sábado, 17 de abril de 2021

Lionel Messi, el argentino récord


Con la conquista de la Liga Copa del Rey 2020/21, Lionel Messi estira su ventaja como el futbolista argentino que acumula más títulos en la historia: 37.

1 - Liga de España 2004/05 (Barcelona)
2 - Mundial Sub 20 Holanda 2005 (Argentina)
3 - Supercopa de España 2005 (Barcelona)
4 - UEFA Champions League 2005/06 (Barcelona)
5 - Liga de España 2005/06 (Barcelona)
6 - Supercopa de España 2006 (Barcelona)
7 - Juegos Olímpicos Beijing 2008 (Argentina)
8 - Liga de España 2008/09 (Barcelona)
9 - Copa del Rey 2008/09 (Barcelona)
10 - UEFA Champions League 2008/09 (Barcelona)
11 - Supercopa de España 2009 (Barcelona)
12 - Supercopa de Europa 2009 (Barcelona)
13 - Mundial de Clubes 2009 (Barcelona)
14 - Liga de España 2010/11 (Barcelona)
15 - Supercopa de España 2010 (Barcelona)
16 - UEFA Champions League 2010/11 (Barcelona)
17 - Liga de España 2010/11 (Barcelona)
18 - Supercopa de España 2011 (Barcelona)
19 - Supercopa de Europa 2011 (Barcelona)
20 - Mundial de Clubes 2011 (Barcelona)
21 - Copa del Rey 2011/12 (Barcelona 
22 - Liga de España 2012/13 (Barcelona)
23 - Supercopa de España 2013 (Barcelona)
24 - Liga de España 2014/15 (Barcelona)
25 - Copa del Rey 2014/15 (Barcelona)
26 - UEFA Champions League 2014/15 (Barcelona)
27 - Supercopa de Europa 2015 (Barcelona)
28 - Mundial de Clubes 2015 (Barcelona)
29 - Liga de España 2015/16 (Barcelona)
30 - Copa del Rey 2015/16 (Barcelona)
31 - Supercopa de España 2016 (Barcelona)
32 - Copa del Rey 2016/17 (Barcelona)
33 - Copa del Rey 2017/18 (Barcelona)
34 - Liga de España 2017/18 (Barcelona)
35 - Supercopa de España 2018 (Barcelona)
36 - Liga de España 2018/19 (Barcelona)
37 - Copa del Rey 2020/21 (Barcelona)

viernes, 16 de abril de 2021

Carlos Dittborn

"Porque nada tenemos, lo haremos todo"

En un nuevo aniversario de su muerte, es oportuno recordar la figura del chileno Carlos Dittborn Pinto. No fue futbolista ni técnico, pero sí un dirigente ejemplar.

Había nacido en Río de Janeiro el 16 de abril de 1924, mientras su padre, Eugenio Dittborn, era Cónsul General de Chile en Brasil. Muy joven, en 1953, asumió la presidencia del Club Deportivo Universidad Católica, hasta que en 1955 pegó el salto y pasó a conducir la Confederación Sudamericana de Fútbol, donde ganó prestigio en todo el ámbito regional. Desde ese lugar fue el principal impulsor, junto a Juan Pinto Durán, de la realización de la Copa del Mundo en Chile. El país trasandino había inscripto su candidatura en 1954, lo mismo que Argentina y Alemania Federal, que luego desistiría. Con el comité de la Federación de Fútbol de Chile recorrió varios países tratando de convencer a las distintas federaciones que desestimaban la capacidad de Chile para llevar adelante el certamen, en comparación a la superior infraestructura deportiva y al mayor prestigio de Argentina.

Carlos Dittborn y Juan Pinto Durán en el
Congreso de la FIFA en Lisboa, 1956.
Llegó el 10 de junio de 1956 y el Congreso de la FIFA reunido en Lisboa, Portugal, tenía como propósito elegir la sede del Mundial 1962. El representante argentino, Raúl Colombo, finalizó su exposición con un confiado: "Podemos hacer el Mundial mañana mismo. Lo tenemos todo". Dittborn presentó, en perfecto inglés, sólo cuatro argumentos que sostenían la candidatura chilena: continuidad en la asistencia a torneos y congresos organizados por la FIFA, clima deportivo, tolerancia de credo y raza y estabilidad política e institucional del país. No habló de estadios maravillosos, de televisación, de infraestructura... Pero su palabras impactaron, en una elíptica respuesta al directivo argentino: "Porque nada tenemos, lo haremos todo", dicen que dijo. Las fuentes son contradictorias, pero esa frase se grabó a fuego en el alma del noble pueblo trasandino. Finalmente Chile fue electo con 32 votos contra 10 de la Argentina (14 miembros sufragaron en blanco).

El presidente Jorge Alessandri brindó todo su apoyo a la organización y comenzaron las obras con el entusiasmo de todos los chilenos. Hasta que el sábado 21 de mayo de 1960 la tierra se sacudió causando pánico en todo el país; pero lo peor pasó a las tres de la tarde del domingo 22: un terremoto de 9,5 grados en la escala de Richter con epicentro en Valdivia arrasó con todas las ciudades al sur de Talca provocando más de 50.000 muertos y dos millones de afectados. Fue el movimiento sísmico más devastador del que se tenga registro en la historia de la humanidad. El sueño del Mundial en Chile se terminaba y Dittborn se reunió con el presidente Alessandri para devolverle el dinero que el Estado había prestado para la organización del torneo. La familia del fútbol se movilizó para sostener el campeonato en suelo chileno: diversas federaciones colaboraron con el Comité Organizador y la FIFA también donó dinero.

