron una estampida frente a las salidas de las tribunas que no se pudieron abrir, resultando en 43 muertos y al menos 300 heridos (600 según el periódico Hürriyet). Es la peor tragedia de violencia relacionada con el deporte en Turquía.
A ambos equipos se les condenó a no poder llevar a sus aficionados a sus partidos por el resto de la temporada y se les prohibió enfrentarse entre sí por 5 años. Finalmente se encontraron en la Tercera División en la temporada 1990/91 y la enemistad se convirtió en una rivalidad pacífica. En 2004 el Kayserispor cambió su nombre por Kayseri Erciyesspor.


⚫️ 23 de junio de 1968
Estadio Monumental, Buenos Aries, Argentina
Partido: River Plate - Boca Juniors

Finalizado 0-0 el Superclásico del fútbol argentino se produciría la peor tragedia deportiva del país: 71 hinchas de Boca Juniors murieron en su mayoría por asfixia y otros 150 resultaron heridos cuando trataban de salir por la escalera que baja hacia la Puerta 12 del estadio de River Plate. Pero quienes estaban más abajo no podría salir mientras la multitud que seguía bajando por las escaleras sumaba presión a los de abajo, que quedaban aplastados.
La causa aún no se pudo determinar. Hay dos versiones bien definidas: los molinetes de ingreso no habían sido retirados; las rejas metálicas no estaban del todo abiertas, por lo cual la salida se había convertido en una trampa mortal. La segunda hipótesis señala que la Policía Federal se había organizado para "peinar" la salida de los visitantes y así atrapar a la barra de Boca, acusada de haber tirado proyectiles durante el partido y, sobre todo, por haber cantado la Marcha Peronista, lo que significaba un delito en plena dictadura de Juan Carlos Onganía.
Pese a las fuertes sospechas sobre la actuación policial y el club River Plate, las causas y responsabilidades de la tragedia nunca fueron adecuadamente establecidas. Nunca hubo detenidos ni culpables por la "Tragedia de la Puerta 12".


⚫️ 2 de enero de 1971
Ibrox Park, Glasgow, Escocia
Partido: Rangers - Celtic

Otras vez el mismo escenario, 68 años después. Se terminaba en 0-0 un Old Firm (el clásico más importante de Escocia), al que acudieron más de 100.000 hinchas, cuando al minuto 89 el Celtic clavó el 0-1 de visitante. Algunos seguidores del Rangers comenzaron a irse pero en los instantes finales del partido Colin Stein anotó el empate. Mientras, muchos de los que se estaban yendo pugnaron por volver a la tribuna cuando miles de espectadores cayeron al suelo por la escalera 13: una de las causas sería que alguien, posiblemente llevando a un niño en los hombros, cayó causando una cadena masiva de amontonamiento de personas. ​Las barandas cedieron a la presión y la avalancha se tornó incontenible.
La tragedia provocó la muerte de 66 personas, incluyendo muchos niños. La mayoría de las víctimas murió por asfixia debido a la compresión, con cuerpos que se apilaban hasta 1,80 metros. Unos 200 aficionados más resultaron heridos.


⚫️ 17 de febrero de 1974
Estadio Zamalek, El Cairo, Egipto
Partido: Zamalek - Dukla Praha (Checoslovaquia)

Este amistoso internacional iba a disputarse en el Estadio Nasser, mucho más grande, pero sobre la fecha se cambió al Zamalek, con capacidad para 40.000 espectadores, por lo que muchos hinchas pensaron que no podrían conseguir un lugar. Con la multitud pugnando por entrar (se estimaba que afuera había unas 80 mil personas), se produjo una estampida y unas barreras se derrumbaron, sepultando a gran cantidad de gente.
En total se contabilizó a 48 muertos y medio centenar de heridos. El estadio, que tenía por nombre oficial "Mohammed Hassan Helmy" (ex jugador dente del club), fue rebautizado en 2014 como Abdel-Latif Abu-Rajelha Stadium, el nombre de otro presidente de la institución cairota.


⚫️ 11 de diciembre de 1976
Stade Sylvio Cator, Port-au-Prince, Haití
Partido: Haití - Cuba

Eliminatoria para la Copa del Mundo Argentina 1978, zona Caribe. El héroe mundialista del '74 Emmanuel Sanon selló el empate 1-1 que le daba vida a Haití para definir en un tercer partido en Panamá. En medio de la algarabía, un hincha hizo explotar un petardo, que el público confundió con un disparo, lo que derivó en escenas de pánico. En medio de las corridas, se cayó un soldado cuya ametralladora se disparó y mató a dos niños. El caos continuó, dos hombres fueron pisoteados hasta la muerte, otro la encontró tratando de saltar sobre una pared. El mencionado soldado se suicidó... En total la noche terminó con 6 muertos y un sinnúmero de heridos.


⚫️ 8 de febrero de 1981
Estadio Georgios Karaiskakis, El Pireo, Grecia
Partido: Olympiakos - AEK

Tras la victoria de Olympiakos por 6-0 se desató la mayor tragedia relacionada con el deporte en Grecia, y unos de los mayores en el mundo: un total de 21 hinchas (20 del local y una seguidora de AEK) perdieron sus vidas y 55 resultaron heridos en lo que hoy es la "Thyra 7" (Puerta 7), donde se concentran los fanáticos normalmente.
Aún se debaten las causas del desastre. Según la policía, el principal detonante fue una puerta mal cerrada. Luego del partido, la excitación por la goleada rojiblanca hizo que varios hinchas perdieran el equilibrio y cayeran. Tras ellos vino una horda de fans que hizo aún más difícil que se levantaran o que pudieran cubrirse. La gran mayoría de las víctimas eran adolescentes y adultos jóvenes.
Como homenaje y en memoria a las víctimas de "Desastre de Karaiskakis", todos gritan al unísono "Αδέρφια, ζείτε, εσείς μας οδηγείτε" ("Hermanos, vivís, sois los que nos conducís"). En esa grada hay 21 asientos de color negro en forma de siete, además de un pequeño monumento al este del estadio con los nombres de todas las víctimas.


⚫️ 8 de noviembre de 1981
Estadio Manuel Mujillo Toro, Ibagué, Colombia
Partido: Deportes Tolima - Deportivo Cali

El Tolima disputaba un partido clave en sus aspiraciones de clasificar al cuadrangular final del fútbol colombiano y la gran expectativa se tradujo en tribunas colmadas con unos 17 mil espectadores. Antes de que los jugadores salieran a la cancha se sintió un estruendo: una de las barandas de las tribuna occidental cedió, se desprendió e hizo caer a los asistentes que se encontraban en la parte alta encima de las personas ubicadas en la tribuna baja. Una mole de 50 toneladas cayó sobre los espectadores dejando 19 muertos y 45 heridos.
Periodistas narraban desde la parte de arriba lo sucedido mientras el ruido de las sirenas empezaba a ser el único sonido en el Estadio y sus alrededores. Espectadores y hasta los jugadores hicieron una cadena humana sacando los escombros para recuperar el mayor número de aficionados.
El encuentro se postergó y se pasó a jugar en Bogotá, donde una semana después Tolima ganó 1-0. Tras la tragedia, el estadio fue reconstruido en su mayoría entre el 1982 y el 1985 dejándolo de solamente una bandeja.