Claro, las urgencias eran otras. El terremoto obligó a modificar toda la programación de la Copa. Talca, Concepción, Talcahuano y Valdivia estaban totalmente destruidas y debieron ser descartadas como sedes. Valparaíso y Antofagasta declinaron ese honor porque sus estadios no podían autofinanciarse, una condición que debió imponer la Federación en vista a la falta de recursos. Pero la Municipalidad de Viña del Mar y la Junta de Adelanto de Arica lograron remodelar sus sedes deportivas, mientras la Braden Copper Company, dueña de la mina El Teniente, permitió que se utilice su estadio en Rancagua. Con tres sedes más la capital Santiago, el Mundial podía realizarse: cuatro ciudades serían las sedes de los cuatro grupos.

La historia del Mundial Chile '62 es largamente conocida. Pero a 32 días del comienzo del Mundial, el 28 de abril de 1962, Carlos Dittborn murió por un paro cardíaco. En su honor, la Selección Chilena portó un luto bajo su escudo mientras Carlos y Juan Pablo Dittborn, hijos del dirigente, fueron los encargados de izar la bandera el día de la ceremonia inaugural.

Aquella frase de Dittborn se convirtió en un verdadero eslogan para el campeonato y perduró hasta hoy. Una copa amistosa que enfrentaba a los seleccionados de Chile y Argentina fue llamada Copa Carlos Dittborn Pinto, y el estadio mundialista de Arica también fue bautizado con su nombre.

jueves, 15 de abril de 2021

Los entrenadores campeones del fútbol argentino


Desde que comenzó el profesionalismo, en 1931, estos son todos los entrenadores que consiguieron títulos de liga de primera división, copas nacionales e internacionales.

LIGAS

7 títulos
Ángel Labruna: 1971-N, 1975-M, 1975-N, 1977-M, 1979-M, 1979-N, 1980-M
Carlos Bianchi: 1993-C, 1995-A, 1996-C, 1998-A, 1999-C, 2000-A, 2003-A
Ramón Díaz: 1996-A, 1997-C, 1997-A, 1999-A, 2002-C, 2007-C, 2014-F

6 títulos
José María Minella: 1947, 1952, 1953, 1955, 1956, 1957

4 títulos
Juan Carlos Lorenzo: 1972-M, 1972-N, 1976-M, 1976-N
Américo Gallego: 1994-A, 2000-C, 2002-A, 2004-A
Ricardo Gareca: 2009-C, 2011-C, 2012-I, 2012-13

3 títulos
Mario Fortunato: 1931, 1934, 1935
Emérico Hirschl: 1936-CC, 1936-CO, 1937
Guillermo Stábile: 1949, 1950, 1951
Manuel Giúdice: 1963, 1968-N, 1970-M
Carlos Timoteo Griguol: 1973-N, 1982-N, 1984-N
José Omar Pastoriza: 1977-N, 1978-N, 1983-M
José Yudica: 1978-M, 1985-N, 1987-88
Daniel Passarella: 1989-90, 1991-A, 1993-A
Marcelo Bielsa: 1990-91, 1992-C, 1998-C

2 títulos
Guillermo Ronzoni: 1938, 1939
Renato Cesarini: 1941, 1942
Alfredo Garasini: 1943, 1944
Osvaldo Zubeldía: 1967-M, 1974-N
Alfredo Di Stéfano 2 1969-N, 1981-N
Ángel Tulio Zof: 1980-N, 1986-87
Héctor Veira: 1985-86, 1995-C
Manuel Pellegrini: 2001-C, 2003-C
Alfio Basile: 2005-A, 2006-C
Diego Simeone: 2006-A, 2008-C
Julio César Falcioni: 2009-A, 2011-A
Guillermo Barros Schelotto: 2016-17, 2017-18
Gustavo Alfaro: 2012-C, 2019/20 (*)
Miguel Ángel Russo: 2005-C, 2019/20 (*)

1 título
Víctor Caamaño: 1932
Atilio Giuliano: 1933
José Fossa: 1936-CH
Enrique Sobral: 1940
Carlos Peucelle: 1945
Diego García: 1946
Fernando Bello – Miguel Ángel Glería: 1948
Ernesto Lazzatti: 1954
José Della Torre: 1958
José Barreiro: 1959
Roberto Sbarra: 1960
Saúl Ongaro: 1961
José D'Amico: 1962
Adolfo Pedernera: 1964
Néstor Raúl Rossi: 1965
Juan José Pizzuti: 1966
Osvaldo Brandão: 1967-N
Elba de Pádua Lima “Tim”: 1968-M
Argentino Geronazzo - Francisco Pizarro: 1969-M
José María Silvero: 1970-N
Vladislao Cap: 1971-M
César Luis Menotti: 1973-M
Juan Carlos Montes: 1974-M
Silvio Marzolini: 1981-M
Carlos Bilardo: 1982-N
Eduardo Manera: 1983-N
Roberto Saporiti: 1984-M
Jorge Solari: 1988-89
Óscar Washington Tabárez: 1992-A
Miguel Ángel Brindisi: 1994-C
Reinaldo Merlo: 2001-A
Leonardo Astrada: 2004-C
Ramón Cabrero: 2007-A
Carlos Ischia: 2008-A
Claudio Borghi: 2010-C
Alejandro Sabella: 2010-A
Gerardo Martino: 2013-F
Juan Antonio Pizzi: 2013-I
Diego Cocca: 2014
Rodolfo Arruabarrena: 2015
Jorge Almirón: 2016
Eduardo Coudet: 2018/19