⚫️ 20 de octubre de 1982
Estadio Lenin, Moscú, Unión Soviética
Partido: Spartak Moscú - Haarlem (Holanda)

Durante toda la semana el clima de Moscú fue muy desapacible y apenas se vendieron 16.000 de las 80.000 entradas, por lo que las autoridades diseñaron un dispositivo de seguridad con tan solo dos tribunas habilitadas.​ No obstante, se permitió que casi todos los hinchas estuviesen concentrados en la cabecera más cercana a la estación de metro.
Como el Spartak dominó sin sobresaltos, en el tramo final de este partido por la Copa de la UEFA muchos aficionados se fueron antes de tiempo por la única salida abierta. Sin embargo, el resbalón de una aficionada en las escaleras provocó un efecto dominó que atrapó a centenares de personas.​ La estampida coincidió además con el segundo gol del Spartak en tiempo de descuento, con numerosos seguidores queriendo regresar a las gradas para celebrarlo. Según la cifra oficial, murieron 66 personas (la mayoría por asfixia) y hubo al menos 61 heridos.
El dirigente Yuri Andrópov —quien un mes después del suceso asumiría como secretario general de PCUS— impulsó una comisión de investigación para esclarecer lo sucedido, pero los únicos condenados fueron el director del estadio y el gerente, ambos con una pena de tres años en la prisión de Butyrka que posteriormente fue amnistiada. El rol de la policía no fue revisado hasta que siete años después, en 1989, la política de glásnost propició la desclasificación del informe con el reporte oficial de víctimas: en algunas publicaciones se ha llegado a hablar de hasta 300 muertes, pero esa cifra nunca fue confirmada.​ Aun con las imprecisiones, esta es considerada una de las mayores tragedias deportivas de la historia rusa.


⚫️ 7 de noviembre de 1982
Estadio Pascual Guerrero, Cali, Colombia
Partido: América - Deportivo Cali

El clásico vallecaucano le dio vida a la sexta fecha del octagonal. El equipo rojo ganaba 3-1 y por eso algunos hinchas empezaron a abandonar la tribuna Sur con prisa, para poder tomar sin congestión el bus para volver a casa. Cuando faltaban solo cinco minutos para que el árbitro argentino Teodoro Nitti pitara el final del partido, comenzaron a resonar gritos debajo de la rampa de la tribuna sur del estadio. Quienes salían empezaron a apurar su paso porque desde arriba de la tribuna varias personas los estaban orinando. Se armó el caos. Se formó una estampida humana de aficionados que trataba de esquivar como fuera la meada. Encima la rampa estaba resbaladiza por las lluvias previas.
La gente corría despavorida. Mientras, en la cancha el Cali descontó por medio de Roberto Mosquera y luego alcanzó un agónico empate por medio del delantero uruguayo Carlos Amaro Nadal, lo que produjo que muchos aficionados intentaran volver sobre sus pasos para retornar a la tribuna y ver el final del partido, pero se chocaban con los que salían apresurados para evitar ser orinados. Eso hizo que la rampa colapsara y que jóvenes, ancianos y hasta niños quedaran atrapados. Fue tanta la congestión que una de las barandas se desplomó. Hubo caídas, gente con los huesos quebrados y personas asfixiadas.
Así lo que narró el diario El Tiempo: "En fracción de segundos el Pascual Guerrero pasó de ser centro de una fiesta deportiva a un escenario de una tragedia de grandes magnitudes. La estampida de los espectadores, que se acumularon en las puertas de salida, dejó como balance 24 muertos y más de 100 heridos. La causa principal de los decesos fue la asfixia, al ser pisoteados por la multitud presurosa. Claro que el pánico que se apoderó de los asistentes también ayudó a que aumentara el desconcierto y el número de damnificados".


⚫️ 11 de mayo de 1985
Valley Parade stadium, Bradford, Inglaterra
Partido: Bradford City - Lincoln City

Todo comenzó en la última fecha de la Football League Third Division (entonces tercera categoría del fútbol inglés) en el que el Bradford City celebraba su ascenso a la Second Division. Poco antes del final del primer tiempo un cigarrillo mal apagado en un vaso de plástico arrojado a través de los tablones debajo de la tribuna principal (erigida en 1908), derivó en un gran incendio que se llevó la vida de 56 personas y dejó un saldo de 265 heridos. En apenas cuatro minutos el fuego se extendió por toda la tribuna provocando su caída.
El árbitro Don Shaw avisado por uno de sus asistentes suspendió el partido tres minutos antes del descanso; tras esta medida la mayor parte de los espectadores saltaron al campo de juego para ponerse a salvo. Pero los que optaron por escapar por los molinetes de entrada quedaron atrapados, ya que las puertas habían sido cerradas para evitar que los espectadores entraran sin pagar.
Las investigaciones posteriores determinaron que aquel cigarrillo fue el detonante, junto con los restos de basura acumulados durante años bajo los asientos y la madera de las gradas produjeron un efecto devastador.


⚫️ 29 de mayo de 1985
Heysel Stadium, Bruselas, Bélgica
Partido: Liverpool (Inglaterra) - Juventus (Italia)

Era nada menos que la final de la Copa de Campeones de Europa, por lo que gran parte del mundo siguió los hechos en vivo a través de la TV.
El estadio estaba repleto con 60.000 espectadores, con más de 25 mil hinchas de cada equipo. Las cabeceras detrás de los arcos eran zonas sin asiento y la UEFA separó a las seguidores de cada club en diferentes zonas, y reservó otras para los aficionados belgas. Pero muchas de las entradas reservadas al público local fueron adquiridas por hinchas de Liverpool y Juventus que terminaron coincidiendo. El drama se desencadenó hacia las 19 horas, una hora antes del pitazo inicial, en la zona Z, un sector de a pie, junto a un córner. La zona Z estaba mayoritariamente ocupada por hinchas de la Juve pero era anexa a la zona X, donde había mayoría del Liverpool.
Los aficionados más violentos del Liverpool, muchos de ellos alcoholizados, empezaron a tirar objetos y se abalanzaron sobre los hinchas italianos; se produjo una avalancha y los de Juventus, intentando alejarse, se acumularon en el fondo de la zona, aprisionados por una parte contra el muro donde finalizaba la tribuna, y por otra parte contra las vallas "protectoras" que separaban las gradas del campo de juego. Cientos de juventinos quedaron aprisionados contra las vallas, que eran fijas y no tenían salidas de emergencia, bajo la presión de miles de personas.
La situación encrespó al público en el resto del estadio, impotente desde sus localidades. Algunos hinchas, tanto de uno como de otro equipo, llegaron a saltar al campo armados con palos y otros objetos, y se dirigieron a las zonas de la afición rival con ánimo de agredirla. Las fuerzas de seguridad tomaron posiciones para evitar que la situación se desbordase; hicieron cordones de seguridad para separar las zonas del estadio para evitar que se produjeran más invasiones de una zona a otra. Pero tardaron demasiado. Además, al cerrar los accesos a la zona Z para que no pudiesen entrar aficionados, también impidieron que pudieran salir los que había en ella, hecho que convirtió la zona Z en una jaula donde cientos de hinchas seguían amasados y aplastados por la presión de la multitud.
La situación se prolongó durante muchos minutos a la espera de la llegada de especialistas que pudieran sacar las vallas que aprisionaban a los aficionados. Se produjeron cientos de casos de asfixia, aplastamiento y crisis de ansiedad. Algunos hinchas y policías ayudaron a parte de la gente a pasarse a la cancha, pero el número de médicos fue insuficiente ante la situación y muchos gente apenas recibió los primeros auxilios de otros aficionados.
Finalmente las ambulancias llegaron a entrar al mismo terreno de juego y empezaron a evacuar a cientos de heridos, pero no se pudo evitar la muerte de 39 aficionados (34 italianos, dos belgas, dos franceses y un británico) y heridas a más de 450. La mayoría fallecieron por asfixia y aplastamiento. Muchos cadáveres fueron depositados en un espacio anexo a la cancha, visible desde otras zonas del estadio.
Los sucesos causaron un gran impacto mundial ya que ocurrieron minutos antes del inicio de la final, cuando los canales ya estaban emitiendo las imágenes en directo para todo el mundo. Ante el caos, la UEFA analizó suspender el encuentro, pero finalmente decidió que se jugase por el riesgo de que la suspensión conllevase peores consecuencias. La final comenzó con una hora y 25 minutos de retraso por decisión del jefe de la policía belga, capitán Johan Mahieu, y del alcalde de Bruselas, Hervé Brouhon, "para evitar una guerra civil"​ no obstante la negativa del plantel italiano. Antes del inicio los capitanes Gaetano Scirea y Phil Neal leyeron un comunicado redactado en italiano e inglés, respectivamente, por los altoparlantes del estadio para tranquilizar al público.
Un gol de Michel Platiní de penal a los 57' le dio a Juventus la Copa de Europa.
En 1989 y tras cinco meses de juicio solo fueron inculpados por la Tragedia de Heysel 14 barras del Liverpool, que fueron condenados a tres años de prisión por la justicia belga. Pero cuando llevaban cumplida media condena la sentencia fue suspendida tras el recurso de la defensa, al entender que el homicidio fue involuntario. También fueron sancionados por la UEFA el Liverpool y los clubes ingleses, que por cinco años no pudieron disputar competiciones europeas, y les conminó a tomar severas medidas para frenar la violencia de sus hooligans.


⚫️ 12 de marzo de 1988
Dasarath Rangasala Stadium, Katmandú, Nepal
Partido: Janakpur Cigarette Factory Ltd - Mukti Joddha Bangaldesh

Durante un partido por el Tribhuvan Challenge Shield se desató una tormenta de granizo y aunque suelen ser habituales en esa época del año, esta causó pánico en la multitud que buscó refugio en la tribuna oeste, la única cubierta, pero la policía los rechazó. Luego regresaron a la tribuna sur donde se produjo una avalancha en la salida del túnel a través: no pudieron escapar porque las puertas del estadio estaban cerradas, causando un aplastamiento fatal a los que estaban adelante.
Aunque nunca hubo cifras oficiales, se acuerda que en total murieron 93 personas y un centenar más resultaron heridas cuando intentaban huir.
A pesar de la gravedad de los hechos, el gobierno autocrático de Nepal en ese momento decidió no indemnizar a las víctimas porque "los fanáticos estaban en el estadio por su propia elección y el gobierno no jugó ningún papel en causar la catástrofe".


⚫️ 15 de abril de 1989
Hillsborough Stadium, Sheffield, Inglaterra
Partido: Nottingham Forest - Liverpool

Por una de las semifinales de la FA Cup, el estadio de la ciudad de Sheffield se vio desbordado: 96 hinchas del Liverpool murieron aplastados contra el alambrado perimetral a causa de una avalancha. Otros 175 sufrieron heridas. La investigación posterior concluyó que las causas no habían tenido que ver con ningún episodio de violencia sino por el exceso de público y el mal estado del estadio, que no cumplía los requisitos de seguridad.
En 2012 una comisión de investigación independiente publicó una resolución por la que se deduce que la policía fue la más directamente responsable de la seguridad del estadio aquel día y, por lo tanto, la culpable de la tragedia.
Pese a que los hechos de Hillsborough no estuvieron directamente provocados por actos violentos, fueron el disparador para que el gobierno de Margaret Thatcher dictara la Football Spectators Act y el Taylor Report para erradicar el fenómeno del hooliganismo y mejorar la seguridad en los estadios.


⚫️ 7 de julio de 1990
Muqdisho Stadium, Mogadiscio, Somalía
Partido: Jubba - Shabelle

Los representativos de las provincias de Jubba y Shabelle se enfrentaban en la capital somalí, en la inauguración de la 16ª edición del torneo Interregional. En el minuto 20 del partido los encargados de la seguridad del presidente del Gobierno, Siad Barre, decidieron abrir fuego contra un sector del público al comenzar a oírse gritos de protesta contra el mandatario (al frente del país desde 1969, cuando había perpetrado un golpe de estado).
Un escueto comunicado emitido por el Ministerio de Trabajo, Deportes y Asuntos Sociales indicaba que los guardaespaldas de Barre tan sólo dispararon sus armas al aire y que tres personas murieron debido a "un desgraciado accidente". Sin embargo el número de muertos oscila entre 65 y 109, según especularon en su momento fuentes diplomáticas extranjeras, ante la falta de datos fidedignos.


⚫️ 13 de enero de 1991
Oppenheimer Stadium, Orkney, Sudáfrica
Partido: Kaiser Chiefs - Orlando Pirates

Los dos equipos más populares del país se enfrentaban en un amistoso de pretemporada en Orkney, a 200 kilómetros de Johannesburgo. El estadio tenía capacidad para 23.000, pero alrededor de 30.000 hinchas ingresaron sin ser separados de acuerdo al equipo que apoyaban.
Cuando el árbitro convalidó un gol de Kaiser Chiefs, seguidores de Orlando Pirates arrojaron latas y frutas a los hinchas rivales, mientras que otros más violentos supuestamente atacaron con cuchillos. Se produjo una estampida de pánico: quienes intentaban escapar de las peleas fueron pisoteados o aplastados hasta la muerte contra las vallas antidisturbios.
En total 42 espectadores murieron por aplastamiento.


⚫️ 5 de mayo de 1992
Stade Furiani, Bastia, Francia
Partido: SC Bastia - Olympique de Marseille

El Olympique, por entonces el mejor equipo de Francia (y que un año después sería campeón de Europa), visitaba Bastia por una de las semifinales de la Coupe de France. Ante una partido de tanta trascendencia, la junta directiva del Bastia quiso aprovechar añadiendo una tribuna provisoria adicional, aumentando el número de asientos en un 50%. Las autoridades locales aprobaron el proyecto sin restricciones.
Pero antes de comenzar el partido, la grada no soportó el peso y se derrumbó, matando a 19 personas y dejando además 2300 heridos.
El partido obviamente no se disputó y como resultado de esa catástrofe, la final de la Coupe de France tampoco. El título quedó vacante.


⚫️ 16 de octubre de 1996
Estadio Mateo Flores, Guatemala, Guatemala
Partido: Guatemala - Costa Rica

El sueño de llegar por primera vez a un mundial entusiasmó a los hinchas guatemaltecos que esa noche colmaron el estadio para el partido de eliminatorias contra Costa Rica. El recinto podía albergar a 50.000 espectadores, pero la reventa de entradas falsificadas hizo sobrepasar esa cantidad.
Las tribunas ya estaban repletas y que algunos aficionados habían escalado las paredes para ingresar, mientras otros empujaban las puertas para forzar a las autoridades que los dejaran pasar. Los incidentes empezaron en la entrada General Sur, minutos antes del partido: hinchas que se abalanzaron sobre esa puerta sur atropellaran a los otros que estaban sentados en las gradas, se produjo una avalancha que fue aplastando a los que estaban más abajo contra el alambrado. Las muertes se produjeron por asfixia y golpes al caerles encima el grupo que forzosamente buscaba entrar al estadio.
Desde el campo de juego, policías y periodistas se dieron cuenta que no se trataba de una pelea, sino que los hinchas estaban atrapados. Un oficial de la Policía ordenó que abriera el alambrado perimetral que separa la tribuna de la cancha y la gente se empezó a precipitar, algunos inconscientes. Los sobrevivientes trataban de sacar a los demás. Los que no estaban paralizados ni muy golpeados, cargaban en hombros a los heridos para recostarlos sobre el césped.
En total murieron 83 personas y otras doscientas resultaron heridas. En 2016 el recinto cambió su nombre por Estadio Nacional Doroteo Guamuch Flores.