M: Metropolitano
N: Nacional
A: Apertura
C: Clausura
I: Inicial
F: Final



***************************************************


COPAS NACIONALES

5 títulos
Marcelo Gallardo: 2015/16-CA, 2016/17-CA, 2017-SA, 2019-CA, 2019 SA

3 títulos
Gustavo Alfaro: 2012-SA, 2012/13-CA, 2018-SA

2 títulos
Néstor Apuzzo: 2013/14-CA, 2014-SA
Jorge Almirón: 2016-C200, 2016-SA

1 título
György Orth: 1943-CR
Roberto Santillán: 1944-CR
Alberto Zozaya: 1945-CR
Victorio Spinetto – Juan Carlos Fonda – Manuel Giúdice: 1958-CS
Alfredo Di Stéfano: 1969-CA
Carlos Ramaciotti y Edgardo Sbrissa – Roberto Perfumo: 1993-C100
Julio César Falcioni: 2011/12-CA
José Oscar Flores: 2013-SA
Rodolfo Arruabarrena: 2014/15-CA
Pablo Guede: 2015-SA
Edgardo Bauza: 2018-CA
Néstor Gorosito: 2019-CSL
Eduardo Coudet: 2019-TC
Miguel Ángel Russo: 2020-CDM

CR: Copa República
CS: Copa Suecia
CA: Copa Argentina

C100: Copa Centenario de la AFA
C200: Copa Bicentenario de la Independencia
SA: Supercopa Argentina
CSL: Copa de la Superliga
TC: Trofeo de Campeones
DCM: Copa Diego Maradona

***************************************************


COPAS INTERNACIONALES

8 títulos
Carlos Bianchi: 1994-CL, 1994-CI, 1996-CIA, 2000-CL, 2000-CI, 2001-CL, 2003-CL, 2003-CI

7 títulos
Marcelo Gallardo: 2014-CS, 2015-CL, 2015-RS, 2015-CSB, 2016-RS, 2018-CL, 2019-RS

5 títulos
Osvaldo Zubeldía: 1968-CL, 1968-CI, 1969-CL, 1969-CIA, 1970-CL

4 títulos
Alfio Basile: 1988-SS, 2005-CS, 2005-RS, 2006-RS

3 títulos
Roberto Ferreiro: 1973-CI, 1974-CL, 1974-CIA
Juan Carlos Lorenzo: 1977-CL, 1978-CI, 1978-CL

2 títulos
Manuel Giúdice: 1964-CL, 1965-CL
Juan José Pizzuti: 1967-CL, 1967-CI
Humberto Maschio: 1973-CL, 1973-CIA
Pedro Dellacha: 1972-CL, 1975-CL
José Omar Pastoriza: 1984-CL, 1984-CI
Héctor Veira: 1986-CL, 1986-CI
Carlos Aimar: 1989-SS, 1990-RS
Miguel Ángel Brindisi: 1994-SS, 1995-RS
Ramón Díaz: 1996-CL, 1997-SS
Osvaldo Piazza: 1996-SS, 1997-RS
Ariel Holan: 2017-CS, 2018-CSB

1 título
Miguel Ignomireillo: 1976-CIA
José Yudica: 1985-CL
Carlos Timoteo Griguol: 1987-CIA
Roberto Saporiti: 1986-CIA
Óscar Washington Tabárez: 1992-CMS
Jorge Habegger: 1993-CONL
Miguel Ángel López: 1995-SS
Ángel Tulio Zof: 1995-CC
Héctor Cúper: 1996-CC
Ricardo Gareca: 1999-CC
Manuel Pellegrini: 2001-CM
Rubén Darío Insúa: 2002-CS
Jorge Benítez: 2004-CS
Miguel Ángel Russo: 2007-CL
Gustavo Alfaro: 2007-CS
Carlos Ischia: 2008-RS
Daniel Garnero: 2008-CSB
Alejandro Sabella: 2009-CL
Antonio Mohamed: 2010-CS
Guillermo Barros Schelotto: 2013-CS
Edgardo Bauza: 2014-CL
Hernán Crespo: 2020-CS
Sebastián Beccacece: 2021-RS

CL: Copa Libertadores
CS: Copa Sudamericana
CI: Copa Intercontinental
CIA: Copa Interamericana
CC: Copa Conmebol
SS: Supercopa Sudamericana
RS: Recopa Sudamericana
CM: Copa Mercosur
CMS: Copa Master de Supercopa
CONL: Copa de Oro Nicolás Leoz
CSB: Copa Suruga Bank


martes, 13 de abril de 2021

Todas las mascotas mundialistas

La Copa Mundial Inglaterra 1966 inauguró una nueva costumbre, la de presentar una mascota en cada campeonato.
Mientras esperamos conocer a la de Qatar 2022, repasemos esta historia que se escribe (o dibuja, mejor dicho) cada cuatro años y se transforma en una expresión cultural de cada país anfitrión.


Rusia 2018 - Zabivaka
Con el 53% de los votos, el simpático lobo se impuso por delante de un tigre y un gato para ser la mascota oficial. "Para llegar a la elección del lobo, primeramente recabamos las preferencias de los niños rusos mediante una encuesta en línea. Después, los estudiantes universitarios se inspiraron en ellas para realizar los diseños, y ahora el público ha elegido a su personaje favorito entre los tres preseleccionados", explicó la Secretaria General de la FIFA, Fatma Samoura.
El nombre Zabivaka significa "pequeño goleador".

Brasil 2014 - Fuleco
Es un armadillo (Tolypeutes tricinctus), conocido en Argentina como tatú carreta, especie en peligro de extinción que, gracias a su caparazón de placas óseas cubiertas por escamas movibles, logra convertirse en pelota ante la amenaza de depredadores. Su nombre se compone de la mezcla de las palabras "futebol" y "ecología".

Sudáfrica 2010 – Zakumi
Un bello leopardo con un nombre compuesto, formado por la sílaba "ZA", las siglas de Sudáfrica, y la palabra "kumi", que significa ‘10' en varios idiomas africanos. Un diseño logradísimo.

Alemania 2006 – Goleo VI y Pille
Un león con camiseta germana pero desnudo abajo, muy raro... Jim Henson, su creador, le dio un compañero: Pillie, la pelota parlanchina. Lo que todos se siguen preguntando es qué tiene que ver un león con Alemania.

Japón y Corea del Sur 2002 – Ato, Kaz y Nik, the Spheriks
Tres seres celestiales que bajaron a la Tierra para ver el Mundial. Ato (el naranja) era la mascota oficial, pero Nik (el morado) y Kaz (el azul) se sumaron a esta movida de marketing.

Francia 1998 – Footix
Para Francia, no podía ser otra mascota que un gallo. Su nombre es una conjunción de Football y la terminación de Vercingetorix, legendario héroe galo. Es obra de Fabrice Pialot.

Estados Unidos 1994 – Striker
¿Qué país podía elegir a un perro como mascota de un Mundial? Bueno, Estados Unidos lo hizo. Si bien el perro es la mascota por excelencia es casi una antítesis del fútbol. En fin... los estudios Warner Brothers idearon éste.

Italia 1990 – Ciao
Italia, la cuna del diseño se despachó con esta extraña ¿marioneta? futurista ornamentada con los colores de su bandera.

México 1986 – Pique
Un delirio ingenioso: humanizar un ají picante, chile jalapeño, putaparió o como se llame en cada país. El resultado fue este magnífico Pique con sombrerote y bigotes bien mexicanos.

España 1982 – Naranjito
Quienes esperaban un torero o un toro quedaron desilusionados. Pero esta divertida naranja valenciana creada por María Dolores Salto y José María Martín Pacheco le puso su dulzura a un campeonato inolvidable.

Argentina 1978 – Gauchito Mundialito
Fue diseñado por el dibujante español Manuel García Ferré, creador de innumerables dibujos animados e historietas que reflejaron siempre la idiosincracia argentina. El gaucho es el hombre del campo, un cowboy de las Pampas.

Alemania Federal 1974 – Tip y Tap
Dos niños inspirados que juntos formaban la abreviatura WM74 (Copa Mundial 74). Pretendían ser un símbolo de unidad entre las dos Alemanias, por entonces divididas.

México 1970 – Juanito
Un chavito con aire de charro por su sombrero de palma... No podía faltar el típico sombrero mexicano.

Inglaterra 1966 – Willie
El león es el símbolo de Inglaterra y un simpátco cachorro futbolista les daba la bienvenida a los participantes vistiendo una camiseta con la bandera de toda Gran Bretaña.

sábado, 10 de abril de 2021

El Diablo en el fútbol

El diablo anda merodeando los estadios del mundo. Uno de sus primeros reductos fue la cancha de Independiente, en Avellaneda, Argentina. El equipo siempre fue identificado como "los diablos rojos" y la imagen de Mefisto es su mascota.
El mismo mote recibió siempre la selección de Bélgica, por su indumentaria roja. Pero en este repaso, más allá de nombres, apodos y mascotas (Milan o Mallorca, por ejemplo), intento compendiar los clubes que llevan actualmente al diablo en su escudo o lo portaron en el pasado. Como toda recopilación, es dinámica y seguiré agregando más equipos.
América - Dep. Cristal - Diablos de Hermosillo - Diablos Rojos UJED
En América la imagen de Satanás amenaza con su tridente en el logo del América de Cali, equipo grande de Colombia que alcanzó cuatro veces la final de la Copa Libertadores y hoy milita en segunda división. En la altura de Oruro, Bolivia, juega el Deportivo Cristal, que compite en el campeonato de la Asociaicón de Fútbol de Oruro. En México son muchos los equipos identificados con este personaje, empezando por el Toluca, pero su silueta aparecía en los escudos de Diablos de Hermosillo, en la tercera división, y los Diablos Rojos de la Universidad Juárez del Estado de Durango (UJED), también en tercera.

Manchester United - Sporting Devils - Trimley Red Devils
El Manchester United es uno de los grandes equipos del mundo y en el medio de su insignia lleva a Belcebú, identificación copiada por otros clubes ingleses como el Sporting Devils y el Trimley Red Devils, de categorías amateur.

Foggia - Pogliano - Atletico Puteolana
Settignanese - Atletico Capezzano
Il Diávolo se pasea por varios clubes italianos con sus cuernos intimidantes. El más conocido es el Foggia, que en los '90 llegó a estar en la Serie A y actualmente juega en la Lega Pro Prima Divisione, tercer escalón del calcio. El Pogliano 1950, en la Lombardía, el Atlético Puteolana, creado en 1902 en la Campania y refundado en 2008, son otros "diabólicos". También está el Settignanese, en Firenze, y el Atlético Capezzano, en Camaiore, Lucca.

Atlantic City Diablos - Glen Shields Sun Devils - Manchester United Gibraltar - Tallinna Kuradid
Herederos del Devil británico, hay clubes de diferente peso que llevan la efigie temeraria: los Atlantic City Diablos, fundados en 2007 en Atlantic City, New Jersey, Estados Unidos, y que participaron en la NPSL. En Ontario, Canadá, actuaron los Glen Shields Sun Devils: usaron ese nombre entre 1999 y 2002, antes de varios cambios de nombre. Hoy son los York Region Shooters. El Manchester United Gibraltar fue creado en 1957 para homenajear en el peñón al gran equipo inglés, con permiso del técnico Matt Busby, que meses después moriría con todo el equipo en la llamada "tragedia de Munich". En Estonia, el SC Tallinna Kuradid, equipo amateur, atemoriza con su rostro mefistofélico.