⚫️ 11 de abril de 2001
Ellis Park, Johannesburgo, Sudáfrica
Partido: Kaiser Chiefs - Orlando Pirates

Un estadio con capacidad para 60.000 espectadores y un derby que atrajo al doble de gente... no podía terminar bien. Encima eran los mismos equipos que jugaron cuando ocurrió el desastre de Orkney, en 1991, se sabía que era un partido de máxima seguridad. Algunos informes especulan con que entraron 90 mil personas en el recinto, otros llegan a citar 120 mil, una locura.
Un gol de Orlando Pirates desató las avalanchas de los que pugnaban por entrar a las tribunas ya abarrotadas. Primero, muchos se volcaron al sector de prensa, pero a medida en que avanzaba la estampida, 43 personas murieron aplastadas y otras 150 sufrieron heridas. Aparentemente, guardias de seguridad no entrenados dispararon gases lacrimógenos a los hinchas y exacerbaron la situación, pero la Policía negó esta información. Cuando se hizo evidente la tragedia, se paró el partido y la multitud se dispersó. Los cuerpos fueron colocados en la cancha para su identificación y atención médica, pero ninguno fue revivido.
La investigación final concluyó que una de las principales causas fue el soborno al personal de seguridad que admitió a los fanáticos sin entradas y el control deficiente de la multitud.


⚫️ 9 de mayo de 2001
Ohene Djan Stadium, Accra, Ghana
Partido: Hearts of Oak - Asante Kotoko

La mayor tragedia en suelo africano: 127 personas murieron en la capital ghanesa. Antes del partido se habían previsto disturbios y se adoptaron medidas de seguridad. Después de que el equipo local marcara dos goles que sirvieron para remontar el partido y dejar el marcador con 2-1, los aficionados del Asante Kotoko empezaron a lanzar asientos y botellas al campo de juego.​ La policía respondió lanzando gases lacrimógenos a la tribuna,  lo que provocó una avalancha por el pánico. La mayoría de las víctimas murió por asfixia por compresión. Los informes afirmaban que el personal médico ya había abandonado el estadio, ya que el partido estaba por finalizar, y que algunas de las pocas puertas estaban bloqueadas, lo que ocasionó un cuello de botella. El Ghana Institute of Architects tildó al estadio de "trampa mortal".
Una investigación oficial culpó a la policía por su reacción desmedida con un comportamiento imprudente y el uso indiscriminado de balas de goma y gases lacrimógenos.


⚫️ 29 de marzo de 2009
Stade Houphouët-Boigny, Abidjan, Costa de Marfil
Partido: Costa de Marfil - Malawi

La eliminatoria camino la primera Copa del Mundo en suelo africano concitó gran atención entre los marfileños, que en 2006 habían hecho su debut mundialista. Con los 35.000 lugares vendidos, la gente empezó a llegar desde la mañana para el partido que comenzaría a las 17:00. Pasaban las horas y se acercaba lo hará del comienzo cuando todavía muchos seguían sin poder entrar, aun teniendo sus entradas. Algunos intentaron forzar un pasaje para ingresar al estadio. Ante el desborde de gente, la policía lanzó gases lacrimógenos, causando una estampida seguida del colapso de una sección de la pared.
"Diecinueve personas murieron y 132 resultaron heridas, algunas de ellas en estado grave", agregó una fuente médica. Las víctimas fueron llevadas como se podía a través de la cancha hacia la enfermería del estadio para que recibieran los primeros auxilios antes de la evacuación de la mayoría de los heridos, en particular al centro hospitalario de Treichville (distrito de clase trabajadora de Abidjan) y al hospital militar.
Durante el partido los hinchas vibraron con los "Elefantes", comandados por capitán Didier Drogba, que se impusieron por 5-0. La mayoría de los espectadores ignoraban lo que había ocurrido en la entrada.


⚫️ 1 de febrero de 2012
Port Said Stadium, Port Said, Egipto 
Partido: Al-Masry - Al-Ahly

Cuando el partido ya había finalizado, con victoria local por 3-1, miles de hinchas del Al-Masry ingresaron a la cancha para perseguir a los jugadores y aficionados del Al-Ahly arrojando piedras, botellas y amenazando con armas blancas. La estampida vandálica provocó la muerte de 74 personas y cerca de cien resultaron heridas.​
El origen de los altercados tiene un fuerte componente político: Al-Ahly se proclamaba como firme defensor de la Primavera Árabe y sus hinchas había sido parte muy activa en la revuelta popular a favor del derrocamiento del dictador Hosni Mubarak acaecida en 2011 mientras que la hinchada mas radicalizada de Al-Masry mostraba su apoyo incondicional al régimen, de ahí que planearan una venganza para cuando Al-Ahly visitara Port Said.
La Junta Militar ordenó que dos helicópteros del Ejército se desplacen a Port Said para evacuar al plantel y a los hinchas del Al-Ahly.
A raíz de la tragedia las autoridades nacionales decidieron suspender indefinidamente la liga. Los jugadores Mohamed Aboutrika y Mohamed Barakat, ambos veteranos de la selección egipcia, se retiraron del fútbol después de esta noche trágica. Ellos y sus compañeros tuvieron que huir de la cancha ante la invasión salvaje de los hinchas del Al-Masry.
El 26 de enero de 2013 un tribunal egipcio condenó a 21 de 70 acusados a la pena de muerte. Las reacciones no se hicieron esperar y cientos de personas se echaron a la calle en contra de esta decisión. Las consecuencias fueron trágicas ya que hubo 30 fallecidos en enfrentamientos contra la policía.​


⚫️ 8 de febrero de 2015
Air Defense Stadium, El Cairo, Egipto
Partido: Zamalek - ENPPI

Según las poco confiables fuentes del Ministerio del Interior, que comanda a la policía, los uniformados comenzaron a disparar después de que hinchas sin entradas "intentaron romper las puertas del estadio por la fuerza, lo que obligó a la seguridad a detenerlos". Fue cuando se produjo el asesinato de al menos 30 personas, que según citas oficiales "fueron causadas por el pánico resultante a causa de la estampida". Aplastamiento y asfixia fueron la causa de la mayoría de los decesos.
Sin embargo, los sobrevivientes afirmaron que la policía disparó gases lacrimógenos y perdigones de escopeta contra los fanáticos de Zamalek, que sí habían comprado sus boletos, mientras intentaban ingresar al estadio de Defensa Aérea, un recinto de propiedad militar en el este de El Cairo.
Uno de los testigos que sobrevivió a un disparo de escopeta en el pecho, declaró que unos mil fanáticos quedaron atrapados en un camino estrecho que conduce a las puertas del estadio poco después de las 16:00 y, aun con sus entradas, se les impidió entrar ya que la policía cerró el pasillo con alambre de púas. "Nos quedamos allí por mucho tiempo y la gente comenzó a lastimarse en el alambre de púas. Nos quedamos atrapados adentro y la gente comenzó a moverse y gritar. Entonces, la policía pensó que estábamos tratando de causar problemas, por lo que dispararon gas lacrimógeno".
La hinchada de Zamalek tuvo un rol especial en las protestas en favor de la democracia desde 2011, lo que llevó a algunos de ellos a sugerir que esta masacre constituía un acto de venganza estatal.
Los enfrentamientos llevaron al gobierno a posponer la Premier League egipcia.


lunes, 3 de mayo de 2021

David Arellano, hasta el último aliento

En 1927 un cuadro chileno hizo una extensa “jira”, que incluso lo trajo a Europa. Se llevó los aplausos, la experiencia, las enseñanzas de una práctica que estaba en ciernes, pero también el dolor de la pérdida de su líder y fundador. David Arellano, el responsable del luto eterno de Colo Colo, murió en tierras pucelanas cuando recién comenzaba la historia alba, y lo hizo por el fútbol.