Altheim - Kuchl - Ostbahn XI - Borussia Hetzendorf
El paisaje alpino de Austria no invita a asociarlo con figuras diabólicas, pero varios de sus clubes las adoptaron en sus blasones. Como el SK Altheim, que milita en la Landesliga West, el SV Kuchl, el SC Ostbahn XI, que disputa la Wiener Liga, o el Beach Devils Borussia Hetzendorf.

Belconnen United - Redlands United - Mountain District
Blacktown Demons - Tuggerah United - Wests Illawarra
Australia tiene tantos clubes identificados con la estampa diabólica como con sus simpáticos wallabies. Aparece en clubes amateurs como Belconnen United, equipo de Canberra conocido como Blue Devils, de la ATC Premier League,o los Redlands United, de Cleveland, que disputan la Brisbane Premier League. También está el Mountain District FC, en Mangrove Mountain, que se dedica al fútbol infantil, juvenil y de veteranos. En Seven Hills, New South Wales, está el Blacktown City FC, conocido como los Demons, que juega en la NSW Premier League. El Tuggerah United FC, de Killarney Vale, New South Wales, es plenamente amateur, igual que el Wests Illawarra FC, al sur de Sydney.

Rokita Brzeg Dolny - Delta Warszawa - Czartoria Ręczno - LZS Koźlice
En polaco "diablo" se dice "Diabeł" y según el folklore nacional en distintas regiones lo denominan Boruta, Dusiołek, Rokita, Kozyra, Czart, etc. En el fútbol aparece en clubes que llevan su nombre y su imagen, como Rokita Brzeg Dolny de la Rozgrywki Ligowe, o los equipos aficionados Delta Waszawa, de la capital, el Czartoria Ręczno, de Ręczno, y el LZS Koźlice.

Gooik - Sparta Wortegem - De Zwarte Duivels - Diables Rouges de Rongy
En Bélgica se hablan el francés y el neerlandés o flamenco. SK Gooik, con su diablito bebé amarillo, Sparta Wortegem y su satanás azul, Zwarte Duivels, que significa "los diablos negros", y Diables Rouges de Rongy, son algunos de los pequeños equipos que recuerdan a su seleccionado.

GFCO Ajaccio - Stiring-Wendel 1911 - Stade de Vallauris
Diables Rouges de Chatellailon - Chabreloche
Equipos chicos todos, pero con tridentes, cuernos y colas. Los franceses recuerdan al diable en muchos logos, como los que identifican a los corsos del  Gazélec Football Club Olympique Ajaccio, que juega en la categoría National, el Cercle Sportif Stiring-Wendel 1911, de la región de Lorraine, los diables noires del Stade de Vallauris, en la Provence-Alpes-Côte d'Azur, los Diables Rouges de Chatellailon, en La Rochelle, y la AS Chabreloche, en la región de Auvergne.

TSV Brunsbrock - Prvijenac - Les Diablerets - Diablos Rojos - Coton Sports de Tambacounda
En el resto del mundo, los diablitos aparecen en geografías tas distantes... Un ejemplo lo dan los clubes TSV Brunsbrock (Niedersachsen, Alemania), Prvijenac Bijelo Polje (Bijelo Polje, Montenegro), FC Les Diablerets (Vaud, Suiza), Diablos Rojos (La Coruña, Galicia, España) y Coton Sports (Tambacounda, Senegal).

Independiente, de Avellaneda, Argentina, es el único equipo que ganó 7 veces la Copa Libertadores de América. Durante los años 1997/98 lució en su camiseta un diseño dominado por una gran silueta del Diablo.

viernes, 9 de abril de 2021

Las mutaciones de la Copa América


Informe emitido en el programa Golazo de América, por teleSUR, en julio de 2019.
Por PABLO ARO GERALDES

A lo largo de 105 años de historia, la Copa América experimentó todo tipo de transformaciones en su formato. Se creó como un cuadrangular amistoso para celebrar el centenario de la independencia argentina en 1916. La idea prendió con tanto entusiasmo que los dirigentes de Uruguay, Chile, Brasil y Argentina decidieron crear la Confederación Sudamericana de Fútbol y revivir el encuentro cada año.

No siempre se pudo mantener la periodicidad y el certamen pasó a ser bienal, trienal, cada cuatro, cada seis años, e incuso, como en 1959 se jugó en marzo-abril y se repitió en diciembre… La idea actual es equiparar la Copa América con el calendario europeo y disputarla en los años olímpicos. Para eso sería necesario jugarla recién en 2024… o volver a jugarla el año próximo. Otro disparate solo justificable por el dinero de los patrocinadores.

El que nació como Campeonato Sudamericano de Fútbol no siempre tuvo al trofeo bautizado como Copa América: en la primera edición no existía el bello premio de 9 kilos de plata. Además, hubo seis ediciones denominadas “extra” en la que no se ponía en juego el trofeo: 1935, 1941, 1945, 1946, 1956 y la segunda de 1959.

Para celebrar los 100 años del primer certamen se organizó en los Estados Unidos la Copa América Centenario, que entregó un trofeo diferente y que quedó para siempre en poder de Chile, pues el que identifica al ganador en cada torneo, permanece transitoriamente en el país campeón.

A medida en que las federaciones sudamericanas se iban sumando a la Conmebol, la Copa crecía en número de participantes, hasta llegar a incluir a Venezuela, en 1967. Por única vez, ese torneo fue precedido por una “eliminatoria” para dejar solamente a seis contendientes.

La primera edición que reunió a los diez miembros de la confederación fue la de 1975, que, después de una pausa de ocho años, introdujo el novedoso formato de ida y vuelta, sin una sede fija. Ya no se medirían todos contra todos sino que empezarían a dividirse en grupos. Tampoco sería el esquema definitivo.

A partir de 1987 la Copa empezó a rotar cada dos años por todas las sedes, pero ese cronograma ya se alteró varias veces. Otra aventura de la Conmebol fue invitar a dos equipos de la Concacaf para subir el número de participantes a doce y armar tres grupos de cuatro. A los convites de México, Estados Unidos y Costa Rica se le sumó el de Japón... sí, Japón, ya que empresas de ese país eran las principales patrocinadoras de la confederación. De este modo, la intención mercantilista, el privilegio hacia los dueños del negocio, fue desplazando al mérito deportivo. Japón y Qatar se metieron así en este Brasil 2019.

¿El próximo engendro? Una Copa América 2020 a disputarse entre Argentina y Colombia, con Australia y Qatar como invitadas especiales. Un dislate, que no pudo ser por la pandemia. Aún con un calendario sumamente apretado, la Conmebol apuesta a realizarla este 2021: como australianos y qataríes se bajaron, se competiría en dos grupos de cinco equipos cada uno... y clasificarán cuatro de cada zona a cuartos de final, otra payasada. Pero con esta dirigencia de la Conmebol, todo puede suceder.

lunes, 5 de abril de 2021

Canchas binacionales

El planeta tiene infinidad de canchas y estadios de fútbol en paisajes maravillosos, exóticos, increíbles. Pero muy pocas tienen la particularidad de estar asentadas sobre la frontera de dos países.

Este post, surge del excelente trabajo del blog Fronteras, al que recomiendo a todos los amantes de la geografía, los viajes y las buenas historias.

Diego González publicó en enero de 2018 esta recopilación de canchas atravesadas por fronteras nacionales: "Chutar desde Croacia y marcar gol en Bosnia", engancha su título. Y sí, esta curiosidad geográfica tiene un atractivo tremendo: estadios de fútbol en dos países.

Desde aquí, el texto original:

Un domingo cualquiera el FK Partizan de Kostajnica juega como local en la cuarta división de la liga de fútbol de la República Srpska. Unas pocas docenas de espectadores animan con cierta desgana a los jugadores locales mientras fuman un cigarrillo tras otro con los codos apoyados en las barandillas de un costado del campo. La hierba no está demasiado cuidada y los uniformes blanquinegros del once local lucen manchas de barro como testimonio. En un momento dado, un jugador visitante interrumpe el avance del ataque local despejando con un fuerte chut. La pelota sale por la banda y pasa por encima de la verja del campo. El utilero del equipo, un cincuentón curtido tras media vida en las categorías inferiores yugoslavas primero y serbobosnias después, masculla una maldición y se levanta del banquillo. La precaria economía del club no permite que se pierda material, así que le tocará ir a por él. Se dispone a salir del banquillo cuando recuerda algo. Del bolsillo lateral de una bolsa de deportes con los colores del equipo saca su pasaporte. Porque para ir a buscar la pelota tendrá que ir al extranjero. Bienvenidos al campo de fútbol de Kostajnica, donde se puede chutar desde un país y marcar gol en otro.
Estadio del FK Partizan Kostajnica, tomada desde el lado bosnio. Al fondo, Croacia.

Kostajnica es un pueblo de poco más de siete mil habitantes al noroeste de la República Srpska, una de las dos entidades administrativas en las que quedó dividida Bosnia Herzegovina tras el final de las Guerras Yugoslavas. Se llamó Bosanska Kostajnica hasta el inicio de las hostilidades, cuando las autoridades serbobosnias le cambiaron el nombre a Srpska Kostajnica; después de la guerra le quitaron el apelativo étnico. No sucedió lo mismo con el hermano gemelo del pueblo. Al otro lado del río Una se encuentra Hrvatska Kostajnica, su contraparte croata. La frontera en la zona discurre mayormente sobre el río, pero justo a la altura de Kostajnica se introduce un centenar de metros tierra adentro hacia Bosnia, de manera que las dos orillas del río pertenecen a Croacia. El campo de fútbol, construido antes de la guerra, quedó dividido entre los dos países cuando se trazaron las nuevas fronteras. Una parte de una de las bandas queda en territorio croata, de manera que es perfectamente posible chutar desde un país y marcar gol en otro.

El pasaporte no es necesario para lanzar un ataque por la banda norte del campo, al menos. Tampoco para estar en el banquillo, situado en territorio croata. La policía de fronteras croata patrulla regularmente el pequeño bosque que se extiende entre el campo de fútbol y el río, y todavía no se ha dado el caso de que detengan a un recogepelotas por entrar ilegalmente en territorio de la Unión Europea. Sin embargo, la frontera no sólo cruza el campo de fútbol. Algunos edificios del pueblo terminan justo en el límite internacional, y los agricultores serbobosnios con tierras en la margen sur del río sí que han tenido que mostrar sus pasaportes, o incluso alguno ha sido arrestado. La bandera serbia ondea en el estadio, pero sólo en uno de sus bandas. En la otra, colocar una bandera sería algo peor que una provocación, y en un pueblo que conoció la guerra hace menos de un cuarto de siglo hay cosas que es mejor evitar.