Artículo publicado en la revista Panenka, en abril de 2012 
Por PABLO ARO GERALDES

No era él quien había creado esa pirueta, pero nadie la dibujaba mejor. Liviano y de frágil contextura, el chileno David Arellano se acostaba en el aire, de espalda al arco, y voleaba hacia atrás por encima de su alma. Se identificó tanto con este gesto que todos creían que lo había inventado, aunque en el Campeonato Sudamericano de 1916 la prensa argentina ya lo había bautizado como “chilena” después de vérselo a Ramón Unzaga, el futbolista vasco afincado en Talcahuano y nacionalizado chileno.

Había nacido en Santiago, en julio de 1902, y desde niño se enamoró de la pelota. Tanto que en la Escuela Normal ya era irremplazable en el equipo. Enrique Abello era inspector de la Escuela e integraba la Selección Chilena, y lo llevó a Magallanes, su club.

Su carrera fue ascendente. En 1919, con 17 años, Arellano debutó con Magallanes en la primera división. Era un pequeño insider izquierdo, lo que décadas después sería “el 10”. En 1924 le llegó la hora de debutar en el equipo nacional, donde ya jugaba su hermano Francisco, y se destacó en el Sudamericano disputado en Montevideo. Chile perdió los tres partidos y quedó en último lugar: el único gol de su país lo anotó David.

Además era profesor de educación física, en una década en la que la cultura deportiva se expandió definitivamente en toda Sudamérica. Era muy sencillo y respetuoso, parecía tímido. Pero era un visionario; tenía sus ideas bien claras y cuando fue necesario mostró su carácter: se puso al frente de los reclamos de los futbolistas de Magallanes, que demandaban a la dirigencia varias medidas, como que los jugadores quedaran exentos de pagar la cuota social del club, la mejora de las instalaciones que incluyera un servicio de salud, y la provisión de indumentaria deportiva. La prensa los llamó “rebeldes”, esas exigencias eran una osadía para la época.

David sabía de la importancia del deporte, renunció a Magallanes y junto a sus hermanos y un grupo de entusiastas decidió que la mejor manera de expandir las prácticas deportivas era fundar un nuevo club. Fue así que se reunieron en el bar “Quita penas” de Santiago y el 19 de abril de 1925 dieron nacimiento a Colo Colo. Ni sospechaban que, pronto, la flamante institución que honraba en su nombre a un cacique mapuche se convertiría en sinónimo del fútbol chileno.

Siguiendo el espíritu pionero de Arellano, Colo Colo fue el primer equipo de Chile que se aventuró en una gira lejana: Ecuador, Cuba, México y Portugal fueron testigo en 1927 de la calidad del equipo. Después España lo recibió con asombro y admiración. Y fue David quien popularizó la “chilena” en Europa.

Ya en la Madre Patria había vencido al Deportivo Espanyol, con el arquero Ricardo Zamora y todo, una leyenda. En cada presentación despertaba más interés y arrastraba multitudes. Así llegó el 2 de mayo a Valladolid para enfrentar a la Real Unión Deportiva en el campo anexo a la Plaza de Toros...

Como una postal de época, los colocolinos salen portando una bandera española; Arellano, el capitán, encabeza la fila con un ramo de flores. La cordialidad se traslada al juego, pero enseguida los locales se ponen 2-0 con goles de Barbachón y Pipi-Bombo. La reacción no tarda: “como si recién despertase ‘El Indio’, empiezan a atacar con mayores bríos, con más pujanza, con más fiereza. ¡Pero una fiereza limpia, caballerosa! Fiereza del corazón”, rescata la crónica de Raúl Ahumada.

Colo Colo, antes de enfrentar a Real Unión Deportiva de Valladolid.
Subiabre descuenta y el ‘Negro’ González empata. Colo Colo quiere ganar y Arellano se luce. Su hermano ‘Pancho’ tira el centro, David salta a cabecear y choca en el aire con Hornia, el centrehalf. Una rodilla del español impacta en su vientre y él cae exánime. Un murmullo helado atraviesa la cancha. Arellano yace pálido, la camilla que entra, la ambulancia después, el silencio, el juego que se reanuda 11 contra 10... Los chilenos ya no piensan en el partido.

Vuelven al Hotel Inglaterra, donde David agoniza. En la noche, las palabras del médico destrozaron el alma de la delegación: sólo se espera el final, de nada valdría una operación, sería un milagro que se recupere de esa peritonitis traumática. Las horas pasan. Valladolid amanece, pero no despierta. Porque no durmió. Tampoco él, con los ojos entrecerrados y en un solo quejido, pese a los calmantes. No hay consuelo, el compañero, el amigo se está yendo. Todos miran el alba desde los ventanales del hotel, pero sus miradas no están allí; buscan, sin encontrarlos, los picos de la Cordillera en el horizonte, como si la patria fuese una madre que los proteja del dolor. Arellano implora una operación que lo salve. Dos de sus hermanos, también del club, buscan a otro médico.

El sol no salió. Llueve en Valladolid. Arellano despierta y pregunta cuándo lo operan, el doctor contesta con un silencio mortal. Lloran. Tratan de consolarlo, pero David pide un sacerdote para confesarse. Y se va.

Pasaron 85 años, pero en cada grito de gol, en cada alegría por un nuevo campeonato, Colo Colo lleva sobre su corazón el luto perpetuo en memoria del querido David Arellano.
Bellísima imagen. Desconozco el autor. Si lo sabes, avísame para
que le dé el crédito que se merece.

domingo, 2 de mayo de 2021

Héctor Zelada, el campeón del mundo que ni siquiera debutó en la selección

Artículo publicado en Mundial de Fondo, en junio de 2020
Por PABLO ARO GERALDES

Hay decenas de campeones del mundo que lucen merecidamente su medalla aun cuando no les ha tocado disputar un solo partido de la Copa. Es lo que ocurrió con Héctor Baley, Rubén Galván, Daniel Killer, Rubén Pagnanini y Ricardo La Volpe en 1978 y volvió a darse en 1986 con Sergio Almirón, Daniel Passarella, Luis Islas y Héctor Zelada. Pero entre ellos hay un caso único para la Argentina: un campeón del mundo que ni siquiera llegó a debutar en la Selección: Zelada.

La historia de su incorporación al plantel como tercer arquero sorprendió a todos. Surgido en 1975 de Rosario Central, en 1979 se marchó a México para defender el arco del América y se radicó para siempre en la capital azteca. Nunca había sido convocado para integrar el seleccionado argentino, por eso fue más curiosa la decisión del entrenador Carlos Bilardo. Pero todavía más extraño es que aunque le estaba dando la camiseta número 22, ni siquiera lo había probado en un partido amistoso.

El inmenso Ubaldo Fillol había sido el 1 argentino durante las eliminatorias, pero aun así Bilardo lo dejó afuera del plantel, al igual que otros jugadores que se destacaron durante la clasificación, como Ricardo Gareca, Juan Barbas o Miguel Ángel Russo. Fillol no iba a ir de suplente y el técnico se inclinaba por Nery Pumpido. Rumores de todo tipo circularon sobre la exclusión del arquero campeón mundial de 1978. Luis Islas sería la opción de recambio. ¿Y quién iría como tercero?
Héctor Zelada en las tribunas del estadio Azteca junto a Diego Maradona
y el utilero Miguel Di Lorenzo, más conocido como Galíndez.
Zelada pasaba por un gran momento en el arco americanista pero no estaba bajo la observación del cuerpo técnico. Algunos apuntan a un acuerdo entre la directiva del club, que cedió sus instalaciones para que allí funcionara la concentración argentina, con la AFA y Bilardo.