Podría creerse que el caso de Kostajnica es único, pero no, no lo es. Cambiemos de continente. Nos vamos a El Arenal, Guatemala. En el pueblo hay medio campo de fútbol, y digo medio porque la otra mitad se encuentra en El Arenal, Belice. La línea imaginaria aquí es exactamente eso, imaginaria, y cruza por la medio campo la cancha. Los niños de uno y otro lado juegan al fútbol todos las semanas, pero defendiendo siempre la portería de su país. Cada domingo se juega un partido internacional, en el sentido más literal de la palabra.
Guatemala y Belice mantienen un contencioso fronterizo desde hace más de siglo y medio. Lo que hoy es Belice fue antes una colonia llamada Honduras Británica. Guatemala y el Reino Unido firmaron un acuerdo en 1859 en el que los primeros reconocían la soberanía de los segundos sobre el territorio a cambio de una serie de contrapartidas económicas, incluyendo la construcción de una carretera. Ni las compensaciones económicas ni la carretera aparecieron, por lo que Guatemala reclama unos 11.000 kilómetros cuadrados de Belice, que viene a ser la mitad del país que España nunca reconoció como británica antes de la independencia guatemalteca. Belice se independizó en 1981 pero Guatemala no reconoció al nuevo país hasta diez años más tarde, y no ha retirado su reclamación territorial. La disputa ha provocado no pocos incidentes, el último de los cuales hace un par de años acabó con el despliegue de tres mil soldados del Ejército de Guatemala en la frontera tras la muerte a balazos de un adolescente a manos de soldados beliceños.
Pese a los incidentes y la tensión fronteriza, en El Arenal, situado a cuatro kilómetros del principal paso fronterizo entre ambas naciones, los vecinos viven en armonía. Los niños de ambos lados juegan juntos y hay numerosos proyectos transfronterizos de cooperación. La gente cruza tranquilamente de un lado a otro sin ser importunada por la policía, y es normal que los beliceños acudan al médico en Guatemala y los niños chapines vayan a clases a Belice, donde la lengua oficial es el inglés. La línea fronteriza fue establecida oficialmente en el año 2001 con la mediación de la Organización de Estados Americanos, y se la conoce como Línea de Adyacencia, o, más comúnmente, como la línea imaginaria. El cruce de la frontera es libre excepto para trabajar, por lo que no se requiere tampoco ningún permiso especial para echar una pachanga. Sólo ganas de defender sobre el campo al propio país de la manera más surrealista imaginable. La alcaldía del lado chapín ha propuesto instalar un estadio de fútbol de verdad, con césped cuidado, líneas de delimitación y tribuna, para recalcar lo excepcional del lugar y elevarlo a símbolo internacional de paz y convivencia entre pueblos. Ojalá le hagan caso.
¡No se vayan todavía, amigos, aún hay más! Nos trasladamos ahora a San José de Pocitos, un barrio de la ciudad boliviana de Yacuiba, que con sus cien mil habitantes es la capital de la Provincia del Gran Chaco. Yacuiba forma un continuo urbano con la localidad de Salvador Mazza que, por estar al otro lado del estrecho río Itaperenda, pertenece a la Argentina. Sin embargo la frontera no sigue exactamente el curso del río, debido quizás al terremoto que sacudió la localidad en 1899. El derecho internacional es claro al respecto: si el río cambia su curso debido a la erosión natural, la frontera le sigue, pero si el cambio se debe a acontecimientos catastróficos o a la mano del hombre, la frontera permanece inmutable. Así pues, la línea fronteriza zigzaguea alegremente a un lado y al otro del río, que discurre ajeno a las cuitas humanas.

Los vecinos de San José de Pocitos llevaban mucho tiempo pidiéndole a la alcaldía que instalara un parque para que los niños pudieran jugar en algún lugar del pueblo. El problema es que, si miramos el mapa más arriba, San José de Pocitos está encajonado entre dos ramales de la frontera argentina y el suelo no abunda. Así que finalmente cedieron e instalaron el parque en uno de los pocos lugares libres, situado justo junto a la frontera. El parque fue inaugurado en octubre de 2017 y cuenta con toboganes, columpios y, atención, un campo de fútbol con porterías metálicas. Para darle algo más de empaque se decidió instalar una pequeña tribuna en el lateral occidental del campo, sin tener demasiado en cuenta que ese trozo de terreno ya pertenecía a la Argentina.
Vista aérea del parque y la cancha de fútbol, con los hitos fronterizos señalados.

Podría aducirse en defensa de las autoridades municipales Yacuibeñas que no se habían percatado de que estaban invadiendo territorio del país vecino, si no fuera por el mojón de granito de metro y medio de alto situado justo delante de la tribuna, pegado a una de las rayas de cal del campo. El alcalde justificó la invasión con unas palabras que desde aquí suscribimos:
Vivimos en una zona fronteriza, donde, más allá de los límites territoriales y de líneas demarcatorias, está la hermandad de los pueblos
Hito fronterizo argentoboliviano, con la pequeña tribuna del campo de fútbol justo detrás.
yacuiba 2
La provincia argentina de Salta protestó airadamente por esa violación de todos los códigos municipales, regionales y nacionales (¡han instalado una grada sin permiso de obra!) y el ayuntamiento boliviano se vio obligado a rectificar rápidamente para evitar un incidente internacional, así que cambiaron de lugar las, por otro lado, más bien humildes gradas. Sin duda, una pérdida para el acervo fronterizo mundial.
Las gradas en su nueva ubicación. Nótese el mojón fronterizo a la izquierda de la imagen.
El detrás del arco de la cancha de San José de Pocitos.

¿Hemos acabado ya? ¡No! Saltemos de nuevo a la otra orilla del Océano Atlántico. Concretamente al Reino Unido. Como cualquier aficionado al fútbol sabe, cada uno de los países constituyentes del reino tiene su propia selección de fútbol y su propia liga. Chester es una ciudad inglesa y como tal su club disuputa sus partidos en el sistema de fútbol inglés. Pero a un par de kilómetros del centro de la ciudad se encuentra el límite con Gales. Cuando los mandamases del Chester City decidieron cerrar el viejo estadio de Sealand Road y construir uno nuevo, escogieron un lugar justo en la frontera galesa. El límite se encuentra en la parte trasera de la grada principal, así que cada fin de semana los hinchas del Chester FC, el club que sucedió al Chester City tras su desaparición en 2010, aparcan el coche en Inglaterra y cruzan a Gales para animar a su equipo. El estadio, sin embargo, tiene dirección postal inglesa porque la puerta principal se encuentra, por apenas unos pocos metros, en territorio inglés.

viernes, 2 de abril de 2021

A 39 años de Malvinas, la historia de Luis Escobedo

A 39 años de la Guerra de Malvinas, el fútbol tiende un vínculo desde la historia de Luis Escobedo, quien tuvo que postergar sus sueños deportivos para vestirse con uniforme militar y poner el pecho en un conflicto bélico absurdo y desigual.