Admirador de Fillol, Zelada no escondió elogios hacia el Pato cuando la prensa quiso "conocerlo" un poco más tras la sorpresiva convocatoria. Y recibió un "reto" de Bilardo: "Todo el periodismo pidiéndome por Fillol, te pongo a vos y lo elogiás a Fillol... me tirás la gente en contra".

Zelada fue una especie de anfitrión de sus propios compañeros en Coapa, ya que transitaba su octavo año con el club más popular de México. Ya había dado tres vueltas olímpicas con el América y era uno de los jugadores favoritos de la afición local.

Lo que hace más extraño al caso es que Zelada llegó al Mundial sin partidos con la selección y luego de la consagración que lo tuvo entre los campeones, nunca volvió a ponerse el buzo de la AFA, ni siquiera como suplente.

Este caso único en la historia del fútbol argentino, tiene apenas otros siete equivalentes que se dieron en las primeras cuatro Copas del Mundo: los uruguayos Juan Carlos Calvo (1930), Luis Alberto Rijo y Washington Ortuño (1950) y los italianos Giuseppe Cavanna, Pietro Arcari (1934) Aldo Donato y Bruno Chizzo (1938).

Otro dato muy poco conocido para los argentinos es que Zelada pudo haber sido el arquero de México en aquel inolvidable 1986: "Previo al Mundial tuve oportunidad de ser invitado a comer por Guillermo Cañedo (empresario televisivo y máximo dirigente de la Federación Mexicana de Fútbol) y el señor presidente de México ese momento, Rafael del Castillo, que me hablaron de nacionalizarme y atajar para la selección mexicana". Es comprensible, venía de ser elegido mejor arquero de México en 1983, 1984 y 1985.

"Para mí fue muy importante que se hayan fijado en mí, pero desafortunadamente no se pudo porque ya había jugado un torneo internacional juvenil con Argentina. Me hubiera gustado estar en la Selección Mexicana y hubiese dado todo de mí, pero tuve la fortuna de ser nominado a la Selección Argentina y me encontré con la inmensa sorpresa de ser campeón del mundo”, comentó en ESPN.

Cuarenta y tres jugadores ganaron las 44 medallas de campeón del mundo conquistadas por la Argentina (Passarella es el único bicampeón). Una de ellas brilla para siempre en el pecho de Héctor Zelada.



Héctor Zelada y una amistad que renació en Sinaloa, la de Diego Maradona.

sábado, 1 de mayo de 2021

M.A.R.E.C. - Una historia detrás de un nombre


Un post para saludar a todos los trabajadores en su día.
Стефан Димитров Тодоров (Stefan Dimitrov Todorov) fue un héroe del partido comunista búlgaro, más conocido como Станке Димитров (Stanke Dimitrov) pero mucho más por su apodo de Марек (Marec, o Marek como suelen escribirlo).

Stanke Dimitrov
Nacido el 5 de febrero de 1889 en Dupnitsa, su vida se distinguió por sus actividades políticas contrarias al fascismo que asoló Europa en el segundo cuarto del siglo pasado.
Su ideología se explica descifrando su sobrenombre: M.A.R.E.C. significa Marxista – Antifascista – Revolucionario – Emigrante – Comunista.

Desde 1947 el deporte le rinde homenaje a través del club M.A.R.E.C. de Dupnitsa, del fútbol búlgaro. Ya había sido fundado en 1919 como Slavia y había sufrido nueve cambios de nombre hasta el final de la Segunda Guerra Mundial. Juega en el Estadio Bonchuk, de Dupnitsa, y viste camiseta roja con detalles azules.

La fidelidad de sus hinchas es reconocida en toda Bulgaria: los rivales llaman a Dupnitsa “la ciudad sobre ruedas”, ya que son miles los seguidores del M.A.R.E.C. que acompañan al equipo por todo el país. La ciudad, hasta el final de la época comunista se llamó, justamente, Stanke Dimitrov.

Sin un gran historial para contar, su gente se enorgullece de haber estado desde la temporada 2001 a 2008 en la máxima división búlgara, o de haber participado en varias ediciones de la Copa Intertoto.

En 2010 la Unión Búlgara de Fútbol le negó la licencia para competir en la B Grupa (la segunda división) debido a sus deudas financieras, por lo que el equipo debió comenzar de nuevo desde la última categoría: la cuarta división regional.

Se rebautizó como M.A.R.E.C. 2010 y comenzó el camino de regreso hasta la elite del fútbol búlgaro. Hoy milita en la Трета аматьорска футболна лига (la Liga Tercera Amateur). En el torneo que sea, el M.A.R.E.C. seguirá rindiendo un silencioso homenaje al hombre que luchó contra la entrada del nazismo en su país.

Después de esta recordación, serán muchos más quienes echen un vistazo a las tablas de posiciones de Bulgaria para ver cómo marcha este modesto cuadro o los que, a la distancia, se suban a las ruedas de Dupnitsa para hinchar por el M.A.R.E.C. donde quiera que juegue.

martes, 27 de abril de 2021

La tragedia de Zambia

El último partido, contra Mauricio.
Parados: Efford Chabala, Wisdom Chansa, Whiteson Changwe, Kelvin Mutale, Derby Makinka, Robert Watiyakeni.
Agachados: Eston Mulenga, John Soko, Godfrey Kangwa, Numba Mwila, Moses Chikwalakwala.

El sueño mundialista de Zambia se truncó cuando el avión que transportaba a 18 jugadores y el cuerpo técnico de la selección se precipitó al mar, frente a las costas de Gabón, en 1993. La reconstrucción, la Copa Africana y una meta que aún sigue siendo esquiva los Chipolopolo.

Por PABLO ARO GERALDES

El 27 de abril de 1993 el avión de Havilland Canada DHC-5 Buffalo perteneciente a la Fuerza Aérea de Zambia que transportaba a la selección de fútbol se estrelló en el océano Atlántico a 500 metros de la costa de Libreville, Gabón.

El equipo se dirigía de Lusaka a Dakar, para enfrentar a Senegal por las eliminatorias africanas al Mundial Estados Unidos 1994. Murieron los veinticinco pasajeros junto con cinco miembros de la tripulación. La investigación oficial llegó a la conclusión que el piloto apagó el motor equivocado luego de un incendio. Asimismo, la investigación encontró que el cansancio del piloto y un error de instrumentos contribuyeron al accidente.

El vuelo había sido organizado especialmente por la Fuerza Aérea y preveía tres escalas para recargar combustible: la primera en Brazzaville (Rep. Democrática Congo, por entonces Zaire), la segunda en Libreville (Gabón) y la tercera en Abidjan (Costa de Marfil). Durante la primera parada en Brazzaville se detectaron problemas con los motores, pero el vuelo continuó. A pocos minutos de despegar de Libreville, el motor izquierdo se incendió. En un reflejo desafortunado, el piloto apagó el motor derecho, haciendo que el avión perdiera potencia durante el despegue, cayendo al mar.

La investigación oficial de las autoridades aeronáuticas gabonesas (revelada en 2003) atribuyó las acciones del piloto a una luz de advertencia defectuosa y al cansancio por parte del piloto.


LAS VÍCTIMAS
El listado de los 25 pasajeros y los cinco tripulantes del vuelo que debía llegar a Dakar, Senegal:

Tripulación 
Coronel Fenton Mhone (piloto) 
Teniente Coronel Victor Mubanga (piloto) 
Teniente Coronel James Sachika (piloto) 
Mayor Edward Nhamboteh (ingeniero de vuelo) 
Cabo Tomson Sakala (auxiliar de vuelo) 

Futbolistas 
Efford Chabala (arq. - Mufulira Wanderers) 
John Soko (def. - Nkana Red Devils) 
Whiteson Changwe (def.  - Kabwe Warriors) 
Robert Watiyakeni (def. - Dynamos / Sudáfrica) 
Eston Mulenga (def. - Nkana Red Devils) 
Derby Makinka (center. - Al-Ettifaq / Arabia Saudita) 
Moses Chikwalakwala (centr. - Nkana Red Devils) 
Wisdom Mumba Chansa (centr. - Dynamos / Sudáfrica) 
Numba Mwila (centr. - Nkana Red Devils) 
Kelvin Mutale (del. - Al-Ettifaq / Arabia Saudita) 
Timothy Mwitwa (del. - Nkana Red Devils) 
Richard Mwanza (arq. - Kabwe Warriors) 
Samuel Chomba (def. - Kabwe Warriors) 
Winter Mumba (def. - Power Dynamos) 
Godfrey Kangwa (centr. - Olympique Casablanca / Marruecos) 
Moses Masuwa (del. - Kabwe Warriors) 
Kenan Simambe (del. - Nkana Red Devils) 
Patrick Banda (del. - Profund Warriors) 

Cuerpo técnico 
Godfrey "Ucar" Chitalu (entrenador) 
Alex Chola (asistente técnico) 
Wilson Mtonga (médico) 
Wilson Sakala 

Otros 
Michael Mwape (directivo de la FAZ) 
Nelson Zimba (servidor público) 
Joseph Bwalya Salim (periodista)

LOS CHIPOLOPOLO
El seleccionado apodado Chipolopolo (balas de cobre) tenía como meta la Copa Africana de Naciones 1994 y conseguir por primera vez la clasificación a un Mundial. El 27 de febrero habían vencido 3-1 a Madagascar para acceder a uno de los tres grupos finales que darían un lugar en USA. El debut en Grupo B estaba pautado para ese 27 de abril, contra Senegal. Pero antes, tenía compromisos por la eliminatoria para la Copa Africana de Naciones (CAN) Túnez 1994. 

El 25 de abril derrotó 3-0 a las islas Mauricio en Port Luis y emprendía una travesía continental que los llevara hasta Dakar. Allí se encontrarían con el capitán de la selección, Kalusha Bwalya, quien estaba jugando en el PSV holandés (ese domingo 25 había enfrentado al Valencia en un homenaje a Mario Kempes), y con Johnson Bwalya, del Bulle suizo, que no participaban de la eliminatoria para la CAN pero sí para las mundialista. Ellos viajarían a Senegal por su cuenta. Otro que no integraba la delegación era Charles Musonda, del Anderlecht de Bélgica, porque estaba lesionado.

La competición se paró y todo hacía pensar que Zambia se retiraría de las eliminatorias. Pero Kalusha Bwalya buscó jugadores y lideró un nuevo equipo. Finalmente, el 4 de julio, poco más de dos meses después de la tragedia, los Chipolopolo salían de nuevo al campo de juego del estadio Independence, en Lusaka, para enfrentar a Marruecos antes 50 mil personas.

El equipo conformado para continuar las eliminatorias.
Jugaron con brazalete negro.
Al minuto de juego Rachid Saoudi abrió el marcador para los marroquíes. Zambia soportó el golpe inicial y emparejó las acciones. Promediando la segunda mitad, dieron vuelta el partido en solo 7 minutos, con goles de  Kalusha Bwalya y Johnson Bwalya, justamente los dos que no fueron a Senegal junto a sus compañeros. La victoria finalizó con lágrimas emocionadas en la cancha y en las tribunas. “Fue un día tremendamente emotivo. Llevábamos en el corazón a los amigos que habíamos perdido en el accidente y el gran partido que jugamos fue un homenaje a todos ellos“, resumió Kalusha. 

El 7 de agosto la aventura continuó con el partido postergado en Dakar, donde consiguieron un valioso punto con el 0-0. La ilusión creció con la revancha en casa: el 26 de septiembre Zambia goleó por 4-0 a Senegal y le bastaba un solo punto en Marruecos para conseguir el pasaje al Mundial estadounidense.

El epílogo de la historia ya se conoce. La realidad no suele ser como en los guiones de Hollywood, los finales felices quedan reservados para el cine. Un gol a los 62 minutos de Abdeslam Laghrissi le dio la clasificación a Marruecos y dejó a Zambia con las manos vacías.

Grupo B 
18-4-1993 - Casablanca: Marruecos 1-0 Senegal 
4-7-1993 - Lusaka: Zambia 2-1 Marruecos
17-7-1993 - Dakar: Senegal 1-3 Marruecos
7-8-1993 - Dakar: Senegal 0-0 Zambia 
26-9-1993 - Lusaka: Zambia 4-0 Senegal 
10-10-1993 - Casablanca: Marruecos 1-0 Zambia

La desilusión no frenó la reconstrucción de un equipo, que llevaba detrás el orgullo de una nación. A fin de marzo, la primavera del Mediterráneo florecía cuando Túnez fue sede de la Copa Africana de Naciones. Allí fueron de nuevo los Chipolopolo, que contra todos los pronósticos alcanzaron la final contra Nigeria, la máxima potencia continental por entonces, que ya había asegurado su plaza para debutar en el Mundial.

El Estadio Olímpico El Menzah se había volcado a favor del resurgido equipo de Zambia. Y apenas habían pasado 3 minutos cuando Elijah Litana puso el 1-0. Dos minutos más tarde igualó Emmanuel Amunike, quien apenas comenzado el segundo tiempo volvió a marcar para cerrar el resultado a favor de los nigerianos, que contaban con nombres como Yekini, Amokachi, Mutiu, Finidi, Ikpeba, Okocha, Wilfred, Oliseh o Rufai. 

Monumento a los Héroes en Lusaka, al norte del Independence Stadium

En 2012 el fútbol de Zambia alcanzó su máximo triunfo, cuando conquistó la Copa Africana de Naciones disputada en Gabón y Guinea Ecuatorial. Justamente fue en Libreville -toda una ironía del destino- donde se impuso por penales en la final contra Costa de Marfil.



Pasaron 28 años y el recuerdo de aquella selección de 1993 sigue vivo en el corazón del fútbol africano. Y la clasificación mundialista sigue siendo un sueño para Zambia. 

En este reportaje de As, el relato de Kalusha Bwalya:

jueves, 22 de abril de 2021

San Jorge

Por PABLO ARO GERALDES

La leyenda narra que en tierras de Capadocia (hoy en Turquía) había un Dragón que atacaba constantemente al reino. El pueblo decidió que para evitar las agresiones entregarían cada día a una persona para que sea devorada por el dragón y así eludir daños mayores. Todos los días se hacía un sorteo y el desfavorecido era enviado a la cueva del dragón. Un día del sorteo salió el nombre de la princesa, quien fue voluntariamente, aunque muchos se ofrecieron para ser sacrificados en su lugar. Fue caminando hasta la guarida del dragón y cuando éste la iba a devorar apareció un soldado romano, a quien llamaban Jorge de Capadocia, y la rescató. Jorge mató al Dragón clavándole la espada en el corazón y de la sangre que fluyó nació una rosa.