Era el momento de las ilusiones. Luego de terminar el servicio militar, a los 19 años Luis Escobedo se preparaba para debutar en la Primera de Los Andes, el club de Lomas de Zamora.
Corría marzo de 1982 y la Argentina vivía un clima de caliente agitación, con crecientes reclamos sociales hacia la dictadura que había usurpado el poder en 1976. Escobedo terminó de jugar un partido de Reserva contra San Lorenzo y emprendió el regreso a su casa de Ingeniero Budge pero, sin que pudiera avisar a su familia, se encontró con que pasaba a otra reserva, la del Ejército: un telegrama, un regimiento, un tren con destino incierto, el uniforme otra vez, las armas obsoletas, el frío y un avión que lo depositó en la soledad helada de las Islas Malvinas.

Lo que ocurrió en el Atlántico Sur es harto conocido. “Nadie sabía adónde nos llevaban. El tema fue cuando empezaron los bombardeos y todo lo demás. Recién entonces nos dimos cuenta que estábamos en la guerra, que era cierto, y comenzamos a vivir una experiencia terrible, a convivir con el miedo, el terror y con lo que en realidad iba a suceder más adelante. Allí se terminó nuestra adolescencia”.

La crueldad de los jefes militares argentinos era tan espantosa como la amenaza del armamento británico. Frío, hambre, miedo y lágrimas. Ni una carta de la familia, ni un contacto. Los ocasionales camaradas de armas se volvieron hermanos. Estaban solos, en la infinita intemperie de viento helado y lluvia. Pero las ganas de vivir, de escapar de aquel infierno gélido lo mantuvo en pie. Y ahí fue protagonista el fútbol, para mantener ardiendo el fuego de la esperanza. Pero el fútbol estaba lejos, muy lejos de esa realidad de espanto y muerte.

Algún receptor que todavía tenía pilas sintonizaba Radio Colonia y de allí surgía todo el ambiente previo al Mundial España '82. ¿Cómo el mundo podía seguir andando mientras la pesadilla de la guerra los cubría como una noche infinita en ese archipiélago perdido al sur del mundo? ¿La Argentina se había olvidado de ellos? Escobedo no le guarda resentimiento a Gran Bretaña: “Yo nunca le tuve rencor a los ingleses. Estuve prisionero una semana, y los ingleses son profesionales. Ese es su trabajo, nosotros tuvimos un ideal de ir a defender nuestra tierra y ellos el suyo. Nos enfrentamos porque nos mandaron”. Pero sí tiene cuentas pendientes: “Sigo odiando a los militares”, repitió antes del 30° aniversario del desembarco argentino en las islas.

"EL FÚTBOL ME SALVÓ LA VIDA"
El 14 de junio de 1982, al día siguiente del partido inaugural de la Copa del Mundo, los argentinos oían el triste comunicado 163: “El Estado Mayor Conjunto comunica que el comandante de la fuerza de tarea británica, general More, conferenció con el comandante militar de las Malvinas, general de brigada Mario Benjamín Menéndez, hoy, 14 de junio de 1982 a las 16 horas. En estos momentos, en la zona de Puerto Argentino, hay un alto el fuego de hecho, no concertado por ninguna de las dos partes”. Era la rendición. La dura aceptación de que el poderío bélico británico podía pisotear la dignidad y seguir usurpando las islas. Pero era también el fin del horror, de una pesadilla de 74 interminables días. Vencedores o vencidos, héroes o mártires, todos quería regresar al calor del hogar, al añorado abrazo de los seres queridos.

Ocho días después, el 22 de junio, su diario íntimo, húmedo y embarrado, consignaba: “Es de madrugada y no puedo dormir; ya me veo en casa, con mis amigos, mi barrio, viendo rodar la redonda…”. Ahí estaba el balón, esperándolo para continuar la historia. Porque él sí podía retomar sus sueños; los 649 compatriotas que quedaron para siempre bajo el suelo de Malvinas o en lo profundo del mar, no corrieron esa suerte.

Escobedo (el de la izquierda)
celebrando en Los Andes.
Al regresar, Escobedo sufrió tremendas consecuencias psicológicas: se aislaba, no podía relacionarse con la gente, sentía miedo, escapaba. Además, en las islas había padecido el congelamiento de sus piernas. Pero se aferró a la pelota para seguir viviendo. En Los Andes lo apoyaron a escapar de la depresión, ese estado desesperante que ocasionó un número incontable de suicidios entre los excombatientes. Luis estuvo de nuevo de pie y pronto volvió a jugar: “A mí el fútbol me sacó de un lugar del que los demás muchachos no pudieron salir, me salvó la vida”, agradece.

Debutó en Primera, jugó en Colón, Racing de Córdoba, Belgrano, Tigre y Vélez Sarsfield, entre otros. Cuando se retiró, hizo el curso de técnico, integró el Súper 8 para el Fortín y torneos de veteranos para Banfield y Temperley.

Hoy Luis Escobedo tiene una familia, está casado y es padre de Brenda y Alan. Trabaja en la obra social IOMA. Tres décadas después de la guerra, volvió a pisar el suelo argentino de Malvinas para “cerrar esa historia”.

Cuando tan alegremente se reparte a cualquier futbolista el mote de "héroe", vale tener presente esta historia.