En 303, Diocleciano emitió un edicto autorizando la persecución sistemática de los cristianos a lo largo y ancho del Imperio Romano. Su césar Galerio fue el responsable de la decisión y continuaría la persecución durante su propio reinado (del 305 al 311). Jorge recibió órdenes de participar en la persecución, pero prefirió dar a conocer su condición de cristiano y criticar la decisión del emperador. La reacción de Diocleciano no tuvo clemencia: ordenó que lo torturasen. Jorge soportó sin demostrar una sola queja, y posteriormente fue decapitado frente a las murallas de Nicomedia (también hoy en Turquía) el 23 de abril del 303. Los testigos de sus sufrimientos convencieron a la emperatriz Alejandra y a una anónima sacerdotisa pagana a convertirse al cristianismo: pasarían a unirse a Jorge en el martirio. Su cuerpo fue devuelto a Lydda (luego Diospolis, actualmente Lod, en Israel, donde nació su madre), para ser enterrado.

Ya mártir, en 494 Jorge de Capadocia fue canonizado por el papa Gelasio I. A San Jorge se le atribuye haber vivido entre el 275 o 280 y el 23 de abril de 303.

Su popularidad en la Edad Media lo llevó a ser uno de los santos más venerados por las diferentes creencias cristianas e incluso —en un fenómeno de sincretismo— en el mundo musulmán y en las religiones afroamericanas. Hoy San Jorge es el patrono de diversas naciones y territorios, entre ellos Inglaterra, Georgia, Etiopía, Lituania, Bulgaria, Portugal y Catalunya. En esta última nación, cada 23 de abril se rememora la bella leyenda con esta costumbre: los hombres le regalan una rosa a sus mujeres, y las mujeres un libro a los hombres. Es el día de Sant Jordi y el día internacional del libro. En España es patrono de Aragón y de las localidades de Cáceres y Alcoy, entre otras. También lo es de Moscú (Rusia) y Génova (Italia).

Además de patrono de este blog (?), San Jorge apadrina a soldados, agricultores, presos, herreros, artistas de circo, boy scouts, etc. ¿Y el fútbol? La imagen de San Jorge venciendo al Dragón aparece en decenas de clubes alrededor del mundo. Muchos otros llevan su nombre. Este no es más que un repaso por algunas de estas instituciones, que a manera de recordación y veneración amplío cada año desde 2007, cuando publiqué la primera versión:

En España la silueta de Jorge resalta en los logos de la Penya Esportiva Sant Jordi (Ibiza-Formentera), el Novo Gazul FD (Alcalá de los Gazules, Andalucía); el ALLE Sant Jordi FC (Sant Jordi, Catalunya), el CD Jorgense, el CF Sant Jordi (Valencia) y el PE Sant Jordi Atlético.

Italia, país apegadísimo a las tradiciones religiosas, tiene al menos una docena de equipos con el caballero Jorge en sus blasones, como la USO San Giorgio Cellatica, el PS San Giorgio a Cremano, la USD Palau, la ASC St. Georgen, la Unione Sportiva Varzese, el Atletico San Giorgio Jonico, la ASD Castel San Giorgio, la USD San Giorgio Torino (Canavese), la ASD Union San Giorgio Sedico, la ASD Virtus Poggio Berni, la ASD San Giorgio 2005 Catania y el HinterReggio Calcio.

El nuevo mapa del centro europeo también tiene una fuerte presencia de San Jorge en los clubes de fútbol de Eslovaquia. Así lo testimonian el TJ Veľké Bierovce-Opatovce, el FC Baník Slovinky y el ŠK Svätý Jur.

En el oriente europeo está la veneración original. Aparece en los escudos del FC Sfântul Gheorghe Suruceni (Moldavia), el OFK Kasindo (Bosnia y Hercegovina), el Prienų Rūdupis FK (Lituania)  y en los griegos como Neoi Stimagkas y Agios Dimitrios Patron.

A Australia la veneración de San Jorge le llegó al fútbol por varias de sus colectividades: la imagen del guerrero y el dragón aparece en el Sunshine George Cross, de Fraser Rise, en las afueras de Melbourne, que representa a la comunidad maltesa, el St. George Saints de St. George en el sur de Sydney tiene raigambre húngara, y el St. George FC de Willawong compite en la liga de Queensland y tiene herencia serbia.

En los principales países de Europa se venera al santo caballero con la misma pasión que despierta el deporte rey. Así aparece su figura en los escudos de la Union Sportive Saint Georges sur Loire (Francia), el Roman Glass St. George FC (Inglaterra), St. George FC de Easton-in-Gordano, en Somerset (Inglaterra) y el SV Rambin 61 (Alemania).

Los ingleses, creadores del fútbol, llevaron el símbolo de San Jorge a sus colonias. Así el ícono aparece en el escudo del St. George's Colts (Bermuda) y se extendió a toda América. El São Jorge Cajueirense, de Ibacaraí, Bahía, es apenas una muestra de la extendida devoción en todo el Brasil, mientras que el CD San Jorge (Guatemala) representa a Hispanoamérica.

A través de la región alpina la imagen de San Jorge se refleja en las insignias del FC Stein am Rhein (Suiza), el SCU St. Georgen am Ybbsfeld (Austria) y el NK Šentjur (Eslovenia).


El Saint George FC fue fundado en Addis Abeba por griegos cuando la Italia fascista invadió Etiopía en 1935. Enseguida se convirtió en un símbolo del nacionalismo etíope. Al caer el Eje, no había otros equipos en el país, así que tuvo que jugar en el extranjero hasta que en 1947 comenzó la liga etíope. El equipo aurirojo, al que los etíopes también llaman "Kedus Giorgis", ganó 24 veces la Ethiopian Premier League y 9 copas nacionales.

En la Argentina, el Club Atlético San Jorge es una gran institución de la provincia de Santa Fe que trasciende lo fútbolístico. Pero en este deporte tiene una alegría reciente: en 2009 ascendió por primera vez en su historia al Torneo Argentino B, luego de recorrer todo el país con un equipo netamente local y ganar el ascenso desde el Torneo del Interior. Fue fundado el 23 de junio de 1912.

Entre 2005 y 2007 Inglaterra lució una camiseta Umbro con un diseño especial: sobre su hombro derecho llevaba la cruz de Saint George, la misma que luce su bandera. Esta cruz roja aparece también en muchos clubes europeos como Barcelona, Bologna o Genoa, por nombrar a algunos. La Sampdoria, por ejemplo, además de su escudo lleva una cruz de San Jorge en el medio del pecho.


Desde la temporada 2010 Rusia lleva en su camiseta el escudo nacional en vez del de la Unión Rusa de Fútbol (Российский Футбольный Союз). Lo que destaca es que en medio del águila bicéfala de oro aparece la figura de San Jorge clavándole su lanza al dragón. La representación gráfica más antigua de un jinete con lanza (1390) figura en un sello del príncipe de Moscú, Vasiliy Dmitriyevich. El dragón (o a veces un serpiente) fue añadido durante el mandato de Iván III. San Jorge se convirtió en adelante en el patrono de Moscú y, por extensión, de Rusia.

Otros nombres de San Jorge: Άγιος Γεώργιος (griego), Sanctus Georgius (latín), წმინდა გიორგი (georgiano), Saint George (inglés), San Giorgio (italiano), Георгий Победоносец (ruso), Heiligen Georg (alemán), Свети Георги (búlgaro), Sfântul Gheorghe (rumano), Svatý Jiří (checo), Свети Георгије (serbio), القديس جرجس (árabe), Święty Jerzy (polaco), Szent György (húngaro), São Jorge (portugués), Sant Jordi (catalán), ゲオルギウス (japonés), 圣乔治 (chino). En Francia se lo conoce como Georges de Lydda.

Siete "Jorges", para saludar a todos los Jorges futboleros en su día:
George Hagi - Jorge Valdarno - George Weah - George Best - Giorgio Chinaglia - Jorginho - Jorge Campos